Cuándo el dolor en el pecho es serio y ocupas un doctor

 

El dolor de pecho se puede manifestar en diferentes situaciones, hasta el punto de impedirte realizar tus actividades cotidianas.

Dentro del mundo médico, la angina clásica es el dolor de pecho común, que se caracteriza por la presión intensa en la parte del tórax y se extiende hacia alguno de los brazos o hasta la parte lateral del rostro. Si el dolor es muy severo, se puede extender hacia el estómago o la espalda. Esta angina se puede desencadenar por varios factores:

  • Mala respiración al momento de hacer ejercicio.
  • Frío.
  • Comidas pesadas.
  • Excitación

Este dolor benigno, rara vez dura más de treinta minutos y puede estar acompañado de mareo, náuseas y sudoración. Pasados los 30 minutos, sentirás como los síntomas van menguando, hasta desaparecer por completo. Sin embargo, no todos los dolores de pecho son benignos, un ataque cardíaco puede empezar con los síntomas de una angina clásica.

Otros Tipos De Dolor De Pecho

Aparte del dolor de angina corriente, existen otros tipos de dolor que revisaremos a continuación:

Infarto De Miocardio

El infarto de miocardio puede iniciar con un dolor muy similar al de la angina común, pero sigue aumentando hasta desbordarse y desembocar en una sensación de muerte. Se caracteriza porque llega sin aviso, no presenta síntomas previos y puede alargarse 4 horas o más. Se presentan síntomas como mareo, sudoración, escalofríos y náuseas, con una clara dificultad de respiración y, si no se actúa a tiempo, puede desembocar en la muerte.

Ansiedad

Normalmente, las personas que padecen ansiedad tienen taquicardia y dolor de pecho de manera repetitiva, pero sin ser muy intensos. Asimismo, la dificultad para respirar es leve y es muy raro que las consecuencias se agraven. No obstante, no debes tomar a la ligera ningún dolor de pecho. Se recomienda que ante todo dolor torácico que supere los 30 minutos, te hagas un electrocardiograma para descartar cualquier agravante.

Lee nuestra guía de 14 formas de combatir la ansiedad fácilmente

Gases

Muchas veces, el aire que se filtra en el tracto respiratorio o digestivo, cuando comemos o por mala respiración, puede ocasionar dolor de pecho de forma espasmódica y de corta duración. Es fácil reconocerlo, debido a que se acompaña con molestias intestinales o del estómago, náuseas, hinchazón estomacal y fiebre.

Reconociendo Un Ataque Cardiaco

El problema para diferenciar los dolores de pecho reside en que todos inician con síntomas muy similares y podemos confundir una simple taquicardia pasajera con un ataque cardíaco. A continuación, te vamos a proporcionar algunos datos para que determines, de manera certera, si tu dolor de pecho es una simple indigestión o tienes que visitar a un médico de urgencia:

1.- No siempre el dolor de un ataque cardíaco aparece en el lado izquierdo. Esto es un mito muy popular, por lo que algunas personas se pueden confiar si tienen el dolor del lado derecho. Cuando se produce un ataque cardíaco, el dolor puede aparecer en cualquier lado o en la parte alta del abdomen.

2.- A veces no hay dolor en los ataques cardíacos, donde el único síntoma es la dificultad para respirar. Se ha descubierto, mediante estudios científicos, que los diabéticos no suelen tener dolor en el pecho al sufrir un ataque cardiaco.

3.- Cada persona es diferente, por lo tanto, no todos presentan los mismos síntomas al sufrir un ataque cardiaco, los cuales pueden ser:

  • Dolor agudo y punzante en el pecho.
  • Sensación de indigestión o de gases atrapados en el área que separa el estómago del pecho.
  • Sensación de frío en el tórax al momento de respirar.

Factores Que Aumentan El riesgo De Un Ataque Cardiaco

Existen algunos factores agravantes que pueden complicar un cuadro de dolor de pecho y aumentan las posibilidades de un ataque cardiaco:

Edad

El riesgo de sufrir ataques cardiacos aumenta en los hombres a partir de los 40 años y en las mujeres a partir de los 50.

Género

Las estadísticas son contundentes, los ataques de corazón afectan mucho más a los hombres a partir de los 40 años, que a las mujeres de la misma edad.

Genética

Si un miembro de tu familia ha tenido problemas en las arterias coronarias, que han desembocado en complicaciones cardíacas, el riesgo de que tú también lo padezcas, es considerablemente más alto.

Fumar

Las campañas para dejar el cigarrillo se han ido intensificando a lo largo de los últimos años. Sin embargo, parece que a la gente no le importa seguir fumando sin medida. Generalmente, se asocia al tabaco con daños pulmonares y respiratorios, pero, lo que la gente no sabe, es que el mayor riesgo de fumar son los ataques cardíacos.

Lee nuestra guía sobre 15 beneficios de dejar de fumar

Hipertensión Y Diabetes

Padecer estas dos enfermedades incrementa el riesgo de problemas cardíacos. Las personas con colesterol alto también corren un alto riesgo de que las arterias se obstruyan y dañen el corazón. Por eso, debes hacerte chequeos médicos constantes para verificar que estos valores se mantengan dentro de sus límites y, en caso de que no estuvieran, tomar acciones inmediatas para prevenir complicaciones.

Lee nuestra guía sobre los 8 simples pasos para prevenir la diabetes tipo 2

Factores Inequívocos Para Saber Que Tu Dolor De Pecho NO Es Un Ataque Cardiaco

Hay algunos factores inequívocos que los médicos toman en cuenta para descartar que un dolor de pecho es un ataque cardíaco:

Duración

Si el dolor persiste más de 30 minutos, debes tomar acciones inmediatas. Caso contrario, posiblemente se trate de una simple indigestión u otro factor benigno.

Dolor Que Empeora Con El Movimiento

Si el dolor empeora con el movimiento o con el tacto en el área que te duele, generalmente se trata de un dolor óseo o muscular, descartando que el dolor provenga del corazón.

Dolor Que Empeora Con La Respiración

Si el dolor se agudiza y empeora con cada respiración profunda, lo más probable es que se trate de una pleuritis o inflamación de las paredes que revisten los pulmones.

Enfócate en llevar un estilo de vida saludable y activo:

  • Evita el tabaco.
  • Haz ejercicio.
  • Mantén un peso ideal.
  • Evita el exceso de alimentos fritos o con demasiada grasa.
  • Hazte chequeos médicos rutinarios.
  • Reduce las preocupaciones y el estrés.
  • Evita el exceso de alcohol.
  • Incorpora suplementos que beneficien el buen funcionamiento de tu corazón, como el omega 3 y las grasas naturales.

El corazón, junto con el cerebro, son los órganos más importantes del cuerpo. No escatimes en su cuidado y préstales toda la atención que requieran. Un corazón saludable se traduce en una vida feliz y plena.

Seguimos en contacto.

Ver también 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here