Como hacer la dieta del tomate

La dieta del tomate es una dieta breve, muy restrictiva (no es lo bastante balanceada como para sostenerla en el tiempo) pero que da muy buenos resultados.

Con esta dieta se consigue una rápida e importante pérdida de peso, consumiendo un alimento muy saludable como es el tomate, pero que no se puede llevar más lejos de una semana ya que no contiene todos los nutrientes necesarios.

El tomate es una fruta que nos brinda muchos beneficios, ya que tiene un alto contenido de vitaminas, minerales y antioxidantes.

Los antioxidantes son las sustancias que combaten los temibles radicales libres, que se forman con el paso del tiempo.

Estos radicales libres son los responsables tanto del envejecimiento como de muchas enfermedades asociadas, como son las cardiovasculares o incluso el cáncer.

Una vez finalizada la semana en las que vamos a hacer esta dieta, es buena idea seguir consumiendo con mucha frecuencia tomates, ya sea en ensaladas o en jugos.

Como hacer la dieta del tomateEl tomate llegó a Europa desde América, pero se lo utilizaba como planta ornamental, ya que su intenso color rojo les daba la sensación de que podía ser venenoso.

A fines del siglo IXX se produce una hambruna tan importante, que comenzaron a consumir tomates ya que no había muchas más opciones.

Al ver que no era venenoso se comenzó a extender el uso y a crear todo tipo de variantes culinarias a partir de esta sana y deliciosa fruta, llegando hoy hasta esta dieta del tomate.

Ver también:

Veamos ahora el paso a paso de la dieta del tomate, pero no sin antes recordar que no se debe comenzar ninguna dieta, sea cual sea, sin antes tener una consulta con el médico de confianza.

Será el quien nos indique si estamos en condiciones de comenzar la dieta o si debemos corregir algo en particular previamente.

Si ya podemos comenzarla hay que tener en cuenta que si la respetamos al máximo, se puede perder hasta una libra al día (algo menos de medio kilo), por lo que en una semana se puede hacer un cambio muy importante.

Ejempló de menú semanal de la dieta del tomate

Lunes

El primer día la dieta del tomate,  es muy especial, solo se puede consumir jugo de tomate todo el día. Eso si, no hay absolutamente ninguna restricción en la cantidad de jugo, por lo que no se llega a pasar hambre. Un dato fundamental para que la dieta sea sana y efectiva es que se prepare el jugo en casa, y se consuma en el momento, ya que de otra forma se pierden sus beneficios. Lo que haremos, sino tenemos un extractor de jugos, es licuar los tomates que vamos a consumir en ese momento. Recordemos lavar muy bien la fruta, por supuesto.

Martes.

Este segundo día es bastante similar al anterior, se consume toda la cantidad que se quiera de jugo de tomate. Recordemos que debe ser recién preparado, y lo ideal es con la fruta madura. No se recomienda consumir los sectores de color verde. La diferencia con el día anterior es que se puede agregar en forma alternada, un poco de té. Una taza entre jugo y jugo, con edulcorante, hará que la dieta sea menos aburrida.

Miércoles.

Aquí comenzamos a variar un poco. Al  levantarse se bebe un vaso de jugo de tomate con un poco de menta, y luego del jugo, comemos dos tomates pelados. En el almuerzo, una ensalada de tomate (tres) hierbas y ajo, con aceite de oliva. En la merienda y en la cena se consume un jugo de tomate con hierbas.

Jueves.

Comenzamos igual que el día anterior, bebiendo un jugo de tomate con menta. En el desayuno, un café con leche descremada, una rebanada de pan integral con queso. A media mañana una fruta, pero no puede ser un plátano o banana. El almuerzo es una ensalada de tomate, lechuga y cebolla. Se adereza con yogur y con hierbas. Se acompaña con una papa pequeña asada. La merienda es una jugo de tomate recién exprimido con hierbas. La cena es una ensalada de tomate con hierbas, acompañado de un filete pequeño, sin grasa.

Viernes.

Como todos los días anteriores, comenzamos con un jugo de tomate recién hecho, con hierbas. Es fundamental que esto sea lo primero que se consume. En el desayuno nuevamente un café con leche descremada, acompañado por dos rebanadas de pan integral con margarina. El almuerzo es una ensalada de tomate, lechuga, zanahoria rallada, pepino y pasta integral. El aderezo se prepara simplemente con aceite de oliva y limón. La merienda es un yogur natural descremado. Para la cena preparamos dos tomates al  horno, para los cual los vamos a lleva a un horno fuerte por dos minutos. Luego se cubre con ajo y perejil y pan rallado, y se deja unos minutos más.

Sábado.

Se comienza el día con el jugo de tomate como los días anteriores. El desayuno es un café con leche descremada, con una rebanada de pan integral con pechuga de pavo. Almuerzo: ensalada verde con un tomate relleno con champiñones., a los cuales cubrimos con queso y llevamos al horno hasta que este último se funda. Merienda, jugo de tomate. La cena es una ensalada de tomate, acompañado de pescado a la plancha, y de postre una fruta pequeña.

Domingo.

Como todos los otros días, se comienza con el jugo de tomate. El desayuno es un café con leche descremada y una porción de biscocho realizado con harina integral. Almuerzo: sopa de tomate con judías verdes y un plato de pasta de harina integral, con ajo, perejil y aceite de oliva. La merienda es una porción de fruta que no sea plátano. La cena es una ensalada de tomate, una tortilla francesa y de postre un yogur natural sin grasa.

En los días siguientes a la dieta del tomate,  es ideal hacer una dieta balanceada y bien diseñada, con muchas fibras y proteínas, complementado con un buen plan de ejercicios.

Imagen: cience-health


Agrega un cometario