Epicondilitis. Síntomas, causas, tratamiento y prevención

Epicondilitis es una condición llamada codo de tenista, y se refiere a una inflamación en un relieve en la parte externa del codo, se presenta un dolor intenso y al tratar de tomar objetos, se pueden tener un tratamiento en casa y médico para poder combatir esta condición.

Epicondilitis afecta principalmente a las personas que practican deportes de raqueta, que al al forzar los músculos se puede presentar, sin embargo, también puede darse en cualquier persona que fuerza el antebrazo o la muñeca, es importante conocer de esta condición para poder identificarla para poder tratarla, y sobre todo prevenirla.

epicondilitis

¿Qué es epicondilitis?

El nombre más típico por el que se puede conocer la epicondilitis es codo de tenista. Es una inflamación en la zona de tendones. El dolor se deriva de los músculos del antebrazo. En la cara externa del codo. Lo que provoca esto, es los movimientos repetitivos de la muñeca y antebrazo, esto va ocasionando la tendinitis. La epicondilitis no es una enfermedad, sino que se refiere, a una lesión por el esfuerzo repetitivo, los músculos del antebrazo sufren una inflamación.

Aunque a la epicondilitis se le hace referencia como una condición que tenistas desarrollan, también pueden  personas que realizan actividades en donde se forzan los músculos de brazos y muñeca.

Causas de la epicondilitis

Como se ha mencionado, esta condición puede desarrollarla cualquier persona. Generalmente, las personas que practican deportes de raqueta y que no lo hacen adecuadamente son más vulnerables a padecerla, es decir, si la técnica que usan no es la correcta, que golpean la bola a contragolpe, cargan toda la fuerza sobre el antebrazo, movimientos y flexiones bruscas en la muñeca.

La principal razón por la que se da la epicondilitis es por el sobreuso de la musculatura  que va afectando la función de los brazos. Y esto no solo ha afectado a los deportistas, sino también a personas como trabajadores de construcción, peluqueros, oficinistas, secretarias, jardinería, etc. el uso repetitivo y excesivo de los músculos paulatinamente irá provocando este tipo de lesión.

En otros casos la epicondilitis se puede presentar en caso de lesiones como traumatismos, luxaciones, desgarres, fracturas que también pueden afectar los tendones.

Síntomas de la epicondilitis

El principal síntoma que se presenta en la epicondilitis, es el dolor intenso en el área del codo y éste aparece cuando se intenta realizar movimientos. Este dolor puede ser gradual o bien, continuo en casos graves. Puedes identificar los síntomas si se presenta:

  • Dolor en epicóndilo (inserción de músculos y ligamentos) el dolor se da en la parte externa del codo
  • Dolor en muñeca hacia el antebrazo o viceversa el dolor puede irradiarse desde antebrazo hacia la muñeca
  • Dolor al intentar sujetar objetos
  • Dolor al presionar el codo o muñeca
  • Sensibilidad en el codo
  • Dolor al practicar deporte
  • El dolor puede comenzar en el día al intentar realizar las actividades diarias, y éste puede ceder en la noche al descansar
  • Puede presentarse como un dolor leve solo al intentar hacer un esfuerzo sobre la muñeca y antebrazo, pero si no se atiende, éste puede volverse crónico

Epicondilitis-causas y síntomas

¿Cómo saber si se trata de Epicondilitis?

Puede que a este punto te preguntes, como se puede saber o identificar si se trata de este tipo de lesión, y es cierto, que si al principio solo se presenta dolor leve, puede que no se preste atención a esto, sin embargo, si se ha presentado de manera recurrente los síntomas ya mencionados, es importante que se acuda con un traumatólogo, que después de realizar una historia clínica completa, y tras una revisión completa, donde palpará la zona con dolor, podrá diagnosticar epicondilitis también tras haberlo constatado por medio de una radiografía. Esto es fundamental, la atención y  revisión de un especialista ayudará a poder descartar otras lesiones o hasta fracturas, así se podrá llevar el tratamiento adecuado para epicondilitis.

Tratamiento de la epicondilitis

Sin duda, una vez diagnosticada la epicondilitis, se podrá llevar el tratamiento adecuado que el especialista haya sugerido. Es importante seguirlo exactamente como lo haya indicado, ya que el objetivo de esto no es solo aliviar el dolor, sino también combatir la inflamación. Aquí una descripción general sobre el mejor tratamiento a seguir para poder combatir esta lesión.

  • Como primer paso, es indispensable, el reposo, descansar la zona adolorida es fundamental. Hay que suspender toda actividad o deporte que puede empeorar los síntomas o agravar la lesión. El tiempo de reposo puede variar, puede ser una, dos o hasta tres semanas, dependiendo de la gravedad y cronicidad de la lesión. Pregúntale al médico sobre esto.
  • Uno de los cuidados en casa que se puede seguir para poder aliviar los síntomas es aplicar hielo en la zona afectada, esto se puede hacer de dos a tres veces por día
  • Dependiendo la severidad de la lesión, generalmente se aconseja el uso de antiinflamatorios no esteroideos como naproxeno, ibuprofeno, aspirina. Tambien se pueden aplicar en forma de cremas o geles por vía tópica.
  • Otra alternativa que se puede usar para poder tratar la epicondilitis es el uso de una férula que ayudará a poder inmovilizar la zona afectada, también se pueden usar férulas en la muñeca.
  • Puede que el médico también pueda sugerir el uso de suplementos a base de nutrientes, que ayuden a mejorar la condición, básicamente se recomiendan los que son de colágeno, ácido hialurónico, grasos esenciales, antioxidantes, etc. si es el caso, pregunta todo acerca de cómo usarlos y sobre las dosis que debes consumir.

Normalmente, éste es el tratamiento para tratar epicondilitis, a reserva de que el médico indique otro o la mejor forma de llevarlo a cabo.

Otros tratamientos:

Como se ha mencionado, esta lesión puede dar en diversos niveles, el traumatólogo podrá identificar la gravedad de ésta. Entre otras opciones que hay, puede que se sugieran otras opciones de tratamiento como:

  • Fisioterapia: así como se he sugerido el uso de hielo local, también aplicar calor en la zona de dolor puede ayudar. Puedes escoger entre técnicas de masaje, electroterapia, láser, ondas de choque, realizar ejercicios específicos, realizado por el personal correcto, esta alternativa puede funcionar para poder aliviar los síntomas de epicondilitis. Comúnmente se puede optar por acudir con un terapeuta físico para aprender a realizar ejercicios para estirar y fortalecer los músculos
  • Aplicación de inyecciones: el médico también puede sugerir inyecciones de cortisona y anestésicos aplicadas alrededor de la zona de los tendones, esto es útil para poder combatir el dolor e inflamación. Este tratamiento también es conocido como infiltración se puede usar hasta tres infiltraciones sucesivas con intervalos de una semana entre ellas.
  • Cirugía: en algunos casos puede que después de haber probado ciertos tratamientos como fisioterapia, medicamentos, y aun así el dolor e inflamación no desparece luego de varios meses, puede que el médico indique como última opción la cirugía, en donde se realiza una incisión abierta, esta intervención se puede realizar bajo anestesia local o general. El cirujano ortopédico debe aclarar todas las dudas y explicar sobre los riesgos y cómo ayuda este tipo de tratamiento.

Epicondilitis-tratamiento

¿Cómo prevenir la epicondilitis?

Es importante atender cualquier síntoma que se relacione con epicondilitis, sin embargo, lo mejor es prevenir esta lesión, si se diagnostica a tiempo, el pronóstico puede ser muy bueno. Aquí algunas sugerencias de cómo prevenir esta lesión:

  • Si se practica algún deporte de raqueta es importante preguntar acerca de las técnicas que se estén usando y asegurarse de que se empleen de manera adecuada.
  • Usa el equipo deportivo adecuado. Sin duda, esto es fundamental. Se pueden realizar pequeños cambios que ayuden a prevenir la aparición de lesiones, además, es importante que valores cuanto tiempo se practica y no olvides realizar siempre un precalentamiento
  • Si se trata de realizar otro tipo de actividades como martillar, trabajo de jardinería, estar mucho tiempo frente a la computadora, es importante que se traten de hacer modificaciones, a fin de que permitan realizar mejor las labores, previniendo así lesiones, la idea es no forzar los músculos.
  • Generalmente, ante el dolor, lo primero que se recurre a hacer es a aplicar ciertos cuidados en casa, este tratamiento casero puede funcionar, sin embargo, sí los síntomas no disminuyen o empeoran, es importante contactar a un especialista
  • Realizar o cambiar las actividades puede ayudar a prevenir los síntomas relacionados con epicondilitis, de muchas maneras se pueden sustituir actividades que ayudan a forzar los músculos, si usas herramientas, puedes optar por la eléctricas, trata de tomar descansos
  • Usa la postura correcta siempre al realizar actividades manuales o deportivas
  • Después de haber trabajado  arduamente, se aconseja descasar, aplicar calor puede ayudar, así como usar gel con diclofenaco.

Complicaciones de la epicondilitis

En ciertos casos, puede que como se ha mencionado, los síntomas no desaparezcan y la cirugía puede ser una solución a este problema, sin embargo, sí los síntomas se van ignorando o no se lleva a cabo como el médico ha señalado el tratamiento, se pueden presentar ciertas complicaciones como es la ruptura de tendones, esto se puede dar principalmente, por realizar infiltraciones repetidas.

Recuerda que la recuperación es progresiva, se irá dando de forma gradual.

Referencia:
https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000449.htm

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here