¿La dieta cetogénica puede ayudar a combatir el cáncer?

Lo que se conoce y se informa en Internet acerca de la dieta cetogénica y el cáncer es en su mayoría contenido no sustentado, menos comprobado. Se refiere a opiniones personales de sujetos no calificados académicamente.

El cáncer es la segunda causa de muerte en países de habla hispana. El tratamiento para combatirlo consta de una combinación de cirugía, quimioterapias y radiación pero, ¿a estos le podemos añadir una dieta cetogénica?

Es necesario documentarse sobre la relación de este régimen alimenticio y esta enfermedad, antes de modificar la alimentación para alcanzar mejoras en el padecimiento. Descubramos juntos la respuesta a la pregunta.

Ver también nuestra guía sobre los resultados de hacer la dieta cetogénica

¿Puede la dieta cetogénica combatir el cáncer?

Primero y más importante. Nunca se debe abandonar o sustituir los tratamientos convencionales de la enfermedad con dietas, opciones o medicación alternativa. Pese a que se demostró que estos últimos colaboran a la buena salud, no sustituyen los procedimientos de la medicina moderna.

Hasta ahora ninguna investigación al respecto es concluyente, pero de todas las dietas exploradas para ayudar a combatir el cáncer en base a sus potenciales y beneficios, la cetogénica es la que parece ofrecer prometedores resultados (1).

¿En qué consiste la dieta cetogénica para combatir el cáncer?

La dieta cetogénica es un plan alimenticio bajo en carbohidratos cuyo nombre es el resultado de la liberación de cetonas, ocurrido durante la metabolización de los cuerpos lípidos del organismo, en ausencia de cadenas de carbohidratos de las que obtiene azúcar que transforma en energía.

A este estado metabólico en el que se sustituyen los carbohidratos que se ingieren por las grasas acumuladas como principal fuente de energía y que eleva la cantidad de cuerpos cetónicos en la sangre, se le conoce como cetosis.

Este régimen alimenticio se emplea para perder peso rápidamente. Se espera que el cuerpo obtenga de la grasa entre un 70% y 75% de las calorías que necesita, un 15% a 30% de las proteínas y un mínimo no superior del 10% de los carbohidratos.

La dieta cetogénica pensada para pacientes con cáncer es ligeramente diferente. Se espera que 90% de la energía provenga de las grasas, con un mínimo contenido de proteínas y carbohidratos. (1)

En este modo de alimentación para combatir el cáncer, casi el 100% de las calorías que quema una persona debe provenir de una fuente lípida. Es de esperar que el conteo de cetonas en la sangre alcance un nivel muy alto y los azúcares un nivel mínimo.

¿Por qué es importante disminuir los niveles de azúcar en la sangre en pacientes con cáncer?

Porque casi todos los tipos de cáncer tienen en común que se alimentan de los azúcares derivados de carbohidratos en la sangre, por lo que se prevé que eliminando esta fuente de alimentación de las células malignas se puede impedir su multiplicación y que se dispersen. (2)

La mayor parte de los tratamientos contra el cáncer identifican y eliminan las células cancerosas causando daños colaterales en células sanas.

La dieta cetogénica podría tener la capacidad de dejar sin alimento a las células cancerosas en forma focalizada, mientras el resto del organismo obtiene energía mediante sus reservas de grasa o las ingeridas diariamente.

Las expectativas son altas. Si bien no se espera que este régimen alimenticio “mate de hambre” a las células cancerosas, sí se confía en que haya una disminución en el ritmo de crecimiento de tumores o de movilización del cáncer.

La dieta cetogénica no es milagrosa ni la cura mundial contra la enfermedad, pero sí una esperanza para quienes la padecen, porque podría frenar el ritmo de crecimiento de algunos tipos de cáncer agresivos. Incluso, podría hacer la diferencia en el resultado positivo de un tratamiento médico.

Lee sobre las 15 formas fáciles de bajar el azúcar en la sangre naturalmente

¿Qué estudios existen sobre los efectos de la dieta cetogénica en el cáncer?

Los estudios emprendidos con resultados públicos son experimentos hechos en animales. Aunque la fisiología de las ratas y los cerdos de laboratorio es diferente a la de los humanos, algunos resultados son realmente prometedores.

Existen investigaciones en animales desde hace más de cincuenta años por lo que hay una amplia evidencia y desenlaces comparativos muy fidedignos. (3, 4, 5)

Un 60% de ratones de laboratorio con cáncer sobrevivió al ser sometidos a una dieta cetogéncia, porcentaje que subió a casi un 100% en aquellos a los que se le añadió un suplemento adicional de cuerpos cetónicos artificiales. Los que mantuvieron una dieta normal murieron.

La dieta cetogénica demostró ser particularmente efectiva en el tratamiento de los tumores malignos con terapias de oxigenación.

Entonces, ¿hay una conclusión? Sí. La dieta cetogénica sí funciona para tratar el cáncer en algunos tipo de animales.

Investigaciones de dieta cetogénica para tratar el cáncer en seres humanos

Hay pocos estudios en seres humanos sobre los resultados de una dieta cetogénica como colaboradora en el tratamiento del cáncer.

Algunas investigaciones orientan a que este régimen alimenticio podría ayudar a reducir el tamaño y la progresión de puntuales tipos de cáncer. Veamos cuáles son:

Cáncer cerebral

Las células malignas de una paciente con cáncer cerebral de 65 años sometida a una dieta cetogénica, decrecieron “significativamente” después de la extracción del tumor, según un estudio de caso.

Cuando la paciente retomó los carbohidratos en su rutina normal de alimentación, la tasa de crecimiento del tumor comenzó elevarse también.

Otro estudio emprendido a dos niñas con el mismo cáncer también sometidas a un régimen cetogénico revela resultados similares. Los investigadores descubrieron que los niveles de glucosa en los tumores disminuían y, en consecuencia, también su fuente primaria de alimentación.

En uno de los casos no se notó avances en el desarrollo de las células cancerígenas durante todo un año de dieta libre de carbohidratos.

Otros tipos de cáncer

Un estudio representativo (6) monitoreó el crecimiento de tumores en 26 pacientes con cáncer en el tracto digestivo, sometidos a una dieta alta en carbohidratos y a una cetogénica.

La tasa de crecimiento de los tumores se incrementó en un 32% en los pacientes con esta primera dieta. Esta misma tasa decayó en un 24% en pacientes con la cetogénica.

Otros ensayos han mostrado resultados similares y aunque no son concluyentes apuntan a que la dieta cetogénica, en combinación con terapias tradicionales para tratar el cáncer, sí podría ayudar a disminuir las tasas de progresión del mismo.

Pese a estos aires esperanzadores aún son necesarias muchas más investigaciones y resultados concluyentes, sobre la dieta cetogénica en el cáncer.

Lee sobre el cáncer de colón, los síntomas y tratamiento

Calidad de vida

Investigadores han estudiado, además de la tasa de crecimiento de las células cancerosas, la calidad de vida de los pacientes sometidos a esta dieta.

Cinco pacientes de un total de 16 con cáncer avanzado murieron prematuramente y otros abandonaron el plan de alimentación por propia voluntad al final de un estudio.

Los pacientes que no murieron ni dejaron la dieta incrementaron su calidad de vida en cuanto a bienestar emocional y la reducción del insomnio, sin efectos colaterales adversos.

Aunque se interpreta que una dieta cetogénica sí ayuda a mejorar la calidad de vida en pacientes con cáncer, estos estudios son complejos y difíciles de concluir, porque estas personas pocas veces se apeguen a la dieta prevista.

Beneficios adicionales de la dieta cetogénica para tratar el cáncer

Además de disminuir los niveles de azúcar en la sangre para reducir al mismo tiempo la energía disponible de las células cancerosas, la dieta cetogénica en pacientes con cáncer parece reportar otros beneficios adicionales.

Disminución de los niveles de insulina

La insulina es una hormona anabólica que promueve el crecimiento de las células sanas y cancerosas, entre otros múltiples efectos fisiológicos. Su disminución también podría tener efectos beneficiosos en el decrecimiento de los tumores.

Incremento de cuerpos cetónicos en la sangre

Los cuerpos cetónicos no pueden ser usados por las células cancerosas para crecer porque solo admiten azúcar derivada de carbohidratos. Estudios en animales sugieren que pueden tener un efecto adicional desconocido para frenar o disminuir el crecimiento de los tumores.

¿Se puede prevenir el cáncer siguiendo una dieta cetogénica?

La dieta cetogénica por sí misma podría combatir varios de los factores de riesgo del cáncer.

La dieta cetogénica podría disminuir los niveles del factor de crecimiento similar a la insulina

El factor de crecimiento similar a la insulina es una hormona que tiene un rol importante en el crecimiento de las células. También frena la muerte celular programada.

Se prevé que la dieta cetogénica disminuye la presencia de este factor en la sangre, al igual que la insulina, por lo que puede ayudar a prevenir la aparición y crecimiento de tumores.

Disminuye los niveles de azúcar en la sangre y el riesgo de desarrollar diabetes

Uno de los efectos comprobados de la disminución de azúcar y glucosa en la sangre es la disminución del riesgo de padecer diabetes. Hay evidencia que sugiere que los altos niveles de azúcar en la sangre no solo predisponen a la diabetes, también al cáncer.

La dieta cetogénica ayuda a tratar la obesidad

La obesidad es un factor de riesgo ampliamente reconocido del cáncer. Por lo tanto, siendo la dieta cetogénica una de las más efectivas para tratar la obesidad, también logra disminuir el riesgo de padecer cáncer asociado con ésta.

Lee sobre los tipos de enfermedades que causa la obesidad

Conclusiones

La dieta cetogénica podría ser un complemento prometedor del tratamiento contra el cáncer, de acuerdo a información vigente, científica y confiable.

Aunque los resultados en humanos aún no son concluyentes, la ciencia espera con optimismo beneficios positivos esperados.

No hay reportes de efectos adversos del empleo de la dieta cetogénica en pacientes con cáncer, como resultado, no hay mayor riesgo en adoptarla como complemento bajo supervisión médica.

Sin ser una alternativa “milagrosa”, la dieta cetogénica sí podría reportar beneficios no solo para pacientes con esta enfermedad terminal, también para personas factores de riesgo hereditarios o adquiridos.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que descubran la verdad sobre la dieta cetogénica para combatir el cáncer.

Recursos para Tu Dieta Cetogénica: