Por Qué Se Hinchan Los Pies Y Tobillos: TOP 10 Causas

 

El cuerpo humano tiene una distribución de agua en porcentajes variables que dependen del sexo y la edad. En algunas ocasiones, puede haber una retención de la misma, originando los edemas.

La inflamación de los tobillos y pies es un problema bastante común, que la mayoría de las veces no es grave, donde el líquido que se encuentra dentro de los vasos sanguíneos o linfáticos, se filtra hacia los tejidos, ocasionando el edema periférico.

En este artículo revisaremos las causas más comunes de la hinchazón en pies y tobillos, así como sus tratamientos.

Las 10 Causas Más Comunes Que Ocasionan Pies Hinchados

A modo general, si afecta solo a un pie, es probable que sea un problema local, ya sea una lesión, herida o problema venoso específico.

Por el contrario, en casos de inflamación de ambos pies, puede tratarse de una alteración sistémica, como una afección cardíaca.

1.- Lesiones

Aquellas lesiones sufridas en los tejidos blandos del pie y la parte inferior de la pierna, pueden provocar inflamación localizada, que  puede desarrollarse de manera súbita o gradual. Podemos distinguir dos tipos de inflamación, según su tiempo de manifestación:

  • Inflamación Inmediata, que se presenta inmediatamente después de una lesión en algún lugar de la articulación y suele ser ocasionado por una hemorragia conocida como hemartrosis. Además, pueden presentarse moretones. Las causas más habituales  incluyen una ruptura del ligamento o fractura, que necesitan atención médica urgente, ya que presentan un dolor muy intenso (1, 2).
  • Inflamación Retardada, es la que se va acumulando gradualmente y puede ser evidente en unas horas, o hasta días, posteriores a la lesión. Se debe al incremento del líquido sinovial, procedente de la articulación lesionada. Este esguince leve hace que la articulación produzca líquido sinovial en exceso, como mecanismo de protección para favorecer la curación.

2.- Algunas Condiciones Médicas

  • Problemas Cardíacos: La insuficiencia cardíaca congestiva y la enfermedad cardíaca hipertensiva ocasionan edema de pies y tobillos, los cuales empeoran en distintos momentos del día.
  • Problemas Renales: Si los riñones no están funcionando adecuadamente, no eliminan la sal y el líquido de manera eficaz, lo que conduce al edema de pies y tobillos, que es uno de los primeros signos de patologías renales, que se acentúan por la mañana.
  • Enfermedad Hepática: Ya que puede causar un cambio en los niveles de hormonas y productos químicos que regulan el flujo de los líquidos internos, causando retención de agua y edema.
  • Gota: Cuando los cristales de ácido úrico se precipitan en las articulaciones distales, como la punta del dedo gordo del pie, donde la articulación se inflama, enrojece y calienta. Lo más habitual es por la noche.
  • Artritis: Se presenta como una inflamación esporádica y su causa más común es la sinovitis inflamatoria activa, que se asocia con la artritis reumatoide.

3.- Coágulo De Sangre / Trombosis Venosa Profunda (TVP)

Una Trombosis Venosa Profunda (TVP) presenta de manera típica: hinchazón, enrojecimiento y calor en la zona de la pantorrilla, motivo de consulta médica urgente.

Los coágulos obstruyen los vasos sanguíneos, impidiendo que la sangre retorne por la pierna hacia el corazón. Un coágulo formado en uno de los vasos principales se conoce como Trombosis Venosa Profunda.

Por lo general, se da en una sola pierna y el dolor empeora al empujar los dedos hacia el cuerpo.

Las condiciones que exponen a riesgos de TVP son:

  • Después de lesiones graves como fracturas óseas.
  • Prolongados períodos de inactividad como vuelos de larga distancia.
  • Algunas cirugías.
  • Patologías cardíacas o pulmonares.

4.- Embarazo

El embarazo ocasiona pies y tobillos hinchados debido a que:

  • El exceso de peso incrementa la presión sobre las piernas y los pies.
  • El útero ejerce presión sobre los vasos sanguíneos de las piernas.
  • Las hormonas del embarazo hacen que el cuerpo retenga líquidos

En caso de presentarse un edema muy severo de los pies durante el embarazo, puede ser un signo de una condición grave: la preeclampsia (1, 3, 4, 5).

Lee la guía detallada de porqué se hinchas los pies en el embarazo

5.- Efecto Secundario De Algunos Fármacos

Un efecto secundario de algunos fármacos es la retención de líquidos, por ejemplo:

  • Antinflamatorios esteroidales y no esteroidales (AINEs).
  • Medicamentos hormonales como los anticonceptivos.
  • Antidepresivos como la amitriptilina.
  • Fármacos para la diabetes mellitus tipo 2 como Avandia y Actos.
  • Medicamentos antihipertensivos como amilodipina y nifedipina.

6.- Insuficiencia Venosa

Las venas de las piernas, que llevan la sangre de regreso de los pies hacia el corazón en contra de la gravedad, disponen de las válvulas sigmoídeas cada cierto tramo del recorrido venoso para impedir el retorno de la sangre. Si estas válvulas dejan de funcionar, debido a debilidad muscular o algún daño, por ejemplo, cuando existen várices, el plasma sanguíneo puede filtrarse de regreso, ocasionando el edema.

7.-  Celulitis

La celulitis es una infección de origen bacteriano que ingresa a través de una lesión o discontinuidad de la piel, que puede no ser perceptible a simple vista. Ocasiona dolor, hinchazón y enrojecimiento en la parte baja de las extremidades inferiores y la cara.

Se  trata con antibióticos y su sintomatología puede durar desde unos pocos días hasta algunos meses.

8.-  Inactividad Prolongada

Permanecer mucho tiempo en una misma posición, causa edema. Un ejemplo muy claro es un viaje de larga distancia en vehículo o avión. Debido al efecto de la gravedad, el líquido fluye hacia los pies. Para evitar esto, hay que caminar o mover las piernas con regularidad.

9.- Linfedema

Corresponde a un bloqueo en el sistema linfático, que es un sistema circulatorio paralelo al sanguíneo. Los vasos linfáticos se dedican a drenar la linfa desde los capilares linfáticos, los cuales se ocupan de la absorción de líquido intersticial proveniente de los tejidos. Cuando estos vasos se obstruyen, debido a una lesión, infección, o tratamiento oncológico (como la radioterapia), se produce el linfedema.

10.- Otras Causas

  • Obesidad: a causa del exceso de peso que incide en los pies y su circulación.
  • Permanencia prolongada de pie o caminata excesiva.
  • Sexo: el edema es más común en las mujeres debido a la progesterona que causa la retención de líquidos, como el edema de tobillo premenstrual (2,6).

Tipos de edema:

  • Edema Con Fóvea: al presionar sobre el área inflamada por unos segundos y soltar, se dejará una depresión que durará  unos segundos. Es el tipo más común de edema. En general resulta de la retención de líquido y se relaciona con insuficiencia cardíaca, embarazo y algunas enfermedades sistémicas.
  • Edema Sin Fóvea: no se deja una depresión al presionar el área. La causa más común es el linfedema.

¿Cuándo Es Grave La Hinchazón Del Pie?

Algunas causas de los pies hinchados representan una emergencia médica. Si el edema se desarrolla rápidamente, se acompaña de dolor, calor, enrojecimiento, dificultad para respirar o fiebre, dura más de 24 horas o empeora progresivamente, consulte a su médico de inmediato.

Tratamiento 

Hay una amplia gama de formas de tratar los pies hinchados y los tobillos, pero es vital comprender la causa.

Si es por exceso de caminata o ejercicio, una simple elevación de las piernas en un ángulo de 45°, ayudará a desinflamar. En otros casos, es preferible consultar a tu médico (36).

Las 10 Mejores Maneras De Tratar Un Pie Hinchado:

1) Elevación De La Extremidad Afectada

Una de las mejores y más efectivas formas de comenzar a tratar un pie hinchado es elevarlo, de manera que toda la extremidad descanse cómodamente.

Lo ideal es que el pie/tobillo hinchado se eleve sobre la altura del corazón, es decir, si estás acostado, tus pies deben quedar en un ángulo de unos 45°, respecto al resto de tu cuerpo. Esto permite que la gravedad drene el líquido, disminuyendo la hinchazón y reactivando la circulación.

La idea es estar unos veinte minutos con la pierna elevada, a intervalos regulares en el transcurso del día. Por la noche, puedes poner el pie sobre unas almohadas para que se mantenga elevado mientras duermes. Hay que asegurarse de que la rodilla tenga un buen apoyo, para evitar que amanezca rígida y dolorida.

2) Vendaje Compresivo

La utilización de un vendaje compresivo tubular, como Tubigrip es una excelente manera de reducir la hinchazón, el cual es un vendaje especialmente diseñado de forma tubular que se adapta alrededor del pie y la pantorrilla. Está compuesto de delgados hilos elásticos, cubiertos de una tela suave, diseñado para ejercer una presión uniforme sobre el área afectada para no dejar marcas.

Tubigrip funciona de manera más eficaz a dos capas y es muy cómodo, ya que proporciona la compresión justa para disminuir el edema, sin que exista una restricción en los movimientos o estrechez en su estructura.

Se puede usar todo el día sin problema, pero se debe quitar en la noche.

Tubigrip viene en distintas longitudes, tamaños y colores. Para saber cuál utilizar, puedes visitar la página de Turbigrip, que te da información de cómo utilizarlo, cuál es la base de su funcionamiento y el tamaño más adecuado para cada persona.

3) Ejercicio

El ejercicio regular, correr, caminar o andar en bicicleta, es otra forma de tratamiento que sirve para prevenir la inflamación de los pies.

El ejercicio incrementa la circulación sanguínea y linfática, lo que ayuda a disminuir la hinchazón del pie, al ayudar a bombear el líquido de retorno desde los tejidos blandos periféricos, al torrente sanguíneo y de ahí al corazón.

También se pueden realizar ejercicios sencillos en tu casa, para que el pie y el tobillo se movilicen y ayuden a reducir el edema.

4) Consumir Menos Sal Y Más Agua

El consumo de agua potable ayuda a reducir los niveles de sal.

Los niveles altos de sodio (en la sal de mesa) son una causa común de un pie hinchado, por lo que una dieta baja en sal puede reducir la retención de agua. Más en los casos de hipertensión arterial.

Hay que evitar al máximo los alimentos procesados ​​que contienen altas concentraciones de sodio, que no solo se utilizan para dar sabor a las comidas, sino que actúan como conservadores.

No hay que agregar más sal en la comida, en su lugar, condimenta con hierbas aromáticas, naturalmente bajas en sodio.

Bebe más agua (de 6 a 8 vasos por día), para diluir los niveles de sodio y eliminar el exceso de sal.

Evita las bebidas con cafeína, que a menudo contienen sodio, lo que agrava la situación.

5) Evita Largos Periodos Parado O Sentado

Si los miembros inferiores permanecen inmóviles por mucho tiempo, los pies y los tobillos se van hinchando.

Cada vez que estés sentado o acostado, no importa el tiempo, puedes hacer que la bomba de las extremidades inferiores se active. Existen movimientos simples, dibujando círculos con los pies y levantando el talón hacia arriba y hacia abajo, para enviar los líquidos retenidos de vuelta a la circulación periférica.

Hay que tratar de levantarse con regularidad y caminar, o al menos mover los pies y las piernas en su lugar.

En caso de pasar largos periodos de pie, siéntate y eleva los pies cuando sea posible.

6) Terapia De Hielo

La terapia de hielo es una gran manera de reducir los síntomas de un pie hinchado y además calmar el dolor, especialmente después de una lesión.

El hielo reduce la cantidad de sangrado local e inhibe la respuesta inflamatoria.

Los paquetes de hielo deben aplicarse durante diez minutos, cada dos horas y jamás deben colocarse directamente en la piel, ya que pueden ocasionar quemaduras por frío y empeorar el cuadro.

7) Masaje

El masaje o masoterapia es una técnica de gran eficacia para drenar el exceso de líquido en los edemas de los miembros inferiores, ya que incrementa la circulación y la temperatura local, lo que ayuda a movilizar el líquido en los pies hinchados.

Existe un tipo de masaje especialmente diseñado, llamado drenaje linfático manual (DLM), cuyo efecto es bastante rápido y efectivo.

Para realizar un masaje casero, hay que apoyar los pies con almohadas para que la gravedad ayude. Comienza en los dedos de los pies y gradualmente asciende a la zona de la rodilla y la ingle.

8) Diuréticos

Los diuréticos son un tipo de fármaco para reducir la acumulación de líquidos, incrementando la producción de orina. Son más utilizados en casos en que el edema periférico es ocasionado por patologías como insuficiencia cardíaca o hipertensión arterial.

Deben ser recetados por un médico y jamás debes tomarlos por tu cuenta, ya que podrían ocasionar serios trastornos.

9) Evita El Uso De Ropa Y Calzado Ajustados

Hay que evitar los zapatos ajustados si sufres de edema en los pies. Que si bien, aunque parece lógico, las mujeres sufren de estos inconvenientes por coquetería.

Un buen consejo para adquirir calzado, es ir de compras al finalizar el día, ya que en esas condiciones, los pies están más hinchados.

Los zapatos ideales son los que tienen cordones o velcro para que se pueden ajustar de manera cómoda, según vaya fluctuando la inflamación del pie.

Evita la ropa ajustada, especialmente en la zona alrededor de los muslos, para permitir que la circulación de los miembros inferiores fluya libremente.

10) Pérdida De Peso

Una ayuda extra a nuestro sistema circulatorio (sanguíneo y linfático) es perder peso, ya que con esta medida se reduce la fuerza y ​​la presión que soportan el sistema circulatorio de los pies.

Esta medida es útil en caso de que exista sobrepeso u obesidad, bajo la supervisión de un profesional para que se realice de forma gradual y racional (7, 8, 9).

Lee nuestra guía para bajar de peso

Por favor, danos tu opinión acerca de este interesante tema.

Hasta la vista.


Agrega un cometario