Bencidamina: para qué sirve, efectos secundarios y dosis

Para qué sirve la Bencidamina

La bencidamina es un medicamento del grupo de los analgésicos y antinflamatorios no esteroideos de uso tópico.

Particularmente se usa para condiciones relacionadas con el dolor de garganta o síntomas bucales como úlceras causadas por terapia de radiación. La disminución de los síntomas al aplicar el medicamento se manifiesta casi de inmediato.

Presentaciones de la Bencidamina

Se puede encontrar en dos presentaciones:

  1. Spray bucofaríngeo, que se rocía directamente sobre las áreas afectadas.
  2. Enjuague bucal para hacer gárgaras.

Se vende con diferentes nombres comerciales y en distintas presentaciones.

Este medicamento puede ser recetado por el médico, dentista o conseguirse en cualquier farmacia sin necesidad de receta.

Tu médico puede prescribírtelo para alguna condición distinta a las que se analizan en este artículo. Si no estás seguro de por qué te lo recetaron, consúltalo con tu profesional de salud.

No suspendas el uso de ningún medicamento sin haberlo consultado con tu doctor, ni recomiendes esta sustancia a ninguna otra persona, aunque tenga los mismos síntomas que tú.

El uso de este medicamento sin recomendación médica puede traer consecuencias graves.

Lee nuestra guía sobre las aftas bucales: Qué son y cómo evitarlas

 

Cómo Funciona La Bencidamina

La bencidamina posee un efecto que inhibe los procesos de las prostaglandinas y otras sustancias que intervienen en los procesos inflamatorios del organismo.

Después de su aplicación, se absorbe de manera casi inmediata en los tejidos impregnados y su aplicación tópica produce menos efectos secundarios que por vía oral.

Esta sustancia se excreta por vía urinaria y en un pequeño porcentaje por vía biliar.

Efectos Secundarios de la Bencidamina

Cualquier medicamento puede producir efectos secundarios, aun administrándolo en las dosis prescritas.

No todas las personas manifiestan estos efectos, pero cuando se presentan, pueden ser leves, graves, temporales o permanentes. Consulta a tu médico acerca de los posibles efectos antes de iniciar tu tratamiento.

La siguiente lista de efectos secundarios se ha manifestado por lo menos en el 1% de los pacientes. La mayoría pueden ser tratados sin mayor problema y muchos desaparecen conforme el organismo se va acoplando:

  • Náuseas o vómito.
  • Irritación de garganta.
  • Tos.
  • Sensación de adormecimiento en la zona aplicada.
  • Somnolencia.
  • Sensación de picazón en la zona aplicada.
  • Dolor de cabeza.
  • Boca seca con sed.

Contacta de inmediato a tu profesional de salud si experimentas alguno de estos efectos de forma severa o muy molesta. Él te orientará sobre la forma de disminuirlos o suspenderá el tratamiento en caso de que exista una reacción alérgica.

Algunos pacientes pueden experimentar efectos distintos a los que se mencionan en este artículo.

Lee también nuestra guías sobre cómo curar las aftas y llagas en la boca

Interacción Con Otros Medicamentos

Antes de tomar cualquier medicina, platica con tu médico sobre cualquier sustancia que consumas, ya sea prescrita o sin prescripción médica.

De igual manera, coméntale acerca de los suplementos o remedios herbolarios que estés ingiriendo.

Si tomas alcohol, nicotina, cafeína o cualquier droga, platícalo con el especialista, ya que pueden alterar la efectividad del medicamento.

Dependiendo de tus circunstancias específicas, tu médico podrá pedirte que suspendas algunos medicamentos, los cambies o ajustes las dosis.

Advertencias Importantes

No tomes bencidamina si eres alérgico a esta sustancia o algún ingrediente de la fórmula.

De igual manera, informa a tu médico acerca de cualquier condición médica importante que padezcas, si estás embarazada o en periodo de lactancia.

Algunas consideraciones importantes son:

Uso En Niños

El uso seguro y efectivo de este medicamento en niños menores de cinco años no ha sido comprobado. Por eso no se recomienda su uso en esta edad.

Función Renal

Un pequeño porcentaje de esta sustancia es absorbido por el cuerpo cuando se administra a partir gárgaras o como enjuague bucal.

Si padeces alguna afección en los riñones, platica con tu doctor sobre la dosis adecuada, qué tanto puede afectar tu condición actual y si requieres de un monitoreo especial.

Uso Durante El Embarazo

No se recomienda el uso de este medicamento durante el embarazo, a reserva de que los beneficios sobrepasen a los riesgos.

Uso Durante La Lactancia

Se desconoce si la bencidamina se transmite a través de la leche materna, por lo que consumirlo podría representar un riesgo para la salud de tu bebé.

Indicaciones De Consumo

Antes de consumir este medicamento, lee la información del empaque para conocer los datos más completos de la sustancia, su forma de uso y sus posibles efectos secundarios.

En caso de utilizar bencidamina en enjuague bucal, se recomienda usar 15 ml cada hora y media a tres horas.

En muchas presentaciones, la tapa se puede emplear para medir la dosis. Después de hacer gárgaras por 20 a 30 segundos, expulsa la sustancia, procurando no ingerirla.

Si el enjuague bucal te causa picazón o irritación, dilúyelo en una cantidad de agua equivalente a los mililitros de la dosis prescrita. Esta presentación no se recomienda a niños menores de 13 años.

Si utilizas bencidamina en spray, aplíca de cuatro a ocho atomizaciones en el área de la garganta cada hora y media a tres horas.

Para conocer la dosis exacta en niños, consulta al especialista.

El uso adecuado del spray se recomienda de la siguiente manera:

  1. Sostén la botella en posición vertical.
  2. Levanta la boquilla del atomizador de manera que quede horizontal.
  3. Si es la primera vez que utilizas el atomizador, dirije la boquilla hacia el aire y presiona hacia abajo el émbolo de la parte superior del atomizador, hasta que puedas ver un fino rocío.
  4. Rocía la sustancia en el área de la boca o garganta, tantas veces como te haya sido recetado.
  5. Una vez que termines de utilizar el atomizador, empuja la boquilla hacia abajo para almacenarlo de manera segura, hasta que llegue tu siguiente dosis.

Ten cuidado de no rociarlo cerca de tus ojos. En caso de que esto suceda, enjuaga con abundante agua.

Si utilizas esta medicina para el tratamiento asociado con la terapia de radiación, debes iniciar la primera dosis un día antes de la terapia y continuar tu tratamiento todos los días hasta que desaparezcan las molestias.

Utiliza 15 ml de enjuague bucal de 3 a 4 veces al día, dependiendo de la severidad de los síntomas. Mantén el líquido en contacto con la boca o garganta durante 30 segundos y después escúpelo.

La dosis prescrita depende de varios factores como el peso corporal, la afección tratada, el uso de otros medicamentos, las posibles reacciones alérgicas y las condiciones médicas que cada persona.

Por tanto, si tu médico te ha prescrito alguna dosis distinta a la mencionada en este artículo, sigue siempre su recomendación.

Si por error te saltas una dosis, tómala en cuanto lo recuerdes. Si la siguiente toma está muy cercana, omite la dosis que olvidaste y continúa el tratamiento. Nunca tomes más dosis de las indicadas para reponer las dosis que perdiste.

Consideraciones Importantes

Es de esperarse que la irritación o molestia ceda dentro de los primeros siete días de tratamiento. Si no ves una mejoría en ese tiempo, debes consultarlo con tu dentista o profesional de salud.

Informa a tu médico si estás próximo a ser intervenido quirúrgicamente.

Asegúrate de revisar la fecha de caducidad, mantén los medicamentos en un lugar seco y fresco, lejos del alcance de los niños, la luz directa y cualquier fuente de calor.

En caso de sobredosis, llama al número de urgencias de tu localidad o acude de inmediato a tu centro de salud más cercano.

Sigue con nosotros.

Hasta la vista.

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here