Cómo Hacer Un Botiquín De Primeros Auxilios En Casa: 20 Cosas Para Incluir

Un botiquín de primeros auxilios puede sacarte de un gran apuro e incluso ayudar a salvar tu vida o la de un familiar o amigo durante una emergencia.

Si no tienes un kit de primeros auxilios, debes seguir leyendo para que sepas cómo debes hacer el tuyo, incluyendo lo mínimo que debe contener.

¿Por qué es necesario un botiquín de primeros auxilios?

Casi todos tenemos en el hogar tiras adhesivas para pequeñas heridas, alcohol, aspirinas, analgésicos, ungüentos y otros artículos y medicamentos para afrontar rápidamente una situación de salud común.

Frecuentemente estas cosas están repartidas por toda la casa en gavetas, armarios y gabinetes de cuartos y de cocina, y en otras ocasiones se encuentran en un solo sitio, lo que facilita una pronta atención de la eventualidad.

Tener un botiquín de primeros auxilios bien provisto en casa, en un lugar de fácil acceso conocido por todos los miembros del grupo familiar, es una necesidad y si ese botiquín es movible podemos utilizarlo tanto en el hogar, como cuando salimos de viaje o excursión y cuando un vecino necesita ayuda.

Opciones de dotación de un kit de primeros auxilios

Puedes comprar tu kit o maletín de primeros auxilios preenvasado o puedes armar tu propio botiquín.

Armarlo tú mismo tiene la ventaja de que puedes hacerlo a la medida de tus necesidades y las de tu familia. Además, es probable que ya tengas muchas cosas en casa para meter en tu propio botiquín.

Lo primero que debes hacer para armar tu kit de primeros auxilios es seleccionar un buen contenedor. El tamaño y la cantidad de compartimientos que tenga dependerá de qué tan ambicioso va a ser tu botiquín.

Los contenedores más prácticos son las cajas plásticas de cierre rápido, que tienen varias ventajas:

  • Pueden encontrarse en varios tamaños y diseños, con distintas cantidades de compartimientos.
  • Son livianos, por lo que se pueden llevar fácilmente en los viajes o a dónde se necesite.
  • Son resistentes y duraderos.

La identificación del contenedor es muy importante y para ello cuentas con un símbolo universal: una cruz roja. Igualmente, puede ser necesario identificar algunos compartimientos con rotulador o con etiquetas adhesivas.

Lista básica de un kit de primeros auxilios

Una vez seleccionado el contenedor, ahora te toca llenarlo con los artículos necesarios. Un botiquín básico debería incluir:

1. Libro de primeros auxilios

¿Qué tanto sabes de primeros auxilios? Si tienes un excelente botiquín pero no sabes mucho de primeros auxilios, lo primero que necesitas es aprender algo sobre la materia.

Hay pequeños libros y folletos que contienen el ABC de los primeros auxilios. Compra uno de esos libritos y guárdalo en tu botiquín después de que todos los miembros de la familia lo hayan leido.

Igualmente, en internet hay instructivos generales y particulares de primeros auxilios.

2. Banditas adhesivas

Las banditas adhesivas son muy prácticas para cubrir y proteger pequeños cortes y rasguños de manera higiénica. Incluye banditas de diferentes tamaños en tu kit.

3. Tijeras afiladas

4. Almohadillas de gasa

Si te resultan muy voluminosas, puedes fraccionarlas, guardando una parte en el botiquín y el resto en otro sitio para reponer cuando sea necesario.

5. Cinta adhesiva de uso médico

Debe ser hipoalergénica para prevenir reacciones en la piel.

6. Algodón estéril

7. Toallitas antisépticas

Estas toallitas vienen saturadas con alcohol isopropílico y son útiles para limpiar de manera segura e higiénica el área de una herida antes de hacer un vendaje.

También son buenas para limpiar y desinfectar el termómetro, las tijeras, las pinzas y cualquier otra pieza del botiquín.

8. Agua oxigenada

El peróxido de hidrógeno, más conocido como agua oxigenada, es un excelente agente antiséptico y antimicrobiano.

9. Alcohol isopropílico

10. Ungüento antibiótico

11. Analgésico, antipirético y antiinflamatorio

Entre los más comunes están aspirina, acetaminofén (paracetamol) e ibuprofeno.

12. Termómetros

Posiblemente necesites uno de uso oral para adultos y uno rectal para bebés y niños.

13. Pinzas

Para extraer de manera segura e higiénica algún pequeño objeto incrustado en la piel, como una astilla.

14. Guantes quirúrgicos

Por lo menos dos pares de tamaño estándar.

15. Rollos de vendaje

16. Solución salina estéril

Es útil para irrigar heridas y las fosas nasales y para enjuagar los ojos.

17. Jabón neutro

18. Mascarilla

19. Bolsa de hielo

20. Máscara de respiración CPR

Para hacer respiración boca a boca de la manera más segura e higiénica.

Artículos opcionales para un botiquín de primeros auxilios

Una vez seleccionados los artículos básicos para tu kit de primeros auxilios, puedes pensar en elementos opcionales que harán de tu botiquín un compañero más completo y efectivo.

Entre estos elementos están:

1. Cápsulas de inhalación de amoniaco

La inhalación de sales de amoníaco, también llamadas “sales aromáticas”, se emplea desde hace mucho tiempo para tratar mareos, vértigos y desmayos.

Actualmente, los deportistas de élite utilizan estas sales para mejorar su mentalización y concentración durante los entrenamientos y competencias.

2. Kit para picaduras de abejas

Si alguna vez te ha picado una abeja, sabes lo útil que podría ser este kit.

3. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio o de soda, tiene decenas de usos medicinales y en la cocina. Una cucharadita mezclada con medio vaso de agua puede ser un efectivo remedio para el reflujo ácido y el malestar estomacal.

4. Loción de calamina

Esta loción sirve para aliviar las quemaduras del sol y la picazón ocasionada por picaduras de insectos y por las plantas que irritan la piel, como la hiedra y el roble veneno.

5. Pastillas antidiarreicas

6. Vendajes elásticos

Las hay de las que cierran con clips metálicos y las que tienen el sistema de cierre velcro.

7. Cuchillo pequeño

8. Fósforos

Es bueno que los pongas en un contenedor impermeable para asegurar que enciendan cuando los necesites.

9. Cuentagotas (gotero) medicinal

10. Bolsas plásticas y de papel

11. Kit de mordeduras de serpiente

Si vas frecuentemente al bosque, al campo o a una granja, en algún momento te tropezarás con una serpiente.

Lo más probable es que no muerda a nadie, pero si lo hace, estos kits tienen todo lo que necesitas para hacer unos primeros auxilios, incluyendo las instrucciones de uso.

12. Vendas triangulares

Pueden emplearse para poner un brazo en cabestrillo, para un vendaje de corbata y para cubrir la cabeza.

13. Tensiómetro digital

14. Información familiar crítica

La información relacionada con alergias y otras condiciones delicadas puede ser decisiva a la hora de prestar unos primeros auxilios.

Consejos de primeros auxilios

Estos son algunos consejos que te ayudarán a dar la mejor utilización posible a tu botiquín de primeros auxilios:

  • Colócalo en un lugar de fácil acceso, que esté al alcance de los distintos miembros de la familia.
  • Instruye a los niños sobre la importancia de un kit de primeros auxilios.
  • Hazle saber a los visitantes frecuentes de la casa el lugar en el que puede encontrar el botiquín.
  • Revisa el kit con cierta frecuencia para reemplazar los elementos faltantes y los caducados.
  • Limpia los termómetros, tijeras y pinzas después de cada uso y esterilízalos con alcohol.

Si te gusta andar totalmente seguro, puedes hacer un kit para la casa y otro para el coche más utilizado en los viajes.

Un kit de primeros auxilios puede hacer la diferencia en una situación de emergencia y siempre es mejor prevenir que lamentar.

Si opinas que hay alguna cosa que debería ir en el kit y que no hemos incluido en las anteriores listas, comparte tu opinión con nosotros. Y no se te olvide compartir este artículo con tus amigos.

Ver También: