Dicloxacilina: para qué sirve, dosis y efectos secundarios

La dicloxacilina es un antibiótico muy recetado por los médicos, ocupas receta médica para comprarlo.

Alerta: La dicloxacilina solo se puede comprar con receta médica, y solo la debes tomar si te la receto tu médico.

¿Qué es la dicloxacilina?

La dicloxacilina es un fármaco semisintético, pertenece al grupo de los antibióticos de la familia de las penicilinas. Pertenece a un grupo especial llamado penicilinas penicilinasa resistente.

También se conoce en inglés con el nombre comercial «Distaph», ya que resiste a la degradación que producen algunos estafilococos (Staphylococcus en inglés) al producir una enzima llamada penicilinasa, que utilizan para defenderse y sobrevivir en el cuerpo.

¿Para qué sirve la Dicloxacilina?

Este antibiótico se utiliza para el tratamiento de las infecciones causadas por bacterias, como bronquitis, neumonía o estafilococo.

Es importante que tengas claro que este medicamento no tiene efectividad cuando se trata de infecciones causadas por virus, como la gripe común.

Sin embargo, tu doctor puede recetarlo con otra finalidad, así que siempre es bueno que le consultes en caso de que no tengas claro el tratamiento.

¿Cómo funciona la Dicloxacilina?

Al ingresar al organismo, la dicloxacilina se adhiere a las bacterias por medio de unas proteínas especiales, llamada proteínas unidoras de penicilina. Éstas se localizan en la membrana celular de las bacterias.

Al unirse, evita que la bacteria produzca compuestos que ayudan a formar su pared y, por consiguiente, la destruye.

También se encarga de activar un sistema de autodestrucción que poseen las bacterias, haciendo que entren en crisis y se extingan.

Advertencias importantes

Antes de empezar la medicina, es necesario que consultes con tu médico para que examine los síntomas y considere si es el tratamiento apropiado, tomando en cuenta alergias o interacciones con otros medicamentos que consumas.

Es importante que informes todos esos detalles al doctor, para que determine tu receta y defina la dosis del antibiótico. Esto es especialmente importante en caso de que padezcas:

  • Problemas gastrointestinales como dificultad en la absorción de los alimentos, diarreas, náuseas y vómitos recientes.
  • Enfermedades en el hígado.
  • Enfermedades en los riñones.
  • Enfermedades en la coagulación de la sangre.
  • Historial de convulsiones.
  • Asma.
  • Fibrosis quística.

Existen casos especiales donde deberán tomar decisiones sobre el riesgo y los beneficios si planeas un embarazo a corto plazo, si estás embarazada o si estás en período de lactancia.

¿Cuándo no debes consumir dicloxacilina?

No debes tomar dicloxacilina si eres alérgico a algún medicamento familia de las penicilinas, tales como:

  • Amoxicilina.
  • Ampicilina.
  • Penicilina G benzatinica.
  • Preparados que contengan dicloxacilina.

No ingerirlo si eres alérgico a cefalosporinas.

Si ingieres demasiada dicloxacilina o sospechas que alguien más de tu familia o personas cercanas lo han ingerido, llama inmediatamente a tu médico o acude al servicio de urgencias más cercano para recibir atención médica.

No des a otra persona este medicamento, incluso si tienen síntomas parecidos, ya que la dosis se calcula según el estado físico y las necesidades de cada persona. No te autoprescribas el medicamento para tratar otras infecciones.

¿Cómo tomar la dicloxacilina y Dosis?

La dicloxacilina viene en varias presentaciones:

  • Cápsulas de 250 mg y 500 mg.
  • Suspensión de 125 mg/5ml y 250 mg/5ml.

La dosis puede variar de una persona a otra según la edad, el grado de la infección, el tiempo y su localización. Tu médico será el que defina la dosis y por cuánto tiempo deberás tomarla.

Es muy importante que no suspendas el tratamiento antes del tiempo indicado, aunque sientas mejoría, porque la infección puede continuar así desaparezcan los síntomas y después podría empeorar.

La dosis usual de esta medicina para tratar la mayoría de las infecciones es de 250mg a 500mg cada 6 horas, en adultos y niños mayores a 12 años.

Toma la cápsula con un vaso de agua, preferiblemente entre 1 y 2 horas antes de comer para que la absorción sea mayor, porque tienes el estómago vacío.

Lo recomendable es que la tomes a la misma hora, para mantener su efectividad y también convertirlo en un hábito que haga más difícil que tomes el tratamiento.

 

Si se te olvida tomar alguna dosis del medicamento:

  • Si se aproxima la hora de tomar la siguiente dosis, omite la dosis que olvidaste y toma la siguiente de forma normal.
  • Si aún no se aproxima la hora de la siguiente dosis, tómala inmediatamente y continúa con el horario habitual.

No debes tomar doble dosis cuando olvidaste alguna, eso no te dará un mejor efecto y puede causar efectos secundarios.

Si olvida varias dosis es mejor que consultes con tu médico para determinar cómo continuar con el tratamiento.

¿Cuáles son los efectos secundarios comunes de la Dicloxacilina?

La mayoría de personas que consumen dicloxacilina no presentan efectos secundarios, pero en algunas ocasiones puede causar:

  • Síntomas gastrointestinales: provocar diarrea, náuseas y en algunas ocasiones vómitos.
  • Puede causar comezón y aumento del flujo vaginal.
  • Malestar en la boca y dolor en la lengua.

Debes informar a tu médico lo antes posible si presentas alguno de estos síntomas.

Entre los efectos secundarios menos comunes, pero que requieren atención médica inmediata, se encuentran:

  • Sangre al orinar.
  • Diarrea severa, que también puede tener sangre.
  • Dolor de estómago severo.
  • Cambio del color de la piel y los ojos a color amarillo.
  • Heces blancas.
  • Problemas para orinar, o no poder orinar.
  • Moretones inusuales o sangrados.
  • Aumento de proteínas en la sangre.
  • Problemas en los riñones.

Efectos secundarios serios de la Dicloxacilina

Existen efectos secundarios que pueden poner en riesgo tu vida. Por ejemplo, puedes presentar una reacción alérgica al tomar este medicamento.

Entre los síntomas que puedes sentir son:

  • Picazón en el cuerpo.
  • Manchas rojas en la piel o ronchas.
  • Hinchazón en cara, lengua, boca, labios y garganta.
  • Dificultad para respirar.
  • Respiración silbante.
  • Convulsiones.

Interacción con otros medicamentos de la Dicloxacilina

La dicloxacilina puede afectar la efectividad de algunos medicamentos, y otros pueden alterar la función de este antibiótico en el organismo.

Debes informarle a tu médico si consumes otros medicamentos, con o sin receta, incluso si son remedios naturales.

La dicloxacilina puede reducir la efectividad de las píldoras anticonceptivas. Otros medicamentos cuyo efectos se ven alterados son: anticoagulantes como la warfarina, la fenitoína, tetraciclina y probenecid. También afecta a otros antibióticos.

Consideraciones importantes

  • Este antibiótico no funciona en infecciones provocadas por hongos.
  • No es recomendado administrarlo a bebés recién nacidos.
  • Debes almacenarlo fuera del alcance de los niños y en un lugar fresco y seco, debajo de los 25°C.
  • No tomes el medicamento si ya ha pasado la fecha de caducidad.
  • Si el medicamento o el envase se encuentra alterado o deteriorado no lo tomes.

Comparte esta información en tu redes sociales para que tus familiares y amigos conozcan más sobre este medicamento. Recuerda que puedes dejar tus dudas en nuestra caja de comentarios, donde las responderemos.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here