Dificultad Para Respirar: Causas Y Tratamiento

El término dificultad respiratoria es utilizado en forma genérica para describir la incomodidad al respirar y la sensación de no conseguir hacerlo bien. El problema puede evolucionar gradualmente y hacer que la respiración sea de repente más difícil.

En ciertos casos puede ocurrir que la respiración se acelere y se vuelva pesada, lo que se conoce como taquipnea, es decir, el aumento del ritmo respiratorio, refiriéndose específicamente al número de inhalaciones y exhalaciones que una persona realiza en un espacio de tiempo definido, pudiendo llegar hasta veinte o más respiraciones en un minuto.

Es importante destacar que cuando sientes dificultad para respirar por cansancio, después de una serie de ejercicios aeróbicos por ejemplo, no representa problema alguno, es algo esperado y normal, pero si sientes falta de aire frecuentemente, entonces sí debes consultar al médico, pues puede señal de un grave problema de salud.

Causas de la dificultad para respirar

La dificultad para respirar puede tener causas tanto patológicas como fisiológicas y algunas pueden ser más frecuentes que otras. A continuación te presentamos un listado con las causas más comunes de este problema.

Asma

Es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías aéreas. Los bronquios de una persona con asma son más sensibles y reaccionan a la menor señal de irritación, como ocurre ante factores desencadenantes de una crisis asmática (humo, polvo, etcétera). Cuando se presenta un ataque de asma la musculatura alrededor de los bronquios se contrae, cerrándolos e impidiendo que el aire contaminado entre en los pulmones, además aumentará la mucosidad dificultando la respiración, la persona siente opresión en el pecho y puede incluso haber un sonido similar a un silbido cuando exhala.

Alergias

Son reacciones del cuerpo contra cualquier agente que nuestro sistema de defensa identifique como intruso, pudiendo ser: polvo, pelos de animales, moho, etcétera. Los músculos de las vías aéreas se alteran ante tales estímulos y puede haber tos, sonido en el pecho y dificultad para respirar, entre otros síntomas.

Lee más sobe síntomas de alergia y cuales son los más frecuentes

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Es un grupo de enfermedades pulmonares que bloquean el flujo de aire, dificultando la respiración. Esta enfermedad ocurre lentamente y a menudo se inicia con una falta de aire discreta asociada a esfuerzos como subir escaleras, caminar de prisa o practicar deportes. Con el pasar del tiempo la falta de aire se hace más intensa y surge después de esfuerzos cada vez menores; ya en las fases más avanzadas la falta de aire se hace presente aun cuando la persona esté en reposo y se agrava inclusive con actividades diarias normales.

Se piensa que uno de los factores desencadenantes puede ser el hábito de fumar tabaco, cuyos síntomas fundamentales son la tos y la producción de esputos frecuentes, así como sibilancias (sonidos agudos durante la respiración) y dificultad para tomar aliento.

Enfermedades cardiovasculares

Las dolencias cardiacas pueden causar falta de aire si el corazón no consigue bombear la suficiente cantidad de sangre para oxigenar el organismo; entonces si el cerebro, los músculos y otros órganos del cuerpo no reciben suficiente oxígeno, puede tenerse la sensación de falta de aire.

Para entender el proceso es importante saber que tanto el corazón como los pulmones trabajan en equipo, por lo cual problemas en uno de los dos sistemas afectan al otro necesariamente. Cuando el músculo cardiaco bombea con mucha rapidez, significa que requiere más oxígeno proveniente del sistema respiratorio. Ese funcionamiento en conjunto se percibe cuando los cambios en el ritmo del corazón se dan a la par con las fases de taquipnea.

Tabaquismo

El aire que respiramos contiene partículas que pueden ser dañinas si se acumulan en los pulmones, sin embargo éstos están provistos de microvellosidades llamadas cilios que secretan un moco capaz de atrapar tales partículas, evitando su deposición en los canales respiratorios y manteniendo limpios los pulmones.

Los gases extremadamente tóxicos que posee el humo del cigarro hacen que los bronquios se compriman, los cilios se paralicen, las membranas que producen la mucosidad se espesen, las vías aéreas distales se dilaten y se destruyan las paredes de los alvéolos pulmonares: todo esto lleva a que el organismo requiera más aire (el cual debe atravesar pasadizos cada vez más estrechos), la respiración se haga más rápida y se presenten otros síntomas, como tos y sibilación.

Lee nuestra recomendación de remedios caseros para dejar de fumar

Obesidad

Las personas obesas o muy por encima de su peso adecuado pueden sentir dificultad para respirar, debido a que el exceso de peso presiona los pulmones y el diafragma, y como el corazón necesita naturalmente suministrar sangre a todo el cuerpo para oxigenarlo, el proceso complementario entre respiración y bombeo cardiaco se complica, haciendo que la respiración se haga más pesada.  

Lee nuestra clasificación sobre los tipos de enfermedad causada por la obesidad

Tratamientos naturales para problemas respiratorios

Como hemos podido ver en este artículo existen numerosas causas de la dificultad para respirar, por lo tanto no existe un tratamiento específico. Sin embargo, hay acciones que puedes emprender para mantenerla al margen y tener una mejor calidad de vida. Algunas de ellas son:

  • Evita al máximo los factores que dan inicio a los problemas respiratorios, como pueden ser sustancias tóxicas presentes en el aire o alérgenos, al igual que realizar esfuerzos físicos. Cuando no puedas librarte de estas situaciones entonces toma las precauciones para protegerte de las mismas, usando mascarillas para salir a la calle y así evitar de alguna forma respirar toxinas que puedan desencadenar una crisis.
  • Solicita al médico un buen tratamiento para controlar problemas de asma o alergias, él deberá recomendarte algo que pueda disminuir la respuesta inmune a las alergias (como antihistamínicos), inhaladores especiales para el control de ataques de asma, medicamentos para la enfermedad pulmonar obstructiva (como pueden ser remedios para dilatar los bronquios o esteroides). Ya para casos más severos seguramente la indicación sea la terapia de oxígeno o de rehabilitación de los pulmones.
  • Cambiar  algunos hábitos cotidianos para aliviar los síntomas es una buena opción. Lo primero que debes hacer es dejar el cigarro, esto no sólo mejorará tu respiración sino también tu salud en general y evitará todos los efectos negativos que este mal hábito trae. Si tienes exceso de peso u obesidad deberías ponerte bajo la atención de un médico especialista (endocrinólogo) y un nutricionista con la finalidad de iniciar un tratamiento para la pérdida de peso controlada, verás cómo mejora tu salud respiratoria.

Cuándo consultar a tu médico

Para evitar cualquier confusión con alguna otra enfermedad debes acudir al médico de inmediato, principalmente si se te presentan algunas de las siguientes situaciones:

  • Ataque de asma que no mejora con la utilización del inhalador.
  • Dolor en el tórax.
  • Fiebre.
  • Dificultad grave para respirar.
  • Síntomas cada vez más fuertes de respiración acelerada.

Ver también:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here