Mononucleosis: causas, síntomas y tratamiento

¿Alguna vez has oído acerca de la enfermedad del beso? Se trata de una enfermedad viral conocida por el nombre de “Mononucleosis infecciosa” y, aunque no lo creas, 95% de la población entre 35 a 40 años se ha contagiado de esta enfermedad.

Y eso no es todo, sino que en muchos casos, quien se ha contagiado una vez sigue propagando la enfermedad sin presentar síntomas.

Por esta razón te traigo todo lo que debes saber, acerca de esta enfermedad para que tú puedas combatirla y proteger a tu familia.

Te enseñaré qué es, cómo se presentan los síntomas y como se contagia. Conocerás cómo tratarla y cómo prevenirla.

¿Qué es la mononucleosis?

La mononucleosis, también conocida como “enfermedad del beso” o “enfermedad de los enamorados”, es una enfermedad ocasionada mayormente por la infección del virus Epstein-Barr.

Estos virus son transmitidos a través de la saliva, y es por esta razón que en la mayoría de los casos se presentan en la adolescencia y entre adultos jóvenes; no obstante puede presentarse a cualquier edad.

Los niños pueden contagiarse a partir de 1 año de edad, y coincide con la edad en la que suelen ser llevados a guarderías y conviven con otros niños.

Cuanto mayor desarrollado económicamente esté el país, mejores políticas de higiene existirán, por lo tanto, en países como Estados Unidos y España, es menos probable adquirir la enfermedad en la adolescencia.

Seguramente has escuchado que si te contagias de mononucleosis no volverás a presentar la enfermedad; no obstante esto ya no es tan cierto pues el virus queda latente en tu cuerpo y depende de tu estado inmunológico; puedes volver a presentar los síntomas.

Tu alimentación, tu estilo de vida, el estrés que manejas día a día pueden afectar directamente el sistema inmune y esos virus que se encuentran en tu organismo pueden volver a causar los mismos síntomas.

Sin embargo, esto no es frecuente que ocurra más de dos veces y si es tu caso, te recomiendo que vayas al médico cuanto antes para descartar otros problemas de salud.

¿Cuáles son los síntomas de la mononucleosis?

Desde el momento que tienes contacto con alguien infectado, el virus estará en tu cuerpo multiplicándose hasta unos 50 días, y es después de este tiempo que se pueden presentar los primeros síntomas y confundirse muchas veces con un catarro común.

  • La fiebre es muy característica ya que puede durar hasta dos semanas, diferenciándose con los 3 a 5 días de fiebre en el catarro común.
  • Ganglios inflamados: el virus de Epstein-Barr hace que las glándulas salivales sean su hogar afectando mayormente a los ganglios cervicales y submaxilares.
  • Dolor de garganta: debido a la infección adquiere un color rojo intenso por la inflamación causando mucho dolor.
  • Agrandamiento del hígado y bazo: mientras más edad tengas, más riesgo corres de presentarlos.
  • Otros síntomas: puedes presentar síntomas propios de una infección viral, tal como malestar general, dolor de cabeza, fatiga, dolor abdominal, náuseas y vómitos.

Si te contagiaste de mononucleosis, podrás recuperar tu salud de 2 a 4 semanas, aunque hasta 18 meses después seguirás infectando a todo el que tenga contacto con tu saliva.

Algunas personas, a pesar de no presentar los síntomas, se mantienen propagando el virus durante toda su vida.

Causas de la mononucleosis

Como te mencioné anteriormente, la mononucleosis, es causada en la mayoría de los casos por la infección del virus de Epstein-Barr; sin embargo, también puede ser causada por el citomegalovirus y sólo en 1% por el Toxoplasma gondii.

Es transmitido a través de los fluidos corporales, especialmente en la saliva.

Si tú compartes un vaso o un beso con alguien infectado seguramente te enfermarás; sin embargo no es la única forma de contagio, pues existen estudios que sugieren que en las secreciones por contacto sexual también se encuentra este virus.

No puede ser adquirido por vía aérea, ya que es muy frágil y no resiste el clima, por lo tanto utiliza la saliva fresca para trasladarse e infectar a otra persona.

Como es una infección que en muchos casos está latente, al momento de recibir un órgano es posible contagiarse de mononucleosis.

Pero si tú tienes un sistema inmunológico fortalecido, no tienes de qué preocuparte, ya que la mononucleosis se presenta mayormente en condiciones de un sistema inmune deprimido.

Lee nuestra guía sobre la Infección en la garganta: Causas, síntomas y tratamiento

¿Quién está en riesgo de mononucleosis?

Es una enfermedad especialmente de la juventud; no obstante, nadie está exento de esto pues a medida que vamos ganando años, las infecciones son más agresivas.

Cuanto mayor sea el contacto con personas infectadas, mayor será la probabilidad de enfermarse:

  • Niños que asisten a guarderías.
  • Jóvenes entre 15 y 25 años de edad.
  • Estudiantes de secundaria y universitarios.
  • Personal de salud (internos, médicos, enfermeras).
  • Promiscuidad (mientras intercambies saliva con otras personas, más riesgo tendrás de infectarte).
  • Enfermedades que depriman el sistema inmune (cáncer, infección por VIH).

¿Cómo se diagnostica la mononucleosis?

Con los síntomas que tienes, el médico puede sospechar el diagnóstico simplemente con escuchar toda la historia de la enfermedad.

El problema aquí está en que muchas enfermedades pueden confundirse con todos esos síntomas, es por esto que a veces no se llega al diagnóstico directo sólo con la primera consulta.

Para tener un diagnóstico preciso es necesario hacer un examen físico completo, tu médico palpará tu cuello buscando ganglios inflamados, también revisará tu abdomen para asegurarse que tu hígado y bazo estén bien.

El médico te hará una serie de exámenes de laboratorio con el objetivo de identificar qué tipo de infección tienes, ya que las infecciones virales y las bacterianas arrojan resultados diferentes en un hemograma.

Con el resultado del hemograma en mano, tu médico puede tomar la decisión de realizar exámenes complementarios para corroborar el diagnóstico de mononucleosis al identificar directamente el Epstein-Barr o citomegalovirus en sangre.

¿Cómo se trata la mononucleosis?

Actualmente la mononucleosis no cuenta con un tratamiento específico. En vista de ser una infección de origen viral, la resolución es espontánea; por lo tanto, el tratamiento consiste sólo en tratar los síntomas.

Tú puedes adquirir medicamentos de venta sin prescripción médica, como analgésicos para el dolor de garganta y medicamentos para bajar la fiebre; puedes utilizar Acetaminofén o Paracetamol.

Si vives en un país tropical, te recomiendo no utilizar antipiréticos como los AINE, entre ellos el Ibuprofeno y Diclofenac por el riesgo de confundir la enfermedad con una endémica como es el caso del Dengue o Sika.

Para el dolor de garganta, te recomiendo comprar un antiséptico tópico bucal, que sea un anestésico y desinflamatorio.

Aunque seguramente has escuchado sobre el uso esteroides, no te recomiendo que los utilices sin asesoría previa de tu doctor, ya que éstos generan muchas consecuencias a largo plazo si no los tomas bien.

Los esteroides están principalmente indicados en casos donde la inflamación de la garganta es tan grave, que obstruye el paso de aire a través de la garganta.

También puedes realizar algunas medidas en casa como diluir en un vaso de agua templada 1 cucharadita de sal y realizar gárgaras varias veces al día.

No olvides descansar, tu salud necesita tiempo para recuperarse, y es mejor tomarse un tiempo para que el cuerpo pueda concentrarse en sanar.

Toma muchos líquidos, cada vez que sube la temperatura corporal por la fiebre, se pierde gran cantidad de agua corporal, y si te descuidas puedes llegar a deshidratarte por la fiebre.

En algunos casos, la mononucleosis puede estar acompañada con faringoamigdalitis bacteriana secundaria por la inflamación, así que si comienzas a ver manchas blancas algodonosas en tu garganta, ve a un médico, probablemente necesites antibióticos.

Lee nuestra guía sobre el dolor de garganta si fiebre: Causas y peligros

¿Cuáles son las complicaciones de la mononucleosis?

Por lo general, la mononucleosis tiene una resolución espontánea, y no suele causar complicaciones en la mayoría de los casos; sin embargo, tenemos que considerarlas para evitar daños mayores y saber cuándo acudir al médico.

  • Infecciones secundarias: cuando la garganta se inflama, ofrece un asiento perfecto para que algunas bacterias causen secundariamente una infección de la misma produciendo faringoamidalitis o sinusitis.
  • Agrandamiento de hígado: generalmente es un aumento leve, pero si tienes más de 35 años, probablemente se acompañe de un color amarillo en piel y mucosas.

 

  • Agrandamiento y rotura de bazo: la infección ocasiona un agrandamiento del bazo en muy raras situaciones.

Si esto ocurre y no se toma el reposo apropiado, puede ocasionar la rotura del bazo, siendo una complicación que de no tratarla de urgencia puede ser mortal.

  • Daño neurológico: en casos muy raros, puede haber convulsiones, y disminución o pérdida de la capacidad visual, esto puede ser transitorio.
  • Anemia hemolítica y trombocitopenia: puede manifestarse por un agotamiento y decaimiento excesivo, además de lentitud para la coagulación de la sangre.
  • Lesiones en riñones: en casos extremadamente raros puede haber lesión en estos órganos y podrás ver la orina mucho más turbia y con un color rojizo.

¿Cuál es el pronóstico de la mononucleosis y cómo es la recuperación?

El pronóstico es muy bueno en la mayor parte de los casos, la recuperación es espontánea en la medida que tu sistema inmunológico comienza a contrarrestar el virus, tu salud irá mejorando poco a poco.

Cuando comienza la mononucleosis, las primeras semanas son muy agotadoras; es normal que tú no tengas fuerza siquiera para salir de la cama.

A medida que van pasando las semanas recobras poco a poco las fuerzas y es entonces cuando podrás incorporarte a tus actividades acostumbradas.

Existen casos en los que el agotamiento se prolonga, incluso meses después de la fase inicial de los síntomas.

Tus ganglios volverán a su tamaño normal a partir de las 4 semanas de la infección.

Ten paciencia, la mononucleosis es una enfermedad que tu cuerpo puede vencer sin ayuda, pero necesita tiempo y descanso para combatirla y recuperarse completamente.

¿Cómo puedo prevenir la mononucleosis?

Ahora que sabes que la mononucleosis se transmite principalmente a través de la saliva , tú puedes tomar medidas para evitar contagiarte o evitar que tu familia se contagie.

A pesar de que no hay una garantía de no contagiarnos con mononucleosis, es posible tomar algunas medidas para disminuir esa probabilidad.

  • Evita compartir vasos y cubiertos con otras personas para no tener contacto con la saliva de otros.
  • Evita besar en la boca a personas que tengan mononucleosis.
  • Enseña a tus hijos a no compartir en las escuelas y guarderías, ni beber de vasos de otros niños.
  • Si ya sabes que tuviste mononucleosis, no dones sangre por lo menos en 6 meses.
  • Evita prestar tu pintura de labios o usar pintura prestadas.

Existen vacunas contra el virus de Epstein-Barr, sin embargo, está reservada para grupos de riesgo como por ejemplo para aquellas personas que se someterán a una operación de trasplante de órganos y para los pacientes con VIH.

Ahora sabes que la mononucleosis es una enfermedad viral causada por el virus de Epstein-Barr, transmitida a través de la saliva y que tiene un excelente pronóstico.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos y familiares para que evitemos un mal rato por la enfermedad del beso.

Cuéntame ¿qué te pareció el artículo? ¿Contestó todas tus dudas? Deja tu comentario y tus preguntas, quiero saber tu opinión.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here