Qué desayunar antes de ir al gym: el mejor desayuno

 

Siempre se ha dicho que desayuno es la comida más importante del día, pero a veces puede ser muy difícil meterlo en nuestra rutina, especialmente cuando acostumbramos entrenar temprano.

Usualmente se debe a que es difícil organizar el tiempo para preparar, comer y luego digerir todo el desayuno. Y si eres madrugador, es aún más complejo pararte antes del amanecer solo para comer y tener que esperar otra hora para entrenar.

La realidad es que si no tienes ganas de comer porque te disgusta desayunar temprano, puedes entrenar en ayunas. Sin embargo, sí es cierto que consumir carbohidratos puede ayudarte a despertar y superar la fatiga más rápido.

Lee también nuestra guía sobre si es bueno para tu salud saltarte el desayuno

¿En qué momento debo desayunar?

Si prefieres desayunar antes del entrenamiento, tu principal preocupación debe ser calcular el tiempo que tomará digerir lo que comes.

En principio, el tiempo recomendado para la digestión es de una hora a 90 minutos. Si entrenas muy temprano esto es una complicación, porque tendrías que sacrificar una hora más de sueño solo para poder comer.

Pero no te preocupes: tienes opciones. Puedes tomar un desayuno muy ligero antes del entrenamiento, que te ayudará a iniciar la actividad, pero no es tan pesado como para tener que esperar una hora antes del entrenamiento.

Te presentamos ideas de desayunos para entrenamientos en hora muy temprana (4-5 am) y para el inicio de la mañana (7-8 am). Si quieres ahorrar tiempo, incluso puedes prepararlos la noche anterior y solo comerlos al despertar.

Desayunos para entrenar muy temprano

Estos platos se caracterizan por su facilidad para preparar y digerir. Por ejemplo, un vaso de leche chocolatada es sencillo, rápido de tomar y tiene un buen balance de carbohidratos y proteínas que aportan energía antes de los ejercicios.

 

Veamos entonces algunos ejemplos de desayunos rápidos y nutritivos:

  • La mitad de un bagel con una cucharada de queso crema.
  • La mitad de un plátano con mantequilla de maní.
  • Un huevo hervido con la mitad de un pan tostado.
  • 100 mililitros de jugo de fruta natural.
  • Un cuarto de taza de frutos secos.
  • Un puñado de cereal.
  • Leche chocolatada.

 

Desayunos ideales para un poco más tarde en la mañana

Estos desayunos están pensados para ser ligeros, pero un poco más elaborados para aquellos que sí tienen un poco de tiempo para sentarse a comer antes del entrenamiento. Puedes combinarlos con una taza de café, que te ayudará a aumentar la resistencia.

  • Un batido preparado con suplemento de proteínas, leche entera o de almendras, un poco de fruta congelada y espinacas.
  • Una pieza de pan tostado con mermelada.
  • Avena con leche baja en grasas.
  • Cualquier tipo de barra de proteínas.
  • Sopa de lentejas.

La avena con leche contiene muchas proteínas y carbohidratos complejos ideales para darte energía antes de entrenar. Por su parte, las barras de proteínas también te aportan nutrientes y energía, y puedes llevarlas al gimnasio sin problemas en caso de tener prisa.

Puedes combinar los ingredientes de cada sección para armar un desayuno a tu gusto. Si te gustaron estas recetas compártelas con tus amigos y cuéntanos que opinas de ellas en la caja de comentarios.

 

Ver También: