9 síntomas de la anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa es un trastorno que, por lo general, comienza en la adolescencia y a la larga puede ser mortal si no se trata a tiempo.

Entre sus síntomas más comunes están la obsesión por cuidar la alimentación, la adopción de hábitos alimenticios poco sanos y una errada percepción sobre la imagen corporal.

Así que es importante conocer todo lo relacionado con esta enfermedad, que podría estar afectando a tres de cada 100 adolescentes en el mundo.

¿Cuáles son los principales síntomas de la anorexia nerviosa?

1. Purgas para controlar el peso

Las purgas no son solo los métodos, a veces brutales, que empleaban las abuelas del pasado siglo para limpiar los intestinos de los niños y jóvenes de la casa.

Se trata de unos menjurjes en los que casi nunca faltaba el aceite de ricino y que sometían a las desdichadas víctimas a una interminable sucesión de viajes al baño.

Las purgas, como síntoma de la anorexia nerviosa, incluyen los vómitos autoinducidos después de un atracón de comidas y el uso abusivo de medicamentos laxantes y diuréticos.

El uso de diuréticos es un mecanismo común empleado para reducir el peso eliminando agua del cuerpo mediante la orina.

Un estudio publicado en 2016 en el Diario Internacional de Desórdenes Alimenticios, investigó el tema de las purgas entre personas con trastorno alimentario, encontrando que (Referencia):

  • El 86 % de los pacientes se autoinducía el vómito.
  • Un 56 % abusaba de laxantes.
  • Un 49 % usaba diuréticos en exceso.

Las purgas incontroladas pueden ocasionar severos problemas de salud en varios órganos y sistemas corporales.

2. Obsesión con la alimentación, la dieta y el conteo de calorías

Una marca distintiva de la anorexia es la excesiva preocupación por la comida y sus variables relacionadas. Las personas anoréxicas:

  • Llevan un registro mental o escrito de lo que van comiendo a lo largo del día, del tipo de macronutriente (carbohidrato, proteína o grasa) y de las calorías ingeridas.
  • Se niegan a comer determinados alimentos, algunos de los cuales han sido demonizados, especialmente los que tienen alto contenido de carbohidratos y/o grasas.
  • Muchos son verdaderos expertos en los contenidos calóricos de los alimentos y constantemente están haciendo cuentas de las calorías ingeridas.
  • Son personas con tendencia a la privación alimentaria y a experimentar con dietas extremas.

Esta conducta puede llevar a los afectados a cuadros de severa desnutrición, que inducen alteraciones en el estado de ánimo y agravan el comportamiento obsesivo.

En el plano físico, las personas con anorexia nerviosa desordenan sus procesos hormonales, particularmente con la leptina y la insulina.

Esto puede acarrear inconvenientes de salud tales como pérdida de masa ósea y problemas de crecimiento, mentales y reproductivos.

3. Distorsión de la imagen corporal

La anorexia altera la percepción respecto al cuerpo, promueve un sentimiento de insatisfacción frente al mismo y exacerba las conductas alimentarias restrictivas.

Los afectados por anorexia nerviosa viven preocupados por su apariencia corporal y sienten que son más grandes, pesados y voluminosos de lo que deberían, afrontando una lucha constante para revertir estas supuestas condiciones.

Un sentimiento negativo hacia el «yo físico» y una negativa imagen corporal son características consustanciales con la anorexia nerviosa.

Un estudio difundido en 2013 en la revista científica irlandesa Investigación de Psiquiatría encontró claras manifestaciones deliriosas respecto a su forma y aspecto personal en un grupo de 19 personas con anorexia nerviosa (Referencia).

Sin embargo, los síntomas de delirio entre los anoréxicos fueron menos pronunciados que entre los 22 afectados por trastorno dismórfico corporal que también participaron en la evaluación.

Otro estudio realizado entre 25 personas con anorexia nerviosa encontró que sus percepciones sobre sus dimensiones corporales y peso estaban evidentemente sobreestimadas respecto a las del grupo de control (Referencia).

Algunas conductas clásicas de las personas con anorexia son:

  • Mirarse frecuentemente al espejo para apreciar la corpulencia.
  • Controlar las dimensiones corporales.
  • Pellizcarse la grasa corporal.

4. Cambios en el estado de ánimo y alteraciones emocionales

Los siguientes cuadros o episodios no son extraños en personas con anorexia nerviosa:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Impulsividad
  • Cambios de humor
  • Obsesión por el perfeccionismo
  • Hipersensibilidad a la crítica, a los errores y a los fracasos
  • Extremo autocontrol con la alimentación por temor a subir de peso

Por lo general, los anteriores eventos están asociados a falta de nutrientes y a desórdenes hormonales.

Estas alteraciones anímicas y emocionales pueden ocurrir por los desequilibrios en la secreción de dopamina, serotonina, cortisol, insulina, oxitocina y leptina.

Dichas hormonas están relacionadas con procesos tales como el estado de ánimo, la motivación, el apetito, el sueño y el comportamiento.

Los anormales niveles hormonales conducen a los anoréxicos nerviosos a padecer de apetito irregular, desórdenes del sueño, impulsividad, irritación, falta de motivación, indiferencia por cosas que antes eran placenteras y otros problemas mentales y físicos.

5. Negación del hambre y abstinencia

Las personas con anorexia restrictiva:

  • Niegan que tengan hambre.
  • Se abstienen de ingerir alimentos, incluso con hambre.
  • Desarrollan patrones de alimentación irregulares y perjudiciales para su salud.

Esta situación puede estar asociada a varios factores. Los desórdenes hormonales inducen en las personas anoréxicas el temor a aumentar de peso, por lo que rechazan alimentarse.

Los anoréxicos suelen tener bajos niveles de oxitocina y estrógeno, dos hormonas que participan en el control del miedo.

Estos desajustes hormonales potencian el temor hacia los alimentos, especialmente los carbohidratos y las grasas, comúnmente asociados con la gordura y el aumento de peso.

Igualmente, las irregularidades de los compuestos orgánicos relacionados con el apetito y la saciedad, como el cortisol y el polipéptido YY, inducen a la abstinencia alimentaria.

Como consecuencia, las personas afectadas con anorexia nerviosa alteran sus percepciones sobre las variables de sacrificio y recompensa, encontrando más gratificante la pérdida de peso que la alimentación, lo que perpetúa el círculo vicioso.

6. Ejercitación excesiva

Las personas anoréxicas, particularmente aquellas con anorexia restrictiva, tienden a hacer ejercicios compulsivamente para perder peso.

Una investigación publicada en Psiquiatría Integral (EE.UU), en la que participaron 165 personas, encontró las siguientes prevalencias por el ejercicio compulsivo (Referencia):

  • En el 80 % de las personas con anorexia del tipo restrictivo.
  • En el 43 % de las personas con anorexia del tipo atracón / purga.

Algunos patrones frecuentes con relación a la anorexia nerviosa y el ejercicio son:

  • La hiperactividad y el ejercicio compulsivo han sido relacionados con bajos niveles de leptina.
  • El ejercicio excesivo se da en combinación con episodios ansiosos, depresivos y obsesivos.
  • Los afectados que están sentados tienden a pararse y a caminar innecesariamente con inquietud.
  • Algunas personas tienden a experimentar fuertes sentimientos de culpa cuando pierden una sesión de ejercicios.
  • En adolescentes, la tendencia al entrenamiento compulsivo parece ser más intensa entre las chicas que entre los chicos.

7. Desarrollo de rituales alimentarios

La anorexia puede llevar a unos comportamientos ritualistas que hacen sentir a la persona que tienen el control. Las fallas y desviaciones con estas ceremonias se sienten como una pérdida del autocontrol.

Estos rituales alivian la ansiedad, consuelan y proporcionan una sensación de seguridad. Algunos son:

  • Pesar o dimensionar el tamaño de las raciones.
  • Poner las raciones en el plato de una determinada manera.
  • Contar las calorías antes de empezar a comer.
  • Cortar la comida en trozos pequeños.
  • Comer las porciones según un orden preestablecido.
  • Comer muy despacio y con excesiva masticación.
  • Comer siempre a la misma hora.
  • Ser estrictamente selectivo con restaurantes y lugares para comer.

8. Abuso de sustancias

Las personas con anorexia nerviosa pueden verse impulsadas a abusar de drogas, incluyendo el alcohol, y de medicamentos.

  • Se abusa de las pastillas para adelgazar.
  • Se recurre al alcohol como supresor del apetito y como medio para controlar temporalmente el estrés y la ansiedad.
  • Se consumen cafeína, anfetaminas y efedrina, sustancias que suprimen el apetito, incrementan el ritmo metabólico y promueven una pérdida de peso rápida.

Un estudio demostró que el abuso de alcohol es significativamente mayor entre las personas con anorexia de la clase atracón / purga que entre los restrictivos (Referencia).

Adicionalmente, el uso de alcohol genera un sentimiento de culpa por las calorías consumidas, lo que se traduce en una drástica restricción en la comida como compensación.

La combinación de abuso de sustancias con mala alimentación afecta la función cerebral, potenciando el deseo de consumir más drogas. Igualmente, lleva a la desnutrición y a la pérdida de peso, desencadenando otros trastornos de salud.

9. Excesiva pérdida de peso

Un peso menor en 15 % o más al esperado según la edad y la estatura podría ser un síntoma de anorexia nerviosa, así como un Índice de Masa Corporal por debajo de 17,5.

La excesiva pérdida de peso no solo puede ser un visible síntoma de anorexia, sino también uno de los más preocupantes.

Un indicador comúnmente utilizado es el “peso suprimido” que equivale a la diferencia entre el peso máximo alcanzado por la persona en el pasado y su peso vigente.

Una evaluación publicada en 2015 en la Revista de Investigación Psiquiátrica (Inglaterra) encontró vínculos significativos entre el peso suprimido y los siguientes factores. (Referencia):

  • El peso real
  • El excesivo ejercicio
  • El nivel de preocupaciones
  • Las restricciones en la alimentación
  • El uso de medicamentos para el control del peso

Aunque las pautas de diagnóstico de la anorexia consideran una pérdida de peso de 15 % y un IMC menor a 17,5; los cambios de peso pueden ser insuficientes para diagnosticar el trastorno, por lo que es necesario tener en cuenta los demás síntomas.

Síntomas físicos que pueden presentarse con el tiempo

Los anteriores nueve síntomas son los que suelen predominar en la etapa temprana de la anorexia nerviosa. En la medida en que el trastorno avanza, pueden presentarse otros síntomas y problemas de salud, entre estos:

  • Mareos
  • Severo estreñimiento
  • Pérdida de densidad ósea
  • Cabello y uñas quebradizas
  • Sensación de fatiga, letargo y pereza
  • Pérdida de masa y debilidad muscular
  • Caída en la presión sanguínea y en el pulso
  • Desarrollo de caries dentales por los frecuentes vómitos
  • Crecimiento de un vello suave y fino que cubre el cuerpo
  • Resequedad de la piel, la cual puede adoptar un color amarillento
  • Reducción de la temperatura corporal, que provoca una constante sensación de frío

En vista de que las posibilidades de recuperación aumentan en la medida en que el tratamiento de la anorexia nerviosa comienza en la fase temprana del trastorno, es importante estar atentos a estos indicadores para actuar con prontitud.

¿Qué es la anorexia?

La anorexia es una alteración de la conducta alimentaria, siendo un trastorno grave, y se ha conocido como anorexia nerviosa.

Esta se ha catalogado dentro de las enfermedades mentales, que junto con la bulimia, se han asociado a trastornos de la conducta alimentaria, también llamados trastornos psicogénicos de la alimentación (TFA).

La anorexia nerviosa consiste en tener períodos de privación de alimentos, a tener rechazo por estos.

Generalmente las personas que han sido diagnosticadas con anorexia nerviosa presentan un IMC (índice de masa corporal) muy por debajo de lo normal y que no corresponden al peso ideal, estatura, edad y sexo de la persona.

La anorexia va acompañada no solo de la privación de los alimentos, sino además de abuso de diuréticos, laxantes, inducción del vómito, realización de actividad física intensa, todo esto con el fin de perder peso.

Además de que pueden abusar de dietas, productos o cualquier vía que haga que se pierda peso.

Síntomas de la anorexia más comunes

  • Estado de inanición (debilidad excesiva, ocasionada por la falta de nutrientes esenciales en el organismo)
  • Desnutrición
  • Tener hambre todo el tiempo
  • Ausencia de menstruación
  • Trastornos hormonales
  • Dolor abdominal
  • Estreñimiento
  • Alteraciones cardiovasculares: tensión baja, arritmias
  • Alteraciones del funcionamiento del riñón
  • Anemia
  • Cefaleas
  • Caries dentales
  • Falta de concentración
  • Hipoglucemia
  • Gingivitis
  • Uñas y cabello muy frágil
  • Acné
  • Resequedad de la piel (xerosis)
  • Extremidades frías
  • Alteraciones del metabolismo
  • Mala memoria
  • Pensamiento confuso
  • Atrofia muscular
  • Alteraciones óseas

Síntomas de la anorexia a nivel psiquiátrico

  • Depresión
  • Trastornos de la personalidad (dependiente, evitante, trastorno obsesivo-compulsivo, antisocial, narcisista, etc.)
  • Ira
  • Ansiedad

Los síntomas de la anorexia pueden ser muchos. Sin embargo, al manifestarse los signos alertas es necesario hacer algo para así evitar problemas o consecuencias, daños irreversibles al organismo. Un especialista en salud podrá dar la orientación adecuada.

¿Cuál es la definición de anorexia nerviosa?

La anorexia nerviosa, frecuentemente llamada anorexia a secas, es un grave trastorno alimentario en el que el afectado busca perder peso o evita aumentarlo, adoptando hábitos poco saludables, especialmente en su alimentación.

Tipos de anorexia nerviosa

Anorexia restrictiva

Caracterizada por un afán obsesivo por controlar el peso y una drástica restricción en la ingesta alimentaria.

Anorexia del tipo atracón / purga

Los afectados prefieren comer y expulsar lo ingerido mediante vómitos inducidos y el uso de laxantes y diuréticos.

Principales síntomas de la anorexia (nerviosa)

Antes de manifestarse síntomas a nivel fisiológico, que altere el funcionamiento normal del organismo, las personas con este trastorno de conducta reflejan:

  • Miedo constante al aumentar de peso aun cuando el peso esté bajo
  • Percepción distorsionada de la imagen corporal
  • Búsqueda constante de formas para bajar de peso, negándose a mantener un peso ideal o normal de acuerdo con su estatura, complexión, edad, sexo.
  • Alteraciones en la menstruación
  • Negación de que se tiene un problema
  • Aislamiento, acompañado de evasión a ingerir alimentos
  • Obsesión por el contenido calórico de los alimentos
  • Ansiedad
  • Rompimiento de vínculos sociales
  • Delgadez extrema

¿Cuáles son las causas de la anorexia nerviosa?

La anorexia puede desarrollarse por una compleja variedad de factores que incluyen:

  • Exigencias sociales, particularmente en lo referente a los cánones de belleza corporal.
  • Conflictos familiares y otros eventos que desencadenan problemas psicológicos.
  • Predisposición genética.

Aunque las personas adultas y mayores también pueden sufrir de anorexia. La mayoría de los casos comienza en la pubertad, cuando las chicas y chicos afrontan un momento crucial de cambios corporales que definirán su físico futuro.

Durante esta etapa, es posible que los muchachos se sientan superados por las exigencias comunes de la edad y los sentimientos de inseguridad conducen a la anorexia nerviosa.

¿Cómo es el diagnóstico de la anorexia nerviosa?

Si con base en los síntomas visibles el médico sospecha de un posible caso de anorexia nerviosa, lo confirmará o descartará mediante una batería de medidas:

Examen físico

Incluye la medición de peso y estatura, el chequeo de signos vitales (presión arterial, frecuencia cardíaca y temperatura corporal), estado de la piel y de las uñas y auscultación del corazón, los pulmones y el abdomen.

Exámenes de laboratorio

Análisis completo de sangre, incluyendo marcadores especializados de proteínas, electrolitos y otros que puedan informar sobre el funcionamiento del hígado, el sistema renal y la glándula tiroides.

También es posible que el médico prescriba un examen de orina.

Evaluación psicológica

El especialista preguntará sobre las ideas, sentimientos y costumbres alimentarias del evaluado y es posible que le solicite hacerse una autoevaluación psicológica.

Otros exámenes

Entre ellas las radiografías para estimar la densidad ósea y otras variables esqueléticas, así como electrocardiografías y otras pruebas para evaluar los parámetros cardíacos.

¿Cómo es el tratamiento de la anorexia nerviosa?

Normalmente, el tratamiento es definido por un equipo que incluye médicos, psicólogos y dietistas especializados en la atención de trastornos de la alimentación. Las medidas a adoptar pueden ser:

Hospitalización

En el caso de que las variables vitales indiquen que la salud del afectado está en riesgo inminente.

Dieta para recuperar un peso saludable

El primer objetivo es recuperar un peso que permita al afectado volver a la normalidad, evitando que los problemas de salud progresen y que aparezcan otros nuevos.

Control médico

Dado que la anorexia puede desencadenar muchos problemas de salud, seguramente el tratamiento incluirá un control médico para hacerle seguimiento a los signos y marcadores vitales y evaluar el progreso del paciente.

Tratamiento psicológico

Un psicólogo trabajará con el paciente para que adopte cambios de comportamiento, incluyendo hábitos sanos y regulares de alimentación. Es posible que el psicólogo cuente con el apoyo de un dietista.

Trabajo con la familia

Se pedirá a la familia que coopere con el tratamiento, especialmente en lo relacionado con la alimentación.

Tratamiento medicamentoso

Aunque no existen medicamentos específicos para tratar la anorexia, algunos fármacos, como ansiolíticos y antidepresivos, pueden ayudar durante una fase del trastorno.

Si estás presentando síntomas de anorexia nerviosa acude de inmediato al médico, que es la persona idónea para ayudarte a superar el problema. Igualmente, advierte a cualquier persona cercana que creas que presenta la sintomatología de este trastorno.

Comparte este artículo con tus amigos para de las redes sociales para que también conozcan los síntomas y los riesgos de la anorexia nerviosa.

síntomas-de-la-anorexia

Referencias

Forney KJ et al. The medical complications associated with purging. Int J Eat Disord. 2016 Mar;49(3):249-59. doi: 10.1002/eat.22504. Epub 2016 Feb 15. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26876429

Hartmann AS et al. Insight impairment in body image disorders: delusionality and overvalued ideas in anorexia nervosa versus body dysmorphic disorder. Psychiatry Res. 2013 Dec 30;210(3):1129-35. doi: 10.1016/j.psychres.2013.08.010. Epub 2013 Aug 29. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23992792

Guardia D et al. Imagining one's own and someone else's body actions: dissociation in anorexia nervosa. PLoS One. 2012;7(8):e43241. doi: 10.1371/journal.pone.0043241. Epub 2012 Aug 22. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22937025

Dalle Grave R et al. Compulsive exercise to control shape or weight in eating disorders: prevalence, associated features, and treatment outcome. Compr Psychiatry. 2008 Jul-Aug;49(4):346-52. doi: 10.1016/j.comppsych.2007.12.007. Epub 2008 Mar 19. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18555054

Bulik CM et al. Alcohol use disorder comorbidity in eating disorders: a multicenter study. J Clin Psychiatry. 2004 Jul;65(7):1000-6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15291691/

Lavender JM et al. Associations between weight suppression and dimensions of eating disorder psychopathology in a multisite sample. J Psychiatr Res. 2015 Oct;69:87-93. doi: 10.1016/j.jpsychires.2015.07.021. Epub 2015 Jul 20. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26343599/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here