Tarta de queso al horno

La tarta de queso al horno es uno de los postres más populares. Para quienes nunca lo han hecho, puede parecer complicado, pero es exactamente lo contrario. Es simple de hacer, los ingredientes son muy básicos, y tiene lo mejor de todo: se puede hacer variaciones individuales casi infinitas. Se puede mezclar con frutas, con chocolate o lo que se nos ocurra. De hecho, hoy vamos a ver dos recetas de tarta de queso al horno, y en ambos casos se pueden hacer con los niños de tan simples que son.

Tarta de queso al horno

Receta de tarta de queso al horno muy fácil

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 250 gramos de queso de untar, el que mas nos guste
  • Un yogur natural. También se puede usar uno saborizado, pero lo ideal es aprender la receta básica y luego hacer las variantes. El vaso de yogur será nuestra medida para los demás ingredientes
  • Leche, un vaso de yogur
  • Nata o crema de leche, un vaso de yogur (admite un poco más de un vaso si nos gusta mucho las recetas con nata)
  • Harina, un vaso de yogur
  • Azúcar, un vaso de yogur
  • Ralladura de limón o naranja, opcional

Elaboración:

Mezclamos todos los ingredientes en ese orden, en un recipiente adecuado. Es clave que la integración sea bien uniforme, de modo que no se formen grumos.
Llevamos al horno, en un recipiente adecuado (si es necesario enmantecado y con un poco de harina, algo que no es necesario si es de silicona), a 180 grados unos 45 minutos.
Para saber si ya está listo, con el tenedor comprobamos si al introducirlo y retirarlo de la tarta, sale seco o no.
Dejamos reposar y llevamos al refrigerador cuando ya esta a temperatura ambiente.

Receta de tarta de queso al horno tradicional

Ingredientes:

  • 500 gramos de queso de untar
  • 250 cc de leche
  • 250 cc de nata o crema de leche
  • 125 gramos de azúcar
  • 125 gramos de harina
  • 6 huevos medianos

Elaboración:

En un recipiente adecuado mezclamos todos los ingredientes. La clave para un buen resultado de esta tarta de queso al horno, es que no queden grumos. Lo ideal es usar la batidora hasta que quede perfecto.
Hay que precalentar el horno a 200 grados. Otro secreto: debe ser un horno que caliente parejo de abajo y de arriba para que se cocine bien. Colocamos en un recipiente de silicona directamente. Si no es de silicona, enmantecamos muy bien el recipiente y lo enharinamos.

Llevamos al horno unos 20 o 25 minutos. Igual que en el caso anterior, para saber si está listo comprobamos con un tenedor, esperando a que salga limpio para poder apagar el horno. No hay que preocuparse si vemos que en el horno crece y luego baja el sector central, de este modo se forma una especie de borde.
Una vez que esta a temperatura ambiente llevamos a la nevera o refrigerador. Al servir podemos hacerlo simplemente como está, o con frutas y mermeladas o dulces cubriendo la tarta.

Imagen: wikipedia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here