Los Mejores Alimentos Para Aliviar El Colon Irritable

El colon irritable no es una afección de gravedad, y puedes padecerlo por muchas razones e forma temporal, pero ¡qué fastidioso puede llegar a ser!

¿Sabes que la mejor manera de tratarlo es la alimentación?

Un mal sin cura específica

El nada agradable síndrome de colon irritable (también conocido como colon irritable y en inglés como IBS, por las siglas de “Irritable Bowel Syndrome”) es un trastorno que se manifiesta en el cuerpo con gases, dolor en el abdomen e hinchazón, diarrea o estreñimiento.

Los expertos no han logrado establecer con certeza la causa del síndrome de colon irritable, pero el consenso general lo atribuye a un grupo de factores.

Afortunadamente, a diferencia de otros problemas inflamatorios más graves como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, el colon irritable no representa una amenaza grave para el tejido intestinal, por lo que no causará un daño irreversible en tu organismo.

Como no hay certeza sobre sus causas, tampoco la hay sobre una cura definitiva. Sin embargo, sí hay formas de aliviar sus síntomas con la alimentación. Esto es un reto, pues no todos los alimentos funcionan para cada persona y deberás descubrir cuáles sirven en tu caso.

Posibles causas del colon irritable

Las mutaciones en las bacterias intestinales, efectos secundarios de algún medicamento e incluso el estrés son algunas de las razones que pueden causar tu colon irritable.

En muchos casos, también se cree que puede agudizarse porque intentamos tratar la causa de la irritación al mismo tiempo que los síntomas, una dificultad dado que no se conoce una causa exacta y la irritación se manifiesta de diferentes formas en cada persona.

Lee nuestra guía sobre el colón irritable o el síndrome del intestino irritable: Causas, síntomas y tratamiento

Una vez diagnosticado con colon irritable, ¿qué debo hacer?

La primera medida que debes tomar es controlar tu alimentación. En Estados Unidos, el Instituto Nacional de Salud y Cuidados Sanitarios (NICE) recomienda las siguientes guías para una dieta saludable (1):

  • Tomar mucha agua.
  • Eliminar el alcohol y la cafeína.
  • Consumir alimentos con alto contenido de fibra.
  • Limitar el consumo de grasas.

Sin embargo, es importante que puedas reconocer primero cómo reacciona tu organismo a esta dieta para verificar si en efecto te ayudará a aliviar tus síntomas. En este sentido, lo mejor que puedes hacer es llevar un diario de tus comidas.

Toma nota de los alimentos que ingieres y sus cantidades, además de los síntomas que se presentan en tu cuerpo 15 minutos y hasta 2 horas después de haber comido. Documentar tu ingesta de alimentos te ayudará a identificar los alimentos que disparan la irritación.

Colon irritable y alimentación

En 2017 un estudio húngaro sobre los carbohidratos de cadena corta y alcoholes relacionados (FODMAP, por sus siglas en inglés) determinó una relación directa con la enfermedad del colon irritable (2).

Los FODMAP se encuentran almacenados en una gran cantidad de alimentos y tienen la particularidad de ser mal absorbidos por el intestino delgado, iniciando los problemas en el colon.

Los efectos por la mala absorción de los FODMAP son:

Primero: Introducen agua en el intestino delgado causando hinchazón, gases, diarrea y distensión.

Segundo: Absorción deficiente en el conducto gastrointestinal, lo que causa estancamiento y fermentación de la comida en el colon, ocasionando más gases, irritación e hinchazón.

¿Qué alimentos debo evitar si padezco de colon irritable?

Si deseas aliviar los síntomas del colon irritable, estos son algunos de los alimentos altos en FODMAP que no debes ingerir:

  • Leguminosas: frijoles, caraotas, garbanzos y lentejas.
  • Alimentos con fructosa: peras, ciruelas, manzanas, cerezas, miel, higos secos, uvas, chirimoya, dátiles y albaricoque.
  • Lácteos: leche de vaca, helados, quesos y yogurt.
  • Alimentos preparados con trigo: pan, tortas, cereales.
  • Verduras crucíferas: brócoli, coliflor, repollo y coles de Bruselas.
  • Alcoholes de azúcar: lactitol, isomaltosa, xilitol, eritritol, manitol, glicerol y sorbitrol.
  • Frituras y otros alimentos con alto contenido de grasa.
  • Bebidas alcohólicas y azucaradas.

Alimentos que sí puedes consumir

Puede parecer que no puedes comer nada cuando tienes el colon irritable, pero no es cierto. Consumir estos alimentos ayudará a aliviar tus síntomas:

  • Cereales y sus derivados sin gluten: avena, trigo sarraceno, sorgo, mijo y quinoa.
  • Frutas: uvas, arándanos, frambuesas y piña.
  • Bebidas sin azúcar: te, café.
  • Carnes blancas y rojas: cortes magros de pollo, pescado, carne de res. También puedes comer huevos y tofu.
  • Almendras, cacahuetes y mantequilla de maní.
  • Verduras: berenjena, papas, calabacín, calabaza, judías verdes y verduras de hoja verde.

Lee nuestra guía sobre el plan de dieta de 7 días para el colón irritable

¿Por cuánto tiempo debo consumir estos alimentos?

De dos a tres semanas es un período suficiente para que calmes el colon irritable con esta dieta. Después de la primera fase, puedes reintroducir carbohidratos, uno por semana, para dar tiempo a tu organismo a acostumbrarte y poder identificar cuál te afecta.

 

Generalmente, el colon irritable es causado por uno o dos carbohidratos, o por la ingesta de alimentos altos en FODMAP.

Debes ser paciente y no apresurarte a bombardear el organismo, es fundamental esperar que el intestino descanse y se recupere antes de seguir probando los alimentos.

¿Puedes tener estreñimiento sin tener colon irritable?

Aunque el estreñimiento es uno de los signos clave del colon irritable, no significa que necesariamente padezcas ambos.

Si en tu caso tienes estreñimiento crónico sin irritación en el colon, tu enemigo a vencer es la deshidratación en el tracto intestinal, que dificulta una óptima circulación por ese canal.

La mayoría de las personas requerimos tomar un mínimo de 8 vasos de agua al día para mantener la hidratación. Otra clave para controlar el estreñimiento es el consumo de alimentos ricos en fibra soluble o insoluble.

La fibra soluble se llama así porque se disuelve en agua y es apropiada para quienes padecen episodios alternos de diarrea y estreñimiento.

Esta fibra ayuda a regular las deposiciones, asegurando una adecuada nutrición. Sus principales fuentes son alimentos como avena, frutas (manzana y membrillo) y verduras como la zanahoria.

La fibra insoluble, por su parte, contribuye a acelerar el tránsito por el tracto gastrointestinal. Sus principales fuentes son cereales integrales y verduras.

Mensaje final

El síndrome de colon irritable no es una enfermedad incurable ni representa un riesgo elevado que atente contra tu vida, pero no por ello debes tomarlo a la ligera

Las mujeres tienen mucho más posibilidades de sufrir de colon irritable que los hombres, y en ambos casos puede ser muy incómodo y doloroso físicamente, pero también problemático en tu vida social y laboral.

La mejor opción para derrotar al colon irritable es consultar a un nutricionista para que te ayude a formular una dieta adecuada para ayudarte a controlar los síntomas y mantener una alimentación saludable.

Comparte este artículo con tus amigas y amigos, sobre todo con aquellos que sabes que padecen del síndrome de colon irritable. Déjanos tus comentarios y dudas, que estaremos atentos a responderte.

 

Ver También: