Cáncer de próstata: causas, síntomas y tratamiento

 

El cáncer de próstata es una enfermedad que afecta la glándula prostática en el hombre. En Estados Unidos, se estima que uno de cada seis hombres caucásicos y uno de cada cinco hombres afroamericanos, será diagnosticado con cáncer de próstata. A diferencia de otros cánceres, este crece lentamente y se encuentra confinado a la glándula, sin causar daño a otros órganos. Sin embargo, cuando la enfermedad avanza, es posible que se propague con rapidez.

Hechos Interesantes sobre el Cáncer de Próstata

  • Es una de las principales causas de muerte en el mundo. En el año 2012, hubo 14 millones de casos nuevos y 8,4 millones de muertes relacionadas al cáncer.
  • El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en los hombres, después del cáncer de piel.
  • Es una de las principales causas de muerte entre hombres de todas las razas.
  • Según la Sociedad Americana del Cáncer, uno de cada siete hombres será diagnosticado por cáncer de próstata.
  • En los Estados Unidos se estima que 1´685,000 serán diagnosticados de cáncer de próstata, de los cuales 600,000 morirán a causa de la enfermedad.
  • En Estados Unidos, alrededor de 210,000 hombres son diagnosticados de cáncer de próstata, al año.
  • Más del 60% de los casos nuevos tienen lugar en África, Asia, Suramérica y Centroamérica.
  • El cáncer de próstata es más frecuente en hombres mayores de 65 años.
  • La mayoría de los cánceres de próstata son adenocarcinomas.
  • El cáncer de próstata es una enfermedad de fácil diagnóstico, que se hace midiendo la concentración de PSA (antígeno prostático específico) en la sangre. Cuanto más elevada sea, mayor es la probabilidad de tener cáncer de próstata.
  • A menudo, el cáncer de próstata no produce sintomatología en sus primeros estadios y, cuando avanza, se asocia a síntomas obstructivos de la vía urinaria.
  • Un 80% de los pacientes con cáncer de próstata leve, sobreviven más de diez años, sin necesidad de tratamiento, debido a la lenta evolución de la enfermedad.

¿Qué es la Próstata?

Es una glándula exocrina que forma parte del aparato reproductor masculino y se encuentra localizada por debajo de la vejiga urinaria, justo delante del recto. Es del tamaño de una nuez y su función es proveer de minerales y sustancias esenciales al líquido seminal, el cual nutre y protege el esperma que se forma en los testículos, que luego es transportado hacia el exterior, a través de la uretra.

En pocas palabras, la próstata es la glándula sexual del hombre que se encarga de producir el semen. Las glándulas sexuales que se encargan de producir el líquido seminal son: las glándulas bulboureterales de Cowper, las glándulas periureterales de Littré y las glándulas seminales. Dentro de las propiedades de la próstata, está la de nutrir al líquido seminal con antígenos, espermina, fibrinógeno, zinc y magnesio, y las enzimas fosfatasa y fibrinolisina.

Una de las funciones importantes dentro del crecimiento y desarrollo de la glándula, es la influencia que tiene sobre los andrógenos, y con ello la testosterona (que se produce en el 95% a nivel de los testículos). Además, la glándula prostática también controla el proceso de micción urinaria, a través de sus fibras musculares, que al contraerse liberan y controlan el flujo de orina por la uretra. De acuerdo a su anatomía, la próstata se divide en cuatro zonas importantes:

  • Anterior: Constituida netamente por tejido fibromuscular, ya que no posee estructuras glandulares.
  • Central: Contiene los conductos eyaculadores, representando el 25% de la glándula. En ella, se originan los procesos inflamatorios y se asienta el 8% de los cánceres de próstata.
  • De transición: Representa el 10% del volumen prostático. En esta zona se desarrolla la mayoría de las hiperplasias prostáticas benignas y un 25% de los adenocarcinomas de próstata.
  • Periférica: Es la zona posteroinferior de la glándula, y en ella se origina el 67% de las neoformaciones prostáticas, representando el 70% del volumen prostático.

Algunos hechos interesantes sobre la próstata, son los cambios estructurales que sufre con la edad. En la infancia (10 años de edad), la glándula es muy pequeña, con un peso estimado de 1,4gr. Durante la pubertad, se inicia un proceso de crecimiento hiperplásico del epitelio ductal, llegando a pesar de 10 a 14 gr a los 20 años de edad. A los 40 años, la glándula culmina su desarrollo final, llegando a pesar unos 20 gramos, para luego comenzar su proceso de involución (período donde comienza a aparecer la hiperplasia prostática benigna -en la zona de transición o en la zona central-).

La Próstata Produce el Antígeno Prostático Específico (PSA)

Las células prostáticas son las que producen el antígeno prostático específico, una  proteína encargada de mantener al líquido seminal en su estado natural. Parte de esta proteína se libera en el torrente sanguíneo, por lo que se pueden medir sus niveles con una muestra de sangre. Cuando los niveles del PSA están elevados, pudiera existir cáncer de próstata.

No obstante, un PSA elevado no es indicativo de cáncer prostático, ya que muchas situaciones elevan esta proteína, como la inflamación (prostatitis), ciertos medicamentos (como la finasterida, medicamento utilizado para tratar el agrandamiento benigno de la próstata), las infecciones urinarias y la hiperplasia prostática benigna.

En un principio se creía que las concentraciones mayores de 4,0 ng/ml de la PSA, eran indicativos de cáncer de próstata, pero mucho tiempo después, se descubrió que algunos hombres con concentraciones de PSA menores de 4,0 ng/ml, presentaban cáncer de próstata; y que pacientes con niveles más elevados, no presentaban la enfermedad.

Además, ciertos procedimientos quirúrgicos, o toma de biopsias en la próstata, también aumentan las concentraciones de PSA. A pesar de esto, si un hombre presenta niveles elevados del PSA y no tiene síntomas, el médico probablemente repetirá la prueba para confirmar el diagnóstico, así como la realización del examen rectal de manera periódica.

Si por el contrario, los niveles de PSA siguen en aumento y se presenta un aumento en el tamaño de la glándula, es probable que tu médico recomiende un uroanálisis o exploración con imágenes (como la ecografía de recto, radiografías o cistoscopia).

En caso de sospecha de cáncer de próstata, el médico solicitará una biopsia de la próstata para confirmar el diagnóstico. Este procedimiento puede hacerse en conjunto con una ecografía prostática. Es importante recalcar que las pruebas de PSA pueden dar falsos positivos o falsos negativos.

En este sentido, un falso positivo puede ocurrir cuando los niveles de PSA se encuentran elevados, pero no hay rastros de cáncer.

La mayoría de los hombres con un PSA elevado no tienen cáncer de próstata, sin embargo, un 25% de los hombres con PSA elevado, más la biopsia de próstata, presentan la enfermedad.

Los falsos negativos ocurren cuando las concentraciones de la PSA son bajas, aun cuando la persona tiene cáncer prostático.

¿Qué es el Cáncer de Próstata?

Generalmente el cáncer de próstata inicia en las células que forman la glándula, por tal razón se le denomina adenocarcinoma.

La mayoría de los científicos concuerdan que comienza con pequeñas alteraciones en la forma y tamaño de las células, por lo que el curso de la enfermedad es lento y progresivo.

Muchos hombres mueren de vejez, sin saber que tenían cáncer de próstata. Los médicos dicen que un 50% de los hombres de 50 años de edad, tienen algún grado de neoplasia prostática intraepitelial (PIN).

Causas del Cáncer de Próstata

Aunque no es muy claro cómo se inicia la enfermedad, los expertos sugieren que todo empieza con un proceso de crecimiento celular anormal por mutación del ADN. Entre las causas se encuentran:

  • Edad: A mayor edad, mayor riesgo de cáncer de próstata. La enfermedad es muy común en hombres mayores de 50 años.
  • Factores Genéticos: Según estudios genéticos, existe un gen específico del cromosoma 1 o gen HPC-1, que aumenta el riesgo de sufrir cáncer de próstata. Estos van de la mano con los factores ambientales. Otros estudios indican que los genes defectuosos BRCA1 y BRCA2 a pesar de ser importantes en el desarrollo del cáncer de mama u ovarios, también se relacionan al cáncer de próstata (sobre todo el gen BRCA2).
  • Factores Hormonales: Es importante, ya que la enfermedad no aparece en eunucos, y el cáncer puede ser inducido en ratas mediante la administración de estrógenos y andrógenos.
  • Factores ambientales: Como las dietas altas en grasas de origen animal, la obesidad, la exposición al humo de los automóviles, contaminación del aire, cadmio, fertilizantes y sustancias químicas en industrias de goma, imprenta o pintura.
  • Agentes infecciosos: A pesar de que se han considerado ciertos agentes infecciosos transmitidos por vía sexual, hay estudios que sugieren que la enfermedad es más frecuente en personas donde hay represión de la actividad sexual. De una u otra forma, los estudios de estos potenciales agentes infecciosos, no son concluyentes.

Clasificación del Cáncer de Próstata

Es importante conocer la etapa del cáncer, ya que es una forma de saber dónde se encuentra o si se ha diseminado a otros órganos. Para saber la estadificación del cáncer de próstata, los médicos deben realizar todas las pruebas que confirmen el diagnóstico. Esto ayuda a decidir qué tratamiento es mejor y predecir el pronóstico del paciente. El sistema utilizado para estadificar el cáncer es el TNM (Tumor/ Nódulos/ Metástasis), clasificación que toma en cuenta el tamaño del tumor, ganglios linfáticos implicados y si hay afectación de varios órganos.

Hay dos tipos de determinación del estadío del cáncer de próstata:

  • Estadío clínico: se basa en exámenes que se realizaron antes de la cirugía, incluyendo biopsias, radiografías, TAC o RMN y gammagrafías óseas. Estas se recomiendan según los niveles de PSA en sangre, el tamaño, volumen del tumor y su estadío clínico.
  • Estadío patológico: Toma en cuenta los hallazgos durante la cirugía y los resultados de los exámenes de laboratorio, así como los resultados histopatológicos. Generalmente, la cirugía incluye la extirpación total de la glándula y de algunos ganglios linfáticos.

Puntuación de Gleason para la Escala del Cáncer de Próstata

Todas las muestras de biopsia deben ser examinadas bajo el microscopio por un patólogo experimentado. Si la prueba es positiva para la presencia de tejido canceroso, entonces el patólogo deber hacer la clasificación del cáncer.

Este sistema de clasificación va del 2 al 10. Cuanto mayor es el número, más anormales son los tejidos. Las puntuaciones Gleason 5 se utilizan cuando el cáncer se ha detectado por biopsia. La puntuación más baja es la 6, que es la designada para indicar cáncer de bajo grado; una puntuación 7 indica un cáncer de grado medio, y una puntuación 8, 9 ó 10 es el grado más alto.

Signos y Síntomas del Cáncer de Próstata

En las primeras etapas del cáncer de próstata, por lo general, no se desarrollan síntomas. A la mayoría de los hombres que se les detecta la enfermedad, en estas etapas, ha sido un hallazgo ocasional, bien sea por examen de rutina o resultados en alguna prueba de laboratorio. Cuando la enfermedad avanza y comienzan los síntomas, es importante identificarlos a tiempo:

  • Si hay poliuria, la persona orina con mayor frecuencia.
  • Nicturia o aumento de la frecuencia urinaria durante la noche.
  • Dificultad para la micción.
  • Presencia de sangre en la orina.
  • Ardor al orinar.
  • Eyaculación dolorosa.
  • Incapacidad de tener o mantener una erección (es un síntoma muy frecuente).
  • Dolor óseo, sobre todo a nivel de la columna vertebral, pelvis o costillas.
  • Dolor en la parte proximal del fémur.
  • Debilidad en miembros inferiores, como consecuencia de una diseminación del cáncer hacia la columna vertebral, produciendo compresión de la médula espinal.
  • Incontinencia urinaria o fecal.

¿Cuándo Acudir al Médico?

Es importante que acudas a un especialista si notas la presencia de los síntomas anteriores. En este sentido, discutir con tu médico sobre los posibles riesgos, es una tarea fundamental para decidir el curso de tu tratamiento, o en su defecto, descartar la enfermedad. Algunas de las preguntas que puedes hacerle a tu médico, podrían ser:

  • ¿Tengo cáncer de próstata?
  • ¿Qué tan grande es mi próstata?
  • ¿Mi cáncer se ha extendido más allá de la próstata?
  • ¿Cuál es mi puntuación de Gleason?
  • ¿Necesitaré otras pruebas?
  • ¿Cuáles son las mejores opciones de tratamiento?
  • ¿El tratamiento de mi cáncer debe ser inmediato o debo esperar?
  • ¿Dónde puedo hallar información relacionada a la enfermedad o grupos de apoyo?

Diagnóstico del Cáncer de Próstata

A pesar de la lenta evolución de la enfermedad y los síntomas tardíos, el cáncer de próstata se puede detectar a tiempo mediante la exploración clínica, a través de un examen rectal. El examen consiste en que el médico introduce, mediante un guante lubricado, un dedo en el recto para detectar alguna irregularidad (dureza o hinchazón de la glándula).

Una prueba de sangre para la determinación del PSA puede ser útil en el diagnóstico de los cánceres silenciosos.

Un examen de orina puede ayudar a identificar la causa, si se asocia a infección, o por la presencia de marcadores tumorales.

La ecografía transrectal es un estudio de imagen seguro, que ayuda a detectar tumores en la próstata. Es una prueba que se realiza en la consulta médica y toma unos 20 minutos. Es un método muy sensible (97%), con una especificidad del 82%. A pesar de ello, tiene una alta tasa de falsos positivos y es muy costosa.

La biopsia de próstata es el método más específico para confirmar el diagnóstico, que consiste en la inserción de una aguja en la próstata para extraer una muestra de tejido y analizar el origen de su celularidad.

Tratamiento del Cáncer de Próstata

El tratamiento del cáncer de próstata depende de diversos factores, siendo el más importante, determinar la velocidad de crecimiento del cáncer y la diseminación hacia otros órganos. El cáncer de próstata diagnosticado en su estadio inicial, generalmente no requiere de tratamiento inmediato.

Con la revisión física periódica del paciente, la realización de PSA o biopsia, es posible tener un buen control y seguimiento de la enfermedad.

Esta vigilancia activa es una buena opción para el manejo del cáncer que no está causando síntomas. Aunque, no es la mejor opción, ya que solo da seguimiento a la enfermedad, la cual sigue progresando. El mejor pronóstico lo tiene el cáncer que aún se encuentra confinado a la glándula.

Cirugía

En la cual se lleva a cabo la extirpación completa de la próstata, y de los tejidos a su alrededor. A este procedimiento se le conoce como prostatectomía radical, y en ella se aplican dos procedimientos:

  • Prostatectomía retropúbica: El abordaje se hace a través del abdomen.
  • Prostatectomía perineal: En este procedimiento se realiza una incisión entre el escroto y el ano.

Radioterapia

Este tratamiento se puede combinar con la cirugía y se pueden aplicar dos procedimientos:

  • Tratamiento interno o braquiterapia: Mediante la inserción de semillas radioactivas del tamaño de un grano de arroz en el interior de la próstata. Estas semillas liberan una dosis baja de radiación durante un tiempo prolongado. Eventualmente las semillas dejan de emitir radiación y no necesitan ser removidas.
  • Tratamiento externo: Se utilizan máquinas de radiación, que utilizan energía de alta potencia en forma de rayos X o protones, que se dirigen hacia la región pélvica. Es un tratamiento con duración de seis semanas (5 días por semana).

Terapia Hormonal

La terapia hormonal es un tratamiento que inhibe la producción de testosterona en el hombre, ya que las células del cáncer dependen de la testosterona para crecer.

Dentro del tratamiento, se incluye el uso de medicamentos como los agonistas de la hormona liberadora de la hormona luteinizante, entre ellos los más comercializados son Lupron, Eligard, Zoladex y Vantas. También existen los medicamentos antiandrogénicos que impiden la entrada de testosterona en las células cancerígenas (Casodex, Flutamide, Nilandron).

Complicaciones

Dentro de las posibles complicaciones del cáncer de próstata se encuentran:

Metástasis: El cáncer tiene la capacidad de diseminarse hacia los ganglios linfáticos y hacia el torrente circulatorio, de forma que puede afectar otras partes del cuerpo, e incluso se puede diseminar hasta el hueso (con presencia de dolor y fracturas que no pueden explicarse por otras causas).

Incontinencia: Cuando el cáncer se disemina hacia el aparato urinario, puede cursar con disfunción eréctil.

Riesgo metabólico: El riesgo de morir de cáncer de próstata es mayor en hombres obesos con presión arterial elevada y con altos niveles de azúcar en sangre.

Te invitamos a que compartas esta información con tus familiares, amigos y redes sociales, debido a su gran importancia.

Hasta pronto.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here