Cómo hacer leche dorada o té de cúrcuma en 5 minutos

Aunque en el occidente se conocen los beneficios de las infusiones a base de hierbabuena, té verde u otras plantas, aún se ignora sobre las propiedades benéficas de la cúrcuma, especia proveniente de la India.

La planta se caracteriza por un fuerte olor y color brillante. Es empleada para condimentar los alimentos y para elaborar con leche un té “dorado”, usado desde hace décadas por la medicina oriental para tratar dolencias.

Para ganar sus propiedades curativas se debe preparar en té o en leche dorada, sobre todo añadiéndole pimienta pues esta aumenta la biodisponibilidad de la curcumina, ingrediente activo de la cúrcuma. Cocinarla como condimento no servirá para ello.

La canela, el jengibre y los clavitos, le darán mejor sabor a la leche dorada.

¿Por qué tomar la leche dorada o leche de cúrcuma?

La leche de cúrcuma promueve una sana digestión, potencia el sistema inmunológico contra enfermedades respiratorias, protege al hígado y según investigaciones recientes, previene algunos tipos de cáncer como el de próstata.

Se cree con base a experiencias personales que una taza de leche dorada antes de dormir favorece a la relajación y a conciliar el sueño rápidamente.

La cúrcuma también suma propiedades antioxidantes que se potencializan al ser bebidas con leche entera caliente y con otras especias como el jengibre y la pimienta, porque con el lácteo y la piperina del fruto se hace más fácil de metabolizar.

Aunque se conocen varias maneras para elaborar tu propia leche dorada, hay tres ingredientes básicos que no pueden faltar: la cúrcuma, la grasa y la pimienta.

Lee nuestra guía sobre las 12 razones para empezar a tomar leche dorada o leche de Cúrcuma y cómo prepararla

La cúrcuma

Puedes usarla en polvo que es la raíz seca y molida de la cúrcuma o emplearla fresca machacada. Esta última suele ser difícil de hallar fuera de temporada y en algunos países.

La curcumina es el ingrediente activo de la cúrcuma, molécula responsable de sus beneficios a la salud. Aunque hasta ahora no se conoce una sobredosis de esta, lo mejor será no consumirla sola ni en exceso porque podría causas malestar estomacal.

Leche entera o leche de almendras

El té de cúrcuma o leche dorada se elabora con base de leche entera para que la curcumina pueda ligarse con la grasa y resulte más fácil de metabolizar por el cuerpo.

Cualquier tipo de leche vegetal como de soya, almendras o arroz, siempre que le añadas una cucharadita de alguna grasa saludable como mantequilla orgánica o aceite de coco extra virgen, servirá como alternativa si se eres intolerante a la lactosa o no te gusta la leche.

Pimienta

Un problema con la curcumina es su pobre biodisponibilidad, esto es la cantidad real de la sustancia que el cuerpo puede aprovechar tras ingresar al sistema digestivo. Antes de que la cúrcuma llegue al intestino delgado donde puede absorberse, mucha de ella ya se habrá perdido o desintegrado.

La biodisponibilidad de la curcumina aumenta cuando se combina con pimienta, pues esta suma piperina. Es como si la pimienta la protegiera en su camino por el cuerpo. Una pizca de este fruto siempre es imprescindible en tu leche dorada.

Con estos ingredientes y orientaciones podrás hacer tus recetas y combinaciones hasta hallar la mezcla ideal.

Lee nuestra guía sobre los 12 usos prácticos de la cúrcuma

Receta de té de cúrcuma: ¿cómo hacer leche dorada?

La siguiente es una receta fácil y rápida de hacer para tomar leche dorada en menos de 10 minutos.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Calorías por porción: 120 calorías

Ingredientes

  • 1 pizca de nuez moscada
  • ½ cucharada de canela en polvo
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo
  • 2 cucharadas de miel de abeja para endulzar
  • 1 cucharada de jengibre rallada o finamente picada
  • 1 pizca de pimienta negra, preferiblemente recién molida
  • 2 tazas de leche. Puede ser de almendras, coco o vaca. Es necesario que tenga un buen porcentaje de grasa para que la curcumina sea absorbida

Instrucciones

Agrega la leche y el resto de los ingredientes en una licuadora. Mezcla muy bien. Coloca el contenido en una olla pequeña y caliéntala a fuego lento hasta que comience a soltar hervor.

Apaga la lumbre y sirve en una taza inmediatamente después de las primeras burbujas. Ingiere la leche dorada lo más caliente que puedas porque el calor favorece a liberar las propiedades de la cúrcuma y del jengibre.

Abajo un video de cómo preparar la leche de cúrcuma:

Trucos para hacer leche de cúrcuma instantánea

Si no tienes tiempo o no quieres mezclar los ingredientes cada vez que prepares tu té, deja lista una mezcla de las especias y añade la leche caliente cada vez que se te antoje.

Opción 1: mezcla seca para té de cúrcuma

Esta receta rinde aproximadamente 20 tazas y solo tienes que almacenarla en un lugar fresco y seco, como la despensa.

Ingredientes

  • ¼ taza de canela en polvo
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • ½ taza de raíz de cúrcuma en polvo
  • 3 cucharadas de polvo de jengibre
  • 2 cucharadas de pimienta negra molida

Revuelve bien los polvos antes de almacenar. Se volverá a mezclar el frasco cada vez que uses el contenido porque algunos polvos son más pesados que otros.

Opción 2: pasta para preparar leche dorada

Variante en pasta para preparar leche dorada. Se almacenará preferiblemente en el refrigerador.

Ingredientes

  • ½ taza de agua
  • 1 rama de canela
  • 1 raíz pequeña de jengibre
  • ½ taza de polvo de raíz de cúrcuma
  • 1 ½ cucharada de pimienta negra molida
  • 5 cucharadas de aceite de coco extra virgen prensado en frío

Instrucciones

Combina en una sartén antiadherente el polvo de cúrcuma con el agua y la pimienta, hasta que formen una pasta espesa. Cocina durante 7 o 10 minutos y retira del fuego.

Agrega el aceite de coco lentamente mientras revuelves con un tenedor para integrar la mezcla. Déjala enfriar y ponla en el procesador de alimentos junto con la raíz pelada de jengibre y la rama de canela. Muele hasta que quede perfectamente homogénea.

Almacena en un frasco de vidrio e ingresa la pasta en el refrigerador. Para preparar una taza de leche de cúrcuma necesitas media cucharada por cada taza de leche caliente. Puedes agregar vainilla y endulzar con miel.

Preguntas frecuentes sobre la leche de cúrcuma

La popularidad de esta receta ha hecho que las personas que la elaboran tengan dudas sobre su efectividad y frecuencia de consumo.

La siguiente es una lista de preguntas y respuestas más comunes sobre el té de cúrcuma.

¿Puedo hacer leche de cúrcuma con otro tipo de leche?

Sí. Servirá la leche de cualquier tipo de nuez, soya, arroz, avena o de coco. La receta también se puede elaborar con agua siempre que le añadas alguna grasa saludable como aceite de coco.

También se puede hacer el té de cúrcuma con caldo de hueso en vez de leche. Sustituye el lácteo por una taza de caldo bien caliente y el endulzante por una pizca de sal. Es un excelente aperitivo para las comidas.

¿La cúrcuma puede manchar el vaso de la licuadora?

Sí, si se hace con frecuencia. Posiblemente el vaso de la licuadora, la taza y las aspas ganen un poco de color amarillo brillante. Para evitar la mancha limpia tus utensilios con una pasta de bicarbonato de sodio para eliminar la pigmentación.

¿Dónde conseguir la cúrcuma?

Muchos mercados locales venden cúrcuma de raíz o en polvo. También se halla en tiendas naturistas y por Internet. Solo hay que ordenarlo.

¿Puedo hacer el té de cúrcuma sin pimienta?

No, pues la pimienta es fundamental para el té. Es el ingrediente que permite que el cuerpo metabolice adecuadamente la curcumina. El sabor de la pimienta deja de ser tan fuerte al ser combinada con los otros ingredientes.

¿Es necesario endulzar la leche de cúrcuma?

No realmente. Muchas personas lo toman y disfrutan sin endulzar.

Se sustituirá la miel por algún endulzante sin calorías como estevia si se es diabético o se practica una dieta cetogénica.

¿Puedo de alguna manera integrar la cúrcuma en mi dieta?

Sí, pero la leche de cúrcuma es ideal porque está diseñada para que puedas aprovechar al máximo los beneficios de la planta.

Si no te gusta mucho el té o las bebidas calientes, utiliza los mismos ingredientes más tuétano para hacer un caldo de cúrcuma sabroso y nutritivo.

Hacer una vinagreta con pimienta, aceite de oliva, cúrcuma y una pizca de sal, para aderezar vegetales a la parrilla o marinar un filete de pescado, es un ejemplo de cómo integrar la especia a tus alimentos.

¿Puedo beber leche de cúrcuma embarazada, lactando o con alguna condición médica?

Aunque expertos afirman que es seguro utilizar la cúrcuma como condimento durante el embarazo o la lactancia, lo más responsable será consultar con el médico antes de tomar leche de esta o ingerir otro remedio natural.

No se descarta que la cúrcuma interactúe negativamente con medicamentos, por lo que obligatoriamente se consultará con un médico antes de consumirla. Podría interactuar con anticoagulantes.

¿Los niños pueden consumir leche de cúrcuma?

Sí, siempre que sea en cantidades ajustadas a su edad. Los niños tomarán solo media taza diluida en comparación con lo consumido por los adultos, porque su estómago es más vulnerable a las especias.

Lo más responsable será consultar antes con el pediatra.

¿Cuánto dura la leche de cúrcuma en refrigeración?

La leche de cúrcuma se puede refrigerar por tres o cuatro días. La puedes disfrutar fría o volver a calentar. Lo mejor es que la consumas lo antes posible.

¿Puedo usar raíz fresca de cúrcuma?

Sí, incluso puedes comprar bastantes raíces para secarlas y molerlas en tu hogar.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores conozcan las propiedades benéficas y cómo hacer leche dorada o té de cúrcuma.

 

Ver También: