Cómo Limpiar Tu Cara Con Aceite De Coco

limpiart-tu-cara-con-aceite-de-coco

Muchos de nosotros tenemos preconceptos acerca de ciertos tratamientos faciales y, como podrán imaginarse, no soy la excepción.

Siempre pensé que la gente que se ponía aceite de coco en el rostro (o cualquier producto comestible) estaba desesperada y era un poco rara.

Sin embargo, debo admitir que una vez que dejé esas ideas de lado y me atreví a probar el efecto del aceite de coco en mi piel, no solo el resultado me fascinó sino que, desde ese entonces, he repetido el tratamiento muchas veces y nunca me ha decepcionado.

Por eso mismo, los animo a todos a probar este tratamiento natural que los sorprenderá y les ahorrará muchísimo dinero dado que es mucho más económico que las cremas y los tratamientos que suelen publicitar en revistas o en publicidades comerciales.

El resultado favorecedor se debe, en parte, a que al ser completamente natural no sobrecargarás a tu piel con conservantes, aditivos, ni ingredientes sintéticos ni modificados genéticamente.

El método de limpieza facial con aceite de coco es uno de las formas más puras y eficaces de remover las impurezas y suciedad de la piel.

Así que antes de negarte a un tratamiento natural, te recomiendo a que lo pruebes… no perderás mucho y puedes obtener a cambio una piel reluciente y magnífica.

Los Increíbles Beneficios Del Aceite De Coco Que Te Convencerán De Dejar De Comprar Cremas Para La Cara

El aceite de coco se usa desde hace cientos de años como tratamiento tanto en la piel como en el cabello. Su uso era mucho más habitual en Asia, en países como en Tailandia y Filipinas, donde los extranjeros concurrían para comprar ese aceite que todavía era desconocido en el resto del mundo.

El problema con la mayoría de las cremas hidratantes es que están compuestas, principalmente, por agua, por lo cual sentirás que tu piel se hidrata al instante.

Sin embargo, ni bien se seque esa agua, la piel volverá a deshidratarse; lo cual se terminará convirtiendo en un círculo que solo te hará gastar dinero en cremas que solo solucionarán tu problema a corto plazo.

En cambio, el aceite de coco, además de ser completamente natural y no contener ingredientes nocivos ni dañinos para la piel (como aquellos derivados del petróleo) facilitan la eliminación de todas las células muertas que se encuentran en la superficie de la piel y que le dan esa textura seca y rugosa.

También es ideal para utilizarlo en el cuero cabelludo, esparciéndolo desde las raíces hasta las puntas, para hidratar tu cabello y evitar la apariencia grasienta y quebradiza.

Con solo una cucharada de aceite de coco podrás hidratar todo tu cuerpo… tan solo deberás probarlo una vez y notarás la diferencia instantáneamente.

Además, es importante señalar que el aceite de coco también tiene beneficios para tu salud en general, entre los cuales podemos resaltar un sistema inmunitario reforzado, un aumento en el metabolismo basal y también un incremento en las defensas del organismo gracias a sus efectos antivirales, fungicidas y antibacterianos.

El aceite de coco tiene muchísimo más beneficios aparte de ayudarte a limpiar tu rostro.

¿Cómo Limpiar Tu Rostro Con Aceite De Coco Y Que Te Quede Lisa Y Suave?

lavarte-la-cara-con-aceite-de-coco

Tan solo necesitarás tres cosas. En primer lugar, claramente, aceite de coco. Es recomendable utilizar uno que sea orgánico y que no haya sido refinado, para que los resultados sean aun mejores.

También es importante que tengas una toalla limpia y, finalmente, pero no por ello menos importante, necesitarás un rostro y es indispensable que esté dispuesto a lucir radiante.

Una vez que cuentes con todo esto, deberás seguir una serie de sencillos pasos:

1) Pon en la palma de tu mano una cucharadita de aceite de coco virgen.

2) Frota tus manos rápidamente para que el aceite se caliente.

3) Masajea suavemente el aceite en tu cara con pequeños movimientos circulares por, al menos, un minuto.

4) Enjuaga una toalla con agua caliente. Una vez que se encuentre tibia, escurre el excedente de agua y colócala sobre tu cara por 30 segundos.

5) Con delicadeza, retira el aceite de tu rostro.

6) Si consideras que es necesario, repite el paso 4 y 5 otra vez.

7) Párate frente al espejo y admira los maravillosos resultados y beneficios que el aceite de coco tendrá sobre tu rostro.

Algunos Trucos Y Consejos Sobre El Aceite De Coco Para Tener Una Piel Suave Y Hermosa

Primero y principal, si nunca antes usaste aceite de coco, es importante que lo pruebes en una pequeña parte de tu piel y esperar por 3 ó 4 días para evaluar la reacción de tu cuerpo.

La piel de algunas personas tiende a reaccionar mal ante el aceite de coco y puede llegar a sufrir una reacción alérgica o provocar acné debido a la obstrucción de los poros de la piel. Si este fuera el caso, puedes utilizar otro aceite, como el aceite de coco fraccionado, el cual no provocará esa obstrucción de los poros de la piel.

Tampoco deberás alarmarte o sorprenderte si sufres de una pequeña reacción de desintoxicación cuando te limpias el rostro con algún aceite.

Esto ocurre porque todas las impurezas que habían debajo de la piel son traídas a la superficie por el aceite, lo cual puede producir un pequeño brote de granos. Pero no te preocupes, será solo la primera vez y, luego de ello, tendrás una piel suave, mucho más iluminada y limpia.

¿Qué Debes Hacer Antes Y Después De La Limpiar tu Piel?

En la mayoría de los casos, no será necesario que te preocupes siquiera por quitarte el maquillaje antes de utilizar el aceite de coco dado que es un fantástico desmaquillante y funciona, particularmente, con el maquillaje a prueba de agua.

Solo en algunos casos, cuando los cosméticos utilizados son demasiados (en especial, en los ojos), es necesario utilizar toallitas húmedas y desmaquillante para eliminar los cosméticos antes de usar el aceite de coco.

Una vez que ya lo estés aplicando sobre tu rostro, se lo puede extender por toda la cara, incluso los párpados, pero hay que tener mucho cuidado de que no entre en los ojos (a menos, claro está, que quieras ver todo borroso por media hora).

Cuando termines de esparcir por tu cara el aceite de coco, en muchos casos, no necesitarás ponerte ninguna loción hidratante. De hecho, se recomienda dejar de utilizar otras cremas dado que podría recargar a tu piel, lo cual no te favorecerá demasiado.

Incluso si tienes piel seca, primero prueba cómo reacciona solo con el aceite de coco antes de reanudar o continuar usando alguna loción hidratante.

Lo que podría ayudarte es, esporádicamente, limpiar las impurezas de tu piel, ya sea mediante alguna mascarilla facial casera o con una exofiliación. Pero esto no deberá convertirse en una práctica diaria porque, en dicho caso, podría tener el efecto adverso.

Dado que la limpieza de la piel con aceite actúa con intensidad y a un nivel profundo, es recomendable no hacerlo más de una vez al día (de ser posible, en la noche, antes de irse a dormir). Si por la mañana o después del trabajo o de entrenar sientes que tu piel está reseca o que le falta frescura, lo mejor es probar con una máscara con ingredientes naturales que restauren el pH natural de la piel.

¿Qué Tipo De Aceite De Coco Conviene Usar Para Cuidar La Piel?

Para el cuidado de la piel, es preferible utilizar aceite de coco virgen, que no haya sido hidrogenado, blanqueado, desodorizado, ni modificado de cualquier forma y que pertenezca a la primera prensada en frío.

En otras palabras, cuanto más orgánico sea y a menos tratamientos se lo haya sometido, mejor.

Por eso hay que comprobar siempre que tenga una certificación de que es virgen y ecológico.

También es importante evaluar el precinto del envase. Muchos comerciantes compran aceite de coco al por mayor y lo vuelven a envasar para ahorrar costos, pero lo hacen sin tener en cuenta las medidas de seguridad e higiene mínimas. Por ello, lo mejor es  comprar a grandes empresas o a productores orgánicos.

Es importante recordar que, en caso de necesitar almacenarlo, el aceite de coco se solidifica a temperatura ambiente (temperaturas menores a los 23-24 °C).

En cambio, en temperaturas mayores a los 25 °C se volverá líquido, sin que esto modifique de ninguna forma las propiedades del aceite.

Suele indicarse que la fecha de caducidad es de 2 años desde el momento en que se fabricó, pero si se lo conserva en las condiciones adecuadas (lejos de la luz directa del sol, sin contacto con humedad y en un envase opaco) puede llegar a conservarse por decenas de años.

Otros aceites que puedes utilizar

El aceite de coco es solo uno de los tantos aceites que puedes utilizar para limpiar tu rostro e hidratar tu piel.

Así que, si por algún motivo este aceite no te diera resultado, tan solo tendrás que realizar los pasos que describí más arriba pero utilizando el aceite que prefirieras.

De hecho, el tradicional método de limpieza con aceites utiliza una mezcla de diferentes aceites para, de esta forma, aprovechar los beneficios de cada uno de ellos.

Mezclas de aceites

Si quieres realizar una mezcla de aceites para aprovechar y maximizar los beneficios que obtendrás, primero deberás elegir un aceite astringente, es decir, uno que limpie todas las impurezas de tu piel.

Hay dos tipos de aceite que podrás utilizar: por un lado, aceite de castor y, por el otro, aceite de avellanas. Si bien los dos aceites son perfectos para todos los tipos de pieles, se recomienda utilizar aceite de castor en casos de pieles propensas a sufrir de acné.

Una vez que hayas escogido el aceite astringente que quieras utilizar, deberás elegir un aceite que penetre tus poros y que, a la vez, hidrate la piel.  Las opciones más populares son: aceite de jojoba (ideal para todo tipo de pieles y recomendado, en particular, para pieles sensibles), aceite de aguacate o de palta (perfecto para pieles secas), aceite puro de girasol (para pieles mixtas) y aceite de coco (si todavía no lo notaron, es mi preferido).

Ahora, para mezclar los aceites yo intento respetar las siguientes proporciones:

Para pieles grasosas: 30% de aceite astringente y 70% de aceite penetrante.

Para pieles mixtas: 20% de aceite astringente y 80% de aceite penetrante.

Para pieles secas: 5-10% de aceite astringente y 90-95% de aceite penetrante.

Trucos y consejos para mezclar aceites

Primero, es importante que siempre consigas aceites de gran calidad, vírgenes, orgánicos y prensados en frío. Ten en cuenta que estos aceites penetrarán tu piel y, si contuvieran pesticidas u otros elementos nocivos, estos ingresarán en tu organismo.

Si tienes piel sensible, entonces te recomiendo que no uses más de un 10% de aceite astringente, al menos al principio.

Una vez que tu cuerpo se acostumbre, podrás comenzar a aumentar las cantidades, dependiendo siempre de cómo reaccione y se sienta tu piel.

No importa qué tipo de piel tengas, siempre deberás probar el aceite que elijas en una pequeña parte de tu cuerpo primero para comprobar si tu piel reacciona mal a alguno de ellos o si eres alérgica a alguno de sus componentes. Si no lo has comprobado previamente, es mejor que no lo utilices en tu rostro.

Finalmente, si eres un poco perezosa como yo, puedes utilizar solo un aceite penetrante en lugar de realizar una mezcla.

Espero que tras leer este artículo te atrevas a dejar de lado las cremas y comiences a utilizar productos mucho más naturales. Si bien, a veces, pueden requerir un poco más de tiempo (por ejemplo, si decidieras hacer una mezcla de aceites), lo cierto es que tu piel te lo agradecerá y, cuando veas los resultados, no te arrepentirás.

Nunca me cansaré de decir que el aceite de coco es una de las claves para una piel sana, hidratada e iluminada. No hace falta mucho más para que obtengas el resultado que tanto quieres, tan solo un poco de dedicación y cuidados que, una vez que conviertas en hábito, disfrutarás de incorporar en tu rutina.

Ahora, me gustaría saber si te animarás a limpiar tu rostro con aceite de coco. En caso de hacerlo, no te olvides de contarme tu experiencia y los resultados y, si tienes alguna pregunta, tan solo tienes que dejar un comentario y te ayudaré.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here