Como Detener La Diarrea Más Rápido – 8 Consejos [No Te Arriesgues]

Todos hemos tenido alguna vez en nuestra vida un episodio de diarrea, de diferente duración y gravedad.  En este artículo, voy a darte una orientación práctica sobre lo que debes saber o hacer en caso de estos eventos y cuando debes acudir al médico.

Aquí te menciono las medidas paliativas que pueden mejorar la diarrea, hacerte el cuadro más llevadero, mejorar tu hidratación y favorecer la convalecencia:

1. Bebe abundantes líquidos y evita la deshidratación

La primero es cuidar tu hidratación, especialmente si el que tiene diarrea es un niño. Esto se consigue bebiendo mucha agua, ya sea pura o adicionada con electrolitos (sales minerales).

Dentro de los líquidos con mejor acción hidratante está el suero fisiológico, que contiene cloruro de sodio (sal de mesa), o bebidas hidratantes para deportistas, que además de electrolitos contienen glucosa, que aporta energía.

Abajo un video de cómo preparar le suero oral casero:

¿Qué alimentos son recomendables si tienes diarrea y ya puedes comer?

También son recomendables los caldos colados de carne, pollo y verdura.

Es mejor ingerir pequeñas cantidades de líquidos varias veces al día, en vez de grandes cantidades con poca frecuencia. Así, mejoras la tolerancia al líquido y optimizarás la absorción del agua a nivel intestinal.

¿Qué alimentos no debes comer si tienes diarrea?

No son recomendables bebidas deshidratantes, como las que contienen cafeína o alcohol, ya que pueden aumentar la irritación digestiva.

La leche y el queso tampoco son recomendados, por su difícil digestión, dada la gran cantidad de grasas y proteínas que contienen.

¿Por qué se recomienda continuar la alimentación lo más rápido posible?

Se considera que continuar la alimentación unida a la terapia de rehidratación oral, son elementos esenciales en el manejo de la diarrea, puesto que tiene las siguientes ventajas:

  • Disminuye el déficit de proteína y energía que necesita nuestro cuerpo para funcionar.
  • Estimula el funcionamiento del intestino y de las enzimas digestivas.
  • Mejora la consistencia de las evacuaciones.
  • Disminuye el riesgo de desarrollar alteraciones en la anatomía del intestino, asociada con el “reposo del intestino”. (Referencia)

2. Ingerir medicamentos antidiarreicos

Existen medicamentos sin prescripción o receta médica. Dentro de los más naturales y con menos contraindicaciones, se encuentran:

  • El caolín (un tipo de arcilla para hacer porcelana).
  • La pectina (que se encuentra en las frutas).
  • El carbón activado.

Estos productos actúan absorbiendo y neutralizando a los agentes patógenos como virus y bacterias, junto con sus toxinas. Es recomendable suspender su uso una vez que las heces están bien formadas, de lo contrario podrían causar estreñimiento.

Otros fármacos incluyen el subsalicilato de bismuto y la loperamida, que frenan la diarrea en grado variable. Debes ser cauteloso y no abusar al tomar estos dos medicamentos, porque pueden agravar ciertas condiciones infecciosas. No son recomendables en diarreas causadas por antibióticos. No deben tomarlo embarazadas ni niños menores de 6 años (Referencia). Pueden tener efectos tóxicos en el hígado y los riñones.

3. Aplicar una almohadilla térmica en la zona abdominal

Los cólicos intestinales, que causan dolor y retortijones, son aliviados con esta simple y antiquísima práctica, pues el calor ayuda a relajar los músculos de la zona abdominal. No debes usarla a temperatura muy elevada, pues podría ocasionarte quemaduras y agravar el dolor. Este es uno de los mejores remedios caseros para la diarrea y dolor de estómago. Ponte un paño en el abdomen y sobre éste aplica la almohadilla térmica.

4. Ingerir una mezcla de jengibre y miel

Esta remedios casero para la diarrea y dolor de estómago promueve la secreción de jugos gástricos y estimula el proceso digestivo.

El jengibre tiene propiedades comprobadas al estimular la secreción pancreática, aumentando la producción de enzimas que ayudan y favorecen el proceso de la digestión. También es un remedio antidiarreico, ayudando a aumentar la población de bacterias beneficiosas en nuestra flora intestinal y luchar contra microorganismos infecciosos causantes de afecciones intestinales gracias a sus cualidades antibacterianas. Además, ayuda a disminuir el dolor abdominal.

Por su parte, la miel tiene acciones suavizantes y antisépticas sobre la mucosa intestinal.

Esta mezcla se prepara con jengibre en polvo o rallando la raíz de jengibre, y mezclarlo con un poco de miel de abeja.

Otra opción es el té de jengibre, que se prepara con pequeños trozos de jengibre (o también en polvo) hervidos un minuto en agua y endulzados con miel.

Aquí te anexo la receta de como hacer té de jenjibre.

5. Beber infusiones

La manzanilla (camomilla) es una hierba con reconocidas propiedades antiespasmódicas y desinflamatorias de la mucosa intestinal, así como antiflatulenta, que ayuda a reducir la inflamación tracto digestivo y el dolor abdominal.

Puedes preparar la infusión de manzanilla mezclada con menta, una cucharadita de cada una, ponerlas a remojar en agua hirviendo por diez minutos y beberla varias veces al día.

La ingesta de té verde NO esta indicada en casos de diarrea, ya que a pesar de ser baja en sodio, produce la salida de potasio de la célula, pudiendo agravar el cuadro clínico (Referencia).

6. Consumir probióticos: 

Los probióticos son microorganismos vivos que confieren un beneficio a la salud del paciente cuando se los administra en cantidades adecuadas.  Estos son bacterias vivas benéficas que proliferan en el interior del intestino al ser ingeridas, ayudando a equilibrar la flora intestinal, ya que desplazan a las bacterias patógenas y frenan la producción de sus toxinas. (Referencia)

Ciertos probióticos, diferentes para cada patología, han demostrado ser efectivos y beneficiosos en casos de diarrea infecciosa aguda, diarrea asociada a antibióticos, diarrea asociada a Clostridium difficile, pouchitis y erradicación de la infección por Helicobacter pylori (Referencia).

Se pueden consumir en forma capsulas, ampollas, sobres o de forma natural a traves del kéfir o yogur (descremado de preferencia).

7. Seguir la dieta BRAT

Es una dieta basada en alimentos levemente ácidos que producen poca acidez, ya que contienen azúcares simples de fácil metabolización. Por sus siglas en inglés Banana (plátano), Rice (arroz), Apple (puré de manzanas) y Toast (pan tostado).

Esta dieta se puede utilizar a manera de “transición” hacia una dieta “normal”, después de haber presentado vómitos o diarrea, y  su duración debe ser menor a 48 horas.

8. Descansa lo suficiente y relájate

El estrés estimula los procesos inflamatorios y los movimientos intestinales, favoreciendo la evacuación acelerada. Y la diarrea, al igual que cualquier otro cuadro clínico, requiere de un adecuado descanso que favorezca la capacidad autoreparadora del organismo.

A considerar:

Una vez que la diarrea se ha detenido, hay que mantener los cuidados por unas 48 horas, evitando alimentos picantes o muy condimentados, bebidas alcohólicas, lácteos, grasas, cítricos y las frutas crudas e incluir paulatinamente los alimentos según la tolerancia.

 

¿En qué casos un adulto debe consultar un médico?

  • Si la diarrea dura más de 48 horas.
  • Si sufres de deshidratación, que se manifiesta con sed excesiva, orina escasa o nula, mareos, debilidad extrema, orina de color oscuro, boca seca, piel de aspecto seco.
  • Experimentas dolor rectal o abdominal.
  • Existe sangre en las heces, debido a algunas cepas de bacterias toxigénicas.
  • Heces de color negro, puede ser indicativo de sangre digerida proveniente del tracto digestivo superior, ya que algunas infecciones bacterianas producen microhemorragias. Si estás ingiriendo caolín, carbón activado hierro o alimentos como remolacha, la coloración también es negra, pero es normal.
  • Indicale a tu medico que es lo que haz ingerido en los días previos a la aparición de la diarrea.

Si se trata de un niño – ¿cuándo acudir al pediatra?

  • Presentar fiebre sobre 39°C (102°F).
  • No hay mejoría pasadas 24 horas.
  • No ha orinado en más de 3 horas.
  • Heces con sangre o negras.
  • Llora sin lágrimas.
  • Tiene la boca seca.
  • Está anormalmente quieto, somnoliento o no responde.
  • Está especialmente irritable.
  • Tiene hundidos los ojos, mejillas y abdomen.
  •  Su piel no retorna a la normalidad después de ser pellizcada.

¿Es peligrosa la diarrea en adultos?

Podemos decir que la diarrea en adultos, la mayoría de las veces tiene un curso benigno y sus síntomas desaparecen dentro de las primeras 48 horas. Su tratamiento es una simple restricción de alimentos y rehidratación oral con abundantes líquidos y electrolitos, en la comodidad del hogar.

¿Es peligrosa la diarrea en niños?

Según la Organización Mundial de la Salud, para este año, las enfermedades diarreicas son la segunda mayor causa de muerte de niños menores de cinco años; pudiendo ser enfermedades prevenibles y tratables. Es por esto que en el caso de los niños hay que ser más cautos, pues se deshidratan con facilidad. (Referencia)

Una vez superada la diarrea, se retomará la ingesta de alimentos de forma gradual, ingiriendo purés y sopas de fácil digestión, en pequeños volúmenes y frutas cocidas o en compotas.

¿Qué complicaciones puede traer la diarrea?

Si la diarrea no es muy intensa, con una adecuada hidratación, descanso y cuidados generales, no representa mayores riesgos. Pero si es muy abundante, se prolonga mucho tiempo y se complica con vómitos, puede causar deshidratación que puede llegar a ser severa, poniendo en riesgo la vida del paciente. Una deshidratación intensa sin tratamiento médico, puede producir baja tensión arterial, paro cardiorespiratorio y muerte.

¿Se puede prevenir la diarrea?

Puedes evitar la diarrea aguda infecciosa siguiendo estas medidas:

  • Lávate las manos antes y después de ir al baño, después de cambiar pañales, sacar la basura o tocar cualquier objeto o animal potencialmente contaminado.
  • Cuida los alimentos que comes, verifica su procedencia y medidas de traslado.
  • Lava y desinfecta bien las frutas y vegetales antes de consumirlos, especialmente verduras de hojas rastreras.
  • Lava y cocina muy bien los huevos, carnes, mariscos y crustáceos antes de comerlos.
  • Mantén las superficies y utensilios de cocina en perfectas condiciones de higiene, y fuera del alcance de los insectos.
  • Mantén en refrigeración los alimentos que requieren bajas temperaturas.
  • Verifica la fecha de vencimiento de los comestibles, en especial lácteos y enlatados en general.
  • No compres o consumas alimentos en lugares de dudosa calidad higiénica.
  • No bebas agua de fuentes sospechosas o que no han tenido estudios bromatológicos que constaten su seguridad. Alternativamente, la puedes potabilizar agregando unas pocas gotas de cloro (hipoclorito de sodio).

¿Qué es la diarrea?

Se define como la presencia de 3 o más deposiciones acuosas, disminuidas de consistencia, en las 24 horas previas (Referencia).

La diarrea suele ser un síntoma de una infección del tracto digestivo, que puede estar ocasionada por diversos organismos: bacterias, vírus y parásitos. La infección se transmite por alimentos o agua de consumo contaminados, o bien de una persona a otra como resultado de una higiene deficiente.

¿Cuánto dura una diarrea?

En cuanto a la duración, la mayoría desaparece en unas pocas horas o puede prolongarse por días o semanas. No es una enfermedad, es un síntoma que forma parte del cuadro clínico de alguna patología, que la mayoría de las veces no llega a diagnosticarse con certeza. Puede manifestarse en compañia de otros síntomas como fiebre, intolerancia a los alimentos, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

¿Qué tipos de diarrea hay?

Según la duración de la diarrea, ésta puede ser: Aguda, cuando los síntomas duran menos de 14 días o dos semanas. Persistente: entre 15 y 30 días. Crónica: más de 30 días. (Referencia)

En la diarrea aguda las infecciones son la causa más común; en la persistente generalmente la causa comienza a ser de tipo infecciosa y luego existe daño a la estructura intestinal que hace que persista el síntoma; y con respecto a la diarrea crónica se puede tratar de alteraciones genéticas o metabólicas.

¿Qué te puede causar diarrea?

La diarrea es un mecanismo que utiliza nuestro cuerpo como defensa a:

  • Ingreso de agentes patógenos al aparato digestivo.
  • Fármacos.
  • Sustancias difíciles de digerir.
  • Alteración de la flora intestinal ocasionada por fármacos o alimentos.
  • Patologías en otros órganos o sistemas.

Estos agentes aumentan el tránsito intestinal, ocasionado que los alimentos sean evacuados con una consistencia liquida y frecuente, debido a que la velocidad con que son procesados, no permite que se absorba el agua de manera regular.

¿Cuáles bacterias causan la diarrea?

Según la Organización Mundial de Gastroenterología, la causa más frecuente de las diarreas agudas son las infecciones bacterianas tipo:

  • Escherichia coli
  • Campylobacter
  • Shigella
  • Vibrio cholerae
  • Salmonellas, entre las más comunes

¿Cuáles parásitos causan la diarrea?

Parásitos como Cryptosporidium parvum, Giardia intestinalis, Entamoeba histolytica y Cyclospora cayetanensis que contaminan el agua y los alimentos que ingerimos.

¿Cuáles virus causan la diarrea?

En cuanto a los virus el Rotavirus y Adenovirus estan dentro de las primeras causas.

Las diarreas infecciosas de origen viral (gastroenteritis vírica) son más frecuentes, tanto en adultos como en niños.

En los adultos tienen un curso sin complicaciones y desaparecen a los pocos días. En los niños, especialmente de corta edad, cualquier tipo de diarrea puede ser de gravedad, ya que son muy susceptibles a la deshidratación. Entre las diarreas virales, una de las más graves es la causada por Rotavirus, que afecta mayormente a menores de tres años, pudiendo causar deshidratación grave y muerte, si no reciben atención médica oportuna (Referencia)

¿Qué tipos de medicamentos pueden causar diarrea?

Las diarreas no infecciosas por fármacos, pueden ser ocasionadas por antibióticos de amplio espectro, como amoxicilina/ácido clavulánico. Los pacientes con Diarrea asociada a antibioticos o DAA se caracterizan por tener una alta frecuencia de otras enfermedades severas y estancias hospitalarias prolongadas (Referencia).

Además se ha demostrado que existe asociación entre la aparición de  diarrea con el consumo de protectores gástricos de forma prolongada, sin embargo, esto esta aún por confirmarse.

¿Qué enfermedades del tracto digestivo pueden causar diarrea?

Existen enfermedades del aparato digestivo que cursan con diarrea, como la celiaquía o síndromes de mala absorción en general, y también por enfermedades de otros órganos, como el hipertiroidismo (Referencia).

Si te ha parecido interesante este artículo, por favor, déjanos tus comentarios y comparte esta valiosa información con tus amistades.

Referencias: 

  1. Farthing, M., Salam, M., et al. Diarrea aguda en adultos y niños: una perspectiva mundial. Organización Mundial de Gastroenterología.  Febrero 2012. Disponible en: http://www.worldgastroenterology.org/UserFiles/file/guidelines/acute-diarrhea-spanish-2012.pdf.
  2. Organización mundial de la salud. Diarrea. 2018. [Consultado 20 de septiembre 2018]. Disponible en: http://www.who.int/topics/diarrhoea/es/
  3. Díaz, J., Madera, M., Pérez, Y., et al. Generalidades en diarrea aguda. Arch Venez Puer Ped; (72), 4 Caracas dic. 2009. Disponible en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-z6492009000400007
  4. Román, E., Barrio, J., López, M. Diarrea aguda. Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica SEGHNP-AEP. [Consultado 20 de septiembre 2018]. Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/diarrea_ag.pdf
  5. Fragoso, T. Diarrea funcional como causa de diarrea crónica. Rev Cubana Med Gen Integr; (26), 4. oct.-dic. 2010. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252010000400013
  6. Rodríguez, A., Muñoz, O., Pulido, J., et al. Antibiotic-associated diarrhea: Clinical characteristics and the presence of Clostridium difficile. Rev Gastroenterol Mex. 2017 Apr – Jun;82(2):129-133. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28318702
  7. Schmulson, M., Frati, A. Bowel symptoms in patients that receive proton pump inhibitors. Results of a multicenter survey in Mexico. Rev Gastroenterol Mex. 2018 Apr 17. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29678362
  8. Zea, A., Ochoa, T. Diarrea y micronutrientes. Rev Med Hered; (24),1 ene. 2013. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?pid=S1018-130X2013000100011&script=sci_arttext
  9. Instituto nacional de tecnología agropecuaria. Revista de investigaciones agropecuarias. Argentina. [Consultado 20 de septiembre 2018]. Disponible en: http://ria.inta.gob.ar/?p=7290.
  10. Figueroa, O., Vásquez, M., Noguera, D., Villalobos, D. Alimentación del paciente con diarrea aguda. Arch Venez Puer Ped; (77),1. marzo 2014. Disponible en:  http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06492014000100008
  11. Salazar, A. Tratamiento de Diarrea aguda en adultos y niños. Criterios Técnicos y Recomendaciones Basadas en Evidencia para la Construcción de Guías de Práctica Clínica para el Primer y Segundo Nivel de Atención. Agosto, 2005. Disponible en: http://www.bvsde.paho.org/texcom/colera/diarreaCR.pdf.
  12. Guarner, F., Khan, A., Garisch, J., et al. Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y prebióticos. Octubre 2011. Disponible en: http://www.worldgastroenterology.org/UserFiles/file/guidelines/probiotics-spanish-2011.pdf
  13. Domingo, S. Revisión del papel de los probióticos en las enfermedades gastrointestinales en adultos. Gastroenterol Hepatol. 2017 de junio a julio; 40 (6): 417-429. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28185664
  14. Alarcón, P., Alarcón, J. Manejo de la Diarrea aguda en lactantes y niños. Revista de Gastroenterología del Perú- Volumen 17, Suplemento Nº1 1997. Disponible en: http://sisbib.unmsm.edu.pe/BVRevistas/gastro/vol_17s1/manejo_diarrea_aguda.htm