¿Cómo saber si un huevo está fresco y es seguro?

Los huevos son esenciales en la cocina, pero no puedes saber si están frescos con solo mirarlos por encima.

La buena noticia es que existen varios métodos bastante simples para poner a prueba la frescura de cualquier huevo y sin necesidad de romperlo.

Cómo Revisar La Frescura De Tus Huevos

Aquellos que manufacturan huevos, suelen colocar fechas de véndase antes de en el cartón, a pesar de que estas fechas no son precisas.

Así compres huevos en un supermercado local o de un productor rural, todo lo que necesitas para revisar rápidamente la frescura de un huevo es un tazón con agua.

Llena un tazón hondo, una olla o un vaso alto con suficiente agua para colocar el huevo:

  • Si el huevo se hunde en la posición en que lo colocaste, la cámara de aire dentro de la cáscara sigue siendo pequeña y por lo tanto aún está bastante fresco.
  • Si el huevo gira del lado del fondo hacia arriba, la cámara de aire ha crecido y por lo tanto no está tan fresco. Probablemente tiene entre una y tres semanas de viejo, lo que indica que está perfectamente apto para comer.
  • Si el huevo flota, probablemente esté malo y lo mejor es desecharlo.

Lee también nuestra guía sobre los huevos y el colesterol: ¿Cuántos huevos puedes comer de forma segura?

¿Cómo Funciona Este Método?

Dentro de cada huevo hay una delgada membrana, y entre la membrana y la cáscara hay una pequeña cámara de aire.

Esta bolsa de aire va creciendo a medida que el huevo se va poniendo viejo, por lo que un huevo con buena frescura tendrá una cámara de aire mucho más pequeña que un huevo viejo.

Cuando colocas un huevo en agua, la cámara de aire afecta su capacidad para flotar. Mientras la bolsa de aire es más grande, más flotabilidad tendrá el huevo y así sabrás que tan vejo es.

Es ciencia casera que puedes usar en tu cocina.

Síntomas De Un Huevo Malo Y Resquebrajado

También puedes determinar si un huevo está malo después de haberlo sacado de su cáscara:

  • Un huevo bastante fresco tendrá una clara bastante espesa y no se esparcirá demasiado. La yema sobresaldrá claramente y tendrá una buena forma cupular y redonda.
  • Si la clara del huevo no se ve tan espesa y se esparce, probablemente ya haya pasado su punto de mejor frescura.
  • Una yema plana o que se rompe muy fácilmente, es un buen indicador de que el huevo está viejo.
  • La clara de un huevo muy fresco se verá blanquecina. Una clara de huevo muy transparente, denota que se trata de un huevo viejo, pero no necesariamente que no se puede comer.
  • Si notas alguna decoloración en la clara de tus huevos, alguna mancha de color rosado, azul o verde, lo mejor es tirarlos, debido a que puede ser un síntoma de crecimiento de bacterias o de moho.
  • Si la cáscara se ha resquebrajado o se ve polvorienta, puede tratarse de un síntoma de influencia del moho, una de las causas principales de su descomposición.
  • De todas maneras, cuando tengas dudas, dale una buena olfateada al huevo. El olor de un huevo podrido es inconfundible y debería hacerse evidente después de haberlo roto. Si huele mal, no lo comas.
  • Un método final, quizás más complicado, es ponerlos a contraluz. En una habitación oscura, utiliza una fuente de luz brillante para ver a través de tus huevos.
    Los huevos frescos suelen tener una cámara de aire muy pequeña, que mide unos 3 milímetros. Los huevos frescos se transparentan con más facilidad en el medio y los que ya no están frescos, o están malos, suelen transparentarse en los extremos.

Lee también nuestra guía sobre las 7 propiedades del huevo

Escoger Y Guardar Tus Huevos

Ahora que sabes cómo comprobar la frescura de tus huevos, es momento de leer algunos consejos para comprarlos y guardarlos:

  • Los huevos tipo AA son los mejores del mercado. Suelen costar más, pero son la mejor opción, debido a su alta calidad y su mayor tiempo de vida en la despensa.
  • Los huevos pasteurizados pasan un proceso de destrucción de bacterias que consiste en sumergir los huevos en un baño de agua a temperaturas controladas por una cantidad específica de tiempo y pueden utilizarse en recetas que requieran huevos crudos.
  • Guarda los huevos en el refrigerador en su cartón original. Siempre es mejor colocar la punta más pequeña al fondo, así que puedes empezar a hacer el hábito de voltear tus huevos cada vez que lleves un nuevo cartón a tu casa.
  • Los huevos con una semana de viejos o un poco más, son más fáciles de pelar que los huevos frescos al cocinarse en su cáscara. Esto los convierte en los mejores candidatos para hacer huevos hervidos.
  • Para mantener los huevos hervidos lo más frescos posibles, lo mejor es dejarlos en su cáscara hasta que los vayas a consumir.

Los huevos pueden ser portadoras de bacterias capaces de producir enfermedades graves como la salmonela, pero este tipo de problemas no se pueden determinar a simple vista.

Procura cocinarlos muy bien, a una temperatura segura y, en caso de consumirlos crudos, asegúrate de haberlos comprado de una fuente de confianza.

¿Tienes otro método para determinar la frescura de los huevos? Compártela.

Hasta la vista.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here