Cómo preparar la crema antiinflamatoria de cúrcuma, zanahoria y jengibre

Esta cremosa, deliciosa y nutritiva crema rebosa de sabor y vitaminas.

Una crema fácil de hacer, poderosa y baja en calorías

Uno de los secretos de esta receta es que buena parte del trabajo lo hace el horno, por lo cual no tendrás que estar pendiente de la estufa.

Los 3 ingredientes básicos son zanahoria, jengibre y cúrcuma, por lo que la preparación es una bomba de nutrientes con vigorisos atributos para la salud.

Beneficios de la crema antiinflamatoria

La zanahoria contiene vitaminas A, C, D y E, así como minerales (sodio, potasio, fósforo), todo con un bajo valor calórico, por lo que es ideal para los regímenes de pérdida de peso.

Además, por su alto contenido de fibra y otros atributos, ayuda a combatir molestias gastrointestinales como estreñimiento, gases y acidez y proporciona una más rápida sensación de saciedad.

El tallo subterráneo (rizoma) del jengibre es un concentrado de compuestos antiinflamatorios, antioxidantes, digestivos, antisépticos y analgésicos. Adicionalmente, su sabor delicadamente picante le da a esta crema un toque particular.

Beneficios de la cúrcuma

La cúrcuma es una de las especias más apreciadas por la gastronomía hindú, que se obtiene de la raíz de la planta del mismo nombre, siendo ingrediente primordial del curry.

Esta especia es una de las de más poder antiinflamatorio entre todos los productos naturales.

La crema también lleva ajo, que suma sabor y potencia antimicrobiana y antiiflamatoria y leche de coco, rica en vitamina B y otros nutrientes.

En esta preparación, las zanahorias se rostizan en el horno con la cebolla y el ajo, lo que permite fortificar y realzar su sabor naturalmente dulce con un saludable método de cocción.

Consejo del Editor: ¿Quieres saber qué también te ayuda muchísimo para perder peso junto con la cúrcuma? Haz click aquí YA!!! prueba PhenQ y alucinarás con los resultados!, esto junto a la cúrcuma te ayuda a perder a peso, sin efecto rebote y 100% Natural!!

Receta para la crema antiinflamatoria de cúrcuma, zanahoria y jengibre

Utensilios de cocina necesarios

  • Bandeja para hornear
  • Procesador de alimentos
  • Cacerola

Ingredientes

  • 680 gramos de zanahorias (1.5 libras)
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 rizoma de jengibre fresco suficiente para 2 cucharaditas
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 2 tazas de caldo de huesos de pollo
  • 1 taza de leche de coco
  • Sal y pimienta cayena al gusto

Preparación

  • Precalienta el horno a 425 °F (218 °C)
  • Pela las zanahorias, las cebollas y los dientes de ajo
  • Corta las zanahorias en trozos medianos y las cebollas en julianas
  • Pon los 3 ingredientes anteriores en una bandeja grande para hornear, ligeramente engrasada

  • Salpimienta al gusto, rocía con el aceite de oliva y mueve con las manos para que todo quede bien distribuido
  • Hornea por aproximadamente 20 minutos (hasta que las verduras estén caramelizadas y se sientan blandas al tenedor)

  • Retira la bandeja del horno y reserva hasta que se enfríe un poco
  • Pela el rizoma de jengibre con el borde de una cuchara y ralla dos cucharaditas
  • Coloca en el procesador de alimentos o una licuadora el contenido de la bandeja, el jengibre rallado, la cúrcuma y la mitad del caldo de huesos de pollo (una taza)
  • Procesa hasta que la preparación adquiera una textura suave
  • Añade la otra taza de caldo y la leche de coco y procesa hasta que todo quede bien integrado
  • Transfiere la preparación a una cacerola y calienta a fuego medio
  • Apaga el fuego, reposa un par de minutos y sirve. Y ¡buen provecho!

Esta receta alcanza para 4 porciones y su tiempo total de preparación es de 35 minutos.

Mira abajo nuestro video con la receta de la crema de cúrcuma y zanahora de nuestro canal de youtube y no te olvides de compartir este artículo con tus amigas y amigos, para que ellos también puedan preparar la crema y disfrutar de su sabor y beneficios para la salud.