Infección de riñón: causas, síntomas y tratamiento

La infección en los riñones afecta el tracto urinario y es uno de los procesos infecciosos más comunes en el cuerpo. Los niños menores de 2 años, las mujeres y los adultos de más de 60 años, son los más perjudicados.

Para tratar con éxito una condición de estas primero debes precisar de qué se tratan y cuáles son sus síntomas.

 

Lo que debes saber sobre la Infección de Riñón

Las mujeres sufren 3 o 4 veces más infecciones que los hombres porque tienen la uretra mucho más corta y cercana al órgano sexual y al ano, donde hay alta concentración de bacterias.

La infección más común es la cistitis que afecta la vejiga y la uretra, lo que se conoce como tracto urinario inferior.

La infección que daña el tracto urinario superior (uréteres, sistema colector y riñones) se conoce como, pielonefritis. Es la de mayor cuidado.

Si tiene evidencia de casos en los que ambas partes del tracto urinario están infectadas.

Lee nuestra guía sobre el dolor de riñón: Causas y tratamiento

Síntomas de una infección renal

Las infecciones renales son capaces de desarrollarse rápidamente; en un día o solo horas. Sus síntomas más frecuentes son:

  • Diarrea
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Temblores
  • Dolor en la espalda, en el costado o en la ingle

Los síntomas suelen agravarse con la orina.

Infección en la vejiga

Las señales de una infección en la vejiga son:

  • Orina maloliente
  • Frecuentes micciones
  • Ardor o escozor al orinar
  • Orina sanguinolenta o turbia
  • Dolor en el área inferior del abdomen
  • Incapacidad para expulsar toda la orina

Lee nuestra guía sobre los síntomas de la infección urinaria

Causas comunes de la Infección del Riñón

Las bacterias que causan la infección renal ingresan principalmente al cuerpo por la uretra; pasan a la vejiga donde se reproducen y con ello desencadenan el proceso infeccioso.

Estos microorganismos también pueden ingresar por el ano, pasando al colon y eventualmente, al sistema renal.

Las siguientes son las causas más comunes de infección renal.

Higiene del inodoro

Un inodoro desaseado es un medio ambiente idóneo para el desarrollo de bacterias que causan infecciones renales y otras afecciones.

Estas pueden hallarse en la tapa y entrar al cuerpo por contacto con los genitales. También al tocar la zona anal cuando se está realizando la limpieza.

Los médicos recomiendan a las mujeres limpiarse el ano de adelante hacia atrás para reducir las posibilidades del contagio bacteriano.

Catéter urinario

Una sonda o catéter urinario es un tubo que se inserta en la vejiga para extraer la orina. Cuando se deja por mucho tiempo las bacterias proliferarán en su interior hasta provocar una infección renal.

Cálculos renales

Las piedras renales pueden obstruir las vías urinarias afectando la normal expulsión del orine. Las bacterias proliferarán en la orina estancada produciendo eventualmente una infección.

Lee nuestra guía sobre los síntomas de cálculos renales: Evita complicaciones

Agrandamiento de la próstata

La hiperplasia prostática benigna ralentiza el proceso de expulsión de la orina, creando condiciones favorables para la multiplicación bacteriana, que desencadena las infecciones renales.

El agrandamiento de la próstata no tratado puede conducir también a una insuficiencia renal.

Relaciones sexuales

Con las relaciones sexuales, particularmente las riesgosas, también se ganan diversas infecciones, incluyendo las renales.

Las mujeres sufren más esta causa de infección porque reciben del pene todo el depósito de bacterias, en el interior de la vagina.

Es importante que orinen poco después del acto sexual para expulsar la mayor cantidad de agentes patógenos, que pudieran haber ingresado al cuerpo.

Sistema inmunológico debilitado

Un débil sistema inmunológico no podrá combatir los procesos infecciosos del cuerpo, incluyendo los renales.

La bacteria podría entrar al organismo por la piel, pasar a la sangre y de allí al sistema renal, donde proliferará más fácilmente si las defensas del cuerpo están disminuidas.

¿Cuándo llamar al médico por una infección de riñon?

Una infección del tracto urinario no tratada oportunamente, se complicará. La atención médica es necesaria en casos de fiebre alta, dolor persistente, sangre en la orina o cambio significativo en el patrón de las micciones.

Lee nuestra guía sobre el dolor de riñón (de costado): Causas, tratamiento y síntomas acompañantes

Diagnóstico de la infección renal

El doctor realizará un examen físico para verificar el estado general de tu salud. Estas pruebas incluyen la evaluación de la temperatura corporal, frecuencia respiratoria, cardíaca y presión arterial.

El médico también revisará potenciales signos de deshidratación y la sensibilidad al tacto en la zona media e inferior de la espalda.

Si se trata de una paciente, el especialista practicará un examen pélvico para confirmar o descartar problemas inflamatorios. A las mujeres en edad fértil se les puede recomendar una prueba de embarazo.

El examen de orina permitirá corroborar la existencia de una infección en el tracto urinario.

Tratamiento de infecciones de riñón

La mayoría de las infecciones renales se atienden en casa con la ingesta de antibióticos orales, si la persona está sana. La condición se supera en pocos días.

El doctor prescribirá un analgésico si la infección causa dolor. Es decisivo estar hidratado para prevenir la fiebre y acelerar la sanación.

También hay síntomas y condiciones médicas preexistentes cuyo mejor tratamiento es la hospitalización. Estas son serias dificultades para orinar, dolores o vómitos severos, tener historial de infección renal y bloqueo en los riñones. Se suman:

  • VIH
  • Diabetes
  • Embarazo
  • Tener 60 o más años
  • Anemia de células falciformes
  • Pacientes en quimioterapia o radioterapia

El médico verificará la efectividad del tratamiento con exámenes de sangre y orina. La hospitalización dura entre 3 y 7 días.

Complicaciones de una infección renal

Si no atiendes rápidamente una infección del tracto urinario correrás el riesgo de ganar las siguientes y delicadas condiciones de salud.

Pielonefritis enfisematosa

Complicación potencialmente mortal. Consiste en una severa infección que destruye rápidamente los tejidos de los riñones.

Un gas tóxico liberado por las bacterias se acumula dentro de cada órgano provocando náuseas, vómitos, fiebre, dolores abdominales y confusión.

Abscesos renales

Formaciones purulentas que pueden desarrollarse en los riñones por el tratamiento tardío o inadecuado de una infección. Pese a ser poco frecuentes, son mortales.

No se descarta que se requiera una cirugía para drenar el pus. Dolor abdominal cada vez más severo, orina sanguinolenta y pérdida de peso, son sus síntomas.

Sepsis o envenenamiento de la sangre

Complicación rara y potencialmente letal.

La bacteria causante de la infección renal se propaga al resto del cuerpo afectando otros tejidos y órganos, provocando una disfunción multiorgánica.

Los pacientes con este problema son ingresados a la unidad de cuidados intensivos.

Prevención de la infección de riñón

Las infecciones del tracto urinario son frecuentemente consecuencia de una infección renal previa no tratada eficientemente.

La principal medida preventiva es mantener la uretra y la vejiga libre de bacterias. Para ello, algunas medidas son:

  • Estar bien hidratado
  • Orinar apenas se tengan ganas. Evitar el retraso de las micciones
  • Lavar los genitales antes y después del acto sexual. Siempre orinar a los pocos minutos
  • Limpiar el ano de adelante hacia atrás para evitar que las bacterias entren al cuerpo por los genitales
  • Comer fibra para favorecer la expulsión de las heces y evitar el estreñimiento que irrita las mucosas interiores, facilitando las infecciones

Conformación del tracto urinario

El tracto urinario está constituido por 4 componentes principales: riñones, uréteres, vejiga y uretra.

Riñones

Dos órganos con forma de habichuela en ambos lados de la columna vertebral, en la parte posterior del abdomen.

Datos básicos

  • Cada riñón de un adulto promedio pesa 160 gramos, aproximadamente, y mide 12 cm de largo por 6 de ancho
  • Los riñones están continuamente filtrando la sangre, separando el agua y los desechos que salen del cuerpo a través de la orina
  • Son responsables del mantenimiento de la homeostasis, del pH corporal, del balance electrolítico y de la osmolaridad de la sangre
  • Son los principales productores de eritropoyetina, hormona que estimula la producción de glóbulos rojos

Si se tienen los cuidados requeridos, es posible vivir con un solo riñón. El pronóstico de vida es parecido al de una persona con sus dos órganos.

En México se realizan anualmente casi 2000 trasplantes de riñón con donadores vivos y cerca de 800 con donantes cadavéricos. (1)

Uréteres

Cada riñón se conecta con la vejiga a través de un tubo llamado, uréter. Tienen una longitud de 25 cm, aproximadamente.

Este conducto lleva la orina desde el riñón hasta la vejiga donde se almacena antes de su expulsión.

Vejiga urinaria

Órgano hueco en la excavación de la pelvis donde se almacena la orina que llega a través de los uréteres.

Datos básicos

  • Tiene forma tetraédrica y esférica cuando está vacía y llena, respectivamente
  • Puede contener entre 200 y 300 cc de orina antes de que se presenten las ganas de orinar
  • Puede expandirse para contener hasta 3 litros de orine en casos extremos de retención

Uretra

Tubo que lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. En varones es un órgano compartido por el aparato urinario y el reproductivo.

Datos básicos

  • Mide 20 cm de largo y pasa por el centro del pene llevando la orina al exterior. También transporta el semen proveniente de las vesículas seminales
  • En mujeres mide 4 cm abriéndose al exterior justo encima de la abertura vaginal

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores también aprendan qué es una infección de riñón, sus causas, cuáles son sus complicaciones y cómo combatirla.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here