Psoriasis: qué es, causas, síntomas y tratamiento

Hechos Interesantes sobre la Psoriasis

  • La psoriasis es una enfermedad crónica autoinmune que cursa con enrojecimiento y descamación de la piel, formando lesiones que pueden afectar entre el 1 y el 90% del cuerpo.
  • La forma más frecuente es la psoriasis en placas.
  • Según el Instituto Nacional de Salud (NIH), la psoriasis afecta al 2,2% de la población estadounidense y a nivel internacional estas cifras son alrededor del 2 al 3%.
  • El factor de riesgo más importante es la predisposición genética, incluyendo los factores ambientales.
  • Puede aparecer a cualquier edad, donde el 15% de los casos inicia en menores de 10 años.
  • Es ligeramente más frecuente en mujeres que en hombres, pero se piensa que los hombres son más propensos a desarrollar la enfermedad ocular.
  • Es más prevalente en personas blancas (2,5%) que afroamericanas (1,3%).
  • No es contagiosa.
  • Los síntomas son muy variables, se manifiesta con placas rojas, descamativas y muy pruriginosas.
  • La piel descamada afecta los codos, rodillas y el cuero cabelludo.
  • Es controlable y puede mejorar con medicamentos, aunque, las recaídas son frecuentes.
  • La psoriasis no tiene cura, no obstante, nuevas terapias están siendo desarrolladas para mejorar su pronóstico.

¿Qué es la Psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica y multifactorial que se produce por una proliferación de queratinocitos a nivel de la epidermis, produciendo placas cutáneas descamativas. Esta descamación se debe a la proliferación excesiva y rápida de las células de la piel.

A su vez, la proliferación de las células se desencadena por productos químicos de tipo inflamatorio, en el que participan los glóbulos blancos especializados (linfocitos).

Es frecuente que la psoriasis afecte la piel de los codos, rodillas y el cuero cabelludo, incluso, puede afectar la región lumbosacra, la línea interglútea y el glande.

En muchas personas es leve y limitada, de tal forma que ni siquiera sospechan que tienen una enfermedad autoinmune. En cambio, otras pueden desarrollar una psoriasis muy grave, afectando toda la superficie corporal.

La psoriasis es una enfermedad crónica incurable. El curso de la misma es fluctuante, pudiendo haber mejoría o empeoramiento periódico. No obstante, puede permanecer en remisión durante años. Otro grupo de personas notan el empeoramiento de sus síntomas en el invierno.

Generalmente, la psoriasis afecta a todas las razas y sexos. Es frecuente ver desde bebés hasta personas mayores con la enfermedad (es posible que sean diagnosticados por primera vez en la adultez temprana). Por otro lado, la calidad de vida de las personas con psoriasis se ve profundamente afectada, debido a la apariencia de la piel en estas condiciones.

Estudios demuestran que la psoriasis predispone al desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes mellitus, hipercolesterolemia (lípidos sanguíneos elevados) y enfermedades cardiovasculares. Esto indica la difícil tarea de controlar la inflamación, y por ello la importancia de hacer un diagnóstico temprano y abordar la enfermedad bajo el mando de un equipo multidisciplinario.

¿Cuáles son las Causas de la Psoriasis?

La psoriasis puede explicarse por una serie de elementos que incluyen la predisposición genética y los factores ambientales, incluyendo el estrés y las infecciones. A pesar de que tiene su origen en una proliferación anormal de las células de la piel, se desconocen las causas.

Los factores ambientales parecen tener una influencia importante, como el estrés, el frío, el trauma, las infecciones, el consumo de alcohol y drogas. Mientras que el calor, la luz solar y el embarazo, parecen ser factores que protegen.

La predisposición genética ha sido fuertemente vinculada con el desarrollo de la psoriasis, ya que es común que se desarrolle en los miembros de una misma familia. En este sentido, la psoriasis se ha asociado a ciertos alelos del antígeno leucocitario humano (HLA), el cual es un rasgo autosómico dominante en muchas familias con psoriasis.

La obesidad es otro factor asociado al desarrollo de psoriasis.

Los factores inmunológicos tienen un papel determinante en el curso de la enfermedad, por el hecho de sugerirla como una enfermedad autoinmune (estudios revelan que altos niveles de TNF-alfa se asocian a lesiones psoriásicas). Dicho esto, la psoriasis es una enfermedad inmunomediada por los linfocitos T, es decir, se relaciona a un exceso en la actividad de los linfocitos T (razón por la que el sistema inmune del individuo ataca a sus propias células, causando un desequilibrio en el control de la inflamación).

¿Qué Factores de Riesgo se Asocian al Desarrollo de la Psoriasis?

  • Historia familiar de psoriasis, es el factor de riesgo más importante.
  • Infecciones virales o bacterianas, como el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).
  • Infecciones respiratorias.
  • Estrés, debido a su influencia sobre el sistema inmune. A mayores niveles de estrés, mayor riesgo de tener psoriasis.
  • Obesidad.
  • Hábito tabáquico, como gatillo para el desarrollo de enfermedades crónicas del sistema respiratorio que conllevan a un compromiso del sistema inmune.

¿Es Común la Psoriasis?

Actualmente, afecta aproximadamente a más de 7,5 millones de personas en Estados Unidos y a más de 125 millones alrededor del mundo. En México cerca de 2 millones de personas padecen psoriasis. (1)

¿Cuáles son los Tipos de Psoriasis?

Aunque la psoriasis es una sola enfermedad, se puede presentar de distintas formas, manifestándose aisladamente o de forma combinada. Frecuentemente, las lesiones en la piel son rojas, abultadas y con escamas blanquecinas que se desprenden con facilidad. Estas lesiones pueden producir dolor, picazón y grietas en la piel (muchas veces cursan con escoriaciones y sangrado producto del rascado excesivo).

Existen distintos tipos de psoriasis, incluyendo la psoriasis en placas o psoriasis vulgar (la forma más común), caracterizada por la aparición de manchas bien delimitadas de piel roja y engrosada en forma de parches.

Otro tipo de psoriasis es la psoriasis guttata o en gotas, es una forma poco frecuente y se caracteriza por pequeñas lesiones puntiformes que aparecen a nivel del tronco y extremidades, o  en el cuero cabelludo. Esta afecta con mayor frecuencia a niños y adolescentes (aparecen después de una infección bacteriana como la faringitis estreptocóccica).

La psoriasis inversa aparece en áreas de pliegue como las axilas, el ombligo, la ingle y los glúteos.

La psoriasis pustular, se puede extender por todo el cuerpo (cuando aparecen en las manos y pies se conoce como psoriasis palmoplantar) y se caracteriza por la aparición de pequeñas ampollas llenas de líquido (pus estéril).

La psoriasis eritrodérmica es una forma inflamatoria donde toda la superficie de la piel se encuentra afectada, produciendo descamación en láminas. Es una forma grave que amerita hospitalización debido al riesgo de hipotermia e infecciones.

Según el área afectada, la psoriasis puede ser:

  • Leve: Afecta menos del 2% de la superficie corporal. Se localiza en zonas como el cuero cabelludo, rodillas, codos, o se manifiesta en forma de “manchas” alrededor de las manos o pies.
  • Moderada: Cuando la extensión de las lesiones ocupan entre el 2 y el 10% de la superficie corporal.
  • Grave: La extensión de las lesiones es completa, superando el 10% de la superficie corporal. En estos casos ocurre un deterioro significativo de la calidad de vida, debido a los riesgos implícitos en su desarrollo.

La psoriasis es una enfermedad compleja y en ocasiones se desarrolla en zonas que son difíciles de tratar, como cuando afecta la piel de las palmas de las manos o plantas de los pies, si afecta la piel debajo de las uñas (produciendo  lesiones indicativas de artritis psoriásica), o lesiones en el cuero cabelludo. Además del picor y lesiones descamativas, puede producir incapacidad funcional, tanto para caminar, como para moverse o sostener objetos.

¿Puede la Psoriasis Afectar mis Articulaciones?

Sí, la psoriasis se relaciona con articulaciones inflamadas en un tercio de los pacientes. Muchas veces, los dolores articulares puede ser el único síntoma presente, sin haber lesiones en la piel. Esta se conoce como artritis psoriásica, donde los pacientes pueden tener inflamación a nivel de cualquier articulación (artritis). Dentro de las articulaciones más afectadas se incluyen las articulaciones de las manos, las rodillas y los tobillos. Es importante saber que la artritis psoriásica es una forma inflamatoria y destructiva que puede tratarse con medicamentos que frenan la progresión de la enfermedad. La edad promedio de aparición de este tipo de artritis es entre los 30 y 40 años de edad. Generalmente, los síntomas a nivel de la piel, ocurren antes de la aparición de la artritis.

¿Puede la Psoriasis Afectar a mis Uñas?

La psoriasis de las uñas es un tipo de psoriasis difícil de tratar, debido a que las opciones de tratamiento son limitadas e incluyen el uso de potentes esteroides tópicos que se aplican en la cutícula, o el uso de medicamentos orales o inyectados para tratar las lesiones que suelen acompañarla.

¿Cuáles son los Signos y Síntomas de la Psoriasis?

Los signos y síntomas varían de persona a persona y pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Lesiones rojas sobre la superficie de la piel, cubierta con escamas de color plateado.
  • Puntos de descamación (comúnmente observada en niños).
  • Piel seca y agrietada, que puede sangrar.
  • Prurito, ardor o dolor en la zona afecta.
  • Articulaciones inflamadas o con rigidez.
  • Engrosamiento de las uñas.

Síntomas de Psoriasis según su Tipo

  • Psoriasis en placas: Es el tipo más común y produce lesiones en placa, secas, elevadas y rojas, cubierta por escamas plateadas. Las placas pueden ser dolorosas o generar prurito intenso. Se forman sobre los codos, las rodillas y el cuero cabelludo. A pesar de que puede aparecer casi en cualquier parte del cuerpo, tiende a desarrollarse sobre las zonas de fricción, rascado o abrasión. Un signo distintivo en el diagnóstico clínico es el signo de Auspitz (punto de sangre en la piel al quitar las pequeñas escamas blanquecinas).
  • Psoriasis en las uñas: La psoriasis puede afectar las uñas de las manos o pies. Las lesiones se caracterizan por la presencia de pequeñas cavidades (depresiones puntiagudas) o separaciones a nivel del lecho ungueal (tiendes a tornarse de color marrón amarillento). A esto se le conoce como onicólisis distal. Básicamente produce un crecimiento anormal y decoloración de las uñas. En casos severos las uñas pueden desmoronarse.
  • Psoriasis del cuero cabelludo: Puede presentarse como una caspa abundante, con escamas secas, con una zona enrojecida alrededor y muy pruriginosa. Es difícil diferenciarla de una dermatitis seborreica (si solo se trata de psoriasis del cuero cabelludo). Es común la formación de escamas o piel muerta a nivel de la raíz del cabello y los hombros después de rascarse.
  • Psoriasis Gotosa: Es un tipo de psoriasis que se desencadena posterior a una infección bacteriana, como la faringitis estreptocócica. Afecta a personas menores de 30 años. Se caracteriza por pequeñas lesiones en forma de gotas a nivel del tronco, brazos, piernas y cuero cabello. Son lesiones que generan prurito y descamación. En ciertos casos puede haber brotes pequeños que desaparecen por sí solos o, por el contrario, repetirse periódicamente, sobre todo ante la presencia de infecciones respiratorias.
  • Psoriasis Inversa: Genera lesiones a nivel de los genitales, especialmente a nivel de la ingle, el glande, pliegue interglúteo, pliegue mamario, el ombligo y la zona axilar. Este tipo produce lesiones o parches lisos de piel enrojecida e inflamada. Es muy común en las personas con sobrepeso y obesidad, debido a la fricción entre la piel y el sudor. En ocasiones estas lesiones pueden confundirse con infecciones micóticas, erupciones cutáneas o infecciones bacterianas.
  • Psoriasis pustulosa: Aunque es una forma poco frecuente, se caracteriza por la presencia de pequeñas vesículas llenas de líquido. Puede ser generalizada o limitarse a los dedos de las manos y de los pies. Suele acompañarse de síntomas como fiebre, dolor, picazón y fatiga.
  • Psoriasis eritrodérmica: Es el tipo más grave de psoriasis y aparece como áreas extensas de piel enrojecida que involucran toda la superficie de la piel. Puede ser provocada por quemaduras solares, por el uso de corticosteroides y otros medicamentos.
  • Artritis psoriásica: Afecta aproximadamente al 30% de las personas con las manifestaciones cutáneas y se acompaña de inflamación y dolor articular típicos de la artritis. Aunque no es tan incapacitante como otras, puede producir limitación funcional, como rigidez y daño articular progresivo.
  • Psoriasis ocular: Puede afectar la conjuntiva y la córnea, produciendo manifestaciones como ectropión, conjuntivitis e hiperemia conjuntival y sequedad de la córnea. La blefaritis es uno de los hallazgos oculares más comunes.

¿Qué Especialistas Tratan la Psoriasis?

Los dermatólogos son los médicos especializados en el diagnóstico y tratamiento de la psoriasis. Incluso los reumatólogos se especializan en tratar trastornos articulares y la artritis psoriásica. Aunque muchos médicos pueden tratar la enfermedad, como dermatólogos, médicos familiares e internistas. De hecho, la Academia Americana de Dermatología y la Fundación Nacional de Psoriasis son excelentes fuentes para conseguir médicos especializados para su tratamiento.

¿Cuándo Consultar al Especialista?

Si tienes alguna sospecha o ya has sido diagnosticado, es importante consultar con tu médico tratante si:

  • La enfermedad avanza con rapidez, produciendo mayor malestar y dolor.
  • Si las actividades diarias se vuelven difíciles de realizar.
  • Si te empieza a preocupar la apariencia de tu piel.
  • Si frecuentemente sientes dolor intenso o hinchazón en alguna área de tu cuerpo.
  • Si tus síntomas empiezan a agudizarse y no mejoran con el tratamiento.

¿Cómo se Diagnostica la Psoriasis?

El diagnóstico se centra en los hallazgos clínicos, como examen físico de la piel, historial médico y antecedentes familiares. Es poco frecuente la realización de pruebas de laboratorio, incluyendo el examen microscópico de tejido obtenido mediante una biopsia cutánea. Normalmente, el diagnóstico es realizado por un dermatólogo especialista.

Diagnóstico Diferencial

  • Blefaritis alérgica.
  • Dermatitis por contacto.
  • Queratoconjuntivitis atópica.
  • Líquen Plano.
  • Micosis.
  • Onicomicosis.
  • Pitiriasis Alba.
  • Pitiriasis Rosada.
  • Artritis Reactiva.
  • Dermatitis Seborreica.
  • Sífilis.

La psoriasis es difícil de diferenciar de otras afecciones cutáneas como el eczema, por lo que, la toma de una biopsia cutánea tiene un valor diagnóstico importante. A menudo, tanto la dermatitis eccematosa como la psoriasis, responden a tratamientos similares. A continuación algunas diferencias entre el eczema y la psoriasis:

  • La psoriasis se caracteriza por la presencia de escamas gruesas y secas sobre la piel, mientras que el eczema suele ser húmedo.
  • El eczema produce grietas en la piel, mientras que la psoriasis produce descamación.
  • La picazón del eczema es más intensa que la producida por la psoriasis,
  • El eczema no produce las escamas plateadas, características de la psoriasis.
  • Las personas que sufren eczema no presentan lesiones a nivel de las uñas de manos o pies, como en el caso de la psoriasis.

¿Cuáles son las Complicaciones de la Psoriasis?

La psoriasis aumenta el riesgo de desarrollar otras enfermedades como:

  • Consecuencias psicológicas: Las personas con psoriasis suelen sentir vergüenza de tener placas descamativas. Generalmente hace que se aíslen socialmente y desarrollen depresión, incluso llegan a ausentarse o renunciar al trabajo, debido a los problemas emocionales y psicológicos que experimentan. Según una encuesta nacional realizada en los Estados Unidos, hasta un 20% de los pacientes con psoriasis pierde su empleo o renuncian a su trabajo, y en una proporción mayor, la enfermedad produce un impacto social, tan importante, que incluso la persona es incapaz de hacer nuevos amigos. En un 83% de los casos, los pacientes no están satisfechos con su tratamiento.
  • Problemas para regular la temperatura corporal: Sobre todo en pacientes con psoriasis eritrodérmica.
  • Cáncer: Los pacientes con psoriasis muy grave tiene mayor riesgo de desarrollar cáncer en la piel y linfomas.
  • Artritis psoriásica: Es una de las complicaciones más frecuentes, causando daños a nivel de las articulaciones y produciendo limitación funcional.
  • Trastornos oculares: Como conjuntivitis, blefaritis y uveítis.
  • Psoriasis de Zumbusch: Se produce cuando la psoriasis eritrodérmica y pustulosa coexisten. Es una condición que se desarrolla abruptamente y produce síntomas como fiebre, escalofríos, pérdida de peso, debilidad muscular, desequilibrio hidroelectrolítico, acumulación de líquidos (edema). Este tipo de psoriasis es mortal en personas mayores.
  • Obesidad: Las personas con psoriasis tienden a ser obesas, especialmente cuando la enfermedad es muy grave. Aunque no es muy clara la razón, se sabe que la inflamación ligada a la obesidad desempeña un papel importante. Otros estudios muestran que la psoriasis aumenta la probabilidad de ganar peso.
  • Diabetes tipo 2: El riesgo de desarrollar diabetes aumenta en las personas que tienen psoriasis, y es mucho más probable mientras más grave sea la psoriasis.
  • Hipertensión arterial: El riesgo de tener la presión arterial elevada, aumenta en las personas que padecen psoriasis.
  • Enfermedad cardiovascular: El riesgo de un ataque al corazón es tres veces más elevado en personas con psoriasis que aquellas sin la enfermedad. También es frecuente desarrollar cardiopatías y enfermedad cerebrovascular. Por otro lado, algunos medicamentos utilizados para el tratamiento de la psoriasis producen niveles elevados de colesterol en la sangre, aumentando el riesgo de ateroesclerosis, hipertensión arterial, insulinorresistencia y síndrome metabólico.
  • Enfermedades autoinmunes: Como la enfermedad celíaca, esclerosis y enfermedad de Crohn.
  • Enfermedad de Parkinson: Es una condición neurológica muy frecuente en las personas con psoriasis.

¿Qué Opciones de Tratamiento Existen para la Psoriasis?

El tratamiento de la psoriasis es individual y se lleva de acuerdo al tipo de enfermedad, la gravedad de la misma y la extensión a nivel de la piel. El tratamiento puede incluir:

  • El uso de cremas tópicas.
  • Medicamentos sistémicos.
  • Fototerapia.
  • Ejercicios para liberar el estrés.
  • Hidratantes.
  • Uso de queratolíticos.

La psoriasis leve, que afecta menos del 10% de la superficie de la piel, puede tratarse con cremas, lociones y aerosoles tópicos. En pocas ocasiones es necesario el uso de esteroides endovenosos.

En la enfermedad moderada-grave (que afectan más del 10% de la superficie corporal), los productos tópicos no son tan efectivos o prácticos para aplicar. Regularmente se utiliza luz ultravioleta o medicamentes endovenosos.

Según los dermatólogos expertos, las recomendaciones para el tratamiento de la psoriasis (según el consenso del 2013) incluyen:

  • El uso del metrotexato mientras sea seguro, eficaz y bien tolerado.
  • Uso de ciclosporina de manera intermitente en un período de 3-6 meses.
  • La terapia combinada puede ser útil.
  • El cambio de una terapia sistémica convencional hacia el uso de productos biológicos puede hacerse directamente o suspendiendo el tratamiento por un tiempo, en casos de que el riesgo sea mayor que el beneficio.
  • Es recomendable la terapia continua en pacientes que reciben productos biológicos.

Siempre es importante recordar que ante cualquier enfermedad, ningún medicamento está exento de producir efectos adversos, debido a que ninguna medicina es 100% efectiva. Por lo que, la decisión de aplicar un tratamiento debe ser bien evaluada, debido al riesgo-beneficio de cada individuo. Por ello, muchos especialistas recomiendan realizar una terapia rotacional, donde cada 6 a 24 meses se cambian los medicamentos para minimizar el riesgo de toxicidad. Por otra parte, existen nuevos medicamentos biológicos que benefician a aquellos pacientes que hay utilizado esteroides tópicos muy fuertes por un tiempo prolongado. Entre los más usados se encuentran el calcitriol (Vectical), la fototerapia o el uso de fármacos sistémicos.

Cremas y Remedios Caseros Disponibles para Tratar la Psoriasis

  • Los corticosterioides tópicos como la hidrocortisona son bastante útiles, sobre todo como tratamiento de primera línea en las zonas más limitadas o de más difícil acceso. Estos se pueden encontrar en sprays, líquido, lociones, gel, ungüentos y espumas. De manera general, se aplican dos veces al día en zonas como los codos, rodillas, cara e ingle. Es importante tomar en cuenta su uso prolongado puede producir adelgazamiento de la piel y atrofia muscular.
  • El Calcitriol en crema es eficaz por sus efectos sobre el metabolismo del calcio. No produce los efectos adversos de los esteroides. Los medicamentos disponibles son: el Rocaltrol, Vectical, Calcijex, y el Dovonex, que pueden utilizarse en combinación con esteroides tópicos para un mejor resultado. Es importante ser precavidos con dicho tratamiento, ya que hasta en un 20% de los casos puede producir niveles elevados de calcio elevados en el organismo.
  • Los hidratantes como el ácido salicílico, ácido láctico, la urea y el ácido glicólico suelen ser útiles. Algunas preparaciones disponibles incluyen el ácido salicílico (Salex), el ácido láctico (AmLactin, Lac-Hydrin), que pueden usarse hasta tres veces al día.
  • Dentro de los inmunomoduladores se encuentran el tacrolimus y el pimecrolimus, el cual es efectivo en casos de psoriasis leve. Dentro de sus efectos adversos se encuentran las infecciones en la piel y el cáncer.
  • El alquitrán puede ayudar a mejorar el aspecto y a disminuir la cantidad de escamas presenten en la psoriasis en placas. Tiene la ventaja de que no produce adelgazamiento de la piel. Los champús de alquitrán de hulla son muy útiles para el control de la psoriasis del cuero cabelludo.

Medicamentos Orales para el Tratamiento de la Psoriasis

Dentro de los medicamentos orales se encuentran:

  • El metrotexato se usa en el tratamiento de la artritis reumatoide, y por muchos años se ha utilizado para tratar la psoriasis. Se administran pequeñas dosis semanales (entre 5 y 25mg vía oral o en inyección). Entre sus efectos adversos puede causar daño hepático y pulmonar, por lo que se requiere de un monitoreo médico constante, visitas y exámenes de laboratorio mensuales y trimestrales.
  • Apremilast (Otezla), es un nuevo medicamento aprobado por la FDA en el tratamiento de la psoriasis y la artritis psoriásica. No requiere de un monitoreo intensivo.
  • Ciclosporina, es un potente inmunosupresor utilizado en pacientes trasplantados y cáncer. Suele usarse en casos de psoriasis severa y generalizada. Debido al riesgo de toxicidad es un medicamento que no debe usarse por más de un año.
  • La acitretina (Soriatane), sirve para tratar diferentes tipos de psoriasis. Entre sus efectos adversos se encuentran la sequedad de la piel y mucosas, elevación temporal de los niveles de triglicéridos y colesterol en la sangre. Requiere un monitoreo cercano de los niveles de triglicéridos. No se recomienda en mujeres embarazadas.

Inyecciones Disponibles para el Tratamiento de la Psoriasis

En esta categoría entran los medicamentos biológicos (producidos por células vivas). Son proteínas que deben administrarse a través de la piel. Su efecto es suprimir las respuestas específicas frente a la respuesta inflamatoria e inmune que se produce en la psoriasis. Su uso es limitado debido a su disponibilidad, costo y aprobación por los seguros médicos. Entre los fármacos biológicos disponibles se encuentran:

  • Adalimumab (Humira): Es autoinyectable, que se puede poner el mismo paciente, y se coloca debajo de la piel (dosis subcutánea). Se coloca una vez cada dos semanas (26 inyecciones al año).
  • Infliximab (Remicade): Es un medicamento endovenoso que solo puede administrarse en un consultorio médico. Tiene la ventaja de que produce una respuesta rápida, la dosis es confiable y tiene un potente efecto.
  • Etanercept (Enbrel): Es un medicamento que puede inyectarse en casa, en una dosis subcutánea. Por lo general se administra hasta dos veces por semana. En ocasiones suele utilizarse una dosis de carga más alta en las primeras 12 semanas, para luego reducirla a la mitad.
  • Ustekinumab (Stelara): Es un medicamento que modula el sistema inmunológico. Es un tipo de anticuerpo monoclonal humano (Interleucina 12/23), y actúa a nivel de los mensajeros químicos implicados en el proceso de inflamación de la piel y en la producción de la piel. El medicamento se administras una vez cada tres meses y la dosis es subcutánea.
  • Secukinumab (Cosentyx): Interfiere en la vía de la interleucina 17, produciendo una alta tasa de depuración. Se administra una vez al mes (después de un periodo de inducción).
  • Ixekizumab (Taltz): Tiene los mismos efectos que el secukinumab.

¿Cuál es el Pronóstico de la Psoriasis?

El pronóstico de los pacientes con psoriasis es bueno y, aunque no tiene cura, puede controlarse.

¿Se Puede Prevenir la Psoriasis?

Dado que la psoriasis es hereditaria, es imposible sugerir que pueda prevenirse su aparición y desarrollo.

Esperamos tus opiniones y comentarios.

Por favor comparte.

Que tengas un excelente día.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here