Tendinitis de rodilla en corredores: tratamiento basado en evidencia y síntomas

La tendinitis rotuliana es una lesión que se da con mayor frecuencia en deportistas debido a una inflamación en el tendón rotuliano. Se caracteriza por dolor en la zona entre la rotula y la parte superior de la tibia, dificultando la movilidad de la pierna. La causa principal suele ser una mala posición de la pierna que poco a poco va generando un daño en el tendón hasta producir una inflamación. Muchas veces se dice que ‘’correr es malo para las rodillas’’, pero ya sabes que no es así, solo se debe a que algo se está haciendo mal.

El tendón rotuliano es un cordón fibroso de tres centímetros de ancho y cuatro centímetros de largo, se inserta por un lado en la rótula y por otro en la tibia, uniendo ambos huesos. Este tendón junto al tendón del cuádriceps participan en el movimiento de extensión de la rodilla, de manera que cuando está dañado la rótula pierde su soporte, la rodilla adquiere cierta rigidez y se tienen dificultades para estirar la pierna, especialmente al agacharse, saltar, sentarse, etc sintiendo dolor al realizar alguna actividad física.

En este artículo te voy a explicar que causa el dolor que sientes cuando corres, que lo agudiza, como puedes evitarlo, como aliviarlo y las opciones de tratamiento para que consigas correr sin ningún problema.

¿Qué causa la tendinitis rotuliana en los corredores?

El tendón rotuliano va desde la rotula hasta la parte superior de la tibia, es necesario para correr, saltar y caminar. El tendón rotuliano junto con el tendón del cuádriceps hacen posible el movimiento de la rodilla y la extensión de la pierna cuando se contrae el músculo cuádriceps.  Sin embargo, el tendón rotuliano tiene que absorber una gran cantidad de energía y peso que a fin de cuentas lo hace propenso a lesiones. Por lo general, la tendinitis rotuliana, comienza con una sensación de rigidez sobre la rodilla, especialmente cuando se ejecuta una actividad cuesta abajo o al descender una escalera.

Debido a que el tendón rotuliano absorbe tanta fuerza, las hebras largas de tejido conectivo que forman el tendón se pueden lesionar. Desafortunadamente, en el tiempo puede resultar en  una condición crónica que persiste durante meses. Entre sus causas te puedo mencionar:

  • Microtraumatismo por repetición sobre la rodilla, como por ejemplo en deportes como el básquetbol, vóleibol, tenis y fútbol, entre otros.
  • Trotes sobre superficies duras (como el cemento por ejemplo) y el uso de calzado deportivo sin la capacidad de absorber adecuadamente impactos.
  • Adicionalmente, los músculos débiles podrían ser incapaces de frenar adecuadamente el impacto que genera un descenso, sometiendo su rodilla a cargas mayores.

¿Cuáles son los síntomas de la tendinitis rotuliana?

Entre los síntomas más frecuentes se encuentra el dolor en la zona del tendón, acompañado por la inflamación y algún grado de limitación en el movimiento. Cada persona puede experimentar los síntomas de una forma diferente, los más comunes son:

  • Dolor y sensibilidad en el área del tendón rotuliano.
  • Dolor al saltar, caminar o correr.
  • Hinchazón en la zona del tendón rotuliano.
  • Aumento de la sensibilidad por detrás de la rotula.
  • Dolor al doblar o al enderezar la pierna.

Tratamiento para la tendinitis rotuliana basado en la investigación  

Si bien las causas de la tendinitis rotuliana no están definidas del todo, afortunadamente las evidencias para su tratamiento si lo está.  Las investigaciones indican que los ejercicios excéntricos pueden resultar beneficiosos para acelerar el proceso de cicatrización de los tendones dañados.

Para aplicar este método a la tendinitis rotuliana debes hacer ejercicios realizando los siguientes pasos: primero te pones en cuclillas, bajas lentamente (4 a 5 segundos) en una flexión de 60° y vuelves a subir apoyándote en un mueble o compañero, utiliza la pierna sana para volver a la posición normal. Puedes mejorar la eficacia de este ejercicio realizándolo en un tablero inclinado en 25 grados, ya que pone más carga sobre el tendón rotuliano que si lo hicieras en una superficie plana. Si sientes mucho dolor descansa y retoma luego.

En un estudio piloto realizado por Purdam et al. se demostró que los resultados de los ejercicios excéntricos en series de 15 ejercicios dos veces al día en un tablero con inclinación fueron superior a los resultados obtenidos cuando se realizaba sobre una superficie plana. Se alentó a los participantes a realizar los ejercicios incluso con un dolor moderado y añadir peso con mancuerdas, pesas o una mochila.

sentadilla-unipodal-w590

Otros posibles tratamientos para la tendinitis rotuliana

Además de realizar los ejercicios excéntricos puedes tomar otras medidas para tratar la tendinitis rotuliana:

  • Realiza estiramiento de los músculos isquiotibiales y quats. Debes realizar un estiramiento de estos músculos unas cuantas veces al día, puedes usar un rodillo de espuma que colocas en los pies y luego haces el ejercicio de subir y bajar. Puedes encontrar estos rodillos de espuma en cualquier centro comercial o incluso puedes utilizar un tubo de PVC.
  • También es posible que un zapato con caída desde el talón a la punta, puede cargar menos tu tendón rotuliano, ya que la caída del talón al pie es similar a la que se produce cuesta abajo. Si deseas experimentar con zapatos de menor altura, ten en cuenta que la carga se transfiera de la rodilla a la parte anterior del pie, tobillo, y tendón de Aquiles, por lo tanto debes tener cuidado.
  • Algunos estudios experimentales han sugerido las inyecciones de plasma rico en plaquetas. La terapia consiste en inyectar un concentrado de plaquetas de tu propia sangre y terapias de ondas de choque extracorpóreas, lo cual es una versión mejorada del ultra sonido. Esta terapia estimula la cicatrización del tendón rotuliano y la capacidad de repararse así mismo, la idea detrás de las inyecciones de plasma rico en plaquetas (PRP) o es que los factores de crecimiento de las plaquetas aceleran la curación.
  • La terapia de choque extracorpórea (TOCH) tiene como objetivo romper selectivamente el tejido para acelerar la curación. Del mismo modo, la terapia de ondas de choque extracorpóreas (o TOCH) tiene como objetivo romper selectivamente el tejido para acelerar la curación. Mientras que la evidencia hasta la fecha sugiere que se trata de un tratamiento bastante seguro y efectivo para casos muy obstinados de la tendinitis rotuliana, no hay datos sobre los efectos a largo plazo y es poco probable que haga algún daño a tu salud.

Considera la posibilidad de hablar con tu médico acerca de una inyección de PRP o TOCH si has tenido poco o ningún éxito con el tratamiento tradicional durante varios meses.

Tratamientos tradicionales: estos tratamientos son baratos y fáciles de realizar ya que se pueden hacer en casa. Debes tratar de hacer la mayor cantidad de ejercicios posibles cada día.

  1. El ejercicio que te mencione previamente se incluye en esta categoría. Recuerda que debes realizar cuclillas en descenso con movimientos excéntricos, 15 repeticiones dos veces al día. Es normal que sientas un poco de dolor, pero este dolor no debe ser insoportable. Una vez que puedas hacer el ejercicio sin dolor, añade peso en tu espalda que puede ser una mochila con pocos libros. Tendrás que encontrar, construir, o improvisar una rampa de descenso, pero merece la pena, ya que son mucho más eficaces que en cuclillas sobre una superficie plana.
  2. Aplica hielo en la zona luego que realices alguna actividad física.
  3. Estira suavemente los músculos isquitibiales y quats un par de veces al día.

Tratamientos agresivos: estos tratamientos son un poco más caros y conllevan más tiempo, te los sugiero solo si sufres de tendinitis rotuliana crónica.

  1. Considera la posibilidad de correr con un zapato de tacón bajo para transferir algo de estrés de la rodilla hasta el pie, pantorrilla y el tobillo. Ten precaución si has tenido lesiones en los pies o las pantorrillas en el pasado.
  2. Pide a un ortopedista las inyecciones de plasma rico en plaquetas (PRP) o la terapia de ondas de choque (TOCH).

¡Vuelve a correr!

Ahora sabes que una mala posición al realizar actividad física puede causar la tendinitis rotuliana así que no tengas miedo a correr o realizar algún tipo de deporte, solo procura en realizar el ejercicio correctamente.

En este artículo te mencione varias opciones para el tratamiento de la tendinitis rotuliana que puedes realizar en casa. Recuerda que esta inflamación del tendón se puede volver crónica por lo que recomiendo no dejar pasar el tiempo si sientes alguna molestia en la zona de la rodilla cuando realizas actividad física. Te recomiendo que frente a cualquier dolor consultes a un médico o terapeuta físico para que te entregue un diagnostico certero de cuál es tu condición y quizás algún medicamento para el dolor e inflamación.

Si este preocupado por dejar de entrenar y perder la condición física, piensa que es mejor tomarte unos días de descanso para disminuir el dolor e inflamación que tener que hacer reposo por seis semanas. ¡Tómalo con calma!

¡Comenta este artículo y realiza tus consultas si tienes alguna duda!

young sportsman has clasped hands a sick knee to reduce a pain. public health services concept