Tinnitus: síntomas, causas y tratamiento

Si escuchas un zumbido constante en los oídos, u otro tipo de sonidos como silbidos, cliqueos o siseos, tal vez padeces tinnitus.

Es común que las facultades auditivas se vean alteradas con el paso del tiempo y en especial cuando las personas incrementan sus factores de riesgo, como es el caso de quienes se exponen con regularidad a ruidos altos en exceso.

Padecer tinnitus es más común de lo que crees. De hecho, la mayoría de las personas lo ha sentido de forma temporal cuando están en sitios muy ruidosos, como una discoteca o después de asistir a un concierto.

Sin embargo, este sonido interno se convierte en un problema cuando persiste o aumenta, hasta llegar a ser permanente.

Lee también nuestra guía sobre el dolor de oídos y cómo calmarlo

Qué es el tinnitus

El tinnitus, también llamado acúfeno, es un zumbido o silbido en los oídos que en algunos casos llega a sonar como un siseo o chasquido. Puede ser suave o fuerte, grave o agudo, y presentarse en uno o en los dos oídos.

Este sonido es interno y aunque no está considerado como una enfermedad, es una afección que revela un problema auditivo, que puede estar o no relacionado con la pérdida de la audición.

Este mal afecta hoy en día a unas 50 millones de personas en Estados Unidos. Generalmente se presenta después de los 50 años de edad, aunque pueden padecerlo también niños, adolescentes y adultos jóvenes.

Causas

La causa más común de tinnitus es el daño y la pérdida de las diminutas células ciliadas sensoriales en la cóclea del oído interno.

El sonido entonces puede ser generado por los circuitos neuronales perdiendo el equilibrio o tratando de adaptarse a dicha pérdida, aumentando la sensibilidad al sonido. Asimismo, puede deberse a interacciones anormales entre esos circuitos.

Las investigaciones han revelado que la pérdida de la sensibilidad a ciertas frecuencias de sonido conduce a cambios en la forma en que el cerebro procesa el sonido. A medida que el cerebro recibe menos estímulos externos alrededor de una frecuencia específica, comienza a adaptarse y a cambiar.

El tinnitus puede ser la forma en que el cerebro llena el espacio del sonido faltante de la frecuencia que ya no percibe en su propio sistema auditivo.

Por otro lado, algunos medicamentos como la aspirina, el ibuprofeno, ciertos antibióticos y diuréticos pueden ser ototóxicos, es decir, que causan daños en el oído interno, lo que resulta en tinnitus.

Se conocen más de 200 medicamentos que causan tinnitus, ya sea al empezar a usarlos o al dejarlos.

Otras causas y señales de alarma

  • Lesiones en la cabeza o en el cuello.
  • Infecciones de oído y de los senos paranasales.
  • Problemas de la trompa de Eustaquio (oído medio).
  • Trastornos de la articulación temporomandibular.
  • Endurecimiento de los huesos del oído medio.
  • Lesión cerebral traumática.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Diabetes.
  • Anormalidades de la tiroides.
  • Cambios hormonales en las mujeres.
  • Un objeto extraño o cerilla tocando el tímpano (si un cuerpo ajeno o cerumen causa el tinnitus, remover y limpiar, a menudo hace que la afección desaparezca).

Es muy importante aclarar que el tinnitus que se escucha como un latido del corazón puede ser síntoma de un problema grave, ya que podría deberse a un crecimiento anormal en la región de la oreja, como un tumor o una conexión anormal entre una vena y arteria.

Otro signo de alarma es el tinnitus “objetivo”, es decir, el que sí puede ser escuchado por otras personas que se encuentren muy cerca.

En este tipo de tinnitus, que sólo se presenta en el uno por ciento de los casos, el sonido puede ser causado por movimientos cardiovasculares o musculoesqueléticos.

Si es tu caso, busca una evaluación médica lo más pronto posible, pues son síntomas de emergencia.

Factores de riesgo

Un estudio encontró que de 170 adolescentes, más de la mitad había experimentado tinnitus en el año anterior.

La investigación concluye que los «hábitos de ocio potencialmente peligrosos», tales como escuchar música alta en los dispositivos personales, podrían desencadenar la afección.

Sin embargo, los investigadores encontraron que aquellos que eran propensos a tinnitus tendían a mantener el volumen de la música bajo, lo que sugiere que tal vez tienen una susceptibilidad oculta a la pérdida de audición a futuro.

La recomendación en esos casos es monitorear el tinnitus y la baja tolerancia al ruido fuerte desde una edad temprana, ya que estos pueden ser signos de una pérdida de audición en el largo plazo.

Otros factores de riesgo son:

  • La exposición al ruido en el trabajo, a auriculares, conciertos, explosivos, maquinaria, entre otros.
  • Fumar.
  • Género, ya que los hombres presentan más casos de tinnitus que las mujeres.
  • Pérdida de la audición.
  • La edad, porque los individuos de edad avanzada son más susceptibles.

Síntomas

Es posible que padezcas tinnitus si percibes un sonido intermitente o continuo, en uno o ambos oídos, que puede ser agudo o grave, y que no obedece a ninguna causa externa.

El volumen de los sonidos que escucha quien padece tinnitus es variable. Con frecuencia es más notorio por la noche o durante periodos de silencio.

Los sonidos han sido descritos como zumbidos, silbidos, cliqueos, rugidos o, incluso, algunas personas los perciben como musicales.

Para algunos, este malestar puede generar insomnio, dificultad de concentración, falta de rendimiento laboral o escolar, irritabilidad, ansiedad y depresión.

Pruebas y diagnóstico

Cualquier persona que está experimentando el tinnitus debe visitar a un médico para que le realice una evaluación y poder determinar la causa subyacente.

Una evaluación médica general puede excluir cualquier causa rara, pero potencialmente mortal de tinnitus. Sin embargo, puede ser necesario que el médico envíe al paciente con el otorrinolaringólogo, el especialista en oído, nariz y garganta.

Las preguntas que un médico podría hacer incluyen:

  • ¿Cómo o cuándo empezó?
  • ¿Son los ruidos constantes, intermitentes o pulsantes?
  • ¿Padece alguna pérdida de audición o mareos?
  • ¿Presenta chasquidos de mandíbula, o dolor?
  • ¿Ha tenido una enfermedad o lesión reciente?
  • ¿Ha tenido alguna exposición a ruidos fuertes, como un concierto de rock o explosivos?

Las pruebas pueden incluir:

  • Un examen completo del oído, la cabeza, el cuello y el torso.
  • Diversas pruebas de audición.
  • Análisis de sangre.
  • Estudios visuales, como resonancia magnética.

Tratamiento

El primer paso es tratar las causas subyacentes de tinnitus, lo que puede implicar:

  • Atención inmediata de una infección de oído.
  • Descontinuar cualquier medicamento ototóxico.
  • Tratar los problemas de la articulación temporomandibular, que afectan a la articulación entre el hueso de la mandíbula y el hueso de la mejilla.

Por desgracia, no existe una cura para el tinnitus crónico. La mayoría de las personas que lo padecen se acostumbran a ello, pero a 1 de cada 5 les resulta perturbador o debilitante.

Hay quienes optan por ignorar el problema lo más posible y eso suele proporcionarles alivio.

Cuando esto no funciona, el individuo puede beneficiarse del tratamiento para los efectos del tinnitus, como son insomnio, ansiedad, dificultades auditivas, el aislamiento social y la depresión.

El tratamiento de estos problemas puede mejorar significativamente la calidad de vida de una persona.

Otras maneras de encontrar alivio

A pesar de que no existe cura para el tinnitus, existen algunas prácticas y técnicas que pueden ayudarte a manejar tu afección y disminuir las molestias.

Terapia de sonido

Este método uiliza el ruido externo para enmascarar el ruido de tinnitus. Escuchar una música de fondo a bajo volumen, o ruido blanco, y los enmascaradores de sonido especiales pueden ayudar. La elección de sonido debe ser agradable a la persona.

Los dispositivos de enmascaramiento ofrecen un alivio temporal, y la conciencia de las molestias del tinnitus vuelve en cuanto el sonido terapéutico se apaga.

Los audífonos son un tipo común de terapia de sonido. Se amplifican los sonidos ambientales y se redirige la atención a los ruidos en lugar del tinnitus.

Terapia de reentrenamiento (TRT)

Este método consiste en la reconversión del sistema auditivo para aceptar los sonidos anormales del tinnitus como algo natural.

Requiere la ayuda de un profesional y el uso de un dispositivo que emite un ruido blanco de bajo nivel. Las sesiones continuas de asesoramiento pueden ayudar a las personas a lidiar con el tinnitus.

El éxito de esta terapia es proporcional a la gravedad del tinnitus y a la salud general del individuo.

Los estudios de seguimiento sugieren que la TRT proporciona alivio a alrededor del 80 por ciento de las personas con tinnitus.

Estilo de vida saludable

Una forma de controlar el tinnitus y la probable pérdida de audición es evitando la exposición a ruidos fuertes.

Para evitar desarrollar daño auditivo o empeorar el existente:

  • Utilizar protección auditiva, tales como silenciadores de oído y tapones para los oídos, en ambientes ruidosos.
  • Escuchar los dispositivos personales a un volumen moderado.

Mejorar la salud no detendrá el tinnitus, pero el bienestar general puede ayudar a limitar su intensidad y proporcionar beneficios físicos y emocionales.

Hacer ejercicio, comer sano, tener buenos hábitos de sueño, evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol, realizar actividades recreativas y sociales, y controlar el estrés con técnicas de relajación pueden ayudar a manejar el tinnitus de la mejor manera posible.

Prevención

Dado que una de las principales causas del tinnitus es la exposición a sonidos muy fuertes, es importante que los evites en la medida de lo posible.

Vivimos una epidemia de ruido, en conciertos, bares o escuchando música con nuestros dispositivos. El ruido en las grandes urbes, desde el transporte y el tráfico, hasta obras viales, es parte del problema.

De acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud), 85 decibeles (dB) durante 8 horas es el nivel máximo de exposición al sonido sin riesgos. El tiempo disminuye en relación al aumento del ruido. Es importante considerar:

  • El sonido se vuelve dañino por encima de los 85 dB, y doloroso cuando supera los 120 decibeles.
  • El oído necesita 16 horas de reposo para recuperarse de dos horas de ruido a 100 dB.
  • Una conversación en una biblioteca implica entre 10 y 30 dB.
  • Una charla a volumen normal y sonidos del hogar registra de 30 a 50 dB.
  • El ruido de la aspiradora, del tráfico o la televisión a alto volumen genera 75 dB.
  • La sirena de una ambulancia, los bares y las discotecas registran 100 dB de ruido.
  • Conciertos de rock, taladradoras y otra maquinarias llegan a los 120 dB.
  • El sonido superior a los 120 decibeles (un avión despegando cerca o una explosión), causa dolor y riesgo de sordera.

Algunas recomendaciones de la OMS para cuidar nuestra audición son:

  • Escuchar música con audífonos a volumen moderado y por periodos cortos.
  • Limitar el tiempo que dedicamos a las actividades ruidosas y dar tiempo de recuperación al oído.
  • Usar tapones de oídos en bares, discotecas y conciertos.
  • No contribuir al ruido urbano en la vía pública.

Lee también nuestra guía sobre cómo limpiar correctamente los oídos 

Conclusión

Si crees que padeces tinnitus, debes buscar un diagnóstico médico. Si la afección es confirmada, es recomendable que recurras al uso de terapias para aprender a vivir con el problema y minimizar las molestias lo más posible, pues una vez que el daño al oído está hecho, es irreversible.

No obstante, es importante que procures evitar los factores de riesgo, como la exposición a sonidos de altos decibeles, para no empeorar la afección.

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here