Enfermedades Causadas Por Bacterias: Tipos, Síntomas Y Tratamiento

Las infecciones son enfermedades causadas por bacterias, que son organismos muy pequeños, también llamados microbios o microorganismos.

Existe una variedad enorme de bacterias, unas “buenas” y otras “malas” o patógenas: éstas son las que te provocan las infecciones.

¿Qué son las bacterias?

Como te dije, las bacterias son organismos muy pequeños compuestos de una sola célula, llamados por eso microorganismos unicelulares. No podemos verlos a simple vista, sólo son visibles a través de un microscopio.

Las bacterias son una de las formas de vida que hay en mayor cantidad en el mundo. Cualquier superficie, por pequeña que sea, tiene abundantes bacterias.

No hay que alarmarnos. Generalmente cuando escuchamos la palabra bacteria entramos en pánico, pero la inmensa mayoría de ellas son inofensivas y no producen infecciones en humanos o animales.

De hecho, algunas bacterias sirven para que nuestro organismo funcione de manera adecuada. Por ejemplo, el sistema digestivo necesita de las bacterias para realizar correctamente su principal función, que es digerir los alimentos; éste es sólo uno de los muchos beneficios de las bacterias en el organismo.

Las bacterias se clasifican por su forma: en espiral, de bastón o redondas. Y por el grosor y contenido de su pared celular en grampositivas y gramnegativas.

Se conoce también que cada especie de bacteria tiene diferentes “familias” o “colonias”, mismas que se llaman cepas.

Formas de contaminación bacteriana

Las enfermedades causadas por bacterias son las infecciones bacterianas e inician cuando entramos en contacto con bacterias que nos ocasionan enfermedades. Estas son algunas formas de contaminación:

  • Respirar aire contaminado proveniente de la tos de personas enfermas.
  • Ingerir alimentos en mal estado o que no han sido preparados con la adecuada higiene.
  • Tomar agua contaminada.
  • Tocar a personas infectadas, bajo ciertas condiciones.
  • Por contacto de fluidos corporales de personas enfermas: tomar del mismo vaso, compartir un cigarro, jeringas contaminadas, besos o contacto sexual.
  • Contacto o mordeduras de animales enfermos o insectos portadores de bacterias.

¿Sabías que menos del 1% de las bacterias que existen son las que nos provocan enfermedades? El resto de las bacterias no te causan daño.

Cuando te enfermas es porque se dan las condiciones perfectas, ya sea por la presencia de bacterias patógenas, de bacterias oportunistas o por la baja de defensas de tu cuerpo.

Puede ser que no te hayas alimentado bien o que tengas mucho trabajo y estés estresado, o que tampoco hayas podido dormir bien en días. Esto hace que bajen tus defensas y, si entras en contacto con bacterias, entonces tendrás una enfermedad causada por ellas.

Lee nuestro artículo sobre los Top 10 enfermedades causadas por estrés y como evitarlas

Si eres diabético, tienes más posibilidades de contraer infecciones bacterianas. Esto es porque tus defensas no pueden combatir a las bacterias. Además, los niveles altos de azúcar son un medio en el que las bacterias pueden multiplicarse fácilmente.

La sensibilidad de los diabéticos está muy disminuida, ya que los nervios y la circulación se dañan por el exceso de azúcar en la sangre. Es común que por accidente se lastimen al cortarse las uñas o al golpearse un pie sin sentir dolor en ese momento. Hay algunas bacterias que sólo están esperando esa oportunidad para entrar en tu organismo y provocarte una infección, cuando en condiciones normales no lo harían. A esas bacterias se les llama oportunistas.

Lee nuestro artículo sobre cómo saber si tienes diabetes 

Tipos de enfermedades causadas por bacterias

La infección bacteriana comienza cuando las bacterias se empiezan a multiplicar dentro de tu organismo, provocándote una infección en cualquier parte del cuerpo. Según la forma en que te hayas contaminado, puede ser infección en órganos internos o infección externa.

Sabemos que las bacterias grampositivas, entre ellas estreptococo y estafilococo, atacan más frecuentemente a las vías respiratorias y la piel.

Y las gramnegativas, como la Escherichia coli, Salmonella, clamidia, pseudomonas, causan infecciones digestivas, de riñón y órganos sexuales, principalmente.

  • Infecciones bacterianas en bebés y niños. Entre las más comunes están las infecciones de vías respiratorias, como: faringitis, amigdalitis, conjuntivitis, otitis, tosferina, bronquiolitis, neumonía.
  • Infecciones de piel. Ocasionadas casi siempre por las bacterias estafilococo o estreptococo, como el impétigo, que es más frecuente en niños pequeños. Celulitis o erisipela, en la mayoría de los casos sólo afecta a una pierna. Abscesos o furúnculos.
  • Infecciones del sistema digestivo. La salmonelosis y el cólera entran en esta categoría, además de las menos conocidas, como listeria, Clostridium, Campylobacter y Escherichia.
  • Infecciones por transmisión sexual. Las más comunes son gonorrea, sífilis, clamidia y vaginosis bacteriana.
  • Infecciones de vías urinarias. Éstas pueden ser: infecciones de vías urinarias altas, como nefritis y pielonefritis, y de vías urinarias bajas, como cistitis y uretritis. Ambos casos casi siempre causados por Escherichia coli.

Aquí hay un punto interesante, las mujeres somos más propensas a tener infecciones de vías urinarias debido a que la uretra es más corta y se encuentra más cerca del ano, por lo tanto, es más fácil contaminarse (1).

Síntomas

El síntoma que vemos en todas las infecciones bacterianas es la fiebre, pero además hay otros síntomas, dependiendo el lugar que esté infectado.

En infecciones respiratorias hay dolor de garganta, oídos y cuerpo. También hay tos, problemas para respirar, falta de apetito, secreciones mucosas y flemas.

En piel, hay enrojecimiento del área, inflamación y dolor. En algunos casos secreciones que se hacen costras y causan comezón o ardor.

En infecciones del sistema digestivo, los síntomas son diarrea, náusea, vómito, falta de apetito, deshidratación, dolor de estómago o cólicos.

Las infecciones de transmisión sexual provocan ardor y/o dolor al orinar, comezón y flujo de deshecho con mal olor.

En infecciones de vías urinarias puede haber sangrado o pus al orinar, deseos de orinar a cada rato, orinado por goteo con mucho dolor, náuseas, dolor en área renal (posterior), falta de apetito y vómito en casos de infecciones graves.

Diagnóstico

El diagnóstico de la infección bacteriana se realiza primero con la revisión física del área que te está molestando, junto con los detalles y antecedentes de la infección.

Los exámenes de laboratorio en sangre nos indican que hay infección cuando tus niveles de defensas están altos.

Los exámenes de orina nos indican si hay bacterias o algunas proteínas que nos señalen el tipo de infección.

En los cultivos de muestras se usa orina, sangre, secreciones mucosas y vaginales, saliva, abscesos, etcétera, y se analizan para saber qué bacteria te está enfermando, además de conocer cuál antibiótico es el mejor para combatir la infección que tienes.

Los rayos X y las ecografías son de mucha ayuda para diagnosticar infecciones bacterianas graves.

Tratamiento

El tratamiento de las enfermedades causadas por bacterias son los antibióticos. Según la clasificación de las bacterias en grampositivas y gramnegativas se decide el antibiótico que va a curarte.

El abuso de los antibióticos ha hecho que ahora existan bacterias resistentes a los mismos y sean necesarios antibióticos más fuertes (2).

También necesitas medicinas para eliminar dolor, inflamación y fiebre.

Prevención

Se pueden prevenir las infecciones bacterianas con estas medidas de higiene:

  • Lávate las manos con frecuencia, después de ir al baño, antes de preparar los alimentos y antes de comer.
  • Lava bien los alimentos que vas a preparar para consumo humano.
  • Si estás enfermo, evita el contacto directo con otras personas, utiliza un cubreboca.
  • Al estornudar o toser cúbrete la boca.

Como puedes ver, las infecciones bacterianas pueden desarrollarse en cualquier parte de tu organismo y el principal síntoma es la fiebre.

Sin embargo, NO todas las enfermedades que causan fiebre se curan con antibióticos. La gripa y otras enfermedades virales son provocadas por VIRUS y NO se curan con antibióticos.

El diagnóstico lo debe hacer tu médico, él tiene la preparación adecuada para saber cuál antibiótico es el más adecuado para combatir la infección que tienes.

Ver También:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here