¿Cuándo Es Saludable El Aceite De Girasol Y Cuándo No?

Las semillas de girasol son un alimento nutritivo, rico y lleno de propiedades. Lo más lógico sería que, si las semillas de girasol son tan buenas, el aceite de girasol debería ser una buena elección.

Cuando se trata de lo que ponemos en nuestro cuerpo, la lógica no siempre nos lleva a las mejores deducciones, y este es justamente el caso del aceite de girasol, que miles de personas utilizan para cocinar diariamente, sin estar al tanto de sus peligros.

En años recientes, el aceite de girasol se convirtió en una alternativa muy popular para usar en frituras y botanas orgánicas, y es muy común encontrarlo en las cocinas de los hogares.

Esa tendencia responde al hecho de que las personas comenzaron a darse cuenta de los peligros de las grasas polinsaturadas como el aceite de soya, de maíz y de canola, que son fabricados, por lo general, con semillas genéticamente modificadas.

Sin embargo, en realidad se trata de una trampa, pues, aunque pensamos que el aceite de girasol viene de una fuente saludable, la verdad es que no es muy diferente al resto de los aceites vegetales.

¿Qué Son Las Semillas De Girasol?

Los girasoles son plantas que se caracterizan por sus enormes y bellas flores amarillas que siempre siguen al sol. Hay muchas especies y pueden crecer en muchos países, donde, incluso, hay campos enteros de esta flor.

Tienen muchos beneficios pues son especialmente atractivas para los insectos polinizadores, así que ayudan a las aves, a las abejas y al resto de la vida a su alrededor. Además, producen muchas semillas, una sola planta puede llegar a producir un millar.

Las semillas de girasol están cubiertas por una cáscara dura que es fácil de romper. Si las semillas se mojan y luego se dejan secar, inician el proceso de germinación y se vuelven más nutritivas y fáciles de digerir.

Otro uso muy popular de las semillas de girasol es para alimentar a los animales de granja, ya que son un buen sustituto de los piensos industriales.

El aceite de girasol no es fácil de extraer de las semillas, como veremos más adelante. No obstante, es un ingrediente fundamental en la industria alimenticia y puedes encontrarlo en las etiquetas de cientos de alimentos procesados.

Datos Nutricionales del Aceite De Girasol

El aceite de girasol consta de un 11% de grasas saturadas, como el ácido esteárico y el ácido palmítico. Tiene un 30% de grasas monoinsaturadas, como el ácido oleico y un altísimo 59% de grasas polinsaturadas u omega 6, como el ácido linoleico.

Más allá de su alta concentración de grasas polinsaturadas, no hay mucho que decir sobre el aceite de girasol, salvo que es alto en lecitina y vitamina E, pero solo cuando ha sido prensado en frío y no está refinado, lo que no es el caso de la mayoría de las marcas.

Cuando el aceite de girasol es expuesto al calor, pierde los pocos nutrientes que le quedan y termina siendo una grasa mala para el organismo.

El Aceite De Girasol Es Alto En Omega 6

El aceite de girasol es alto en omega 6, aunque no tanto como otros aceites vegetales, como el aceite de semilla de uva, cáñamo o semilla de calabaza. Aunque sigue siendo lo bastante alto para ser un problema, sobre todo por la gran cantidad que utilizamos.

Muchos empaques de aceite de girasol indican que es bueno para el corazón por su alto contenido en omegas, pero esto es un truco publicitario, pues no hay una sola clase de omegas y no todos son buenos.

Además, el aceite de girasol comercial está extremadamente refinado.

Algunos aceites que son considerablemente más bajos en grasas polinsaturadas son el de arroz y el de cacahuate.

Las grasas vegetales son más fáciles de procesar y de comercializar que las grasas animales y esa es otra de las causas de que estén tan presentes en la alimentación moderna.

Pero en realidad, el aceite de girasol está tan cerca de la semilla de girasol, como el azúcar glas de la caña.

Lee nuestra guía sobre 16 formas de reducir los triglicéridos y estar saludable

El Aceite De Girasol No Contiene Ácidos Grasos Omega 3

Otra preocupación es que el aceite de girasol no contiene ácidos grasos benéficos como el omega 3, que se encuentran en el aceite de linaza o de nuez.

El exceso de omega 6 produce procesos inflamatorios en todo el cuerpo, que derivan en enfermedades. El omega 3, por su parte, tiene la capacidad de reducir la inflamación.

El problema de consumir aceite de girasol con mucha frecuencia es que, al contener demasiadas grasas polinsaturadas omega 6, interrumpe el equilibrio con el omega 3 y hace que el colesterol malo se eleve drásticamente.

Por desgracia, el aceite de girasol y otras grasas vegetales altas en grasas polinsaturadas están presentes en casi todo lo que comemos, y no sólo eso, además las personas ya cocinan más con aceites vegetales que con manteca o mantequilla.

Lee nuestra guía sobre los 12 alimentos más ricos en Omega 3

Uso del Aceite De Girasol En La Dieta

El aceite de girasol es un producto que se ha adaptado bien al mercado porque es muy cristalino, su sabor es neutro y se quema a muy alta temperatura. Además, es fácil obtener la materia prima, pues los girasoles son fáciles de cultivar.

Sus beneficios económicos y al paladar lo han convertido en uno de los favoritos de la industria de los alimentos, pero no sus ventajas para la salud.

Que tenga un punto de humo alto no significa que sea apropiado para freír, por ejemplo, simplemente es un resultado de que sea un producto muy refinado, que no fue prensado en frío.

En muchas ocasiones, al revisar el empaque de los productos procesados, y sobre todo de los fritos, puedes ver leyendas que dicen hecho con aceite de soya, canola o girasol, y esto significa que son fabricados con el aceite más barato del momento.

Lamentablemente, comprar productos orgánicos tampoco es ninguna garantía, pues muchos incluyen aceites vegetales altamente procesados.

¿Por Qué Es Malo Freír Los Alimentos Con Aceite De Girasol?

Es muy frecuente que las amas de casa utilicen el mismo aceite varias veces para cocinar en la freidora o el sartén. Esto significa que las moléculas del aceite se han sometido una y otra vez a altas temperaturas.

Si en casa lo hacemos, imagina la cantidad de veces que lo utiliza la industria.

La Nación Europea, después de analizar varios estudios que mostraban los peligrosos cambios químicos de estos ciclos repetitivos de calentamiento en la estructura de los aceites vegetales, comenzó a prohibir que se reutilizara.

Lee nuestra guía sobre cocinar con aceite de oliva: ¿Si o No?

¿Cómo Se Refina El Aceite De Girasol?

Generalmente, el proceso por el cual el aceite de girasol es extraído de la planta y se convierte en el líquido cristalino que encontramos en los anaqueles, implica:

  • Extracción con disolventes.
  • Desengomado.
  • Neutralización.
  • Blanqueamiento.

Todos estos pasos lo vuelven más estable y apto para las altas temperaturas, pero remueven la mayor parte de sus nutrientes, sabor y color, así como los fosfolípidos, los polifenoles, los fitoesteroles y los ácidos grasos libres.

Incluso, aunque no calentaras el aceite de girasol en casa, lo más probable es que ya haya sido sometido a altas temperaturas para alcanzar el resultado clarificado que se vende en las tiendas.

De hecho, podría tener pequeñas cantidades de los solventes carcinógenos que se usan para extraerlo.

El resultado es un aceite alto en grasas malas y bajísimo en nutrientes que no tendría que estar en nuestra dieta. Los aceites vegetales de este tipo son más adecuados para propósitos industriales que para consumo humano.

Un dato interesante para ejemplificar el punto anterior: el aceite de girasol puede mezclarse con combustible diésel y usarse para el funcionamiento de máquinas.

Diferentes Clases De Aceite De Girasol

Te alegrará saber que no todo el aceite de girasol es igual de dañino. Si bien las marcas comerciales son extremadamente procesadas, existen otras alternativas.

Las semillas de girasol son interesantes, porque no todas tienen los mismos niveles de ácidos grasos.

Esto se debe a que pueden hibridarse con mucha facilidad, lo que va modificando la cantidad de las grasas en las semillas y afecta la composición del producto final.

Se puede extraer el aceite de las semillas de girasol mediante prensado en frio, que es la manera más difícil, pero la que conserva mejor sus nutrientes, o mediante procesos químicos, que lo convierte en un ingrediente peligroso para la salud.

Hoy en día, los tipos principales de aceite de girasol son:

  • Aceite de girasol bajo en ácido oleico, tiene un 30% de ácido oleico o grasas monoinsaturadas, y alrededor de un 60% de ácido linoleico o grasas.
  • Aceite de girasol moderado en ácido oleico, contiene 70% de ácido oleico y un 26% de ácido linoleico.
  • Aceite de girasol alto en ácido oleico, contiene más del 82% de ácido oleico y menos de 10% de ácido linoleico.
  • Aceite de girasol alto en ácido esteárico, contiene alrededor del 70% de ácido oleico y 20% de ácido esteárico.  Es uno de los aceites de girasol más estables, por lo que no requiere ser hidrogenado y por lo tanto no contiene grasas transgénicas.

El aceite de girasol que más se consume es el moderado en ácido oleico, tanto en nuestras mesas como en la industria de los alimentos y los restaurantes.

Por desgracia, aún es inaceptablemente alto en omega 6 y grasas polinsaturadas, aunque es un poco menos dañino que el bajo en ácido oleico.

¿Cómo Elegir El Aceite De Girasol?

En necesario conocer, aunque sea a grandes rasgos, cuáles son los procesos de extracción, procesamiento y estabilización de los aceites vegetales, para determinar si son seguros para nuestro consumo.

Aquellos que se extraen con hexano, son hidrogenados o vienen de semillas genéticamente modificadas, deben evitarse por completo.

El problema es que las etiquetas no indican con qué tipo de aceite de girasol fueron hechos, en otras palabras, no sabes cómo fue procesado, extraído, hidrogenado ni estabilizado.

Por lo tanto, es mejor evitar los alimentos que lo mencionen en los ingredientes, aunque sean orgánicos.

Para elegir un aceite de girasol seguro, debes verificar que en la etiqueta diga:

  • Es orgánico.
  • Prensado en frio, o sea, que no usaron solventes químicos.
  • No viene de semillas genéticamente modificadas.
  • Es alto en ácidos oleicos, es decir, bajo en grasas polinsaturadas omega 6.

Hay que tomar en cuenta que el aceite de girasol orgánico prensado en frio y sin refinar ni hidrogenar, tiene un punto de humo mucho más bajo que el refinado, y si pasa de este punto, se destruye la composición del aceite y solo quedan grasas polinsaturadas tóxicas.

Revisa que el aceite que consumes no diga que está refinado para altas temperaturas, porque esto significa que ya perdió la mayoría de sus propiedades benéficas, como la vitamina E y la lecitina.

Recuerda que las grasas saludables no suelen estar en estado líquido de manera natural, y las que sí, necesitan mantenerse a una temperatura de almacenaje adecuada y lejos de la luz del sol, pues de otro modo se hacen rancias.

 

Conclusión

Existen muchas alternativas más saludables para cocinar que el aceite de girasol procesado.

Algunas buenas opciones son el aceite de coco y la mantequilla orgánica. El aceite de girasol solo es bueno cuando no ha sido refinado, ni hidrogenado, está prensado en frío y tiene un buen equilibrio de omegas.

Comparte esta valiosa información para crear más conciencia a tu alrededor.

Sigue con nosotros.

 

Ver También: