Alimentos Transgénicos: Qué Son, Qué Peligros Tienen, Ventajas Y Desventajas

Con base en varias encuestas, muchos estadounidenses no creen haber consumido alimentos transgénicos, estadística que posiblemente no varíe mucho en México y otros países hispanos.

Aun siendo disciplinadamente obsesivo con lo que se come, no se puede estar 100 % seguro de no ingerir este tipo de alimentos o ingredientes, porque están por doquier.

Te invitamos a conocer más sobre este tema decisivo en cuento a la alimentación del presente y futuro. También porque sabremos si estos alimentos nos hacen daño.

¿Qué son los alimentos transgénicos?

Cuando los especialistas en biotecnología alteran la estructura genética de un animal o planta para desarrollar un atributo ventajoso de alguna de sus partes, los organismos y los productos alimenticios resultantes son llamados transgénicos. Este proceso se denomina transgénesis.

Lo que los científicos hacen es introducir uno o varios genes pertenecientes al genoma de una especie en el de otra.

¿Cuantos genes se insertan en los organismo transgénicos?

La cantidad de genes insertados suele estar entre uno y 5. Se trata de genes cuya función ya es suficientemente conocida y su papel en el organismo receptor es producir o dejar de producir algo.

Ejemplo de alimento transgénico: El Arroz

Por ejemplo, supóngase que se aísla el gen que dicta la producción de beta-caroteno y se introduce en el genoma de la planta de arroz.

El arroz producido por las plantas transgénicas tendrá cierto contenido de beta-caroteno (pro vitamina A), sumando una importante ventaja nutritiva. Este arroz existe, en conocido como “arroz dorado” y es llamado también “arroz transgénico”.

Ejemplo de alteración transgénica: La insulina

Otro ejemplo; uno de los primeros éxitos transgénicos fue la insulina. A finales de los años 1970, los científicos aislaron el gen humano relacionado con la producción de insulina y lo insertaron en la bacteria Escherichia coli.

Estos microrganismos se convirtieron en fábricas de una insulina idéntica a la producida por los seres humanos, facilitando el tratamiento de la diabetes.

La biotecnología vigente tiene sus antecedentes casi con la invención de la agricultura y la cría.

La fermentación y la alteración transgénica

La fermentación es un proceso biotecnológico que ya era conocido en los antiguos pueblos de Asia. Los criadores siempre supieron diferenciar los mejores animales para un determinado fin, por su tamaño, rasgos anatómicos y temperamento. Otra forma de biotecnología.

Estos métodos han sido ampliamente superados. La técnica actual altera los genes como si fueran piezas de un rompecabezas, tecnología en la que se recortan pedazos de material genético a los microbios, animales y plantas, para crear seres con rasgos diferentes.

La transgénesis también es conocida como bioingeniería, transferencia de genes de un ser vivo a otro y tecnología de ADN recombinante.

¿Cuál Es La Diferencia Entre los Organismos “Transgénicos” Y los Organismos Genéticamente modificados? ¿Son lo Mismo?

Aunque usualmente se habla de organismos transgénicos (OT) y de organismos genéticamente modificados (OGM) como si fueran exactamente lo mismo, más correcto es afirmar que los primeros son solo un subconjunto muy pequeño de los segundos.

Es decir, todos los organismos transgénicos son genéticamente modificados, pero no todos los organismos genéticamente modificados son transgénicos.

Ya vimos que la transgénesis es una tecnología inventada por el hombre para poner uno o unos pocos genes de un organismo (por ejemplo el gen del beta-caroteno) en otro organismo (por ejemplo una planta de arroz).

Las nuevas plantas producirán arroz rico en beta-caroteno y el alimento pasará a llamarse transgénico, aunque también es correcto llamarlo “arroz genéticamente modificado”.

En su concepto más amplio, los organismos genéticamente modificados son producto de un cambio mucho más complejo, con la participación de miles de genes, que incluye cruzamientos, hibridaciones y poliploidias, y el trabajo de la evolución a lo largo de miles de años.

Este proceso es de mucho mayor alcance que el hecho de poner unos pocos genes de un ser en otro, que es lo que caracteriza a la transgénesis.

Lee nuestra guía sobre los peligros ocultos de los alimentos transgénicos

Otros ejemplos de alimentos transgénicos

Un gen que evita la descomposición de los frijoles puede ser incorporado a los tomates con estos procedimientos, sin que sean alterados su sabor y apariencia. Ahora solo serán más resistentes a la putrefacción.

La mayoría de los alimentos transgénicos provienen de especies que han sido alteradas biotecnológicamente para resistir plagas, enfermedades y  herbicidas, entre otros productos industriales.

Podrían ser los tomates frescos de la ensalada en cualquier restaurant o la preparada en tu casa o la lechuga de la hamburguesa en tu parrilla. Ambas hortalizas pudieron haber sido genéticamente alteradas para mantenerse frescas y apetitosas.

Los productos transgénicos saturan los supermercados, despensas de los hogares y los refrigeradores de locales de venta de comida. Están allí para impresionar a los consumidores por su impecable y apetecible apariencia.

Otros ejemplos son:

  • Los aderezos preparados con un aceite comercial corriente, que tienen un contenido de grasas saturadas tan bajo como el del aceite de oliva.
  • La carne de cerdo con un 33 % menos de grasa, porque los animales fueron suplementados con hormonas de crecimiento modificadas para conseguir tal reducción.
  • El cereal de maíz proveniente de granos cuyas plantas fueron capacitadas biotecnológicamente para defenderse de los gusanos barrenadores.
  • El trigo cuyo genoma ha sido alterado para que puedas comer pan, galletas y pastas libres de gluten, previniendo la enfermedad celíaca.

Todo lo que rodea a los alimentos transgénicos está tocado por intereses. ¿Cuáles son? Comerciales, alimenticios, para solucionar problemas de la agricultura, prevención y cura de enfermedades y sobre todo, mucha polémica por las implicaciones éticas, económicas y de salud que conllevan.

¿Para qué sirven los alimentos transgénicos?

Los alimentos transgénicos pueden añadir un beneficio para la salud por contener algún componente adicional. Es lo que sucede con:

  • El arroz dorado, rico en beta-caroteno, que contribuye a reducir la deficiencia de vitamina A entre la población mundial que basa su alimentación en este grano
  • Los plátanos transgénicos que vacunan contra la hepatitis
  • La patata que inmuniza contra el cólera
  • Las fresas con mayor contenido de vitamina C

Sin embargo, los mayores desarrollos en transgénesis se han producido en crear plantas y animales que crezcan más rápido, que se desarrollen sin las enfermedades que diezman las cosechas y la cría y que resistan más efectivamente los plaguicidas, herbicidas y otros químicos.

Estos beneficios son importantes en la producción de alimentos a gran escala y en los rendimientos para hacer rentable la actividad a los agricultores.

Historia de los alimentos transgnénicos y alimentos genéticamente modificados

Neolítico: los pueblos de la Media Luna Fértil inventan la agricultura en Asia.

Neolítico: los pueblos de India, Oriente Medio y la Media Luna Fértil, domestican el carnero, el cerdo, la cabra y la vaca, iniciando la ganadería.

5000 años a. C: los sumerios introducen el cultivo intensivo, el monocultivo, el riego y la mano de obra especializada en agricultura.

4000 años a. C: los egipcios hacen pan y vino con levaduras.

2000 años a. C: los sumerios, chinos y egipcios desarrollan la fermentación y la emplean para hacer cerveza y queso.

Siglo III: los romanos inventan el arado romano tirado por bueyes y el sistema de barbecho.

Siglo XI: se introduce el arado con ruedas en el norte de Europa.

Época precolombina americana: los indígenas del actual México manipulan las algas spirulina para hacer alimentos.

Siglo XVI: se inventan las técnicas que conducen al yogur y al chocrut en el centro de Europa, dos casos de empleo de bacterias en la alimentación.

1861: el francés, Louis Pasteur, inventa la pasteurización.

1879: el botánico estadounidense, William James Beal, desarrolla en maíz el primer híbrido experimental.

1910: el genetista estadounidense, Thomas Hunt Morgan, demuestra que los cromosomas son los portadores de los genes.

1953: el estadounidense, James Watson y el británico, Francis Crick, descubren la estructura de doble hélice del ADN.

1982: la empresa estadounidense, Eli Lilly, lanza al mercado una insulina, primer medicamento producto de la ingeniería genética.

1986: Monsanto crea la primera especie vegetal transgénica, una planta de tabaco más resistente.

1990: Pfizer desarrolla, Chymax, quimosina para la fabricación de queso que fue el primer producto con tecnología transgénica, autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

El mismo años se realiza en EE.UU el primer ensayo exitoso con un algodón transgénico resistente a los herbicidas.

1993: la FDA aprueba el uso de la somatotropina bovina recombinante, hormona de crecimiento animal creada por Monsanto.

1994: la empresa, Calgene Inc., lanza al mercado el tomate Flavr Savr, primer alimento transgénico en ser comercializado. Más duraderos y resistentes, pero también muy insípidos.

2003: científicos japoneses desarrollan granos de café sin cafeína.

2006: Estados Unidos aprueba el consumo humano de arroz transgénico.

2015: EE.UU. aprueba un salmón  desarrollado por AquAdvantage, primer animal transgénico autorizado para el consumo humano.

Principales empresas de biotecnología que producen alimentos transgénicos y alimentos genéticamente modificados

El gigante pionero de la biotecnología alimentaria fue la multinacional estadounidense, Monsanto, con sede en San Luis, Misuri, que desarrolló cerca del 90 % de los rasgos transgénicos que salían al mercado.

La producción biotecnológica de Monsanto incluye:

Maíz, arroz, algodón, soja, lino, remolacha, canola y alfalfa, resistentes a los herbicidas.

Maíz, patata, tomate y algodón, resistentes al ataque de los insectos.

Calabaza, papaya y ciruela resistentes al ataque de virus.

Tomate de maduración retardada, lo que aumenta el rendimiento de la planta.

Canola y soja modificadas para obtener aceites con diferente composición.

Maíz con la composición proteica alterada.

Tabaco con nicotina reducida.

El mercado de la agrobiotecnología se diversificó progresivamente. Además de Monsanto, hoy participan DuPont, Bayer, Syngenta y Aventis, aparte de numerosos laboratorios e instituciones de investigación medianas y pequeñas, muchas pertenecientes a universidades públicas y privadas que participan en la actividad en su conjunto o en algunas de sus fases.

Lee nuestra guía sobre las ventajas y desventajas de los alimentos transgénicos

Importancia de los alimentos genéticamente modificados y de los alimentos transgénicos

En el mundo hay casi 200 millones de hectáreas de cultivos transgénicos. Más del 90 % del maíz, la soja y el algodón cosechado en EE.UU, es transgénico.

Los cultivos transgénicos se han desplegado en los países en desarrollo. Más de la mitad de las hectáreas de transgénicos se sembraron en Latinoamérica, África y Asia en 2015, lo que ha beneficiado económicamente a la agricultura de estas regiones.

Aunque es debatible, los alimentos transgénicos pueden ser más nutritivos, duraderos y de mejor sabor.

También son más beneficios para los agricultores porque los rendimientos aumentan y los costos de mantenimiento de las plantaciones son menores.

El argumento de quienes se oponen a estos alimentos es que están contra la naturaleza.

La irrupción de los transgénicos ha revalorizado la alimentación orgánica en un sector de la población, con productos cosechados tradicionalmente sin la intervención de abonos químicos, ni modificaciones genéticas.

Principales posiciones en torno a los alimentos transgénicos y alimentos genéticamente modificados

El debate sobre los pro y contra de los alimentos transgénicos es álgido, entre quienes apuestan a su continuidad con amplias libertades, con controles y por quienes piden paralizar su producción.

Desventajas y peligros de los alimentos transgénicos

Los adversarios sostienen que la inclusión de genes en otro genoma puede terminar en un resultado inesperado, como una inconveniente alteración del equilibrio ecológico.

Los productores tradicionales temen que con tantos cambios genéticos se desarrolle una súper maleza que acabe con su agricultura.

A algunos biólogos les inquieta que vayamos hacia una especie dominante, el monocultivo y a la destrucción de la biodiversidad.

También hay preocupación de que desaparezcan especies autóctonas, únicas de determinados regiones o microclimas.

Se conocen centenares de especies de trigo, papa, arroz y otros vegetales, que han evolucionado en ecosistemas particulares, siendo cuidadosamente cultivadas por generaciones y que en opinión de estos detractores, estarían en riesgo.

Ventajas de los alimentos transgénicos:

Acabaría con el hambre en el mundo

El respaldo de estos alimentos es contundente. Sus defensores aseguran que pueden resolver el problema del hambre en el mundo, aunque sin ética, para sus oponentes.

Sus simpatizantes aplauden que la mayor producción ayude a bajar o a contener los precios. La contraparte piensa que esto se consigue alterando los designios naturales y atacando la tierra con productos químicos cada vez más potentes y dañinos.

Para unos, los métodos tradicionales no servirán para alimentar al mundo en el futuro cercano, para otros, sí.

Problemas a la salud que ocasionan los alimentos trasgénicos

Animales que consumen alimentos transgénicos han sido vinculados a esterilidad, debilitamiento del sistema inmunológico, envejecimiento prematuro, problemas con la regulación de la insulina, la síntesis de colesterol, la formación de proteínas y la señalización celular y cambios en las funciones renal, intestinal, hepática y del bazo.

Otras preocupaciones con los alimentos transgénicos incluyen:

Alergias

Imaginemos que una empresa de biotecnología inserta genes de la nuez de Brasil en la codificación genética de la soja, para aumentar su contenido proteico. ¿Qué pasará con los alérgicos a este fruto seco? ¿Podrían ser hipersensibles también a la soja?

Cruces genéticos espontáneos

Especialistas creen que es posible que los genes de los cultivos transgénicos pasen a los convencionales, lo que podría comprometer la seguridad y la sostenibilidad alimentaria.

Esta posibilidad ha provocado demandas colectivas multimillonarias contra las empresas de biotecnología agrícola, por presuntos daños ocasionados a productores tradicionales con la introducción de sus novedosas especies.

Una de ellas fue la presentada por agricultores estadounidenses como consecuencia de haber encontrado trazas de un arroz transgénico creado por la empresa Bayer, en un arroz convencional.

Casos similares han ocurrido en otras partes del mundo con especies como maíz y canola.

Cómo identificar un alimento transgénico

Es posible saber si estás por comprar un alimento transgénico si este porta un código PLU impreso en las calcomanías de las manzanas y otras frutas.

Según este sistema de identificación, el código de los alimentos orgánicos comienza con el número 9, el de los alimentos GM comienza con 8 y el de los alimentos convencionales con 3 o 4.

Este sistema está muy lejos de tener una amplia penetración, por lo que la mayoría de los alimentos consumidos carecen de esta información sobre su origen.

Daños a tu salud de los alimentos transgnénicos probados por la ciencia

Pese a que las empresas de biotecnología garantizan que los alimentos transgénicos son seguros y que no existe evidencia científica que concluya lo contrario, estudios los relacionan con diferentes trastornos de salud.

Infertilidad

Un estudio emprendido por la Universidad de Viena, Austria, halló que la fertilidad de los ratones alimentados con maíz transgénico fue afectada de diferentes formas. (1)

Los roedores se reprodujeron más lentamente y tuvieron menos ratoncitos que los alimentados con maíz convencional, diferencia que se manifestó incluso en tercera y cuarta generación.

El peso promedio de la camada también se redujo.

Cáncer

La Organización Mundial de la Salud clasificó al glifosato, herbicida de amplio espectro desarrollado por Monsanto para matar la maleza sin afectar al maíz, canola, algodón, trigo, sorgo y alfalfa, como cancerígeno. (2)

El herbicida ha sido relacionado con el cáncer de mama y de próstata. También con las enfermedades de Alzheimer y Parkinson.

Toxicidad renal y hepática

Un estudio publicado en 2012 por la revista académica, Food and Chemical Toxicology, advierte que ratas alimentadas con maíz transgénico resistente al herbicida Roundup, presentaron daños renales, hepáticos y pituitarios. (3)

Los roedores también tuvieron mayores desequilibrios hormonales y tumores de cáncer de mama más grandes, respecto a las ratas de control.

Resistencia a los antibióticos

El maíz y otros productos vegetales transgénicos suman genes altamente resistentes a los antibióticos. Si  pasaran a las bacterias que atacan a los seres humanos, estas podrían desarrollar invulnerabilidades, haciendo mucho más difícil el control de infecciones.

La Academia Estadounidense de Medicina Ambiental advierte que los alimentos transgénicos son intrínsecamente inseguros, relacionándolos con (4):

  • Alergias
  • Alta morbilidad
  • Cambios orgánicos
  • Problemas inmunológicos
  • Aceleración del envejecimiento
  • Defectuosa regulación de la insulina
  • Modificaciones gastrointestinales

Después de conocer los beneficios y potenciales aspectos negativos de los alimentos transgénicos, ¿cuál es tu lado del debate?

Comparte este artículo en las redes sociales, para que tus amigos y seguidores conozcan sobre este interesante tema.

 

Ver También: