Los Peligros Ocultos de los Alimentos Transgénicos (OGM)

 

Los alimentos genéticamente modificados nos deberían preocupar gravemente. Si no me crees, sólo déjame decirte que están en todas partes: en tu comida, en los multivitamínicos que tomas y en las fórmulas para bebé que le das a tus hijos.

Este tipo de alimentos son muy dañinos para nuestro cuerpo y la naturaleza, aunque se ven exactamente igual que sus contrapartes naturales.

En este artículo te explicaré los efectos que los alimentos transgénicos provocan en el ser humano y en la naturaleza. Además, encontrarás qué tipos de transgénicos son los más comunes y consejos para evitarlos.

¿Cuáles Son Las Principales Diferencias Entre Los Alimentos Transgénicos Y los Alimentos Naturales?

Los alimentos transgénicos pueden provocar efectos devastadores en nuestro medio ambiente. Veamos algunos de ellos.

Los Alimentos Transgénicos Alteran el Ecosistema

Los pesticidas utilizados para los alimentos transgénicos están matando a los polinizadores más importantes del planeta: las abejas. Las abejas son una parte importante del ecosistema en todo el mundo.

Si las abejas desaparecen, seguirían más de un tercio de los suministros de cultivos del mundo. Como consecuencia, aumentaría el costo de las producciones de alimentos y afectaría la supervivencia de otras especies incluyendo la nuestra.

No solo las abejas sufren los efectos de los pesticidas. Otros animales importantes como los pájaros y mariposas también están muriendo a causa de los productos químicos tóxicos.

Esto provocaría una alteración en el ecosistema de nuestro planeta afectándonos de gran manera.

Los Alimentos Transgénicos Erradican la Agricultura Orgánica

Cuando cepas modificadas genéticamente son utilizadas en cultivos, las tierras y aguas subterráneas quedan contaminadas para siempre.

Eso las convierte en una amenaza para los métodos agrícolas orgánicos y sostenibles porque los cultivos silvestres se contaminan.

Uno de cada tres agricultores orgánicos ya ha tenido casos de contaminación en su granja. Esto implica un alto costo para los agricultores, ya que por lo regular son negocios pequeños e involucran inseguridad financiera.

Los Alimentos Transgénicos Contamina el Agua

Los pesticidas también envenenan los suministros subterráneos de agua. Esto se comprobó en una investigación llevada a cabo en Cataluña, España. En el estudio se encontró que más de 40 % de las muestras de agua subterránea tenían glifosato.

Esta toxina es el ingrediente activo del herbicida de Monsanto llamado Roundup y está vinculado en varios estudios con por lo menos 15 efectos negativos para la salud.

Tener sustancias tóxicas como estas en los suministros de agua tendrá un efecto ambiental en cadena, cuyo impacto no se sabría hasta que sea demasiado tarde.

Los Alimentos Transgénicos Proliferan la Maleza

Las malas hierbas o maleza se pueden adaptar a los pesticidas, justo como las bacterias que se adaptan a los antibióticos. Cuando pasa, las hierbas evolucionan y se necesitan de pesticidas o químicos más fuertes para matarlas.

Obviamente causa más daño a la tierra y suministros subterráneos de agua.

Los Alimentos Transgénicos Contaminan Cultivos y Plantas Silvestres

El polen que sale de los cultivos transgénicos puede contaminar fácilmente las plantas silvestres y otros cultivos cercanos.

Por ejemplo, en Dakota del Norte, se encontró que la canola transgénica crecía en la naturaleza libremente, lejos de los plantíos en los que se cultivaba.

También está pasando en México con los cultivos de maíz. Al parecer, de igual forma la alfalfa transgénica está contaminando los cultivos naturales.

Lo peor de todo es que esta contaminación es casi imposible de contener debido a que está siendo propagada por insectos. Además, una vez ocurrida, no es posible eliminarla.

Aún no sabemos qué pasará si todos los cultivos se llegan a contaminar con productos químicos y tóxicos, pero es seguro que tendrá repercusiones en nuestra salud y probablemente lleve a la extinción de muchas especies.

 

Los Alimentos Transgénicos Tienen Efectos Negativos en Nuestra Salud

Lo que más nos preocupa acerca de los alimentos transgénicos es que el glifosato, la misma sustancia que ha contaminado muchos suministros de agua natural, ha sido encontrado dentro de la orina, la sangre humana y hasta en la leche materna.

Monsanto, compañía responsable de los alimentos transgénicos en Estados Unidos, ha dicho que los rastros de glifosato no representan un riesgo para la salud.

Estas afirmaciones son respaldadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) del mismo país.

Sin embargo, los pesticidas que se utilizan en los cultivos de alimentos transgénicos están relacionados con enfermedades graves como el cáncer.

En un estudio se descubrió que el pesticida Roundup, usado regularmente en cultivos transgénicos, puede causar una peligrosa alteración hormonal. Por cierto, este estudio fue alejado de la luz pública por presiones comerciales, pero luego se volvió a publicar.

La Academia Estadounidense de Medicina Ambiental también ha encontrado serios riesgos para tu salud como resultado de comer alimentos transgénicos.

Entre los riesgos se incluyen un envejecimiento acelerado, problemas inmunes, complicaciones para regular la insulina, cambios en los órganos principales, trastornos en el sistema gastrointestinal y hasta esterilidad.

Los Cultivos Transgénicos más Comunes

Estos son los cultivos más comunes de alimentos transgénicos en Estados Unidos.

Ten en cuenta que estos productos no vendrán con una etiqueta que los identifique como transgénicos, debido a la legislación de etiquetado de algunos países. Aunque también tienes que mantenerte atento a las etiquetas que verifiquen que sean orgánicos.

Maíz

¿Sabías que más del 90 % del maíz que consumes está genéticamente modificado? Lo convierte en uno de los cultivos transgénicos más comunes, en especial en México.

El maíz también se utiliza como un aditivo alimenticio en muchos productos, siendo su forma más mortal el jarabe de maíz, que cuenta con un alto contenido de fructosa.

Se usa en muchos productos como refrescos, postres, salsas de tomate, pan y aderezos para ensaladas. Otras formas comunes de maíz transgénico son el almidón de maíz o jarabe de maíz.

El problema no queda sólo en el maíz. Recuerda que el ganado también es alimentado con maíz genéticamente modificado, lo cual es muy preocupante y produce un efecto en cadena.

El maíz transgénico está relacionado con una gran variedad de problemas de salud. En pruebas de laboratorio, las ratas experimentaban daños en el corazón, los riñones, las glándulas suprarrenales, el hígado, las células sanguíneas y el bazo.

Lee también nuestra guía sobre las 5 razones por las que el jarabe de maíz de alta fructuosa te va a matar

Canola

La canola goza de mucha popularidad como aderezo para las ensaladas, la manteca y la margarina. Al igual que el maíz, 90 % de los cultivos de canola en Estados Unidos están modificados genéticamente.

Para evitar este producto biotecnológico, asegúrate de cambiar tus aceites vegetales por alternativas más saludables como el aceite de oliva extra virgen, el aceite de coco o el aguacate.

Lee también nuestra guía sobre el aceite de canola y si es bueno o no para tu salud

Lácteos

Aproximadamente 20 % de las vacas en Estados Unidos reciben hormonas de crecimiento para aumentar su producción de leche. Y esto es sólo la cuenta “oficial”.

Teniendo esto en mente, sería mejor que buscarás alternativas orgánicas o evitar los productos lácteos en su totalidad. La leche de cabra orgánica es una buena opción.

La hormona de crecimiento bovina se sigue usando en Estados Unidos y en muchos otros países. Aún cuando su uso se ha prohibido en muchos otros, como en toda la Unión Europea.

Esta hormona puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama y además se dice que la leche producida mediante este método es por lo regular nutricionalmente inferior a la natural.

Lee nuestra guía sobre los lácteos: ¿Son buenos o malos para tu salud?

Betabel

Alrededor de 95 % del betabel disponible en Estados Unidos es betabel transgénico, pero no sólo eso, sino también debes saber que aproximadamente la mitad de todo el azúcar producido proviene del betabel.

Esto nos hace muy difícil evitar el azúcar modificado genéticamente.

Existen otras opciones a los dulces de producción comercial como el azúcar orgánico o alternativas naturales de azúcar en la repostería casera como la miel orgánica natural.

Soya

Para nuestra mala suerte, casi 95 % de los frijoles de soya disponibles están genéticamente modificados.

Para que estés seguro, elimina de tu dieta todos los alimentos procesados y crea tus propios platillos con ingredientes naturales y saludables.

Verifica todos los productos que compres para que no contengan lecitina, almidón vegetal, aceites hidrogenados y proteína vegetal hidrolizada.

Se ha demostrado que la soya transgénica es menos nutritiva que la soya orgánica. Esto es debido a que contiene menos fibra, zinc y proteínas. Además, tiene más ácidos grasos omega-6 y grasas saturadas.

Los frijoles de soya transgénicos también tienen rastros de pesticidas y están relacionados con problemas pancreáticos.

Alfalfa

Si bien la alfalfa no es un alimento muy popular, se utiliza regularmente para alimentar animales. Se ha encontrado que la alfalfa puede tener rastros de pesticidas, toxinas que luego terminan en nuestros platos.

No sOlo eso, se ha encontrado que la alfalfa transgénica está contaminando los cultivos de alfalfa orgánica. En poco tiempo podríamos quedarnos sin alfalfa natural.

Semilla de algodón

Puedes encontrar el aceite de semilla de algodón en el aceite vegetal y la margarina. Algunos de estos pueden provenir de cultivos transgénicos. Este aceite esta relacionado con problemas de salud como la inmunidad deficiente, hemorragias, inflamación y alergias.

Calabacín

Los calabacines han sido modificados genéticamente para mejorar su resistencia ante virus y plagas.

No hay mucha información de los daños a la salud provocados por este vegetal. Lo más probable es que se deba a que los cultivos de calabacín son muy pequeños como para ameritar un estudio completo.

Pero podemos concluir que los efectos adversos son parecidos a otros vegetales transgénicos.

Papayas

Si te gustan los licuados con papayas es mejor que las compres orgánicas, o por lo menos comprar una variedad que no esté modificada genéticamente.

Papas

Al momento, las papas transgénicas no están a la venta. Sin embargo, la FDA aprobó en Estados Unidos seis nuevas variedades de papas, así que no podemos estar seguros de que las papas usadas por cadenas de restaurantes como McDonald sean orgánicas.

Manzanas

La FDA también aprobó la venta de dos tipos de manzanas transgénicas que no se pueden volver marrones.

El Centro para la Ciencia en el Interés Público de Estados Unidos ha solicitado que los procesos de aprobación para los alimentos transgénicos sean más rigurosos.

El motivo es porque sienten que este tipo de productos se están poniendo a la venta en los supermercados sin las debidas pruebas.

Estás manzanas salieron a la venta en el 2017, por lo que no existen muchas pruebas de los efectos negativos de esta fruta modificada genéticamente.

Lee nuestra guía sobre las vitaminas que poseen las manzanas

¿Qué Otros Alimentos Transgénicos Comemos sin Darnos Cuenta?

Es casi seguro que todos estamos en contacto con alimentos transgénicos o productos hechos a base de cultivos modificados genéticamente.

Ya sean alimentos procesados, cenas en restaurantes, productos frescos en el supermercado o incluso en el agua potable, todos pueden tener o ser un alimento transgénico. A menos que vivas en el campo, todos estamos expuestos.

Siendo que la mayoría de los alimentos que puedes comprar contienen ingredientes transgénicos, no es posible enumerar todos los productos genéticamente modificados. Por ello solo mencionaré los más impactantes.

Alimentos Vitamínicos

Muchos de nosotros tomamos vitaminas para complementar nuestra dieta y mantenernos saludables. ¿Pero cómo sabemos si esos suplementos no están llenos de ingredientes transgénicos?

A menos de que compres suplementos orgánicos, es mejor que cuides tu dieta e incluyas los alimentos necesarios para cubrir tus necesidades vitamínicas.

Para muestra veamos los ingredientes de los suplementos de vitamina E. Estos, por lo general, incluyen aceite de soya y la vitamina C, que es regularmente derivada del maíz transgénico.

Fórmulas para Bebé

Este es, sin duda, el alimento más escandaloso de todos. Tan solo tres de las mejores marcas de fórmula infantil internacionales contienen ingredientes transgénicos como la soya.

Lo más problemático es que los órganos y sistemas del bebé aún se encuentran en desarrollo, lo que los hace más susceptibles a los efectos nocivos de la soya, productos lácteos y otros ingredientes genéticamente modificados.

Cerveza

Debes tener cuidado con las bebidas alcohólicas que tomes, en especial la cerveza. La razón es que el alcohol no requiere que sus ingredientes figuren en el producto, por lo que pueden agregarle cualquier cosa, hasta anticongelante.

Se han encontrado ingredientes transgénicos en grandes marcas como Budweiser, Miller, Coors Light y Corona. Los ingredientes transgénicos más comunes en estas cervezas son el azúcar y el jarabe de maíz, pues contienen un alto contenido de fructosa.

Para evitar tomar estos productos tóxicos, elige las cervezas orgánicas.

Puedes también elaborar tu propia cerveza en casa, buscar una cervecería pequeña de buena reputación o probar cervezas alemanas, cuyas leyes de producción son estrictas para conservar su pureza.

¿Cómo Evitar los Productos Transgénicos en el Supermercado?

En primer lugar, busca productos que sean orgánicos certificados o que no tengan ingredientes transgénicos. Evita a toda costa la soya, la canola y el maíz, a menos de que estén especificados como orgánicos.

Conoce los otros nombres del maíz y la soya transgénicos que se utilizan en los alimentos. Compra alimentos integrales y, si puedes, haz tus propios productos.

Busca mercados de agricultores locales y orgánicos, habla con las personas que producen la comida y verifica que no usen productos transgénicos.

Como puedes ver, el tema de los alimentos transgénicos es muy delicado y no se le está dando la importancia que debería. Al ritmo que vamos, todos seremos afectados por este tipo de alimentos.

Lo mejor que podemos hacer en este momento es conocer todo sobre el tema y apoyar a los agricultores de alimentos orgánicos.

 

Comparte este artículo para concientizar a tus amigos. Si tienes alguna duda, no dudes en dejarnos un comentario. Hasta pronto.

 

Ver También: