Cirugía bariátrica: qué es, cómo funciona y porque funciona

¿Qué es la cirugía bariátrica?

También es conocida como la cirugía para bajar de peso. Es un procedimiento quirúrgico que se realiza en el estómago o los intestinos con el objetivo de inducir la pérdida de peso.

Hay varios tipos de cirugía bariátrica. El más común en Estados Unidos y en México es la cirugía de manga gástrica o gastrectomía en manga. En segundo lugar está el bypass gástrico y, por último, la cirugía de banda gástrica.

La derivación biliopancreática con cruce duodenal es también otro procedimiento quirúrgico muy efectivo para bajar de peso, pero no tan popular como los anteriores.

Los beneficios de la cirugía bariátrica

Además de ayudar a perder peso, la cirugía bariátrica cuenta con grandes beneficios para tu salud que han sido comprobados científicamente.

El más importante de estos beneficios, después de la pérdida de peso, es la disminución del riesgo de padecer cáncer (1).

También puede mejorar tu fertilidad y evitar complicaciones durante el embarazo (2), alargar tu esperanza de vida (3) y mejorar tu autoestima y calidad de vida (4).

La cirugía bariátrica te ayuda a prevenir las enfermedades causadas por la obesidad

Una comorbilidad es una enfermedad o trastornos que se acumulan a una enfermedad primaria (en este caso, la obesidad).

En la siguiente lista encontrarás las comorbilidades más comunes que a menudo se mejoran gracias a la cirugía bariátrica:

  • Enfermedad de estasis venosa o la acumulación de sangre en los miembros inferiores
  • Menor dependencia a medicamentos
  • Infecciones de tejidos blandos
  • Alta presión sanguínea
  • Apnea del sueño
  • Diabetes tipo 2
  • Colesterol alto
  • Artritis

De todas estas enfermedades, la diabetes tipo 2 es la más común en pacientes con obesidad mórbida.

Diferentes estudios han demostrado que las bandas gástricas, el bypass gástrico laparoscópico y la cirugía de manga gástrica pueden reducir la dependencia a los medicamentos y, en algunos casos, resolver completamente la afección (5)(6)(7).

También existen otras comorbilidades que ocasionalmente se aceptan en los seguros y estas incluyen:

  • Estrés psicosocial como resultado de la obesidad
  • Incapacidad para realizar actividades diarias
  • GERD (enfermedad de reflujo ácido)
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Síndrome del hígado graso
  • Enfermedad de la vesícula
  • Dolor de rodilla y espalda
  • Derrame cerebral
  • Depresión
  • Migraña
  • Gota

Otros beneficios de la cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica no debe verse como un procedimiento cosmético. Si bien perderás peso y te verás mejor, el objetivo de una cirugía bariátrica debe ser la reducción de las comorbilidades y no solo números en una escala.

Esta cirugía te dará longevidad y una mejor calidad de vida. Serás más sano y feliz.

Veamos una pequeña lista de otros beneficios que obtendrás gracias a la cirugía bariátrica:

  • No serás más el miembro “gordito” de tu grupo de amigos.
  • Podrás afeitarte las piernas sin un espejo y sin esfuerzo.
  • No tendrás que comprar en tiendas de tallas grandes.
  • No necesitarás el cinturón extensible en los aviones.
  • Podrás envolver una toalla alrededor de tu cuerpo.
  • No serás la persona más grande en la habitación.
  • No te sentirás avergonzado al tomarte una foto.
  • Tus articulaciones no te dolerán al final del día.
  • Te podrás sentar cómodamente en un asiento.
  • Podrás a usar ropa que ya no te quedaba.
  • No sudarás por subir las escaleras.
  • Podrás volver a cruzar las piernas.

Esta es solo una reducida lista de todas las cosas que pueden mejorar en tu vida. Perder peso hace mucho más por ti que solo paliar condiciones médicas o reducir el número en tu báscula.

Pero, para lograrlo, tienes que desearlo verdaderamente y hacer los cambios necesarios en tu vida. Empieza creando una lista de todas las cosas que quieres hacer —pero que tu peso te impide realizar— y recompénsate cada vez que las alcances.

No te refuerces con comida. Mejor elige recompensas como una sesión de masajes, entradas a conciertos o eventos deportivos, o una salida nocturna con tus amigos.

Los prejuicios y miedos a la cirugía bariátrica

Por desgracia, la cirugía bariátrica tiene muy mala reputación. Esto tiene sentido cuando conocemos las historias populares acerca de este procedimiento quirúrgico.

Por lo regular, siempre se habla de un conocido que trató de perder peso de la manera “más fácil”, o sea, con una cirugía bariátrica como la banda gástrica.

Esta persona siempre tiene algún problema durante la operación que lo acerca tanto a la muerte que termina comiendo papillas por todo un año. Y, lo peor de todo, al final siempre termina recuperando todo el peso perdido.

Son historias como estas las que dañan la reputación de la cirugía bariátrica. Y aunque cabe la posibilidad de que sean ciertas, muchas de ellas están maquilladas, modificadas o son simplemente chismes.

Estos cuentos están muy alejados de la realidad. Son historias más entretenidas que decir que gracias a la cirugía bariátrica perdió más de 50 kilos, eliminó por completo el uso de medicamentos y que ya no padece diabetes. Por cierto, ¡esto sí es una historia real!

Puedes probar este prejuicio dicéndole a tu familia que estás considerando la cirugía bariátrica. Seguramente, recibirás una respuesta negativa y te dirán cosas como que no estás tan gordo, que puedes hacerlo de forma natural o que no necesitas bajar tanto peso.

Este tipo de respuesta está basada en una desinformación sobre los verdaderos riesgos; riesgos que los preocupa y hacen temer por tu seguridad, no pienses que es porque te quieren hacer sentir mal.

¿Es posible que ganes el peso que bajaste con la cirugía bariátrica?

Efectivamente, existen personas que vuelven a ganar peso años después de la cirugía bariátrica. En la mayoría de los casos, la cirugía no es la culpable, sino el paciente o el programa bariátrico. Esta falla es producida generalmente por dos factores:

  1. Falta de implementación. El paciente nunca mejoró su estilo de vida al no recibir o aprovechar la educación y apoyo ofrecido.
  2. Falta de educación y apoyo pre y postoperatorio. El programa bariátrico falla, si no se le ofrece al paciente o no es completo.

Está claro que la cirugía bariátrica puede fallar en ocasiones, siendo estos casos los que finalmente se transforman en chismes y le terminan dando la mala fama.

Sin embargo, existen datos (estudios clínicos) que nos demuestran que estas historias son las excepciones. Tan solo veamos la tasa de éxito de los principales procedimientos quirúrgicos (8)(9):

  • Tasa de éxito de la cirugía de manga gástrica del 80 %
  • Tasa de éxito del cruce duodenal del 95 %
  • Tasa de éxito de la banda gástrica del 47 %
  • Tasa de éxito del bypass gástrico del 85 %

Estos porcentajes muestran a los pacientes que han perdido más de la mitad de su exceso de peso y lograron mantenerlo durante más de cinco años.

Los porcentajes también nos demuestran por qué la popularidad de la banda gástrica ha disminuido notablemente. Esto se debe a la alta tasa de complicaciones a largo plazo y la baja tasa de éxito.

Como puedes ver, la cirugía bariátrica es un procedimiento que cambiará tu vida y que no tiene nada de “fácil” como se cree popularmente.

De hecho, es una difícil decisión pues es una cirugía mayor y un cambio abrupto en tu vida. Además, existe la posibilidad de que falle en ayudarte a perder peso de forma adecuada a largo plazo.

¿Cuál es el objetivo de la cirugía bariátrica?

Es posible que te preguntes qué objetivo tiene la cirugía bariátrica, si de todas formas tienes que cambiar tu estilo de vida para mantener tus resultados. ¿No podrías lograr los mismos resultados sin la cirugía?

En sí, la cirugía bariátrica fuerza una reducción en calorías o minimiza su absorción; según el tipo de cirugía, puede provocar una o ambas cosas.

Las cirugías que son restrictivas por naturaleza, o que reducen el tamaño de tu estómago, te permiten sentirte lleno después de comer pequeñas cantidades de alimentos. Esto te obliga a comer menos y a perder peso rápidamente.

Las cirugías que son malabsortivas reducen el tamaño de tu tracto intestinal para que tu cuerpo absorba menos calorías.

En algunos procesos quirúrgicos se reduce la producción de ghrelina, la hormona del “hambre”, para reducir tu apetito.

La mayoría de los procedimientos bariátricos también provocan sensaciones de náuseas después de comer alimentos con un alto contenido de azúcar o carbohidratos. Las náuseas te pueden ayudar a elegir mejores alimentos, bajos en azúcar y en carbohidratos simples.

La cirugía bariátrica te obliga a reaprender a comer, a elegir mejores alimentos y a pensar cuándo y qué tanto comer. Todas estas razones promueven una gran pérdida de peso en un corto período de tiempo.

¿Por qué algunas personas recuperan el peso perdido?

Ya vimos que la cirugía bariátrica te obliga a comer menos y a mejorar tu dieta, además de ayudarte a evitar alimentos poco saludables. Entonces, ¿cómo es posible que algunas personas vuelven a recuperar el peso perdido por la cirugía?

La respuesta está en los malos hábitos de los pacientes. Para muchos, la comida era una especie de consuelo, algo en lo que se refugiaban. Comer era algo que hacía que cada día fuese mejor.

Nuestro cerebro siempre intenta racionalizar nuestras costumbres. Muchos pacientes después de perder mucho peso caen en el error de comer un “poquito” de eso que les encantaba, ya que piensan que está bien.

Este error comienza a generalizarse día a día y a medida que comen más, las comidas se hacen más grandes. Sin que se den cuenta, su cuerpo se ajusta a las cantidades enormes de alimentos, aumentando varios kilos nuevamente.

¿Por qué debería tener la cirugía bariátrica?

Quizás no encuentres la razón de por qué deberías tomarte la molestia de tener una cirugía bariátrica, si de todas formas tendrás que cambiar tu estilo de vida.

Es muy probable que ya hayas intentado la manera “natural” para bajar de peso durante la mayor parte de tu vida adulta y, si estás aquí, es por que no te ha funcionado. Para la mayoría de las personas, nada más funcionará.

Al tener la cirugía bariátrica, tendrás un mayor compromiso para bajar de peso y aprender a comer saludablemente.

La clave de ser un paciente bariátrico exitoso es la aceptación. Debes reconocer los malos hábitos y abordarlos rápidamente para evitar problemas.

Esto lo puedes hacer asistiendo a grupos de apoyo, escribiendo un diario alimenticio y recibiendo el apoyo de seres queridos.

Cada paciente tiene diferentes obstáculos, diferentes factores desencadenantes y diferentes vínculos emocionales con la comida. Comprender mejor tu relación con la comida te preparará para evitar los malos hábitos y las recaídas.

Esto no lo harás solo. Antes de la operación, recibirás asesoramiento psicológico, consultas nutricionales y tendrás acceso a un programa de pérdida de peso supervisado por el cirujano encargado de la operación, junto con reuniones mensuales con un grupo de apoyo.

A medida que adelgazas, notarás cómo se te facilitará hacer más ejercicio. Tus mejores motivadores serán un cambio visible significativo y mucha más energía durante tu día.

La cirugía bariátrica creará un cambio físico tan drástico que no querrás perderlo y se convertirá en el mejor motivador para seguir perdiendo más peso y no recuperarlo.

¿Por qué elegir la cirugía bariátrica?

Porque está cirugía creará una pérdida de peso tan radical que te motivará a seguir cuidando tu salud, mientras que la educación que recibes antes y después de la operación te ayudará a crear y a mantener hábitos más saludables.

Breve historia sobre la cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica para la pérdida de peso inició en la década de 1950 con el bypass intestinal. Durante este procedimiento, se disminuía la longitud del intestino delgado.

Los intestinos se encargan de absorber los macronutrientes y calorías. Al recortar esta área, se disminuye la absorción de calorías y macronutrientes a medida que la comida sale de tu cuerpo.

Poco después, en 1966, el Dr. Edward E. Mason y Chikashi Ito desarrollaron la cirugía de bypass gástrico. En este procedimiento, el estómago se recortaba y una pequeña porción de los intestinos se acortaba.

Con un estómago más pequeño, a los pacientes les resultaba muy difícil tener comidas abundantes y los intestinos reducidos absorbían menos calorías, resultando en una pérdida de peso segura.

Debido a estos procesos innovadores, a Mason se le conoce como el “padre de la cirugía de la obesidad”.

La mayoría de los procedimientos quirúrgicos bariátricos en la actualidad se hacen por vía laparoscópica, catalogada como un tipo de cirugía mínimamente invasiva.

En este tipo de cirugías se realizan de tres a seis incisiones muy pequeñas por donde se insertan pequeños instrumentos y una cámara. Con ella se experimenta menos dolor y el tiempo de recuperación es mucho más rápido.

¿Cuál es el mejor procedimiento para ti?

Según el porcentaje de éxito mencionado anteriormente, es probable que pienses que el cruce duodenal o el bypass gástrico son los mejores procedimientos para bajar de peso. Sin embargo, cada procedimiento funciona distinto para cada persona.

La razón está en que tenemos una diferente relación con los alimentos, diferentes estilos de vida y diferentes historiales médicos.

Deberás ser abierto con tu cirujano bariátrico para que juntos encuentren el procedimiento que se ajuste mejor con tu personalidad, estilo de vida y nivel de aversión al riesgo.

No todos los cirujanos bariátricos realizan todos los procedimientos. Pregúntale a tu médico qué procedimientos realiza y, si no realiza un procedimiento, indaga la razón.

Podría haber una fuerte tendencia hacia la banda gástrica, si tu cirujano solo realiza el procedimiento de banda gástrica.

El apoyo y la educación del programa bariátrico disponible y tu deseo o capacidad de utilizar esta ayuda es más importante que el tipo de procedimiento que elijas.

La cirugía de bypass gástrico ha demostrado ser clínicamente efectiva para la pérdida de peso a largo plazo. Sin embargo, sin la orientación adecuada —antes y después de la cirugía— aún puede fallar.

¿Restrictivo o malabsortivo?

Las cirugías para perder peso funcionan debido a la restricción o malabsorción. Algunos procedimientos quirúrgicos utilizan una combinación de ambos, mientras otros solo usan elementos restrictivos.

Restrictivo

Los procedimientos restrictivos reducen el tamaño de tu estómago para que te sientas satisfecho más rápido.

Esto, por lo regular, se logra con grapas y la parte del estómago “cerrada” se elimina o se hace un conducto artificial o bypass, según el tipo de procedimiento.

Al reducir el tamaño del estómago también puedes reducir la producción de ghrelina, la hormona encargada del hambre.

Los procedimientos restrictivos pueden ser solo restrictivos o combinarse con algún aspecto malabsortivo.

Malabsortivo

Este tipo de procedimiento altera tu tracto digestivo de modo que se anula o “apaga” una cierta cantidad del intestino delgado. Esto permite que los alimentos pasen más rápido a través del intestino y que se absorban menos calorías.

Aunque existen algunos procedimientos que son solo malabsortivos, ninguno de estos tipos de cirugía se utiliza en la actualidad.

Los diferentes procedimientos quirúrgicos

En las siguientes descripciones sobre los procedimientos quirúrgicos para perder peso, encontrarás los beneficios y riesgos claves que te ayudarán a decidir tu mejor opción.

Pero siempre es importante que hables con tu médico honestamente sobre tu estilo de vida y tu condición médica para determinar el mejor procedimiento para ti.

1. Cirugía de banda gástrica

Tasa media de mortalidad (probabilidad de muerte) dentro de los 30 días posteriores de 0,14 %

Pérdida del exceso de peso promedio de 60 % a 80 %

Tasa de complicaciones graves de 1,25 %

Utiliza tipos de procedimiento restrictivo y malabsortivo.

Beneficios importantes

Cuenta con una larga historia de éxito y estudios clínicos que validan su efectividad. El promedio de pérdida de exceso de peso es de 60 % a 80 %. Tiene una alta probabilidad de detener la diabetes después de la cirugía (10)(11)(12).

También puede reducir el hambre, aliviar la acidez estomacal y el reflujo ácido.

Desventajas

Es un procedimiento quirúrgico muy difícil que generalmente requiere de un poco más de tiempo bajo anestesia, en comparación con otras cirugías bariátricas. No es recomendable para personas que son propensas a las úlceras.

También requerirás de vitaminas y minerales a diario (de por vida) para no correr el riesgo de desarrollar una deficiencia nutricional.

Notas importantes

El bypass gástrico restringe la cantidad de comida que puedes ingerir y puede reducir un poco la cantidad de calorías que tus intestinos absorben.

Algunos creen que el desvío de tus intestinos puede ser beneficioso para las hormonas intestinales que aumentan la saciedad y reducen el apetito.

Abajo un video explicativo de la banda gástrica:

Abajo un video testimonio de la banda gástrica:

 

2. Cirugía de la manga gástrica

Cuenta con una pérdida del exceso de peso promedio de un 57 % a 70 %.

Tasa media de mortalidad de 30 días en un 0,08 %

Tasa de complicaciones graves en un 0,96 %

Utiliza el procedimiento restrictivo únicamente.

Beneficios

La estadía promedio en el hospital es de dos noches, pero en algunos casos no necesitas quedarte en el hospital, pues no hay desvío de los intestinos (como en el bypass gástrico) ni uso de objetos extraños (como con las bandas gástricas).

Es también un procedimiento muy sencillo de realizar y te ayuda a reducir el apetito.

Desventajas

Deberás tomar vitaminas y minerales de por vida, aunque el riesgo de desarrollar una deficiencia de vitaminas o minerales es mucho menor que con el bypass gástrico y el cruce duodenal.

Sin embargo, no mejora el reflujo ácido ni la acidez estomacal y hasta es probable que pueda empeorarlos.

Notas importantes

El desvío de tus intestinos es la mejor opción solo si quieres tener la menor cantidad de cambios anatómicos. Además, la reducción del hambre puede ser precisada para cada paciente.

Abajo un video explicativo de la manga gástrica:

Abjao un video testimonio de la manga gástrica:

3. Cirugía de cruce duodenal

Pérdida promedio del exceso de peso de 80 % al 90 %

Tasa de complicaciones graves del 2 % al 3 %

Tasa promedio de mortalidad de 0,29 % al 2,7%

Combina procedimientos restrictivos y malabsortivos.

Beneficios

Este es el procedimiento con una mayor tasa de pérdida de peso, tanto al momento como a largo plazo. También cuenta con la mejor tasa de reducción de las comorbilidades.

Desventajas

Es la cirugía bariátrica con las directrices dietéticas más estrictas y con el mayor riesgo de desnutrición.

También es el procedimiento más largo y complejo de los tres procedimientos bariátricos primarios y con la mayor tasa de complicación grave dentro de los 30 primeros días.

Necesitarás adherirte estrictamente a una dieta postoperatoria con vitaminas y minerales para tener éxito y prevenir la desnutrición.

Notas importantes

Esta cirugía bariátrica ha existido por mucho tiempo, pero ha sido muy evitada por su complejidad y alto riesgo de desnutrición. Sin embargo, ha ganado popularidad en los últimos años.

Esto se debe a la existencia de mejores equipos de apoyo, educación del paciente, mejores herramientas quirúrgicas, la aparición de más estudios clínicos que comprueban su eficacia para reducir comorbilidades y refinamientos del procedimiento.

Si te decides por este procedimiento bariátrico, evalúa bien la experiencia de tu cirujano y los resultados obtenidos por antiguos pacientes, así como el programa de apoyo complementario.

Abjao un video explicativo del cruce duodenal:

 

4. Globos gástricos

Los globos gástricos son un nuevo procedimiento para pacientes que tienen un índice de masa corporal de 30 a 40 y que desean perder peso sin someterse a cirugía.

En esta nueva opción el paciente toma una pastilla para luego inflar un globo especial, el cual se dejará en el estómago durante seis meses. Esto reducirá el apetito y te hará sentir satisfecho más rápidamente.

Estos globos no son permanentes. Si quieres que la pérdida de peso perdure, necesitarás hacer cambios importantes en tu estilo de vida. Este método tiene una tasa promedio de pérdida del exceso de peso de 10 % al 30 %.

Abjao un video explicativo del globo gástrico:

Tu nueva dieta bariátrica

Cada procedimiento bariátrico tiene pautas de dieta diferentes.

La información que te mostraré a continuación tiene la intención de darte una idea sobre lo que puedes esperar de tu nuevo estilo de alimentación, pero no debe ser un reemplazo de las pautas de tu dietista o cirujano.

1. Dieta antes de la cirugía

El propósito de esta dieta es reducir el tamaño de tu hígado antes de la cirugía. En la mayoría de los programas bariátricos, la dieta preoperatoria dura alrededor de dos semanas.

¿Por qué se hace esto?

Las personas obesas pueden tener un hígado graso. Las células grasas proliferan entre las células del hígado, haciendo que este crezca, funcione mal y pueda complicar los movimientos de tu cirujano durante la intervención.

La dieta preoperatoria es regularmente alta en proteínas y baja en carbohidratos. Esto obliga a tu cuerpo a usar tus células de grasa como energía. En consecuencia, tu hígado encogerá rápidamente, lo que facilitará la cirugía.

2. Dieta después de la cirugía

Esta dieta consta de cuatro a cinco etapas, de las cuales las etapas tres y cuatro pueden ser alternadas ocasionalmente.

Etapa 1: Dieta líquidos claros, que dura de una a dos semanas después de la cirugía.

Etapa 2: Dieta líquida completa. Durante una o dos semanas después de la primera etapa.

Etapa 3: Comida en puré. De una a cuatro semanas después de la segunda etapa.

Etapa 4: Alimentos blandos. Una a dos semanas después de la etapa tres.

Etapa 5: Dieta “regular”. Esta será tu dieta normal el resto de tu vida después de la etapa tres, comenzando regularmente de 8 a 12 semanas después de la cirugía.

Etapa 1: Líquidos claros

Durante la primera etapa, tu dieta consistirá solo de caldo, gelatina y agua. Estas sustancias no deberán contener grasa o azúcar y tienes que comerlas lentamente.

También deberás evitar:

  • Bebidas con gas
  • Cafeína
  • Azúcar

Esfuérzate por tomar dos litros de agua todos los días. Ten cuidado de la deshidratación, ya que es muy común después de la cirugía bariátrica, así que crea el hábito de tomar agua cada hora.

Estos líquidos claros le permiten a tu estómago sanar y evitar enfermedades que puedan estresar a tu nuevo estómago.

Etapa 2: Dieta líquida completa con proteína

Esta etapa se enfoca en proteínas y líquidos. Los siguientes alimentos son los que regularmente se permiten durante la etapa 2:

  • Polvo de proteína mezclado con un líquido transparente no carbonatado libre de azúcar
  • Licuado de proteína en incrementos de 120 mililitros durante todo el día
  • Avena caliente muy acuosa
  • Polvos de proteína mezclados con yogur griego sin grasa
  • Yogur griego sin grasa
  • Yogur común sin grasa
  • Raspados sin azúcar
  • Pudín sin azúcar
  • Sopas de crema muy finas sin azúcar
  • Puré de manzana diluido sin azúcar
  • Helado sin grasa ni azúcar
  • Sopa con fideos suaves

Recuerda que mantenerte hidratado es muy importante. Puedes tomar un vaso de 180 mililitros cada hora para asegurarte de tomar suficiente agua durante el día.

Lee nuestra guía sobre cómo entender fácilmente las proteínas, carbohidratos y grasas

Etapa 3: Puré

En la etapa tres podrás comer alimentos con una consistencia suave. Estos incluyen el pollo y la carne molida, preparados con caldo de pollo o res para suavizar la carne. También puedes incorporar el atún y salmón enlatado con un poco de mayonesa baja en grasa.

Los quesos blandos entran en la lista, pero limita su uso pues generalmente son altos en grasa.

Asimismo, incluye los cereales suaves, solo déjalos que se remojen en leche descremada antes de comerlos.

Además, puedes tener un licuado de proteína al día con leche de almendras o leche de coco.

Los vegetales blandos hervidos, los huevos revueltos, pescado suave (ya sea cocido o al vapor), requesón, hummus y sopas son perfectamente válidos.

Deberás evitar el azúcar, los alimentos con almidón (como el pan, arroz, las pastas) y las verduras con mucha fibra (como el brócoli, espárragos y el apio).

Una dieta diaria de 500 calorías durante la etapa 3 es muy común, así que no te des por vencido.

Etapa 4: Alimentos suaves

Estarás feliz al llegar a esta etapa, ya que volverás a comer alimentos más normales. Sin embargo, la mayoría de los programas aún recomiendan elegir alimentos blandos para evitar sobrecargar tu nuevo estómago.

Los alimentos permitidos incluyen todos los mencionados en las etapas anteriores. Puedes continuar con tus licuados diarios, además de cereales naturales, pollo y otras carnes blandas, vegetales cocidos suaves, cereales saludables y papas dulces.

Asegúrate de masticar bien la comida y comer trozos pequeños.

Los alimentos que debes evitar son:

  • Las pastas y alimentos ricos en carbohidratos como la pizza
  • Verduras fibrosas como el apio y el espárrago
  • Leche entera y otros productos lácteos
  • Bebidas con azúcar
  • Alimentos fritos
  • Caramelos
  • Refrescos
  • Nueces
  • Postres

Etapa 5: Dieta regular

El factor más importante para tu éxito —y el más difícil— es tu capacidad para implementar un nuevo estilo de vida saludable y sostenible. Esto, en la mayoría de los casos, no necesariamente significa que jamás comerás una galleta.

Esto significa que empezarás a elegir alimentos saludables en lugar de comida chatarra. Comprarás de forma más saludable y tu cuerpo recibirá su energía de alimentos ricos en nutrientes que te mantendrán satisfecho por más tiempo.

Debes aprender a elegir mejor y tener un buen entendimiento de lo que no es saludable. Cuando comas, generalmente se ingieren primero las proteínas, seguidas por las verduras y se termina con una pequeña cantidad de carbohidratos complejos saludables.

El programa correcto para ti variará según tu peso objetivo, tu sexo y altura. En la mayoría de los programas se recomiendan los siguientes macronutrientes diarios:

  • 40 a 80 gramos de carbohidratos, preferiblemente vegetales
  • Hasta 1200 calorías, variable según tu objetivo y altura
  • Muy poco o nada de azúcar refinada
  • 65 a 85 gramos de proteína

Elige carnes magras siempre que sea posible. La mayoría de los programas no requieren que controles tu grasa, siempre que realices análisis de sangre con regularidad.

Conócete a ti mismo

Desde que empiezas tus consultas con el nutriólogo o tu asesoramiento psicológico, deberás conocer muy bien los factores que desencadenan tus ganas de ingerir comida poco saludable. Es decir, debes darte cuenta del porqué tienes problemas de peso.

Una vez que te des cuenta de esto, podrás evitarlos para seguir con una vida más saludable.

Lo primordial para tu éxito serán los nuevos conocimientos sobre alimentos saludables (y cuáles no lo son); saber cómo se siente tu cuerpo después de comer ciertos alimentos y en diferentes cantidades; así como reconocer las señales de tu organismo y los antojos.

Para algunos, los postres en ocasiones especiales no representan un problema. Para otros, las frituras en la alacena tampoco lo son. Sin embargo, muchos no deberían permitirse postres ni comprar alimentos llenos de carbohidratos.

La mejora de tu dieta regular debe ser una combinación de las pláticas con tu nutriólogo y la puesta en práctica de lo aprendido.

Emociones después de la cirugía

Los cambios en tus emociones tendrán otras razones más allá de la pérdida de peso. A medida que pierdes peso, tus hormonas también cambian.

La obesidad aumenta la producción de estrógeno tanto en hombres como en mujeres. Por ende, la reducción rápida de peso reduce tu estrógeno.

Durante los meses posteriores de la cirugía, los pacientes a menudo tienen problemas para controlar este vaivén de sentimientos (13).

La nueva dieta en conjunto con el reequilibrio de hormonas puede provocar irritabilidad e inestabilidad emocional. Para la mayoría de los pacientes este cambio es menor, mientras que para otros es casi imperceptible.

Pero, para algunos, estos cambios emocionales son muy difíciles de controlar. La autoestima, la autopercepción y las relaciones interpersonales pueden verse afectadas.

Entender el riesgo de una lucha personal y prepararse para ello te será muy útil. Existen libros de ayuda y sesiones con otros pacientes que te pueden servir antes y después de la cirugía bariátrica.

¿El seguro cubre la cirugía bariátrica?

La mayoría de los seguros, por lo regular, cubren la cirugía bariátrica. Sin embargo, no todas las pólizas pueden incluirla en su cobertura. Para saber si tu póliza de seguro incluye cirugía bariátrica, te recomiendo que hagas lo siguiente:

Si estás en los Estados Unidos, llama a tu compañía de seguros y pregunta directamente si su póliza cubre la cirugía de gastrectomía en manga. Diles que verifiquen el código CPT: 43775 y si cubren el código 43644 (bypass gástrico).

Esta revisión es el primer paso para averiguar si tu póliza incluye cobertura para cualquier procedimiento de cirugía bariátrica.

Puedes también llamar a tu cirujano bariátrico local o a un programa bariátrico para que verifiquen si tienes cobertura.

La mayoría de los programas bariátricos estarán muy contentos de averiguar por ti y generalmente cuentan con mucha experiencia al respecto. También familiarízate con los requisitos de cobertura de tu compañía de seguros.

¿Cómo empiezo?

Ya decidiste tener una cirugía bariátrica y utilizar un seguro para cubrir su costo. Ahora es importante que tomes en cuenta los seis meses en promedio que dura la cirugía. Es un proceso largo, pero aprovecharás sus beneficios.

La cirugía bariátrica es solo una herramienta efectiva para perder peso. Si no cambias tu estilo de vida, es muy probable que vuelvas a recuperar el peso perdido y sus beneficios no se verán completamente.

Los seis meses previos a la cirugía te prepararán para tu vida después de ella. Aprovecha la ayuda ofrecida en la forma de evaluaciones psicológicas y programas de pérdida de peso supervisado.

Participa completamente en el proceso previo y posterior a la cirugía, y asegúrate de hacer todo lo requerido por tu compañía de seguros.

Luego tendrás que realizar los siguientes pasos:

Paso 1

El primer paso será encontrar un programa bariátrico cercano y asistir a uno de sus seminarios. Estos seminarios pueden ser en línea y son la mejor manera de aprender más sobre los beneficios y riesgos de la cirugía bariátrica.

Te recomiendo que, de ser posible, asistas personalmente a estos eventos para conocer al cirujano y a su equipo bariátrico. También puedes tomar múltiples seminarios hasta que encuentres al cirujano que te genere más confianza.

Paso 2

Una vez encuentres tu programa bariátrico perfecto, deberás tener una consulta inicial con tu cirujano. Generalmente, en ella revisará tus opciones quirúrgicas, responderá cualquier pregunta que tengas y conocerá tu estilo de vida.

Lo más probable es que tu cirujano te dé un papel que describe los pasos necesarios para tu aprobación.

Muchos de estos pasos los deberás realizar fuera de su oficina. Asegúrate de realizarlos correctamente y reservar las citas necesarias para obtener la aprobación.

Es importante que mantengas a tu cirujano al tanto de tu progreso a medida que vayas avanzando con la lista de aprobación.

10 consejos para obtener los mejores resultados de la cirugía bariátrica

  1. No comas alimentos que estén llenos de carbohidratos simples y que carezcan de nutrientes, como las papas fritas, pizza, pasta o pan blanco.
  2. Ten en cuenta que deberás tomar vitaminas y minerales diariamente por el resto de tu vida para prevenir el desarrollo de enfermedades devastadoras y deficiencias vitamínicas.
  3. Prepárate para los conflictos emocionales que vas a tener y planea vencer, sin premiarte con alimentos.
  4. Tómate 20 segundos para masticar cada bocado y pon atención al momento que te sientas lleno.
  5. Come proteínas, vegetales y cantidades moderadas de frutas como tu principal fuente de calorías.
  6. Ten un círculo que te brinde apoyo, ya sean familiares, seres queridos o grupos en línea.
  7. Camina y trata de alcanzar una meta de 10000 pasos diarios.
  8. No bebas calorías: evita los refrescos y las malteadas.
  9. No midas tu éxito ni felicidad en una báscula.
  10. No debes comer ni beber al mismo tiempo.

Conclusión

La cirugía bariátrica es un proceso que cambiará tu vida y una herramienta poderosa para bajar de peso. Una vez que elimines el exceso de kilos, dependerá de ti implementar los cambios en tu estilo de vida necesarios para evitar ganarlos nuevamente.

Realizar ejercicios y elegir opciones saludables será más fácil a medida que pierdas peso. El conocimiento que adquirirás durante las consultas nutricionales será invaluable, así como los amigos y el equipo de profesionales dentro de tu programa bariátrico.

Lo más difícil vendrá después de la cirugía. Usa todo el apoyo que se te brindará para vencer cualquier obstáculo y mejorar tu vida para siempre. El primer paso dependerá de ti.

¿Ha cambiado tu percepción de la cirugía bariátrica después de leer este artículo? ¿Te ha gustado? Déjanos tus comentarios y comparte la información.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here