Contraindicaciones De La Dieta Cetogénica Y Lo Que Nunca Debes Hacer

La dieta cetogénica es una dieta tolerada fisiológicamente por la mayoría de las personas que la practican, pero no se descartan efectos secundarios o resultados adversos en condiciones específicas en las que no se recomienda en absoluto.

Lee nuestra guía detallada de la dieta cetogénica

La “ceto” o “keto”, como también se le conoce, suele convertirse en un estilo de vida en el que se comienza con una rápida manera de perder kilos, para transformarse en un método de selección de alimentos y otras consideraciones nutritivas.

Las personas que hacen una dieta cetogénica tienen en común la rápida pérdida de peso, tanto para estar en forma como aquellas que solo se privan de los carbohidratos.

El objetivo de este programa de alimentación es lograr que el cuerpo sustituya los carbohidratos y la glucosa que sintetiza para obtener energía, por una proveniente de las grasas. El primer paso para practicarla es limitar lo más posible el consumo de carbohidratos.

La cetogénica no es solo una alternativa para personas con obesidad. Estudios recientes apuntan que este régimen de alimentación es favorable en pacientes con diabetes, cáncer, esclerosis múltiple, epilepsia y enfermedades cardiovasculares. Algunos usuarios la han asociado además como complemento a los tratamientos para convulsiones en niños.

Pese a sus beneficios que le dan carácter de “dieta milagrosa” es también un poco radical porque rompe patrones de consumo y algo invasiva. Hay evidencias de casos en los que sería irresponsable ponerla en práctica y hasta es fácil confundirse con algunas de sus premisas básicas.

Lee nuestra guía para principiantes sobre la dieta baja en carbohidratos

La Dieta cetogénica es Alta en Grasa, no en proteína

Muchas personas creen que la cetogénica es alta en proteínas porque es baja en carbohidratos, deducción lógica pero no acertada del todo.

En una dieta como esta, entre más grasas saludables se consuman será mejor para el programa y el organismo. Las proteínas están permitidas pero con moderación, porque en el exceso el metabolismo las convierte en azúcar como ocurre con los carbohidratos.

Lee nuestra guía sobre las 12 cosas que te hacen ganar grasa en el abdomen

Contraindicaciones Médicas Absolutas para hacer dieta cetogénica

Hay condiciones médicas y metabólicas que desfavorecen el empleo de la dieta cetagónica en algunas personas. Aunque estas representan un porcentaje mínimo de la población, no se debe subestimar la asesoría de un médico o nutricionista antes de comenzarla.

La mayor parte de los pacientes que padecen algunas de las siguientes enfermedades tienen clara su condición médica, pero la porfiria, por ejemplo, se puede desarrollar en la edad adulta y la persona puede ignorar que la padece.

  • Porfiria.
  • Deficiencia primaria de carnitina.
  • Deficiencia de Carnitinapalmitoiltransferasa I y II.
  • Deficiencia de b-oxidación por deficiencia de carnitina translocasa.
  • Deficiencia de 3-hidroxiacil-CoA de cadena larga.
  • Deficiencia de 3-hidroxiacil-CoA de cadena media.
  • Deficiencia de acil deshidrogenasa de cadena larga.
  • Deficiencia de acil deshidrogenasa de cadena media.
  • Deficiencia de acil deshidrogenasa de cadena corta.

Condiciones de salud que necesitan considerarse en la dieta cetogénica

Algunas condiciones especiales de salud harán que alcanzar el estado de cetosis sea complejo o tóxico. Es imprescindible que un nutricionista, médico de cabecera u otro especialista revise el caso a detalle para determinar si es saludable emprender o no una dieta cetogénica.

Anomalías en la química sanguínea

Antes de iniciar un programa de alimentación cetogénico se debe hacer un análisis completo de química sanguínea, con el que se determine si la persona está o no en condiciones para mantener la dieta.

Este estudio revelará, por ejemplo, anormalidades en el funcionamiento del hígado o riñones que, además de investigar, habrá que considerar antes de comenzar el régimen alimenticio.

Historial con casos de pancreatitis

El páncreas es un órgano ligado a la metabolización de los alimentos. La dieta cetogénica incrementa el número de triglicéridos en la sangre, por lo que será importante informar al médico si tú o algún familiar ha padecido pancreatitis. Si tu páncreas no opera correctamente pueden ocurrir problemas cardiacos.

Lee nuestra guía sobre los síntomas de la pancreatitis

Enfermedad de la vesícular biliar

Cualquier enfermedad de la vesícular biliar será determinante para iniciar o descartar la dieta cetogénica, pues el deficiente funcionamiento de este órgano encargado de almacenar la bilis comprometería la salud del organismo.

Lee nuestra guía de la enfermedad de la vesícula biliar

Historial de falla renal

La ciencia tiene argumentos discrepantes al respecto. Especialistas apuntan a que la cetogénica puede ser una dieta beneficiosa para pacientes con falla renal y otros concluyen que puede acelerar la propensión a padecerla.

De acuerdo a un artículo publicado en la revista científica, PLos ONE, una dieta alta en grasa favorece a revertir la insuficiencia renal.

Investigaciones emprendidas por la Escuela de Medicina Mount Sinai, en Nueva York, revelaron que la cetogénica colabora a revertir daños renales en la diabetes 1 y 2, al menos en ratones genéticamente predispuestos a tener estos tipos de la enfermedad y que desarrollaron daño renal.

A la mitad de los animales experimentales se les practicó una dieta cetogénica hasta un 87%, mientras que al otro grupo se le mantuvo una alimentación estándar alta en carbohidratos, una vez avanzado el daño en los riñones.

Tras 8 semanas de evaluaciones, los investigadores hallaron que el daño renal se invirtió en el grupo de ratones con dieta cetogénica. El análisis con microscopio evidenció que la patología en la diabetes 2 se revirtió parcialmente.

Uno de los líderes de la investigación concluyó:

“Nuestro estudio es el primero en mostrar que una intervención de la dieta por sí sola es suficiente para revertir esta grave complicación de la diabetes”.

Desnutrición

Antes de iniciar un tratamiento cetogénico es importante acondicionar al cuerpo a niveles aceptables de un equilibrio nutricional, pues estar gordo no implica necesariamente estar bien nutrido, al contrario, significa en la mayoría de las ocasiones un riesgo a la salud.

Cirugía de bypass gástrico

En estos casos, el paciente alcanzó un nivel de obesidad que su dieta no puede regirse con las generalidades de cualquier estilo alimenticio, como la dieta cetogénica. Necesita un plan personalizado.

Tumores abdominales o deterioro de la función intestinal

El alto consumo de grasa de este programa alimenticio puede ser un problema para personas con tumores abdominales o deterioro de la función intestinal. Algunos pacientes pueden digerir difícilmente los carbohidratos y las grasas representan un reto desagradable para su función intestinal.

Motilidad gastrointestinal disminuida

Uno de los efectos secundarios más comunes de la dieta cetogénica es el estreñimiento, porque disminuye el consumo de fibras que obtenemos de las frutas altas en carbohidratos. En estos casos es importante considerar un suplemento de fibra.

Cáncer

Aunque se ha dicho mucho sobre este régimen de alimentación en pacientes con cáncer, hay pocos estudios y evidencias que sugieran al menos que seguir este plan de nutrición ayude a tratar estas enfermedades terminales. Sin embargo los hallazgos respecto al tema son, cuanto menos, optimistas.

En muchos tipos de cáncer no parece haber contraindicaciones de adoptar una dieta cetogénica. Pese a ello, si se ha decidido emprender un programa de este tipo es necesario un estricto control médico.

Lee nuestra guía sobre la dieta cetogénica para el tratamiento de algunos tipos de cáncer

El proceso de cetosis

El cuerpo entra en un estado de cetosis cuando deja de recibir carbohidratos que sintetiza para obtener energía. Esta condición queda en evidencia cuando el organismo recurre a las grasas acumuladas como fuente principal de energía. Con esta metabolización se liberan en la sangre sustancias llamadas, cetonas.

Si la ingesta de carbohidratos es alta como para entrar en cetosis pero baja para cubrir la demanda energética del cuerpo, el resultado será un hambre voraz y una notable carencia de energía.

Los cambios en el metabolismo serán drásticos, pero no habrá de qué preocuparse si se respetan las indicaciones de un orientador con experiencia y si se hace la dieta bajo supervisión médica. Si por el contrario no obedeces las reglas, solo lograrás confundir al metabolismo.

La dieta cetogénica es muy efectiva pero está contraindicada para quienes incumplan los factores de motivación, autocontrol y para aquellos que no sigan el plan alimenticio apartado de carbohidratos.

Lee nuestra guía sobre los efectos secundarios de la cetosis

Lee nuestra guía de como mediar la cetosis

¿Cuál es la diferencia entre Cetosis y cetoacidósis?

La ignorancia, la información no sustentada y el parecido de los términos hacen creer que consisten en lo mismo, pero no es así. La cetosis y la cetoacidósis son condiciones diferentes.

La primera de ellas es el estado metabólico en el que el cuerpo usa la grasa y no los carbohidratos, porque no los hay, para obtener su energía. Se denomina de esta manera porque la metabolización de las grasas libera cetonas que son vertidas en el torrente sanguíneo.

La cetoacidósis es una condición vinculada a la diabetes en la que la glucosa y las cetonas de la sangre alcanzan niveles elevados, porque no hay suficiente insulina para metabolizarlas, lo que predispone al paciente a entrar en un peligroso estado de coma.

Además de la concentración en la sangre que se vuelve tóxica, los nutrientes no entran a las células lo que condiciona a la persona a un estado muy grave en solo pocas horas.

La cetosis es un mecanismo de adaptación y evolutivo sin el cual no podríamos estar más de 24 horas sin comer, pues quemaríamos todas nuestras reservas de carbohidratos sin obtener energía de otra fuente.

La cetoacidósis es un problema médico y no tiene por qué aparecer en personas saludables.

La cetosis nutricional es una consecuencia natural de mantener la ingesta diaria de carbohidratos por debajo de 50 gramos o menos. Los niveles de azúcar en la sangre de una persona en cetosis están disminuidos y sus niveles de cetonas serán elevados.

Conclusión

Aquellos padecimientos médicos vinculados a deficiencia en la metabolización de sustancias, problemas hepáticos, renales, biliares y digestivos harán potencialmente inviable el empleo de la dieta cetogénica.

Si el programa de alimentación baja en carbohidratos se realiza con disciplina y se hacen los chequeos médicos antes sugeridos, las personas que la adopten obtendrán muy buenos resultados. Está garantizado.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales para que conozcan qué es la dieta cetogénica y cuáles son sus contraindicaciones.

Ver También:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here