Curar Herida Pie Diabético Y Otras Heridas

La diabetes tiene el riesgo de presentar varias complicaciones graves, entre ellas las derivadas del pie diabético. Se estima que al menos 15% de todas las personas con diabetes padecerán alguna herida diabética en el pie durante el curso de su enfermedad.

Estas heridas o ámpulas, cuando no se tratan correctamente, se infectan y expanden, y pueden volverse tan graves que se hace necesaria una amputación, la cual puede abarcar toda la parte inferior de la pierna.

Afortunadamente, la medicina moderna ha logrado que cada día sean menos los casos de pie diabético que terminan así. Sin embargo, para que puedas minimizar el riesgo, es importante que sepas cómo cuidar y curar estas lesiones.

La Neuropatía Y El Pie Diabético

Las heridas del pie diabético son, en buena medida, causadas por una condición secundaria de la diabetes, llamada neuropatía.

Se estima que al menos un 50% de quienes padecen diabetes presentan algún tipo de neuropatía y el riesgo se incrementa de manera directamente proporcional a los niveles de glucosa en la sangre.

La neuropatía aparece cuando los nervios son afectados por las irregularidades del flujo sanguíneo, causados por la enfermad, la cual es más grave en las extremidades inferiores pues se encuentran más lejos del corazón.

Al principio de la neuropatía, el paciente puede experimentar dolor nervioso, pero a medida que avanza, los nervios pierden sensibilidad, lo que ocasiona que los pacientes no noten a tiempo pequeñas heridas o irritaciones del calzado en los pies.

Lee nuestra guía para saber si la diabetes es hereditaria: La verdad sobre los riesgos genéticos 

El Sistema Inmunológico Y El pie Diabético

En una persona sana, estas pequeñas heridas o irritaciones deberían sanar por sí mismas, pero en los diabéticos se conjuga otro factor determinante: su sistema inmunológico no es tan eficiente.

Los niveles elevados de glucosa ralentizan la acción de los glóbulos blancos que el organismo libera para combatir a los patógenos, y esto permite que las infecciones aparezcan y se expandan de forma muy agresiva.

La Circulación Y El Pie Diabético

Los diabéticos tienen problemas de circulación que afectan negativamente a los pequeños capilares sanguíneos, provocando que no llegue suficiente irrigación sanguínea al tejido y haciendo más difícil la acción del sistema inmunológico para que el tejido se regenere.

Por ese motivo, las personas diabéticas desarrollen heridas que pasan desapercibidas, se infectan con facilidad y no sanan por sí mismas.

Complicaciones Del Pie Diabético

Con el cuidado adecuado, las úlceras del pie diabético se pueden revertir, pero si dejamos que la infección alcance el hueso, puede requerirse de una amputación.

Los diabéticos tienen 30 % más posibilidades de que se les ampute una pierna, en comparación con los demás.

Asimismo, casi la mitad de las personas amputadas desarrollan heridas diabéticas en la pierna que les queda, ya que la someten a una mayor presión al caminar, aunque sea con muletas.

Tratamiento De Las Heridas Del Pie Diabético

La diferencia entre sanar una herida de pie diabético y una amputación, está en la rapidez con la que acudamos a tratamiento con un experto.

Algunas úlceras diabéticas avanzan lentamente, pero otras lo hacen a una velocidad increíble, tanto, que en un mes pueden infectar el hueso.

El objetivo, cuando aparece cualquier lesión de pie diabético, es darle al cuerpo la oportunidad de combatir la infección y cerrar la herida.

Los médicos usan varias estrategias, que incluyen el desbridamiento o remoción quirúrgica del tejido infectado o muerto, los antibióticos, las cámaras de presión e incluso tratamientos con larvas de insectos que se comen el tejido muerto.

La importancia de remover el tejido muerto, estriba en que se interpone en el camino de las células del sistema inmune u otros factores de curación con los que el organismo intenta combatir a las bacterias.

De hecho, a nivel clínico, es más importante quitar el tejido infectado que aplicar antibióticos o ungüentos tópicos.

Además, por muchos antibióticos orales que tome un paciente con pie diabético, estos no alcanzarán el tejido del pie si la circulación no es adecuada.

Cuidados Posteriores

Una vez que el médico ha procedido a desbridar la herida, es necesario vendarla para mantenerla limpia y promover la curación. Los vendajes pueden ser húmedos o secos y muchas veces incluyen antibióticos y otras medicaciones.

Es necesario utilizar una silla de ruedas o muletas para evitar la presión en el pie para que sanen las úlceras diabéticas, sobre todo las plantares. Similar a cuando nos fracturamos un pie, debemos evitar pararnos cuando está sanando una lesión de este tipo.

Lee nuestra guía sobre cómo hacer un botiquín de primeros auxilios en casa

Infecciones Del Pie Diabético

Cuando una colonia de bacterias comienza a crecer en un tejido, forman una capa protectora llamada biofilm, que las mantiene protegidas de las células inmunes y los antibióticos. O sea, desarrollan su propio sistema inmunológico exterior.

Uno de los tipos más comunes de biofilm se desarrolla en la boca y es llamada placa dentobacteriana, que puede combatirse con una buena limpieza dental.

El biofilm de las infecciones en úlceras de pie diabético, una vez que se establecen, cava y se aferra cada vez más profundo en el tejido, alimentándose de las células plasmáticas que el cuerpo envía para eliminarlas.

Estas infecciones funcionan como un parásito que se expande y se alimenta de las reacciones que causa en el organismo. En su interior, las bacterias encuentran un ambiente muy protegido que les permite proliferar indefinidamente.

Se necesita de 100 a 1000 veces más cantidad de antibiótico para eliminar a las bacterias protegidas por el  biofilm, que a aquellas que no tienen esta protección, por eso es muy frecuente que se necesite una intervención quirúrgica para removerlas.

Formas De Eliminar El Tejido Muerto Y El Biofilm De Una Úlcera Diabética

Los especialistas cuentan con herramientas diversas para destruir y remover la película que protege a las bacterias, tales como escalpelos, láser, ultrasonido, químicos especiales y enzimas.

Y existe un remedio particular que, aunque no es apto para todas las sensibilidades, ha demostrado ser sorprendentemente efectivo: las larvas.

Así es, algunas especies de larvas de mosca se alimentan exclusivamente de tejido muerto, lo que las hace ideales para limpiar las úlceras diabéticas.

Las larvas de mosca fueron utilizadas para curar heridas en los años veinte, después de que los médicos notaran que los soldados con heridas infestadas de gusanos se recuperaban más rápido. Dichas larvas dejaron de utilizarse al llegar los antibióticos.

Actualmente, se han vuelto a popularizar y se utilizan larvas criadas en ambientes controlados y estériles, para evitar que transmitan otro tipo de bacterias.

Prevención

Aunque existen muchas formas efectivas de tratar y curar las heridas del pie diabético, lo mejor es la prevención. Para evitarlas, procura:

  • Revisar tus pies a consciencia como parte de tu rutina diaria.
  • Utilizar calzado especial para diabéticos.
  • Mantener tus pies humectados.
  • Bajar de peso si tienes algunos kilos de más.
  • Cuidar tus niveles de glucosa en la sangre.
  • Procurar una excelente higiene en tus pies.

Conclusión

El pie diabético es una condición que ataca a las personas que no controlan adecuadamente su enfermedad, pero en realidad todos los diabéticos están en riesgo de padecerlo.

Las lesiones pueden infectarse y avanzar con rapidez si no se detectan y se tratan a tiempo, ocasionando, incluso, que sea necesaria una amputación.

No obstante, con los cuidados y la detección adecuada, las úlceras diabéticas pueden controlarse y sanar por completo.

Esperamos tus dudas o comentarios.

Nos vemos.

 

Ver También: