Diabetes gestacional: síntomas, causas y tratamiento

 

La diabetes gestacional es un trastorno que se desarrolla con el embarazo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), del 1 % a 14 % de la población mundial la sufre, porcentaje que puede ser mayor o menor dependiendo de cada país.

Se estima que la diabetes gestacional está entre 1,6 % a 12 % de los embarazos en América Latina.

¿Qué es la Diabetes Gestacional?

Ocurre cuando se elevan los niveles de glucosa de una mujer embarazada, condición que conlleva a otros problemas de salud para la madre y para el embrión.

Con un diagnóstico oportuno se diseñará un plan proactivo para mantener un buen embarazo y disminuir el riesgo del bebé en desarrollo, de lo contrario, la enfermedad se agravará.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos estima que el trastorno sucede hasta en el 9.2 % de los embarazos.

Lee nuestra guía sobre la diabetes: Causas, síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas de la Diabetes Gestacional?

La diabetes gestacional no suele manifestar síntomas, por ello es importante una o las consultas médicas que sean necesarias para iniciar el control prenatal e identificar anormalidades.

Fatiga, visión borrosa, sed excesiva y muchas ganas de orinar, son síntomas leves de la condición.

No se descarta que este tipo de diabetes aumente el riesgo de elevar la presión arterial durante el embarazo y que el bebé nazca más grande de lo normal.

¿Cuáles son las causas de la Diabetes Gestacional?

El trastorno ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente insulina durante el embarazo.

Esta hormona transporta la azúcar hacia las células del cuerpo que la utilizan como fuente de energía. Si la insulina es insuficiente, la glucosa se acumula en la sangre alcanzando niveles peligrosos.

El metabolismo cambia por varias hormonas liberadas por el cuerpo y la placenta durante el embarazo.

La lactógeno placentario humano (HPL) es una de estas hormonas. Es similar a la hormona del crecimiento y ayuda al desarrollo del bebé, pero también modifica el procesamiento de los carbohidratos y lípidos, aumenta los niveles de glucosa en la sangre y disminuye la sensibilidad a la insulina para que el bebé obtenga suficientes nutrientes.

Otra hormona relacionada es la del crecimiento placentario humano. También regula el nivel de glucosa en la sangre para asegurar que el bebé reciba suficientes nutrientes, pero puede hacer que este alcance valores muy elevados.

Factores de riesgo de la Diabetes Gestacional

Se conocen factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar diabetes gestacional. Los más importantes son:

Presión arterial alta.

Embarazos previos con diabetes gestacional.

Tener un aborto inexplicado o una muerte fetal.

Tener un hijo que haya nacido con más de 9 libras de peso.

Mujeres mayores de 25 años.

Mujeres con sobrepeso o un índice de masa corporal (IMC) superior a 25 antes de quedar embarazadas.

Raza/etnia: afroamericanas, nativas americanas, asiáticas americanas, hispanas y las isleñas del pacífico.

Mujeres con padres, hermanos, tíos o abuelos con antecedente de diabetes tipo 1, tipo 2 o diabetes gestacional.

Intolerancia a la glucosa: este es un diagnóstico previo a la diabetes que significa que presenta niveles de glucosa elevados, pero no lo suficiente como para considerarse como diabetes.

Lee nuestra guía sobre los 10 síntomas de alarma de la diabetes

Diagnóstico de la Diabetes Gestacional

La diabetes gestacional se diagnostica al controlar el nivel de glucosa en la sangre.

El médico detectará cualquier alteración en los exámenes del control prenatal, antes de que se manifieste algún síntoma o se desarrollen complicaciones.

Probablemente el doctor emprenda controles al inicio del embarazo o durante la primera consulta, si la paciente tiene factores de riesgo y considere que puede desarrollar diabetes gestacional.

Las semanas 24 a la 28 son las ideales para detectar la enfermedad y determinar si es necesario un tratamiento y de cuál tipo.

El médico orientará a la paciente antes de practicarle la prueba de tolerancia oral a la glucosa. Esta asistirá a la cita sin haber comido o ingerido bebidas por al menos 8 horas antes del examen. Será una prueba de uno o dos pasos.

El diagnóstico de un paso consiste en que el médico evalúe el nivel de glucosa en sangre al inicio de la cita. A esto se le conoce como, nivel de glucosa en ayunas.

La paciente después beberá 75 gramos de una mezcla azucarada y se emprenderán nuevas mediciones cada hora durante los próximos 120 minutos.

Si el nivel de glucosa en sangre está por encima de los valores normales una o más veces durante la prueba, la paciente tiene diabetes gestacional. El médico determinará cuál es el tratamiento que el cuerpo necesita.

Según la Asociación Americana de Diabetes los siguientes son valores superiores a lo normal:

  • Ayuno: 92 mg/dL o mayor
  • 1 hora: 180 mg/dL o mayor
  • 2 horas: 153 mg/dL o mayor

En la prueba de dos pasos se analiza la sangre al inicio. La paciente tomará una solución con 50 gramos de azúcar.

El médico hará una nueva medición una hora después y si el valor es igual o mayor a 140 mg/dl, se emprenderá una segunda prueba un día diferente.

En este segundo examen se analizará nuevamente el nivel de glucosa al inicio y la paciente ingerirá una solución con 100 gramos de azúcar. Luego se emprenderán 3 nuevas mediciones de glucosa en la sangre, una, dos y tres horas después.

Si se tiene al menos dos de los siguientes valores, es probable que se haga el diagnóstico y sea necesario empezar el tratamiento.

  • Ayuno: superior o igual a 95 mg/dl
  • 1 hora: superior o igual a 180 mg/dl
  • 2 horas: superior o igual a 155 mg/dl
  • 3 horas: superior o igual a 140 mg/dl

¿Cómo afecta al bebe con la Diabetes Gestacional?

Los niveles de glucosa en sangre elevados o mal controlados por un largo período, podrían causar graves complicaciones al bebé.

La cantidad de azúcar pasará a la sangre del embrión favoreciendo a complicaciones durante el embarazo, en el nacimiento y en su crecimiento.

Crecimiento excesivo (macrosomía)

El bebé almacena más grasa que conlleva a un crecimiento mayor de lo normal.

Esta condición hará del nacimiento un método más difícil pues el bebé suma más probabilidad de no atravesar el canal de parto. Podría quedarse atrapado. No se descarta una cesárea.

Nivel bajo de glucosa en sangre (hipoglicemia)

El nivel de glucosa del recién nacido puede bajar porque los niveles altos de azúcar en la sangre de la madre durante el embarazo, lo estimula a producir más insulina, por lo que al salir del útero puede causar problemas.

Los médicos tomarán las precauciones necesarias para cuidar al bebé. Le administrarán una solución de glucosa para ayudarlo a subir este nivel. Estos números seguirán normalizándose con la alimentación.

Dificultad para respirar al nacer

Algunos bebés tienen dificultad para respirar al nacer. Los doctores les ayudan con fuentes externas y medicamentos hasta que puedan hacerlo solo y hasta que sus pulmones ganen mejor desarrollo y fortaleza.

Problemas de desarrollo

Se ha observado que niños de madres con diabetes gestacional tienen mayor riesgo de problemas en el desarrollo del lenguaje y en algunas habilidades motoras.

Diabetes mellitus 2

Los bebés que nacen de madres que presentaron diabetes durante el embarazo, suman un riesgo mayor de desarrollar diabetes tipo 2 en la adultez.

Lee nuestra guía sobre los 8 simples pasos para prevenir la diabetes Tipo 2

Tratamiento de la Diabetes Gestacional

Cuando se tiene diabetes gestacional se controlarán los niveles de glucosa en sangre con ayuda de un médico. Este determinará los objetivos específicos del nivel a mantener.

Comer bien, hacer ejercicio y administrar un medicamento, son medios de control.

No todas las mujeres con diabetes gestacional tienen que tomar un medicamento o administrarse insulina. Eso lo determinará el médico tratante.

Comer bien

Un nutricionista ayudará a crear un plan de comidas con alimentos buenos para la mamá y el bebé.

El objetivo será controlar el nivel de glucosa en sangre y mantenerlo en un rango saludable y normal.

El plan de comidas será con base en las necesidades de la persona. Tomará en cuenta su estado general de salud, la actividad física, gustos y la etapa del embarazo.

Ejercicio

El cuerpo consume más energía durante el ejercicio, por lo que utiliza más glucosa y con ello disminuye los niveles libres de esta. Con el entrenamiento no necesita tanta insulina para transportarla, lo que aportará más beneficios al cuerpo.

El ejercicio favorece a controlar el peso durante el embarazo, mantiene un corazón sano y fuerte, mejora el sueño y el estado de ánimo.

Se consultará con el médico cuál entrenamiento se podrá hacer durante el embarazo, uno que no será necesariamente extenuante. Lo ideal serán 30 minutos diarios de ejercicios, caminar, trotar o nadar.

La jardinería, tareas domésticas o subir las gradas de la casa o trabajo también ayudarán.

Medicamentos / insulina

El médico orientará sobre qué hacer si hace falta ayuda adicional para controlar el nivel de glucosa en la sangre, además de la dieta y el ejercicio. Posiblemente recete insulina u otro medicamento que ayude al cuerpo a regular el nivel, medicinas que no lastimarán al embrión.

Se controlarán los niveles de glucosa varias veces al día y se asistirá al doctor cada vez que lo pida. Lo mejor será tener un registro de los niveles para hacer más eficiente el tratamiento.

¿Cómo es el parto con la Diabetes Gestacional?

El doctor medirá el nivel de glucosa antes del parto. Si sube demasiado durante el nacimiento, el bebé puede liberar más insulina y aumentar el riesgo de desarrollar bajos niveles de glucosa (hipoglicemia) al nacer.

Si el niño es muy grande se necesitará una cesárea. Los médicos le practicarán pruebas para medir sus niveles de glucosa y determinar si necesita tratamiento.

¿La diabetes gestacional desaparecerá?

Sí. Los estudios demuestran que después de dar a luz la diabetes gestacional tiende a desaparecer.

El médico hará un control de glucosa en la sangre después de 6 semanas del parto, para revisar si esta regresó a valores normales. Sin embargo, hay un riesgo mayor (33 % – 50 %) de que en otro embarazo se desarrolle diabetes gestacional, al igual que la diabetes mellitus tipo 2.

Importante

Es normal que los niveles de glucosa en la sangre de las mujeres aumente un poco durante el embarazo, por las hormonas extras producidas por la placenta. Pese a ello, un nivel muy elevado potencialmente favorecerá a desarrollar diabetes gestacional.

Que esto ocurra durante el embarazo no significará que se haya tenido diabetes antes de estar embarazada o que se desarrolle después, pero sí aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y que se repita en un nueva gestación.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigas conozcan más sobre la diabetes gestacional.

 

Ver También: