¿Cuál es la diferencia entre la diabetes tipo 1 y tipo 2?

La diabetes mellitus engloba varios tipos de alteraciones del metabolismo del azúcar y de la insulina en el cuerpo.

Los principales tipos de diabetes son tipo 1 y tipo 2.

La glucosa es la fuente de energía que utilizan las células de nuestro cuerpo para poder realizar sus funciones diariamente.

La insulina es la encargada de introducir la glucosa dentro de las células.

La diabetes mellitus cada día se hace más común. Cerca de ti alguien ya padece de esta enfermedad.

Las personas con diabetes tipo 2 son más comunes que las que padecen diabetes tipo 1.

Según una estadística del 2017, en países desarrollados 1 de cada 10 personas vive con diabetes y del 90 % a 95 % presentan diabetes tipo 2.

Las personas mayores de 65 años tienen mayor predisposición para desarrollar diabetes tipo 2 y la mayor población que desarrolla diabetes tipo 1 son niños, adolescentes y jóvenes menores de 18 años.

Tanto hombres como mujeres tienen el mismo riesgo de padecer de algún tipo de diabetes.

La diabetes tipo 1 no se puede prevenir ni curar, pero la diabetes tipo 2 sí se puede prevenir al mejorar el estilo de vida y la alimentación.

Lee nuestra guía sobre sobre la diabetes: Causas, síntomas, diagnostico, complicaciones y tratamiento

¿Qué tienen en común los 2 tipos de diabetes?

Son enfermedades crónicas que persisten durante toda la vida desde el momento en el que se desarrolla la patología.

Ambas formas tienen en común que no pueden utilizar y regular de una forma adecuada la glucosa o azúcar de la sangre.

Tienen alteración en la producción o el uso de la insulina, provocando una acumulación peligrosa de glucosa que puede llegar a desembocar en complicaciones que ponen en peligro la vida.

Mantener los niveles altos de glucosa aumenta el riesgo de complicaciones en muchos órganos y sistemas del cuerpo que son más susceptibles.

Los órganos susceptibles son los ojos, los riñones y la piel. Los sistemas más afectados son el sistema nervioso, el sistema cardiovascular, el sistema renal y el sistema gástrico.

¿Cuáles son sus diferencias más importantes entre la diabetes tipo 1 y tipo 2?

1.- La producción de insulina

Una característica importante de la diabetes tipo 1 es que el cuerpo no produce insulina, por lo que las células no pueden absorber glucosa.

La diabetes tipo 2 sí produce insulina, pero las células y los tejidos no tienen una respuesta adecuada a su estímulo, por lo que tienen que producir mayores cantidades y posteriormente ya no puede producirla.

2.- Los síntomas

Los dos tipos de diabetes en algunos momentos presentan síntomas muy similares. Estos incluyen:

  • Aumento de la necesidad de comer frecuentemente
  • Aumento de la sed y la necesidad de tomar mucha agua
  • Orinar frecuentemente, incluso durante la noche
  • Tener más cansancio de lo normal
  • Visión borrosa
  • Pérdida de la capacidad de los tejidos de regenerarse adecuadamente después de un corte o úlcera.

También existen síntomas diferentes que se presentan específicamente en cada una.

En la diabetes tipo 1 puede haber una pérdida de peso rápidamente y de manera involuntaria. También pueden presentar cambios de humor y estar más irritables.

Las personas con diabetes tipo 2 pueden sentir malestar en manos o pies en forma de dolor, hormigueo o entumecimiento.

Los síntomas, aunque son similares, inician y se presentan de forma diferente.

La diabetes tipo 2 se desarrolla más lentamente y puede pasar mucho tiempo sin saber que se posee la enfermedad. La diabetes tipo 1 se desarrolla rápidamente y los síntomas son más agresivos.

También existen síntomas graves como dificultad para respirar, pérdida de conciencia, somnolencia, náuseas, vómitos, dolor en el abdomen y aliento a frutas. Si presenta alguno de estos síntomas, acuda inmediatamente al servicio de urgencias más cercano.

Lee nuestra guía sobre los 10 síntomas de diabetes que no puedes ignorar

3.- Las causas

A pesar de que los dos tipos de diabetes se desarrollan como una alteración de la glucosa y de la insulina, sus causas son muy diferentes.

El responsable de desarrollar la diabetes tipo 1 es el sistema inmune del cuerpo, este está encargado de atacar a los invasores que ingresan y provocan enfermedades.

Pero el sistema inmune llega a confundir algunas células propias del cuerpo y las destruye.

En esta enfermedad las células atacadas son las que se encargan de producir la insulina, están localizadas en el páncreas y son llamadas células beta. Al destruir las células ya no existe quien pueda fabricar insulina.

Aún se realizan investigaciones para determinar por qué el sistema inmune llega a atacar sus propias células, pero se ha podido identificar algunos factores genéticos, hereditarios y ambientales.

En la diabetes tipo 2 existe una resistencia a la hormona insulina. Hay una producción normal de insulina, pero las células no pueden utilizarla de una forma efectiva.

Está más relacionada con factores vinculados con el estilo de vida, como la mala alimentación, el exceso de peso y la falta de ejercicio.

También contribuyen algunos factores genéticos que aumentan la probabilidad de desarrollar la enfermedad.

El cuerpo intentará compensar el aumento de glucosa produciendo más insulina hasta que las células beta del páncreas lleguen a agotarse y luego ya no podrán producir más.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar diabetes?

Al tener causas diferentes, ambas enfermedades poseen factores de riesgo específicos.

Para la diabetes tipo 1 se encuentran:

  • Antecedentes familiares: existe mayor riesgo al tener un padre o hermano con diabetes tipo 1.
  • Edad: se puede presentar a cualquier edad, pero es más común que se desarrolle entre niños y adolescentes.
  • Genética: se han identificado algunos genes que predisponen al desarrollo de la enfermedad.
  • Infecciones: estar expuesto o padecer de infecciones con algunos virus puede desencadenar la respuesta inmune que ataca las células del páncreas.

Para la diabetes tipo 2 los factores de riesgo son:

  • Presentar sobrepeso u obesidad
  • Historia familiar de padres o hermanos con diabetes tipo 2
  • Edad mayor de 45 años
  • Presentar niveles de azúcar ligeramente elevados en controles de rutina
  • No realizar ejercicio y mantenerse inactivo
  • Haber desarrollado diabetes gestacional durante el embarazo
  • Presentar síndrome de ovario poliquístico
  • Aumento de la grasa abdominal

Muchos de estos factores de riesgo se pueden modificar para reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Los factores protectores son:

  • Tener una dieta saludable y balanceada, disminuyendo los alimentos procesados.
  • Aumentar la actividad diaria: realizar ejercicios o practicar algún deporte.
  • Tener una meta de un peso saludable, según sus características físicas.
  • Asesorarse con un médico antes de intentar perder peso.

¿Cómo se diagnostican?

Las pruebas inician con una toma al azar de una muestra de sangre para la medición de la glucosa; al tener un valor fuera de los rangos normales su médico iniciará a estudiar sus niveles de glucosa.

La prueba más importante se conoce como prueba de Hemoglobina Glicosilada. Esta determina un promedio de glucosa durante los últimos dos o tres meses.

Dependiendo de cómo su cuerpo ha mantenido los niveles de glucosa, el resultado de la prueba indicará si sus valores han estado dentro de los límites normales o muy elevados.

Un resultado mayor de 6 indica que usted tiene valores muy elevados de glucosa en su sangre y que tiene diabetes.

Cuando se sospecha de diabetes tipo 1, también se realizan pruebas de inmunidad y genética.

Su médico le indicará las pruebas complementarias para verificar el estado de sus órganos y determinar su tratamiento.

Lee nuestra guía sobre cómo saber si tienes diabetes

¿Cuáles son sus tratamientos?

El tratamiento de la diabetes tipo 1 es reposición de insulina mediante inyecciones regulares en el cuerpo. Algunos lugares para escoger son la piel del estómago, brazos, piernas o glúteos.

Existen dos formas de administración: por medio de inyecciones en el tejido subcutáneo o por el uso de bombas de insulina.

Se han fabricado múltiples tipos de insulina para suplir los requerimientos del cuerpo. Existen de liberación lenta, mediana, rápida y ultrarrápida, según la necesidad de cada persona.

No existe cura para la diabetes tipo 1.

Es fundamental mantener un control de la glucosa, por medio de pruebas rápidas varias veces al día, para ajustar las dosis de insulina y evitar la elevación o el descenso rápido que puede provocar síntomas y complicaciones peligrosas.

El tratamiento de la diabetes tipo 2 puede iniciarse con dieta y ejercicio para poder controlarla, e incluso revertirla, pero en muchos casos se necesita de terapia adicional.

Si no es suficiente el cambio en el estilo de vida y en la dieta, su médico le indicará qué medicamentos le ayudarán a su cuerpo a utilizar de una manera más efectiva la insulina.

Estos medicamentos se conocen como hipoglucemiantes orales. Se toman a diferentes horas del día con un vaso de agua. Puede ser una dosis antes de cada comida, una antes del desayuno o una antes o después de la cena.

El tratamiento dependerá del nivel de resistencia que posea su cuerpo y se irá readecuando dependiendo de la respuesta que posea.

También es fundamental controlar su nivel de glucosa ocasionalmente o varias veces al día. Se debe llevar un registro para saber si llega al objetivo que determinó junto con su médico.

Si no se llega a cumplir con el objetivo y sus niveles de azúcar aún se mantienen elevados, su médico puede que le inicie una terapia con insulina por medio de inyecciones.

Con un buen cumplimiento del tratamiento y monitoreo regular de sus niveles de azúcar puede prevenir la aparición de complicaciones graves que pongan en peligro su vida.

Dieta y ejercicio

Existen ciertos alimentos, como los carbohidratos, que aumentarán los niveles de glucosa en la sangre, por lo que deben ser evitados o consumidos en pocas cantidades.

Si se utiliza insulina para controlar los niveles de azúcar, las dosis tendrán que ser reajustadas dependiendo de tu alimentación.

En la diabetes tipo 2 se debe enfocar en mantener una buena alimentación y que sea saludable. Se debe reducir el consumo de comida chatarra y comida procesada.

Antes de empezar con un plan de ejercicios debes consultar con tu médico para no sobrepasar tu capacidad física.

Los ejercicios más recomendados son los ejercicios aeróbicos que ayudarán a fortalecer tu corazón y a quemar grasa.

Comparte este artículo con tus familiares y amigos para que conozcan las diferencias entre los tipos de diabetes.

Fuente:

https://www.healthline.com/health/difference-between-type-1-and-type-2-diabetes#symptoms

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here