Diferencias entre colitis ulcerativa, enfermedad de crohn, y enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad de Crohn, la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) y la colitis ulcerosa, son condiciones médicas similares difíciles de diferenciar entre sí.

La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn son causadas por una respuesta agresiva del sistema inmunológico y pueden tener tanto síntomas parecidos como diferentes rasgos importantes.

Estas diferencias están en la forma en que cada enfermedad responde al tratamiento y sus ubicaciones en el tracto gastrointestinal, discrepancias valiosas en el diagnóstico de un gastroenterólogo.

Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

La EII era muy rara antes del urbanismo y el aumento de la higiene de principios del siglo XX. Ahora es una enfermedad más común en países desarrollados como Estados Unidos.

Como en otros trastornos alérgicos o autoinmunes, se cree que la falta de un desarrollo de resistencia a gérmenes contribuye a las enfermedades como la EII.

El sistema inmune de pacientes con esta enfermedad ataca el revestimiento de los intestinos con glóbulos blancos, al confundir los alimentos, bacterias y otros materiales dentro del tracto gastrointestinal, con sustancias ajenas al cuerpo. La consecuencia es una inflamación crónica.

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son formas comunes de EII, términos que muchas veces son intercambiables. Otras formas de EII menos comunes incluyen:

  • Diverticulosis.
  • Colitis colágena.
  • Colitis linfocítica.
  • Colitis microscópica.
  • Enfermedad de Behcet.

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal puede desarrollarse en cualquier etapa de la vida, aunque la mayoría de casos fueron diagnosticados en pacientes menores de 30 años.

Esta condición es común en personas caucásicas, con dietas altas en grasas, con niveles socioeconómicos altos, en individuos de países industrializados, en climas del norte y áreas urbanas.

Se cree que la genética y factores ambientales son importante para el desarrollo de la EII, por ello esta enfermedad es considerada como un trastorno complejo que no tiene cura.

Aunque la condición es para toda la vida y tiene períodos alternos de ataque y remisión, los pacientes pueden vivir plena y productivamente con los tratamientos vigentes.

La EII no es lo mismo al Síndrome del Intestino Irritable, enfermedad menor a la colitis ulcerosa y a la enfermedad de Crohn. No cuenta con inflamación y parece tener una razón fisiológica.

Enfermedad de Crohn

Esta enfermedad puede afectar cualquier parte del tracto gastrointestinal. Aunque por lo regular afecta el final del intestino delgado y alrededor del inicio del colon, se extiende desde la boca hasta el ano.

Sus síntomas comunes son:

  • Fiebre alta.
  • Fatiga continua.
  • Diarrea constante.
  • Sangrado rectal ocasional.
  • Dolor o calambres abdominales.

La enfermedad de Crohn no se limita al tracto gastrointestinal como la colitis ulcerativa. También puede afectar la piel, las articulaciones, ojos y el hígado. Sus síntomas habitualmente empeoran después de cada comida, lo que en consecuencia provoca que las personas eviten alimentarse y adelgacen.

Esta condición crónica puede provocar obstrucciones en el intestino debido a la inflamación y cicatrización. Las úlceras en el tracto intestinal podrían convertirse en extensiones del tracto conocidas como fístulas.

Los pacientes se someterán frecuentemente a colonoscopias pues el riesgo de cáncer aumentar con la enfermedad.

Los medicamentos son la forma más empleada de tratamiento. Los cinco fármacos más comunes para ello son:

  • Esteroides.
  • Antibióticos.
  • Terapia biológica.
  • Aminosalicilatos como el 5-ASA.
  • Modificadores inmunológicos como azatioprina y 6-MP.

Aunque es posible un tratamiento quirúrgico en casos más graves, la cirugía no cura la enfermedad de Crohn.

Colitis ulcerosa

La diferencia entre la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn es que la primera se limita al colon y afecta las capas superiores en una distribución pareja.

Sus síntomas son

  • Fatiga.
  • Pérdida del apetito.
  • Evacuaciones sueltas.
  • Urgencia de ir al baño.
  • Heces con rastros de sangre.
  • Calambres o dolores abdominales.
  • Anemia causada por la pérdida de sangre en casos severos.

Lee también sobre los síntomas de la colitis

Los síntomas de la colitis ulcerosa varían según sus 5 tipos.

Colitis ulcerosa aguda

Forma rara de colitis que afecta todo el colon y causa problemas para comer.

Colitis Isquémica

Afecta el recto y colon descendente.

Pancolitis

Afecta todo el colon y causa una persistente diarrea sanguinolenta.

Proctosigmoiditis

Afecta al recto y la parte inferior del colon.

Proctitis ulcerosa

La forma menos severa de colitis que solo afecta el recto.

Los tratamientos para la colitis ulcerosa son los mismos de la enfermedad de Crohn, con excepción de la terapia biológica.

Otra diferencia que tienen ambas condiciones es que los pacientes rara vez necesitan de una cirugía. Los niños que desarrollan colitis no crecen ni se desarrollan correctamente.

Los períodos de remisión tienden a durar más con la colitis ulcerosa que en la enfermedad de Crohn. Además, las complicaciones ocurren con menor frecuencia.

De no ser tratada, la colitis ulcerosa puede provocar enfermedades del hígado, perforaciones en el colon, coágulos de sangre, cáncer de colon y osteoporosis.

¿Cómo diagnosticar una Enfermedad Inflamatoria Intestinal?

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal alcanza a perjudicar la calidad de vida de la persona por las frecuentes asistencias al baño e incómodos síntomas. La EII puede también dejar tejido cicatricial y provocar daños permanentes.

Lo más responsable será consultar con el médico ante cualquier síntomas inusual. Posiblemente refiera el caso a un gastroenterólogo para que este emprenda una prueba de EII, con una tomografía computarizada o una colonoscopia.

Pese a no haber una cura para cualquier forma de EII, un oportuno y correcto diagnóstico favorecerá a un tratamiento más efectivo que, junto a un cambio de hábitos alimenticios y estilo de vida, disminuirá los daños y complicaciones.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que también conozcan las diferencias entre colitis ulcerativa, enfermedad de Crohn y la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here