Los TOP 8 Mejores Tés Para Desinflamar El Estómago

Ya sea por nuestra alimentación o por causas de salud, todos hemos sufrido inflamación estomacal en más de una ocasión. Sin embargo, los médicos señalan que las mujeres solemos padecer más inflamación que los hombres.

Esto se debe a que el colon de la mujer es 10 centímetros más extenso que el del hombre.

Por fortuna, existen diversas opciones para combatir este molesto problema. Una de estas opciones son los tés o infusiones, que independientemente de la causa de nuestra inflamación, funcionan.

Algunas de nuestras recomendaciones son:

1. Té de hinojo

El hinojo cuenta con aceites que disminuyen los gases, lo que ayuda al estómago contra cualquier tipo de inflamación causada por alimentos, como los vegetales crucíferos (coles, brócoli), pollo frito, o un plato abundante de pasta.

Aunque el hinojo tiene un sabor muy particular, en infusión resulta agradable, pues sabe similar al anís y es un condimento de uso frecuente en la cocina.

Además de sus beneficios contra la inflamación, el hinojo es considerado un complemento ideal para tener un mejor metabolismo, buena salud e incluso para adelgazar.

También tiene propiedades diuréticas y depurativas, que favorecen la función hepática.

Hierve en agua unas semillas de hinojo trituradas o enteras durante unos 10 minutos y después, disfruta de esta bebida antiinflamatoria.

Lee nuestra guía sobre el uso del hinojo: ¿Para qué sirve?

2. Té de jengibre

El jengibre es una poderosa hierba con muchas propiedades, destacando la antiinflamatoria.

Contiene compuestos que relajan los músculos del intestino, combatiendo la retención de líquidos y reduciendo así la inflamación. También ayuda a combatir el exceso de peso por sus propiedades termogénicas.

En el estómago, favorece el proceso digestivo al promover la producción de jugos gástricos y fortaleciendo los músculos intestinales.

Usa jengibre fresco. Coloca varias rodajas en una taza de agua hirviendo, cúbrelo y déjalo reposar por 10 minutos. Puedes endulzarlo con un poco de miel al momento de servir.

Lee nuestra guía sobre cómo hacer el té anti-inflamatorio de jengibre y cúrcuma para aliviar el dolor

3. Té de hibisco

La flor de hibisco es más que un elemento de los paisajes tropicales. Originaria de Egipto, esta planta común hoy en día en las zonas cálidas y con sabor similar al arándano, ha sido tomada en forma de infusión desde los tiempos de los faraones.

Sin embargo, sus propiedades solo han sido plenamente reconocidas en las últimas décadas.

Esta infusión contiene diversos componentes benéficos como los flavonoides, que afectan a la hormona aldosterona, la cual regula los electrolitos. Por lo tanto, el hibisco evitará que retengas líquidos.

También se utiliza para tratar diabetes, problemas del hígado, de la vesícula, inflamaciones cutáneas e infecciones del tracto urinario.

4. Té de manzanilla

Muchas personas acostumbran tomar el té de manzanilla por las noches, pues ayuda a dormir. Sin embargo, también es un remedio natural excelente contra las molestias de la inflamación estomacal y de la acidez.

El ingrediente activo de la manzanilla es el llamado bisabolol, que tiene propiedades antiespasmódicas, antiirritantes y antiinflamatorias, por lo que es útil también en caso de inflamaciones de la piel y del tracto urinario.

Una taza de té de manzanilla ayuda a aliviar las molestias del síndrome del intestino irritable, gastroenteritis y náuseas.

Puedes encontrar bolsitas de infusión de manzanilla en cualquier supermercado.

Dependiendo del malestar a tratar, también aporta beneficios vía tópica.

Lee nuestra guía sobre las propiedades de la manzanilla

5. Té de limón

Unas cuantas rodajas de limón en una taza con agua caliente pueden hacer maravillas contra tu problema de inflamación.

El limón contiene una sustancia llamada D-Limonene, que funciona contra la retención de agua y contra los gases. No es casualidad que el limón haya sido utilizado desde hace miles de años, con fines medicinales y diuréticos.

Con frecuencia se acostumbra tomar después de las comidas, ya que ayuda al proceso digestivo, y sus características alcalinas reducen la acidez excesiva que causa problemas estomacales.

Sus beneficios antiinflamatorios por supuesto no se limitan al aparato digestivo, por lo que es muy recomendable contra la inflamación del hígado.

Además, también es un excelente antioxidante, ayuda a fortalecer el sistema inmune y favorece la salud cardiovascular.

6. Té de canela

La canela es mucho que más que una especia de olor delicioso que agregamos a nuestros postres. Por tal razón el té de canela se ha usado ampliamente desde tiempos ancestrales.

La canela es antiinflamatoria y tiene propiedades carminativas, por lo que combate la inflamación estomacal, los gases y la indigestión. Asimismo, ayuda a prevenir la aparición de úlceras.

Se recomienda con frecuencia a personas que padecen artritis, pues disminuye la inflamación de las articulaciones, y de todo el cuerpo en general.

También reduce los niveles de azúcar en la sangre y el colesterol, por lo que esta especia originaria de Asia, no debe faltar en tu alacena.

Para preparar la infusión, coloca una raja de canela en agua hirviendo y déjala hervir por 10 minutos. Cuela y sirve. Puedes endulzarla con un poco de miel.

7. Té de menta

De acuerdo con la Universidad de Maryland Medical Center, la menta es un gran antídoto contra la inflamación, pues ayuda al tracto digestivo a eliminar los gases y es el aliado ideal para tratar las molestias del síndrome de colon irritable.

La menta contiene un aceite llamado mentol, que además de calmar la inflamación, reduce los calambres en el estómago y tiene propiedades antiespasmódicas, gracias a las cuales reduce las posibilidades de sufrir vómitos y nauseas, incluso en el caso de las personas que padecen de mareos en vehículos en movimiento.

Asimismo, estimula la producción de bilis, lo que favorece el proceso digestivo y por lo tanto, un intestino sano.

La menta también tiene propiedades analgésicas, que ayudan a combatir las molestias de la distensión abdominal y la indigestión.

Puedes usar bolsas de té de menta, a la venta en tiendas, o preparar tú mismo la infusión colocando unas hojas de menta fresca en agua hirviendo, y dejándolas reposar por algunos minutos antes de beber.

8. Té de alcaravea

Es muy probable que no tengas en tu hogar semillas de alcaravea, o que incluso jamás hayas oído hablar de ellas, pero si sufres con frecuencia de inflamación estomacal la alcaravea puede ser tu nueva mejor amiga.

De la misma familia que el anís, las semillas de alcaravea tienen propiedades antimicrobianas y carminativas (capacidad de disminuir los gases), lo que ayuda a reducir la hinchazón. También son antiespasmódicas.

Parecidas al comino, estas semillas se usan en medicina natural y en terapias ayurvédicas, así como también en la cocina como especia.

Tritura algunas semillas y vacíalas en una taza de agua hirviendo. Deja reposar por unos 5 o 10 minutos.

Conclusión

La madre naturaleza nos provee de excelentes opciones para combatir diferentes malestares, que además de ser benéficas son deliciosas.

En el caso de la inflamación estomacal, los tés que te enlistamos te ayudarán, solo tienes que elegir los que te gusten más o probar varios para que encuentres los que te den mejores resultados.

Coméntanos si ya has probado algunas de estas infusiones y sus resultados.

Ver También: