Dimeticona: Para Qué Sirve, Efectos Secundarios, Dosis Y Usos

La Dimeticona es un medicamento de la familia de los antiflatulentos para los gases y flatulencias. Repasemos cuáles son sus otros usos, cómo actúa en el organismo, cuáles son las contraindicaciones, interacciones y sus efectos secundarios.

¿Qué es la Dimeticona, para qué se usa y cómo actúa?

El fármaco es una combinación de óxido de silicio y el polímero dimetilpolisiloxano, que reduce la tensión superficial en las burbujas que causan la retención de gases.

La Dimeticona se emplea para el tratamiento y prevención de:

  • Acumulación de gases por meteorismo o aerofagia.
  • Hinchazón.
  • Cólicos flatulentos.
  • Dolor abdominal, incluido el post quirúrgico.
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Otras condiciones a considerar por el médico.

El antiflatulencia alivia los espasmos del sistema muscular del tracto gastrointestinal y actúa como agente antiespumante reduciendo la ventosidad. Está disponible como genérico y en diferentes marcas farmacológicas.

Lee también nuestra guía sobre cómo eliminar los gases naturalmente 

¿Cuáles son los efectos secundarios de la Dimeticona?

Los posibles efectos secundarios de la Dimeticona tendrán más o menor incidencia en algunas personas. Estos son transitorios y leves, siendo el más frecuente un moderado estreñimiento.

Las siguientes son respuestas indeseadas poco habituales pero no descartables y que podrían prolongarse o intensificarse:

  • Resequedad bucal.
  • Mareos.
  • Hinchazón.
  • Diarrea.
  • Visión borrosa.
  • Náuseas.
  • Somnolencia.
  • Otros efectos que dependerán de la condición, medicamentos, vitaminas, suplementos y otros productos consumidos por el paciente.

Será necesario contactar al médico si estas respuestas adversas no son superadas en poco tiempo o si se manifiestan otras no incluidas en esta lista.

¿La Dimeticona tiene contraindicaciones?

Sí. El medicamento no se empleará o seguirá usando si se es hipersensible al mismo o a alguno de sus ingredientes, si se tiene glaucoma o una obstrucción o perforación intestinal. La Dimeticona tampoco debe ser administrada a recién nacidos de menos de 6 meses.

¿Cuáles son las principales interacciones de la Dimeticona con otros medicamentos?

La Dimeticona interactuará con otros fármacos y productos con receta o de venta libre. No se descarta que los efectos de uno o varios de los medicamentos empleados disminuyan, queden anulados o provoquen respuestas negativas nuevas.

La Dimeticona presenta interacciones con los siguientes medicamentos:

  • Amantadina, empleado contra el mal de Parkinson y el virus de la influenza.
  • Antiácidos.
  • Antihistamínicos.
  • Benzodiazepinas (medicamentos psicotrópicos).
  • Corticosteroides (hormonas esteroideas sintéticas).
  • Digoxina, compuesto glucósido empleado como agente antiarrítmico y para otros trastornos cardíacos.

Con base en las medicinas y demás productos consumidos por el paciente, el médico valorará las potenciales interacciones con la Dimeticona y posiblemente cambie la ingesta o interrumpa la administración de algún fármaco.

¿Hay algunas precauciones especiales con respecto a la Dimeticona?

 

Sí. El médico tiene que saber antes de sugerir el empleo del suplemento si el paciente es alérgico, tiene alguna enfermedad o condición de salud especial, también si será sometido a una cirugía o, en el caso de las mujeres, si se está embarazada. Asimismo, se informará al doctor sobre los medicamentos consumidos.

Las siguientes son recomendaciones durante la administración de Dimeticona:

  • Tomar el medicamento según las instrucciones del médico.
  • Informar al doctor sobre cualquier reacción al suplemento.
  • Evitar conducir vehículos y operar maquinarias.
  • No exceder la dosis prescrita.

Las siguientes condiciones de salud podrían aumentar la sensibilidad a los efectos secundarios del fármaco:

  • Taquiarritmia cardíaca.
  • Neuropatía autonómica.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.

¿Cómo se usa la Dimeticona?

La Dimeticona se halla en comprimidos, emulsión y gotas. Su dosis dependerá de la condición, gravedad y medicamentos consumidos por el paciente.

Las siguientes dosis y frecuencias son referenciales y de orientación. No reemplazarán el programa definido por el médico.

Adultos (dosis oral)

  • Entre 80 y 125 miligramos cada 6 u 8 horas.

Niños (dosis oral)

  • Entre 40 y 60 miligramos cada 6 u 8 horas.

General

  • Masticar completamente los comprimidos antes de tragar.
  • Las gotas pueden tomarse solas o diluirse en cualquier líquido.
  • El efecto comienza dentro de los 60 minutos posteriores a su consumo y dura 4 horas, por lo general.

¿Qué puede suceder si consumo el medicamento sin seguir el programa?

Si interrumpes el uso del medicamento o no lo tomas en absoluto

Los gases, flatulencias y demás condiciones no solo no mejorarán, podrían empeorar.

Si olvidas una dosis

El paciente tomará la dosis olvidada al recordarla, no si la próxima tiene que ser ingerida en poco tiempo. Ingerir más de una dosis para compensar no mejorará el rendimiento de la medicina y favorecerá a daños a la salud.

Si tomas demasiado

Aunque los riesgos de consumir una pequeña sobredosis de Dimeticona son bajos, superar la cantidad recetada por el doctor no mejorará los síntomas y potencialmente provocará efectos dañinos.

Será necesario contactar al doctor, al centro local de intoxicaciones o asistir al servicio de emergencia hospitalaria, si hay un malestar tras una sobredosis de Dimeticona.

¿Qué otros aspectos de interés pueden señalar respecto a la Dimeticona?

Consumo durante el embarazo y la lactancia

Aunque el medicamento no atraviesa la placenta, su empleo será solo cuando sea estrictamente necesario y tras consultar con el médico. La medicina acepta su uso durante el embarazo porque no se conocen efectos adversos en este estado. Se hablará con el médico si la paciente está en lactancia o tiene previsto amamantar.

Otras consideraciones:

Ancianos: los ancianos de buena salud podrán consumir el medicamento sin precauciones particulares.

Dependencia: el riesgo de crear dependencia con la Dimeticona es bajo. Su consumo podrá ser interrumpido con seguridad cuando ya no sea necesario. No hay reportes de problemas por su uso prolongado.

Receta: aunque puede comprarse sin récipe, la Dimeticona se consumirá bajo supervisión médica.

Almacenamiento: el medicamento se guardará en un lugar limpio y seco evitando el calor, la luz directa y la humedad.

Precauciones adicionales

El paciente no sugerirá ni administrará la Dimeticona a otras personas sin supervisión médica, ni cuando estas tengan sus mismos síntomas.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que también conozcan qué es, cuáles son los beneficios y efectos secundarios de la Dimeticona.

Ver También:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here