Embarazo En La Adolescencia: Signos, Diagnóstico Y Prevención

Cuando se trata de relaciones sexuales hay muchas cosas a tomar en cuenta, y una de ellas es la posibilidad de quedar embarazada.

Un embarazo en la etapa de la adolescencia requiere cuidados especiales, pues tu cuerpo aún no ha alcanzado su pleno desarrollo.

Por eso es muy importante que estés bien informada de todo lo relacionado con el embarazo, cuáles son sus signos, cómo se diagnostica, qué cuidados debes de tener y, mejor aún, las maneras en que puedes protegerte y evitar un embarazo no deseado.

¿Qué se considera embarazo en la adolescencia?

El cuerpo de una mujer de 19 años de edad o menor todavía está experimentando el desarrollo propio de la etapa de la adolescencia.

Por tanto, un embarazo a esa edad tiene ciertas características que lo hacen un poco distinto al embarazo de una mujer adulta (es decir, alguien a partir de los 20 años de edad).

Lee las causas principales del embarazo en la adolescencia

¿Cuándo se puede embarazar una mujer?

Una mujer se puede embarazar a cualquier edad una vez que empieza a tener periodos menstruales en forma regular y tiene coito vaginal con un hombre.

¿Por qué el embarazo en la adolescencia es preocupante?

La fuente de preocupación se divide en dos:

1. Problemas para la madre

Las adolescentes tienen mayor riesgo que las madres de mayor edad de padecer preeclampsia, es decir, presión arterial alta relacionada con el embarazo y las complicaciones que se derivan de esto.

Los riesgos para el bebé incluyen: nacimiento prematuro y bajo peso al nacer. La preeclampsia también puede dañar los riñones o incluso ser mortal para la madre o para el bebé.

Además, las madres adolescentes también tienen mayor probabilidad de volverse anémicas. La anemia es la reducción en el número de glóbulos rojos, lo cual puede ocasionar una sensación de debilidad y cansancio, así como afectar el desarrollo de tu bebé.

En la actualidad, dar a luz se ha vuelto más seguro que nunca, pero es más peligroso para una chica adolescente que para una mujer de 20 años o más.

Se estima que cada año más de 50 mil madres adolescentes en el mundo mueren durante el embarazo o a la hora del parto, presentando dos veces más probabilidades de morir que las madres de 20 años o más de edad (1, 2, 3).

Si te embarazas en la adolescencia, seguro te dará miedo y preocupación decirle a tu familia y amigos.

Pero si no hablas con nadie y no obtienes el apoyo que necesitas, puedes llegar a sentirte más aislada y deprimida. Esto puede llevarte a tener problemas tanto en la escuela como en tu casa.

Muchas chicas adolescentes embarazadas abandonan la escuela y algunas nunca terminan sus estudios. Esto trae como resultado el hecho de que muchas madres adolescentes vivan en pobreza.

Además, también es más probable que una madre adolescente tenga más de un hijo. Por consiguiente, a una mujer con bajo nivel de estudios y muchos hijos a quienes cuidar le va a costar más trabajo salir adelante.

2. Problemas para el bebé

Un embarazo saludable dura 40 semanas. Así que un bebé que nace antes de las 37 semanas es prematuro. Las madres adolescentes tienen más probabilidad de tener bebés prematuros.

En algunas ocasiones, el cuerpo y el cerebro de estos bebés todavía no están completamente desarrollados. Dependiendo de qué tan prematuro sea el bebé, esto puede llevar a que padezca problemas de salud de por vida.

Los bebés prematuros también tienen la tendencia al bajo peso, lo cual puede provocarles problemas para respirar y alimentarse.

Como adultos, quienes padecieron bajo peso al nacer son más susceptibles a enfermedades tales como diabetes y problemas cardíacos.

Pero lo que es aún más alarmante es que el bajo peso al nacer también afecta el desarrollo del cerebro.

Existen varios estudios que verifican que las personas con bajo peso al nacer presentan problemas de aprendizaje tanto en la infancia como en la edad adulta (4).

Para concluir, te comento que los bebés cuyas madres tienen menos de 20 años de edad corren un mayor riesgo de morir en el primer año de vida, en comparación con los bebés cuyas madres son mayores de 20 años.

Signos del embarazo

Lo más común es que te preguntes si estás embarazada cuando no te ha “bajado”.

Aun cuando tengas un periodo menstrual muy ligero cerca del momento esperado no pienses que no estás embarazada: es posible tener un sangrado muy ligero en las primeras semanas de embarazo.

Verifica las señales de embarazo, que son:

  • Un periodo menstrual muy ligero o la ausencia de él.
  • Sensibilidad en los senos.
  • Náusea, generalmente por las mañanas.
  • Vómito.
  • Mareo.
  • Desvanecimentos.
  • Aumento de peso.
  • Cansancio.
  • Abdomen hinchado.

Lee nuestra guía sobre el embarazo en la adolescencia, sus principales causas y cómo prevenirlo

¿Cómo se diagnostica el embarazo?

En los supermercados y farmacias puedes comprar una prueba casera de embarazo. Estas pruebas están diseñadas para detectar las hormonas del embarazo en la orina. Son muy exactas si las usas un poco más de una semana después de que no te haya bajado la regla.

Si una de estas pruebas indica que no estás embarazada, espera una semana y hazte la prueba de nuevo para estar segura.

Si una prueba casera de embarazo indica que estás embarazada, tienes que ir al médico, quien te confirmará tu estado por medio de un análisis de sangre y tal vez con un examen físico.

¿Qué opciones tienes?

Tal vez te dé miedo ir al doctor, pero es extremadamente importante que lo hagas, tanto por tu seguridad como por la de tu hijo.

El doctor hablará contigo de todas las opciones relacionadas con tu embarazo, incluyendo el aborto, la adopción o que tengas al bebé y lo críes.

Lo ideal sería que el futuro padre de la criatura y los miembros de ambas familias participaran en la toma de decisiones para llegar a un consenso y tomar las mejores decisiones para todos, pero esto no siempre es posible.

Las clínicas para el control de la natalidad, así como tu médico te pueden dar orientación e información de utilidad para ayudarte a tomar las decisiones correctas tanto para ti como para tu bebé.

¿Es posible para una adolescente tener un bebé sano?

Sí, es posible. Pero asegúrate de ver al médico en cuanto sepas que estás embarazada y de ir a todas las citas programadas.

El cuidado obstétrico adecuado a lo largo de tu embarazo es de suma importancia para ti y para el bebé. Y ya sabes: come bien, haz ejercicio ligero y confía en amigos y familiares que te dan su apoyo.  

Fumar durante el embarazo produce menor peso al nacer y provoca que los bebés nazcan prematuramente. Definitivamente NO debes fumar durante el embarazo.

Las drogas y el alcohol pueden tener efectos muy dañinos tanto en la madre como en el bebé no nacido.

NO bebas alcohol ni uses drogas durante el embarazo. Si tienes o crees que tienes una adicción a las drogas o al alcohol, pide orientación a tu médico para que te pueda canalizar a algún profesional o clínica con programas de tratamiento que te ayuden a dejar estas sustancias.

Solo toma las medicinas prescritas por tu médico. Siempre infórmale de cualquier medicina de venta libre que estés tomando.

En resumen: sin importar la edad, todas las mujeres embarazadas necesitan cuidados médicos adecuados.

Sin embargo, como el cuerpo de una chica adolescente está todavía en desarrollo, para ti es aún más importante acudir al doctor durante el embarazo.

¿Qué esperar en la cita con el doctor?

Para estar seguros de que tú y tu bebé están sanos, durante el embarazo verás mucho a tu médico en forma regular.

En los primeros seis meses, probablemente tendrás una cita por lo menos una vez al mes. En los últimos meses de embarazo, lo verás cada 15 días, con visitas cada semana en el último mes de embarazo.

En el consultorio médico te van a pesar, te tomarán la presión arterial y también medirán el tamaño de tu abdomen.

Conforme se vaya desarrollando tu bebé, el doctor sentirá su posición y escuchará sus latidos. Te preguntará cómo te has sentido y si tienes alguna duda.

También te explicará qué puedes esperar durante las siguientes semanas de embarazo.

Es buena idea escribir tus dudas o preocupaciones para que las recuerdes durante tu cita. Habla con tu médico sobre tu salud, la salud de tu bebé o cualquier problema emocional o familiar que tengas.

Consulta a tu médico de inmediato si tienes:

  • Cualquier tipo de sangrado vaginal.
  • Dolor de cabeza severo o continuo.
  • Visión borrosa.
  • Dolor abdominal.
  • Vómito persistente.
  • Escalofríos o fiebre.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Fluido vaginal.
  • Hinchazón o dolor en las piernas.

¿Cómo prevenir el embarazo en la adolescencia?

La única forma completamente segura de no embarazarte es no tener relaciones sexuales, pero si tienes una vida sexualmente activa, existen métodos anticonceptivos para reducir las posibilidades de que esto ocurra.

Una opción es tomar pastillas anticonceptivas; éstas te las prescribe el médico.

Otra opción es usar un DIU, un dispositivo que el doctor te implanta en el útero (no se requiere hospitalización). Evita que el óvulo fertilizado se adhiera al útero. Tiene un 99 por ciento de eficacia.

Existen varios métodos de control natal que afectan tus niveles hormonales, para que la probabilidad de que quedes embarazada sea menor: 

1. Anticonceptivos hormonales

El más efectivo es el implante. Es un palillo de plástico muy pequeño que se inserta bajo la piel de tu brazo. Puede quedarse en su lugar hasta 3 años. Tiene una tasa del 95 por ciento de eficacia.

Las pastillas anticonceptivas, las inyecciones y los parches también afectan tus niveles hormonales, tienen una tasa de efectividad del 91 al 99 por ciento.

Dispositivos como el diafragma y el capuchón cervical (también llamado cubierta cervical) los introduces en tu vagina cuando vas a tener sexo y bloquean el esperma para que no entre al útero. Su efectividad va del 76 al 85 por ciento.

También puedes comprar algunos artículos para el control natal en una farmacia y en algunos supermercados. Estos métodos no son tan eficaces como los que te mencioné anteriormente, pero sí ayudan a reducir las probabilidades de embarazarte.

2. Condones

Los índices de embarazos en la adolescencia han estado bajando en los Estados Unidos en los últimos 20 años. Los expertos piensan que esto se debe porque cada vez más los adolescentes sexualmente activos usan condones.

El uso adecuado del condón puede evitar que te embaraces, pero también te protege de enfermedades transmitidas sexualmente cuando los usas de manera correcta. La eficacia de los condones va del 76 al 85 por ciento.

3. Espuma espermicida

Las esponjas tratadas con espermicida también forman una barrera que evita que el esperma entre en el útero. Si las usas de manera adecuada, pueden prevenir el embarazo con una eficacia entre el 75 al 85 por ciento.

4. Pastilla del día siguiente

Esta medicina no es un método anticonceptivo para uso habitual. Es decir, es utilizado en casos de emergencia, porque contiene hormonas que evitan que tu cuerpo libere óvulos al útero y, por otra parte, irrita el revestimiento del útero para inhibir la implantación.

Para embarazarte, los óvulos tienen que entrar en contacto con el esperma y es necesario que se implanten en el útero para empezar a desarrollarse adecuadamente.

La pastilla del día siguiente podría ser una buena elección para ti si piensas que el control natal que usas regularmente no funcionó o si no lo usaste una vez.

Las mujeres de 17 años en adelante no necesitan receta médica para comprar la pastilla del día siguiente. La eficacia es del 89 por ciento.

Las adolescentes que reciben una educación sexual completa y exacta en todos sus pormenores están en menor riesgo de embarazarse que quienes no reciben educación sexual o sólo se les dice que se abstengan de tener relaciones sexuales (5). 

Recuerda que puedes recurrir a la ayuda de expertos que ofrecen apoyo y asesoría para ayudarte a evitar el embarazo en la adolescencia. Busca información en tu escuela, con tu médico o incluso en clínicas para el control de la natalidad.

Todos ellos pueden darte información sobre métodos anticonceptivos y ayudarte a comprender tus propios límites sexuales como adolescente, para que no caigas en situaciones donde puedas tener sexo sin protección y te embaraces.

Lee las 8 formas más eficientes para prevenir un embarazo en la adolescencia

Aquí te dejo un par de videos muy buenos y de enorme interés para ti:

Ver También: