¿Es Erupción Cutánea Por Estrés O Es Algo Más?, Tips Para Identificarla Y Tratarla

El estrés emocional tiene la capacidad de alterar el equilibrio de tu salud física y mental.

Entre las muchas formas en que puede somatizarse, o sea, expresarse mediante una dolencia física, se encuentran las erupciones cutáneas.

¿Qué Son Las Erupciones Cutáneas Por Estrés?

Son lesiones inflamatorias de la piel que no se deben a un agente patógeno ni a una enfermedad existente.

Todos lidiamos con cierta dosis de estrés y a veces se sale de nuestro control, dando pie a síntomas que no son muy preocupantes, pero que son una señal de que hay que aprender a lidiar con las preocupaciones de forma más asertiva.

En el caso de las erupciones cutáneas por estrés, las personas con condiciones dérmicas preexistentes como psoriasis o rosácea, son más propensas a padecerlas y reportan que sus síntomas empeoran en temporadas de alta agitación emocional.

¿Cómo Identificar Una Erupción Cutánea Por Estrés?

Comúnmente, las erupciones cutáneas por estrés aparecen en forma de sarpullidos, ronchas o verdugones. Pueden surgir en cualquier parte del cuerpo, aunque existen algunas zonas más propensas que otras.

Normalmente, estas áreas comienzan a enrojecerse, engrosarse e hincharse, causando comezón o molestias.

Una erupción cutánea de este tipo puede ser del tamaño de una moneda o tan grande como un plato.

En algunos casos graves, aparecen sarpullidos de gran tamaño que terminan conectándose entre ellos, afectando partes enteras de la piel.

Normalmente, las áreas afectadas por la erupción provocarán comezón, y una sensación de calor y ardor cuando las tocas.

Un episodio de dermatitis por estrés puede durar de 24 horas hasta seis semanas y, a medida que desaparecen las ronchas de un área, pueden ir apareciendo en otra.

Cuando la condición dura más de seis semanas, comienza a considerarse crónica.

Lee también nuestra guía sobre los 6 remedios caseros para el sarpullido en la piel

¿Qué Causa Las Erupciones Por Estrés?

Los sarpullidos por lo general son el resultado de que tu sistema inmunológico está reaccionando a un agente alergógeno como alimentos o elementos del ambiente, por ejemplo:

  • El pelo y saliva de los animales.
  • El polen.
  • El contacto con algunas plantas.
  • Las nueces.
  • La soya.
  • El gluten.
  • La leche.
  • Los mariscos.
  • La penicilina.

Entre muchos otros, que incluyen detonadores ambientales como temperaturas altas o bajas, la luz del sol, el agua e incluso el ejercicio.

Cuando las personas se estresan, es muy frecuente que experimenten erupciones relacionadas con alguna condición de la piel o alergia. Esto se debe a que el cuerpo comienza a liberar neuropéptidos y neurotransmisores adicionales.

Estos cambios químicos pueden cambiar la manera en la que tu organismo responde en varias de sus funciones y, por lo tanto, causar inflamación, sensibilidad y otras molestias en la piel.

¿Cómo Tratar Una Erupción Cutánea Por Estrés?

La mayoría de las veces, las ronchas desaparecen por sí solas, sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, puedes controlarlas con pomadas antihistamínicas de venta libre en cualquier farmacia.

Los antihistamínicos pueden ayudar para la hinchazón, el enrojecimiento y la comezón, y entre los más comunes, en presentación de ungüento, están:

  • Loratadina.
  • Cetirizina.
  • Difenhidramina.
  • Fexofenadina.

También puede brindar cierto alivio utilizar compresas frías en las áreas afectadas, o toma

r una ducha con agua fresca.

Si los síntomas duran más de seis semanas, debes consultar a tu médico, ya que se consideran crónicas y pueden tardar hasta un año en desaparecer.

En casos crónicos o severos, el especialista puede recomendar el uso de alguno de los siguientes tratamientos:

  • Omalizumab inyectable.
  • Dapsona Tópica.
  • Corticosteroides como prednisona.
  • Antihistamínicos especializados.
  • Antinflamatorios.

Si experimentas inflamación o ronchas en los labios o en el rostro, problemas para respirar o

mareos junto con una erupción de la piel, debes dirigirte inmediatamente a tu centro de atención médica más cercano.

Estos síntomas se relacionan con reacciones alérgicas que pueden poner en riesgo tu vida y muchas veces necesitan atención inmediata con epinefrina para evitar un estado de shock.

Si tu sarpullido está ligado a alguna condición preexistente, como psoriasis o rosácea, habla con tu doctor para reevaluar tu tratamiento actual y definir cuál es la mejor estrategia para combatir las complicaciones agudas por estrés.

Lee también nuestra guía sobre las infecciones en la piel: Causas, síntomas y tratamiento

¿A Qué Otra Cosa Podría Deberse Una Erupción Cutánea?

Aunque las erupciones por estrés son muy frecuentes, es posible confundirlas con otras condiciones de la piel que incluyen:

Si vives o trabajas en un ambiente muy caluroso y con condiciones húmedas, puedes padecer sarpullido por calor, que ocurre cuando los poros se bloquean y el sudor no puede escapar de ellos.

Sarpullido Por Calor

La forma más común de esta erupción causa pequeñas ámpulas claras o blancas, en el caso de la miliaria cristalina, y enrojecidas en el caso de la miliaria rubra.

A diferencia de otro tipo de erupciones causadas por patógenos, el sarpullido por calor tiende a desaparecer por sí mismo. De cualquier forma, consulta a tu médico si experimentas de forma simultánea:

  • Resfriado.
  • Fiebre.
  • Dolor.
  • Drenado de pus de las ámpulas.

Pitiriasis Rosada

Esta es una de las enfermedades más comunes de la piel y, por suerte, desaparece sola en muchas ocasiones. Típicamente inicia con la formación de un parche de piel enrojecido y engrosado.

El parche principal podría estar rodeado con lesiones similares, pero más pequeñas, que normalmente presentan una forma ovalada.

No está muy claro qué causa este tipo de sarpullido, pero es mucho más común durante la primavera y el otoño, y puede causar comezón.

La pitiriasis rosada por lo general desaparece sola después de seis u ocho semanas y puedes utilizar pomadas de venta libre que contengan difenhidramina o cetirizina para aliviar los síntomas.

Si los síntomas persisten por más tiempo o empeoran de manera súbita, debes consultar a tu médico.

Rosácea

La rosácea es otra condición común de la piel. Dependiendo del tipo, puede causar pústulas pequeñas y rojas que aparecen en grupos, y la piel se puede engrosar en estas zonas.

El sarpullido generalmente aparece en las mejillas, la nariz y la frente, pero puede llegar a otras zonas del rostro.

Estas lesiones pueden tardar de semanas a meses en desaparecer y es frecuente que reaparezcan en algún momento.

Aunque la rosácea puede afectar a cualquier persona, es más común en mujeres de mediana edad con piel muy clara. Esta condición no tiene cura y el tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas.

Si piensas que padeces rosácea, visita a un especialista para que realice un diagnóstico definitivo. Entre los medicamentos que puede prescribirte están:

  • Medicaciones tópicas como la brimonidina, el ácido azelaico y el metronidazol.
  • Antibióticos orales como la doxicilina, tetracilina y minociclidina.
  • Isotetrinon.

Lee nuestra guía sobre la Rosácea: Causas, síntomas, tratamiento y 6 formas naturales para tratarla

Dermatitis Atópica

Generalmente aparece en la base del cuero cabelludo, y en la parte interna de las rodillas y los codos.

Responde a factores ambientales o genéticos, pero también puede deberse al estrés, y se manifiesta con zonas enrojecidas, engrosadas y descamadas en forma de parches que causan bastante comezón.

A veces, la forma en la que se extienden estas lesiones remite bastante a un hongo, no obstante, son una reacción alérgica de la piel y no se deben a ningún patógeno.

No tiene cura y suele aparecer y desaparecer por temporadas, pero sus síntomas pueden tratarse con corticoides de manera temporal, identificando los detonadores o alergias que la causan y tratando de manejar el estrés.

Dermatitis Por Contacto

Esta condición por lo general es aguda y puede causar un sarpullido enrojecido que causa mucha picazón. Además, pueden aparecer ámpulas, hinchazón y sensibilidad.

La causa exacta de esta dermatitis varía en cada paciente, pero por regla general se desarrolla después de que la piel entra en contacto con un sustancia alergógena.

Las causas más comunes incluyen:

  • Jabones.
  • Champús y acondicionadores.
  • Cosméticos.
  • Detergentes y suavizantes para la ropa.
  • Limpiadores.
  • Fragancias.
  • Joyería.
  • Tejidos sintéticos.
  • Plantas.

Aunque es bastante útil identificar qué es exactamente lo que causa la dermatitis por contacto, hay algunas acciones que puedes tomar para controlar los síntomas en la mayoría de los casos:

  • Usar alguna loción para disminuir la comezón, que contenga ingredientes como la calamina.
  • Tomar antihistamínicos de venta libre.
  • Darse un baño de esponja con leche de avena.
  • No rascarse.
  • Utilizar jabón neutro.

Si los síntomas persisten por más de dos semanas, debes consultar a tu médico.

Eczema

El eczema es una condición crónica que hace que la piel se enrojezca y pique. Aunque es más común en niños, pueden padecerla personas de cualquier edad.

Generalmente comienza en forma de pequeñas ronchas inflamadas, que se van alargando hasta formar grandes placas de piel enrojecida y quebradiza. Algunas veces las lesiones del eczema pueden supurar fluido cuando se rascan.

Las áreas más comunes donde aparecen los parches del eczema son las manos, pies, tobillos, muñecas, cuello, pecho, párpados, mejillas, cuero cabelludo, codos y la parte anterior de las rodillas.

Los síntomas del eczema pueden controlarse de diversas maneras:

  • Aplicando cremas y ungüentos que ayuden a disminuir la comezón.
  • Tomando antihistamínicos.
  • Humectando la piel al menos dos veces al día.
  • Usando un humidificador en la habitación.

Consulta a tu doctor si los síntomas duran más de dos semanas.

Lee nuestra guía detallada sobre el eczema

¿Cuándo Debes Ver A Tu Médico?

Si estás experimentando ronchas que pican, están inflamadas o llenas de fluido, sin tener ningún síntoma adicional, probablemente tienes una erupción por estrés o por cualquiera de las causas que mencionamos.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y su función es protegernos de los elementos del entorno, con los que está en constante contacto.

Sus mecanismos de defensa son muy sofisticados, pero cualquier desequilibrio puede provocar reacciones alérgicas que se deben más a un cambio en la química, que a una verdadera amenaza.

Por tal razón, los sarlpullidos no suelen ser un síntoma preocupante, sobre todo si desaparecen por sí mismos al cabo de poco tiempo.

Pero si no se desvanecen en un par de semanas, o notas pequeños nódulos duros o llenos con algún líquido que no sea cristalino, puede tratarse de alguna condición subyace

nte más grave.

Las ronchas que aparecen junto con descamación de la piel y ámpulas pueden ser una reacción alérgica seria.

Si desarrollas cualquier tipo de erupción o sarpullido después de tomar un medicamento, debes consultar a un especialista de inmediato. También si llegas a presentar:

  • Sarpullido en todo el cuerpo o en zonas muy grandes, de aparición súbita.
  • Fiebre.
  • Dolor.
  • Ámpulas con pus amarillo o verde.

Si sospechas que la erupción puede derivar de una reacción alérgica o de una condición preexistente como la rosácea o la psoriasis, consulta a tu médico para que defin

a cuál es el tratamiento más adecuado para ti.

Recuerda que muchas reacciones alérgicas severas incluyen el sarpullido.

Si además experimentas hinchazón en la lengua y las extremidades, mareos y dificultades para respirar, podrías estar entrando en shock anafiláctico y requerir atención médica inmediata.

Conclusión

Los sarpullidos o erupciones de la piel causados por estrés pueden aparecer con diversas intensidades y en diferentes partes del cuerpo.

Generalmente desaparecen por sí mismos en cuestión de horas o días, aunque pueden tardar semanas en desvanecerse, o más, en casos crónicos.

No se conoce el mecanismo que causa las erupciones por estrés, pero se cree que el cambio en la química sanguínea de las hormonas del estrés provoca desequilibrios en las reacciones del sistema inmunológico ante los estímulos del medio ambiente.

Otras condiciones de la piel relacionadas con el estrés y que pueden requerir at

ención médica son:

  • Acné.
  • Psoríasis.
  • Ronchas endurecidas que no desaparecen solas.

Si tienes alguna condición crónica como la psoriasis o la rosácea, habla con tu doctor para identificar cuál es el tratamiento a largo plazo que más te conviene.

Por favor comparte este artículo con quienes pudieran tener este problema.

Nos vemos.

Ver También: