Hiperhidrosis (sudoración excesiva): causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento

La hiperhidrosis es una condición orgánica cuyo origen no se ha podido establecer con precisión, caracterizada por una excesiva generación de sudor, pudiendo afectar un área particular o todo el cuerpo.

Aunque no se trata de un trastorno que pone en peligro la vida de las personas, la hiperhidrosis es incómoda y puede condicionar la actividad social y las relaciones interpersonales de los afectados.

Vamos a conocer más a fondo la hiperhidrosis, incluyendo sus causas y principales remedios.

Ficha rápida de la hiperhidrosis

  • Generalmente comienza en la infancia o en la adolescencia
  • Puede durar toda la vida si no es tratada
  • Afecta principalmente manos, pies, axilas y cara
  • Existen medicamentos y remedios naturales que pueden ayudar a reducir los síntomas

¿Qué es la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis es una condición de excesiva sudoración, particularmente intensa en las zonas corporales de mayor concentración de glándulas sudoríparas, como manos, axilas, pies e ingle. Por su localización, hay dos tipos de hiperhidrosis:

Hiperhidrosis focal

En este caso, la excesiva sudoración está focalizada en una parte del cuerpo. La hiperhidrosis palmoplantar, por ejemplo, es la que afecta las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Hiperhidrosis generalizada

Como su nombre lo indica, afecta a todo el cuerpo. Frecuentemente se trata de una hiperhidrosis secundaria, consecuencia de otra enfermedad.

Por su origen, hay dos tipos de hiperhidrosis: primaria y secundaria.

Hiperhidrosis primaria

Esta hiperhidrosis también es llamada idiopática por ser de causa desconocida. Por lo general, está localizada en una parte del cuerpo, como manos, axilas o pies.

Otra situación con la hiperhidrosis primaria es que la excesiva sudoración es poco común durante el sueño, sin que se sepa por qué.

Hiperhidrosis secundaria

En estos casos, el afectado suda en exceso por alguna condición subyacente o enfermedad, entre estas:

  • Obesidad
  • Menopausia
  • Hipertiroidismo
  • Gota
  • Tumoraciones
  • Diabetes
  • Intoxicación con mercurio

De acuerdo con la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis, en Estados Unidos hay una tasa de hiperhidrosis de cerca de un 2,8 % de la población (1).

Si se extrapola el anterior porcentaje a México, significaría que en la república mexicana habría aproximadamente unos 3,3 millones de personas afectadas por hiperhidrosis.

Impacto en la salud mental

La hiperhidrosis puede ser muy embarazosa. La gente con hiperhidrosis palmar tiende a evitar estrechar la mano de otra persona. La hiperhidrosis axilar induce al afectado a evitar la proximidad de otros y con frecuencia pasa por ser alguien con malos hábitos higiénicos.

La hiperhidrosis puede incidir severamente en la autoestima y la salud emocional de las personas, ocasionando ansiedad y malestar, y condicionando elecciones de tipo educacional, laboral, social, recreacional y otras cruciales en la vida (2).

A pesar de estas negativas y enojosas consecuencias de la hiperhidrosis, es elevado el número de personas que decide sobrellevar su condición por largo tiempo o por toda la vida, porque creen que es algo sin tratamiento, asociado a su naturaleza.

Síntomas de la hiperhidrosis o sudoración nocturna

Los episodios de excesiva sudoración suelen ocurrir al menos una vez por semana sin una razón aparente, afectando la actividad diaria.

Los principales síntomas de la hiperhidrosis son:

  • Palmas de las manos húmedas o pegajosas
  • Plantas de los pies húmedas o pegajosas
  • Axilas sudadas
  • Frecuente sudoración
  • Intensa sudoración, que traspasa la ropa, particularmente visible en las axilas

Las personas con hiperhidrosis también pueden experimentar:

  • Infecciones cutáneas bacterianas y fúngicas, con irritaciones y dolores en la piel
  • Preocupaciones por manchas de sudor en la ropa
  • Preocupaciones por el olor corporal
  • Inhibición para hacer contactos físicos
  • Retraimiento social que puede desencadenar cuadros depresivos

Aparte de los perjuicios que puede causar la hiperhidrosis en la actividad laboral y social, los afectados también tienden a dedicar mucho tiempo a lidiar con el sudor, cambiándose de ropa, lavándola con mayor frecuencia, duchándose más de lo corriente y colocándose materiales absorbentes en las axilas. Además, la condición incide en la selección de la ropa, optando por piezas oscuras y voluminosas.

Causas de la hiperhidrosis

Las causas de la hiperhidrosis primaria no están claras, mientras que la hiperhidrosis secundaria puede estar vinculada a una variedad de condiciones y trastornos de salud.

Posibles causas de la hiperhidrosis primaria

Durante mucho tiempo se ha pensado que la hiperhidrosis primaria es consecuencia de una situación mental y emocional, siendo un trastorno que afecta a la gente muy estresada, ansiosa o nerviosa.

Sin embargo, más recientemente se ha establecido que las personas con hiperhidrosis primaria no tienen niveles de propensión al estrés emocional y a la ansiedad mayores que el resto de la gente cuando afrontan similares factores desencadenantes.

Por el contrario, en muchos casos, los sentimientos estresantes y emocionales se deben precisamente a la excesiva sudoración. Es decir, son consecuencia y no causa.

Aparentemente, la hiperhidrosis primaria tendría un componente genético. Algunas investigaciones han encontrado este posible vínculo hereditario, particularmente en la hiperhidrosis palmar y es conocido que gente con hiperhidrosis tiene parientes cercanos, como padres y hermanos, con la misma condición (3).

Causas de hiperhidrosis secundaria

Condiciones

La hiperhidrosis secundaria ha sido relacionada con algunas condiciones, tales como:

  • Embarazo
  • Alcoholismo
  • Abuso de sustancias
  • Obesidad
  • Ansiedad

Enfermedades y lesiones

Hay un conjunto de enfermedades que pueden desencadenar la hiperhidrosis secundaria, entre estas:

  • Hiperactividad de la glándula tiroides
  • Diabetes
  • Enfermedad cardíaca
  • Gota
  • Lesión de la médula espinal
  • Enfermedad de Parkinson
  • Herpes
  • Insuficiencia respiratoria
  • Algunos tipos de cáncer, como el linfoma maligno llamado Enfermedad de Hodgkin
  • Algunas infecciones, como VIH, paludismo y tuberculosis

Medicamentos

Ciertos medicamentos también pueden ocasionar hiperhidrosis secundaria, entre estos:

  • Antidepresivos
  • Inhibidores de la anticolinesterasa (fármacos para tratar el Alzheimer y la miastenia gravis)
  • Pilocarpina (Medicamento para el glaucoma y la xerostomía)
  • Propranolol, un antihipertensivo

Diagnóstico de la hiperhidrosis

El médico se valdrá principalmente de dos recursos para diagnosticar el caso: cuestionario y exámenes.

Cuestionario

El doctor indagará acerca de la naturaleza, intensidad y grado de afectación emocional de la hiperhidrosis preguntando al paciente:

  • Las partes del cuerpo donde se está presentando la excesiva sudoración
  • La frecuencia con la que se presentan los episodios de sudoración
  • Si la sudoración se presenta mientras está durmiendo o intentando conciliar el sueño
  • Si usualmente carga algún tipo de material absorbente para lidiar con el sudor
  • Si carga consigo algún antitranspirante
  • Si el trastorno afecta su comportamiento público
  • Si la hiperhidrosis ha tenido algún impacto en su vida estudiantil o laboral
  • Si se ha producido el alejamiento o la pérdida de un amigo debido a su condición
  • La frecuencia con la que se ducha
  • La frecuencia con la que lava y se cambia la ropa
  • La frecuencia con la que piensa en el problema

Con este cuestionario, el médico se formará una idea bastante completa del problema y del impacto que el mismo está teniendo en la actividad diaria y en la salud emocional del afectado.

Exámenes que te puede pedir tu médico para el Diagnóstio de la hiperhidrosis

Exámenes de sangre y de orina

Frente a un caso de hiperhidrosis, el médico seguramente ordenará exámenes de sangre y de orina para descartar que la afección esté siendo producida por una condición subyacente, como:

  • Hiperactividad de la glándula tiroides (hipertiroidismo)
  • Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia)

Prueba de sudoración termorreguladora

Esta prueba consiste en aplicar en la piel del paciente un polvo con sensibilidad a la humedad. A temperatura ambiente, este polvo cambia de color frente a una excesiva sudoración.

Seguidamente el paciente entra en un “gabinete de sudor” en el que es expuesto a una alta temperatura y humedad ambiental para estimular la sudoración en todo el cuerpo.

En estas condiciones, las personas con hiperhidrosis tienden a sudar excesivamente por las palmas de las manos, mientras que los no afectados no lo hacen.

La prueba de sudoración termorreguladora sirve también para que el especialista establezca la gravedad de la hiperhidrosis.

Remedios caseros para la hiperhidrosis

Algunos cambios en el estilo de vida y modificaciones en la actividad diaria pueden ayudar a lidiar con los síntomas de la hiperhidrosis.

Antitranspirantes y protectores de axilas

Hay que distinguir entre desodorantes y antitranspirantes. Los primeros no ayudan a detener la sudoración, pero los segundos si pueden hacerlo. Los antitranspirantes con cloruro de aluminio tienen un efecto de taponamiento de las glándulas sudoríparas.

Otra ayuda para la excesiva sudoración son las almohadillas axilares que evitan que el sudor traspase la ropa demasiado rápido.

Ropa y calzado

Las fibras sintéticas, como el nylon, empeoran un cuadro de hiperhidrosis. Hay que optar por ropa confeccionada con fibras naturales.

La ropa estrecha también es contraproducente, por lo que hay que vestir de manera holgada.

También en el calzado hay que evitar los materiales sintéticos, optando por el cuero y otros materiales naturales.

Los calcetines hechos con tejidos gruesos y suaves de fibras naturales son mejores para absorber la humedad.

Lee nuestra guía detallada sobre los remedios caseros para la hiperhidrosis en las axilas

Tratamiento para la hiperhidrosis

El médico puede derivar al paciente a un especialista para algunos tratamientos.

Iontoforesis

Esta es una técnica de electroterapia que consiste en sumergir las manos y los pies del paciente en un recipiente con agua, haciendo circular una corriente eléctrica continua de baja intensidad o una corriente pulsada algo más intensa.

Aunque no se sabe exactamente cómo funciona el tratamiento, lo cierto es que es efectivo. Se cree que la corriente eléctrica y las micro-partículas minerales presentes en el agua bloquean las glándulas sudoríparas, deteniendo la sudoración.

Esta terapia tiene una alta tasa de éxito en la hiperhidrosis de las palmas de las manos y las plantas de los pies.

La mayoría de los afectados requiere entre 2 y 4 tratamientos de entre 20 minutos y media hora.

Inyecciones de toxina botulínica

Las inyecciones de Botox son empleadas para tratar casos de hiperhidrosis focal palmar, plantar y axilar.

La toxina botulínica A es una potente neurotoxina que bloque en el cuerpo la liberación de sustancias químicas relacionadas con la sudoración.  Por lo general, se requieren varias inyecciones para apreciar resultados efectivos.

Se trata de un tratamiento con el que hay que ser muy precavido dada la elevada peligrosidad de esta toxina.

Medicamentos anticolinérgicos

Estos fármacos actúan en el sistema parasimpático ocasionando una inhibición en la transmisión de los impulsos nerviosos.

Generalmente, los pacientes aprecian mejorías en los síntomas de la hiperhidrosis unas 2 semanas después de empezar a consumir los medicamentos anticolinérgicos.

Hay que tener sumo cuidado con estos fármacos, ya que una sobredosis puede desencadenar un peligroso cuadro tóxico llamado Síndrome anticolinérgico agudo.

Simpatectomía torácica endoscópica (ETS)

Es una cirugía que solo es recomendada en casos muy graves que no responden a otros tratamientos.

La ETS (por sus siglas en inglés) consiste en cortar los nervios conectados con las glándulas sudoríparas y es usada principalmente en los casos de hiperhidrosis palmar, axilar y en el rostro.

No se recomienda en los casos de hiperhidrosis en las plantas de los pies porque existe el riesgo de que ocasione daños sexuales permanentes.

Complicaciones de la hiperhidrosis

Una hiperhidrosis no tratada puede ocasionar complicaciones, tales como:

Infecciones de uñas: Particularmente en las uñas de los pies.

Infecciones bacterianas: Estas pueden presentarse especialmente entre los dedos de los pies y alrededor de los folículos pilosos.

Sarpullido: Puede desarrollarse cuando queda sudor atrapado debajo de la piel por el bloqueo de  los conductos sudoríparos. Es un sarpullido que causa picazón y punzadas.

Verrugas: Pueden aparecer abultamientos de la piel producidos por el virus del papiloma humano (VPH).

Complicaciones psicológicas: La hiperhidrosis puede producir ansiedad, estrés, distanciamiento social y depresión, afectando la autoconfianza y las relaciones y actividades de toda índole de los afectados.

Se estima que las personas con hiperhidrosis buscan ayuda médica después de sobrellevar la desagradable condición por más de 8 años. Que este no sea tu caso; los síntomas de la hiperhidrosis pueden tratarse eficazmente.

Comparte este artículo con tus amigos de las redes sociales, especialmente con aquellos que sabes que padecen de excesiva sudoración.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here