Remedios caseros para la sudoración de las axilas excesiva

 

Atención: antes de que intentes remedios caseros acude tu médico para descartar que tengas algo serio.

¿Qué es la sudoración excesiva?

La sudoración excesiva o hiperhidrosis es un problema común que la gente no suele comentar, porque le produce más vergüenza que tener caspa o acné.

De acuerdo con la International Hyperhidrosis Society, cerca del 5 % de la población a nivel mundial padece hiperhidrosis, es decir, más de 300 millones de personas están batallando con esta afección (1).

Lee nuestra guía detallada sobre la Hiperhidrosis

Problemas con la sudoración excesiva

La hiperhidrosis ocasiona una sudoración excesiva y constante en las axilas, la entrepierna, las manos y los pies.

Aunque sudar es necesario para refrescar el cuerpo y evitar el sobrecalentamiento, quienes tienen esta afección sudan cuando el cuerpo no necesita reducir su temperatura (2).

No obstante, como en nuestra sociedad no hay conciencia acerca de este problema, muchos no reciben un diagnóstico adecuado y pasan su vida sin aliviarse (3).

Cuando tienes hiperhidrosis, es común que el sudor gotee en una o más áreas del cuerpo, mientras que el resto permanece seco. Además de ser algo vergonzoso, la sudoración excesiva puede dificultar ciertas actividades cotidianas.

Por ejemplo, si tienes las manos muy sudorosas, es posible que se te resbalen las cosas o no quieras saludar de mano.

Por otra parte, la humedad frecuente en la piel es la mejor condición para el desarrollo de infecciones.

Síntomas de la sudoración excesiva

Si tienes algunos de estos síntomas, es probable que padezcas hiperhidrosis:

  • Decoloración en el área afectada. 
  • Frecuente olor de pies.
  • La piel se resquebraja y descarapela.
  • Palmas de las manos y talones del pie húmedos. 
  • Piel lacerada.
  • Sudoración que empapa tu ropa.

Tratamiento médico convencional para la sudoración excesiva

Existen fármacos para tratar la afección, incluso algunos médicos prescriben ansiolíticos o antidepresivos cuando se desencadena por estrés.

Otro de los medicamentos que se recetan son los anticolinérgicos, que actúan en el sistema nervioso periférico, evitando la estimulación de las glándulas sudoríparas (4).

Un tratamiento común para las axilas, la entrepierna, las manos y los pies, es la toxina botulínica o Botox (5).

También se pueden remover las glándulas sudoríparas por medio de cirugía.

Remedios caseros para tratar la sudoración excesiva de las axilas y de otras regiones del cuerpo

Sin embargo, todos estos tratamientos pueden tener graves efectos secundarios, así que pregúntate si realmente te quieres someter a ellos, cuando existen remedios caseros que deberías probar primero:

 

1.  Aceite De Coco

Es uno de los alimentos más versátiles que hay. Puedes usarlo de manera interna y externa para obtener sus beneficios y tratar todo tipo de problemas de salud.

Si padeces de sudoración generalizada, úsalo como aceite para masajear todo tu cuerpo o solo las áreas afectadas, como las axilas y los pies (6, 7).

No te preocupes por manchar tu ropa, siempre y cuando apliques una pequeña cantidad y la frotes bien en tu piel, no tendrás ningún problema y vas a disfrutar de su ligera fragancia.

Para las áreas especialmente sudorosas, puedes combinarlo con alcanfor para un efecto especial antisudoración. Agrega media taza de alcanfor triturado a una taza de aceite de coco y mezcla bien hasta formar una pasta (8).

Aplica esta mezcla a las áreas problemáticas, frotando bien. Déjala una hora y luego enjuágala.

También puedes hacer un desodorante casero combinando el aceite de coco y otros ingredientes:

  • 3 cditas. de aceite de coco puro orgánico.
  • 2 cditas. de manteca de karité.
  • 3 cditas. de bicarbonato de sodio.
  • 2 cditas. de polvo de arrurruz.
  • 3 gotas de aceite esencial puro de lavanda.

Instrucciones:

1.- En una cacerola doble, derrite el aceite de coco y la manteca de karité a fuego medio.

De igual manera, puedes calentar un poco de agua en una cacerola y luego introducir el aceite de coco y la manteca de karité en un recipiente de vidrio con tapa. Deja el recipiente en el agua caliente hasta que los ingredientes se derritan por completo.

2.- Retira del fuego y agrega el bicarbonato de sodio y el polvo de arrurruz, y mézclalo bien.

3.- Agrega el aceite esencial de lavanda, mezcla y almacena la pasta en un frasco, o permite que se enfríe y luego viértela en un recipiente de desodorante vacío y colócalo en el refrigerador. Guárdalo ahí para que la mezcla permanezca dura.

Lee nuestra guía sobre los 74 usos del aceite de coco qué cambiarán tu vida

2. Bicarbonato De Sodio

El bicarbonato de sodio ayuda a equilibrar los ácidos del sudor que fomentan el desarrollo de las bacterias, porque es alcalino. Gracias a esto, reduce el nivel de pH en las áreas corporales con tendencia a sudar y funciona como desodorante al absorber los olores.

Podemos afirmar que el bicarbonato de sodio es un excelente desodorante, pues es capaz de neutralizar los fuertes olores corporales y protege de la sudoración durante largo tiempo, dejando tu piel fresca y eliminando sustancias dañinas (9).

Por otra parte, sus propiedades curativas sirven para tratar picaduras de insectos, inflamación e infecciones cutáneas.

Además, es barato y no contiene los químicos de los desodorantes comerciales que producen irritación.

Para usarlo, combina media taza de fécula de maíz, media taza de bicarbonato de sodio y unas 3 o 4 gotas de aceite esencial de lavanda.

Primero limpia tus axilas, usa un trapo ligeramente húmedo para aplicar la mezcla y déjala secar.

Cuando tengas prisa, solo ponte el bicarbonato de sodio en las áreas problemáticas para que neutralice el olor corporal y combata la sudoración excesiva.

Lee nuestra guía sobre las propiedades y beneficios del bicarbonato de sodio

3. Evita Los Alimentos Químicamente Procesados

Casi todos los problemas de salud se ven aumentados por una dieta pobre en nutrientes. Así que el dicho: eres lo que comes, es muy cierto.

El problema con los alimentos procesados (congelados, empaquetados, precocidos, listos para servir o fritos) es que contienen químicos para que sepan mejor y se preserven, provocan mayor sudoración. Y si tienes sobrepeso, se complica el problema.

Mejor nutre tu organismo con alimentos integrales que provienen de la tierra, es decir, muchas frutas, verduras, legumbres y semillas.

Asimismo, procura consumir huevos orgánicos, pollo de corral, carnes alimentadas con pasto, pescado, nueces y semillas silvestres, ya que son fuentes importantes de proteínas.

4. Hamamelis

Se obtiene de las hojas y la corteza del arbusto de avellano, que es nativo de América del Norte.

Contiene muchos compuestos beneficiosos: taninos, catequinas, ácido gálico y flavonoides, además de aceites esenciales como carvacrol y eugenol, saponinas y colina (10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18).

Todo esto conforma un compuesto antisudor muy potente, al reducir el tamaño de los poros de la piel con sus fuertes propiedades astringentes.

Es especialmente útil para la sudoración facial, que puede ser una de las razones por las que es un ingrediente común en las lociones para después de afeitarse.

Si sufres de exceso de sudor facial, humedece una bolita de algodón en hamamelis y aplica una ligera capa en tu rostro. No apliques demasiado, porque puede secar la piel.

Haz lo mismo en otras áreas propensas al sudor, como los pies y las axilas, Humedece un trozo de algodón más grande o una tela con un poco de hamamelis, exprimiendo cualquier exceso y aplicando en las áreas afectadas.

Puedes dejarlo en tu rostro sin enjuagar o enjuagarlo después de 30 minutos.

Lee también nuestra guía sobre cómo usar el hamamelis para limpiar tu piel rápidamente

5. Jugo O Gel De Aloe Vera

El aloe vera tiene un efecto calmante y refrescante en la piel que ayuda a regular la sudoración excesiva ocasionada por el calor. También sirve para quemaduras de sol, manchas de la edad, líneas de expresión finas y rosácea (19).

Humedece una tela limpia en jugo de aloe vera y aplícalo a las áreas afectadas. O diluye en agua el gel de aloe vera 100 % natural prensado en frío y luego aplícalo.

6. Practica Yoga

Aunque no relaciones esta práctica con el sudor, el yoga es una de las mejores formas naturales para controlar el exceso de sudoración.

Esta antigua disciplina combina la respiración y el movimiento, con el fin de armonizar tu cuerpo y corregir desequilibrios, lo que puede ayudarte a tratar la causa subyacente de tus síntomas, aunque no sepas exactamente cuál es.

Esto sucede porque la práctica regular del yoga es buenísima para inducir mayor tranquilidad interior y estabilidad emocional, así que si tu problema de sudoración está conectado con la ansiedad o el estrés, el yoga podría reducirlos (20).

El yoga también es muy eficaz para estimular el sistema digestivo, lo cual es muy útil para quienes tienen hiperhidrosis relacionada con problemas de peso, una dieta pobre en nutrientes o intolerancias alimenticias.

Algunas posturas pueden ayudar al cuerpo a deshacerse de las toxinas, lo cual es muy beneficioso si padeces de sudoración excesiva, pues es un síntoma de una sobrecarga tóxica.

Lee nuestra guía sobre los tipos de yoga

7. Salvia

Esta planta es un remedio extraordinario para el exceso de sudoración, tomada en té o en pastillas, pues ofrece múltiples cualidades que la hacen un remedio antitranspirante muy efectivo.

La salvia es antibacteriana y antifúngica, ayudando a restringir el crecimiento de bacterias que pueden producir sudoración excesiva (21, 22).

Las hojas de salvia contienen ácido tánico que, al igual que el té negro, ayuda a constreñir las glándulas sudoríparas y reduce la transpiración.

Hay varias maneras de usar la salvia:

1.- Hierve una cucharada de hojas de salvia secas en una o dos tazas de agua. Deja enfriar a temperatura ambiente y usa el líquido para limpiar las plantas de tus pies, las palmas de tus manos, tus axilas y cualquier área que tienda a sudar excesivamente.

Hazlo dos veces al día para obtener mejores resultados.

2.- Puedes tomar té de salvia y disfrutar de sus efectos, aunque es mejor hacerlo en combinación con el primer método.

Prepara un té de salvia remojando de 5 a 7 minutos una o dos cucharaditas de la hierba seca en una taza de agua caliente. Bébelo cada noche antes de acostarte.

3.- Para la sudoración del pie específicamente, puedes llenar una cubeta con agua caliente y agregar 2 cucharaditas de salvia seca. Espera a que el agua esté a una temperatura agradable y remoja los pies durante 20 minutos, al menos una vez al día.

8. Té Negro

Uno de los componentes del té negro es el ácido tánico, el cual tiene propiedades antitranspirantes y astringentes que ayudan a controlar el exceso de sudoración (23).

Las propiedades astringentes constriñen las glándulas sudoríparas que controlan el flujo de sudor hacia la capa externa de la piel. Puedes usar otros tés, pero el té negro tiene el mayor nivel de ácido tánico y es el más efectivo.

Simplemente haz el té poniendo 2 bolsitas en tres tazas de agua justo a punto de ebullición. Déjalas ahí de 10 a 15 minutos. Humedece un trapo limpio o bolita de algodón en el té y aplica en las axilas.

También puedes usar este método en las manos y los pies llenando una cubeta con 4 tazas de agua. Coloca 2 bolsitas de té negro y déjalas unos 10 minutos.

Después introduce los pies o las manos durante 20 minutos (cuando el agua esté a buena temperatura, no te vayas a quemar). Repite esto regularmente para obtener resultados duraderos.

9. Vinagre De Sidra De Manzana

Este vinagre tiene propiedades astringentes que pueden controlar la sudoración. Incluso funciona como antitranspirante, formando una capa en la piel y haciendo que los poros permanezcan cerrados.

Lava el área afectada y luego humedece un algodón en el vinagre. Aplícalo en el área y déjalo toda la noche. Por la mañana, báñate y aplica tu desodorante habitual.

También es buena idea ingerirlo al añadir dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana y una cucharada de miel cruda a un vaso de agua. Bebe esta mezcla cada día, idealmente con el estómago vacío, para combatir el exceso de sudoración.

Si tus pies sudan demasiado, puedes remojarlos en una mezcla de media taza de vinagre de sidra de manzana y 4 tazas de agua. Mezcla bien y remoja tus pies 20 minutos. Lo ideal es que hagas esto todos los días.

Ahí tienes varios remedios caseros bastante sencillos para ayudarte a combatir el sudor excesivo.

Seguramente alguno o varios de ellos te funcionarán y evitarás las terapias médicas costosas e incómodas.

Pero si esto no te funciona, es necesario que vayas al médico, pues es probable que tu afección tenga una causa que deba ser tratada por un profesional.

Cuéntanos tus experiencias.

Nos vemos.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here