Hipotiroidismo Y Menopausia ¿Hay Alguna Conexión?

El hipotiroidismo puede describirse como una condición que provoca una disminución en la actividad de la tiroides. Los individuos que lo padecen producen menos hormona tiroidea, y esto tiene impactos negativos en varios aspectos de la salud.

La menopausia y el hipotiroidismo pueden compartir algunos síntomas, además, el segundo tiende a ser más frecuente en mujeres de entre 40 y 50 años, que es justo la etapa en la que atraviesan el climaterio, por regla general.

Es importante que conozcas los síntomas y las posibles complicaciones que en la menopausia pueden aparecer cuando también se padece hipotiroidismo, para que puedas detectarlos de manera oportuna y tratarte adecuadamente.

Lee nuestra guía sobre la Menopausia: Síntomas, causas y tratamiento

¿Puede el hipotiroidismo agravar los síntomas comunes de la menopausia?

El hipotiroidismo definitivamente puede incrementar o empeorar los síntomas comunes de la menopausia. Un estudio demostró en 2017 las mujeres con desórdenes tiroideos y síntomas graves de menopausia, mejoraban considerablemente después de tratar el problema glandular.

Esto sugiere que manejar los desórdenes de la tiroides puede ayudar a disminuir los síntomas de la menopausia, ya que ambos tienen síntomas que se superponen.

¿Cómo afectan los estrógenos a la actividad de la tiroides?

En las mujeres, los niveles de estrógeno descienden considerablemente en la etapa de la menopausia, y ésta es la razón principal de la mayoría de los síntomas que se asocian con ella.

Pero los niveles de estrógeno pueden al mismo tiempo afectar las funciones de la tiroides.

En un estudio reciente, investigadores analizaron el rol que el estrógeno juega en los receptores tiroideos, que son las moléculas que abren paso a las hormonas de la tiroides para que puedan penetrar en las células.

Los resultados mostraron que el nivel de estrógeno puede relacionarse con anormalidades en la función la tiroides y provocar problemas en esta glándula, aunque se necesitan más investigaciones para comprender cómo es que estas dos hormonas se relacionan exactamente.

Síntomas compartidos del hipertiroidismo y la menopausia  

Mientras que el hipotiroidismo puede aparecer en cualquier momento de la vida de las mujeres, la menopausia se desencadena, en promedio, alrededor de los 50 años.

Algunos de los síntomas que pueden aparecer en ambos casos son:

  • Bochornos y sudores nocturnos.
  • Sensibilidad incrementada al frío.
  • Dificultades para conciliar el sueño o insomnio.
  • Disminución del ritmo cardiaco.
  • Problemas de concentración.
  • Fatiga o debilidad en las articulaciones o los músculos.
  • Incremento de los triglicéridos.
  • Disminución de la memoria.
  • Aumento de peso y grasa corporal.
  • Sequedad vaginal.
  • Adelgazamiento del cabello.
  • Cambios bruscos de humor.
  • Depresión.
  • Resequedad en la piel.

Lee también nuestra guía sobre las 11 cosas que debes saber acerca de la menopausia

 ¿Puede el hipotiroidismo incrementar el riesgo de complicaciones en la menopausia?

Los desórdenes en la tiroides pueden incrementar el riesgo de complicaciones a largo plazo de la menopausia, especialmente de la osteoporosis o pérdida de la densidad ósea, porque tanto la menopausia como el hipotiroidismo la pueden desencadenar y promover.

Las mujeres blancas o caucásicas con bajos niveles de tejido adiposo, integran el grupo con más posibilidades de desarrollar osteoporosis.

Otra de las complicaciones comunes de la menopausia y del hipotiroidismo es el riesgo incrementado de padecer enfermedades cardiovasculares, y cuando ambas condiciones se conjugan el riesgo puede ser mucho mayor.

 

¿Cuándo consultar a tu médico?

Por principio cualquier mujer que está atravesando la menopausia debe asistir con regularidad a sus revisiones ginecológicas para descartar cualquier complicación.

Especialmente si presentas alguno de los siguientes cuadros de síntomas debes reportarlos con tu doctor, pues podrían ser indicadores de que tu tiroides no está funcionando adecuadamente:

  • Fatiga excesiva, aumento de peso, bochornos y cambios de humor.
  • Síntomas “normales” de menopausia que repentinamente comienzan a empeorar.
  • Irregularidades en tu ciclo menstrual o disminución o aumento acusado de apetito.

Del mismo modo, si tienes un historial médico familiar en el que aparecen desórdenes endócrinos, es buena idea que se lo menciones a tu médico para que ponga especial atención en el funcionamiento de tu tiroides durante la menopausia.

Monitoreando la función de la tiroides

Existen algunas pruebas de sangre que tu médico puede solicitarte para revisar la función de tu tiroides, entre ellas están las siguientes.

Lee nuestra guía sobre el Hipotiroidismo y si los problemas con la tiroides te hacen engordar

Prueba de sangre TSH

Esta prueba mide la los niveles en la sangre de la hormona estimuladora de la tiroides (TSH).

Cuando la tiroides está poco activa, el cuerpo responde incrementando las señales que le manda para que comience a trabajar, y estas señales son en parte las hormonas TSH. Cuando su conteo sale muy alto, es un indicador de que se padece hipotiroidismo.

Pruebas de sangre T4 y T3

Esta prueba mide los niveles en la sangre de la hormona H4, que es una de las hormonas que el cuerpo produce cuando necesita activar a la tiroides. Esta hormona puede aparecer ligada a cuerpos proteicos e inactiva, o sin ligar y activa; un conteo elevado indica que la paciente puede tener hipotiroidismo.

La T3 es otra hormona ligada al funcionamiento de la tiroides y su conteo suele ser la prueba definitiva para el diagnóstico del hipotiroidismo, pues sus niveles sólo disminuyen sensiblemente cuando la condición es severa.

Test TSI

Por su parte, este examen de sangre se utiliza para confirmar la existencia de un anticuerpo denominado inmunoglobulina estimulante de la tiroides, que incrementa en la sangre de las personas que padecen una condición llamada enfermedad de Graves, un trastorno autoinmune que desencadena la hiperactividad de la tiroides.

Este test se utiliza para descartar que exista hipertiroidismo en lugar de hipotiroidismo.

Conclusión

El climaterio y la baja actividad de la tiroides comparten varios síntomas, y las investigaciones indican que las alteraciones por la cantidad de estrógenos durante el climaterio afectan los niveles de hormonas que produce la tiroides.

Otras investigaciones sugieren que el hipotiroidismo puede aumentar los síntomas de la menopausia y el riesgo de padecer complicaciones secundarias.

Es normal experimentar síntomas moderados como cansancio, ganar algo de peso y algunos bochornos, pero cuando se vuelven muy intensos, es necesario acudir al médico para descartar que sea un problema con la tiroides el que los esté provocando.

Comparte este artículo para que más personas conozcan más de este asunto y estén al pendiente de su cuerpo y síntomas. No olvides de dejarnos tus comentarios.

 

Ver También: