Los peligros de los niveles altos de leptina, cómo bajarlos, cómo causa inflamación y aumento de peso

¿Sabes qué es la leptina? Su importancia radica en que es una de las cuatro hormonas responsables de determinar nuestro peso; ayuda a controlar el apetito, reducir la ansiedad, y reforzar el sistema inmune, entre otros beneficios.

Por ello a continuación verás cuáles son los factores que aumentan los niveles de leptina en el cuerpo, los efectos negativos de los niveles altos, y cómo podemos controlarlos.

¿Qué es la leptina?

La leptina es una hormona de la saciedad producida por las células grasas de nuestro cuerpo y que pueden provocar pérdida de peso (1).

Por lo regular, los niveles de leptina aumentan exponencialmente junto a la masa grasa. Por esta razón, un aumento del peso corporal puede hacer que los niveles de leptina se disparen a niveles altos.

Cuanta más grasa corporal tengas, más leptina producirá tu cuerpo (2).

Cada célula grasa puede liberar más de 50 hormonas y moléculas de señalización (3).

En un principio, se creía que la leptina era secretada exclusivamente por el tejido graso y en niveles directamente proporcionales a la cantidad total de grasa en el cuerpo (4).

Sin embargo, ahora se le conoce como una hormona multifuncional que puede ser producida por varios tejidos y órganos, incluidos el riñón (5), las glándulas salivales (6), el estómago (7) y la placenta (8).

La leptina es sintetizada en el tejido adiposo y los receptores con las concentraciones más altas se encuentran en el hipocampo y el hipotálamo (9).

Una de las funciones más importantes de la leptina es la de actuar como una señal para que el cerebro inhiba la ingesta de alimentos y permita el almacenamiento de calorías excedentes.

Al ser liberada al flujo sanguíneo, la leptina irá directamente a tu cerebro, en donde mandará una señal de saciedad al hipotálamo.

Esta señal le indicará a tu cerebro que ya contamos con la suficiente grasa almacenada para dejar de comer y empezar a quemar calorías a una velocidad normal (10).

Consecuencias de niveles altos de leptina

Los niveles crónicos altamente elevados de leptina usualmente están asociados a problemas de obesidad, el exceso de comida, y diferentes enfermedades relacionadas con la inflamación como el síndrome metabólico, enfermedad cardíaca o hipertensión (11).

Una resistencia a la leptina puede provocar el endurecimiento de las arterias, además de afectar el sistema reproductivo, el sistema inmunitario y el crecimiento de vasos sanguíneos (12).

Al mismo tiempo protege el tejido no graso de los efectos tóxicos del exceso de grasa. En estudios con roedores, se notó que la leptina aumenta el gasto de energía a través del uso de grasa parda como energía (13).

Debido a esto, mientras más grasas tengas, más leptina producirás, lo cual se supone te hará más delgado a causa de diferentes procesos, manteniendo tu peso en homeostasis (14).

En pocas palabras, esta es la secuencia de sucesos que te deberían ocurrir:

  1. Aumenta tu grasa corporal.
  2. Aumentan tus niveles de leptina.
  3. Disminuye tu apetito y tu cuerpo empieza a consumir más energía.

Lee nuestra guía definitiva sobre la Leptina y la resistencia a la Leptina

Lo malo de la leptina

Así como tiene propiedades beneficiosas, la leptina puede provocar ciertos problemas de salud. A continuación, conoceremos estos efectos negativos para poder realizar mejores decisiones.

Aumenta la inflamación

Diferentes estudios han demostrado niveles elevados de leptina en condiciones inflamatorias crónicas. Esta hormona es un marcador inflamatorio, puesto que responde a las citocinas inflamatorias de los tejidos grasos (15)(16).

La leptina aumenta la liberación de las citocinas proinflamatorias como el factor de necrosis tumoral, la interleucina-2, 3, 6 y 12 y la microglía en el cerebro (17).

También aumenta la proteína C reactiva. Y en términos de estructura y función, la leptina se parece mucho a la interleucina-6 (18)(19)(20).

Estudios han demostrado que la leptina es un mediador en el síndrome de fatiga crónica (CFS) (21).

Además, la leptina aumenta los niveles de glóbulos rojos y blancos. Niveles de leptina elevados son asociados regularmente con recuentos más altos de glóbulos blancos en el ser humano y estos glóbulos blancos pueden aumentar la inflamación en el cuerpo (22)(23).

Por otra parte, muchas enfermedades autoinmunes se relacionan con una mayor secreción de leptina (24).

Los niveles de leptina aumentan a medida que avanza el día, alcanzando su punto máximo a la medianoche, y continua así mientras duermes para evitar que te de hambre en medio de la noche (25).

Esto puede causar inflamación y es la razón por la cual muchas personas sufren de dolor en las articulaciones durante las mañanas, especialmente en la rodilla y en personas que padecen de artritis (26).

Lee nuestra guía sobre la inflamación: Qué es, causas, síntomas y tratamiento

Los niveles elevados de leptina provocan fatiga y Síndrome de Fatiga CrónicaEstudios comprueban que la leptina provoca fatiga inflamatoria (27)(28).

Las mujeres por lo regular cuentan con niveles más altos de leptina, aún cuando su peso está controlado. Además, las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar Síndrome de Fatiga Crónica (29).

Esto es en gran parte a consecuencia de que la testosterona inhibe la leptina en los hombres (30).

La fatiga y una menor motivación pueden ser el resultado de la inhibición de la orexina por culpa de la leptina (31)(32).

Niveles altos se han asociado con un aumento de la fatiga en pacientes con síndrome de intestino irritable (SII) y hepatitis C crónica (33)(34). Además, los niveles de leptina aumentan como respuesta al cortisol (35)(36).

Sin embargo, las investigaciones dan resultados incongruentes sobre si las personas que tienen Síndrome de Fatiga Crónica necesariamente tienen niveles más altos de leptina. Más bien, la leptina provoca inflamación en pacientes con Síndrome de Fatiga Crónica con más facilidad que en las personas sanas.

Extrañamente, los receptores aumentan ante señales proinflamatorias. Esto quiere decir que, si sufres de inflamación, obtendrás una mayor respuesta de la leptina (37).

Lee nuestra guía sobre las 14 causas de la fatiga que debes evitar

Puede causar una respuesta dominante de Th1

La leptina puede activar la vía JAK2-STAT3 (38) y promover una respuesta dominante de Th1 (39). Al estimular el genoma STAT3, podría estimular las respuestas del Th17 (40). También puede cambiar las células dendríticas humanas, favoreciendo una respuesta dominante de Th1 (41).

Se ha descubierto que la leptina es necesaria durante los procesos inflamatorios dependientes de Th1, funcionando como un regulador crítico de las células T CD4 (42).

Este efecto al parecer es el resultado de una estimulación de la síntesis de IL-2, IL-12 e IFN-gamma y la inhibición de la producción de IL-10 e IL-4 (43)(44).

En un estudio con pacientes en diálisis se correlacionó un exceso de leptina con la dominancia Th1 (45).

Esto no quiere decir que ésta no afecta a las personas que tienen una respuesta dominante de Th2, sino más bien que los problemas causados por la leptina en ellos son diferentes.

Efectos en mastocitos e intolerancia a la histamina

La leptina puede estar involucrada en la intolerancia a la histamina, la cual es un neurotransmisor que manda señales de alerta al cerebro.

Su función principal es la de causar una respuesta inflamatoria para alertar a tu sistema inmunológico. Además causa que tus vasos sanguíneos se inflamen o dilaten, de modo que tus glóbulos blancos puedan detectar y atacar rápidamente cualquier infección o problema.

Una acumulación de histamina puede provocarte dolores de cabeza, hipertensión, ansiedad o congestión nasal. La intolerancia a la histamina se desarrolla cuando tu cuerpo no puede descomponerla de manera correcta.

Los mastocitos, capaces de producir histamina, contienen leptina y receptores de leptina (46), lo que sugiere que la leptina puede influenciar de alguna forma en las funciones de los mastocitos. Al parecer, la leptina puede causar que los mastocitos tengan una mayor respuesta inflamatoria (47).

En un estudio en pacientes con síndrome metabólico, se encontró una correlación positiva entre el número de mastocitos de tejido graso y los niveles de leptina, indicando que la leptina sí puede estimular los mastocitos (48).

En otro estudio se vio que puede aumentar la activación de los mastocitos en niños con asma al realizar ejercicio físico (49).

También es posible que suprima el apetito al aumentar la liberación de histamina y activar los receptores de histamina H1 en el hipotálamo (50)(51).

Síndrome de respuesta inflamatoria sistémica

Muchos pacientes que padecen del síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS) reportan un aumento de peso que se piensa puede ser causado por la resistencia a la leptina.

Esta resistencia puede ser causada por una respuesta antinflamatoria de la proteína SOCS3 que desarrollan las personas que sufren de inflamación. Lo que puede ser algo único de los pacientes con SRIS, dado que presentan una respuesta dominante Th2, en comparación con pacientes de Síndrome de Fatiga Crónica.

Los niveles de proteína SOCS3 aumentan por una variedad de citoquinas y bloquean la función de la leptina (52). Por otra parte, un estudio en animales encontró que una deficiencia de SOCS3 aumenta la sensibilidad a la leptina y puede disminuir el aumento de peso inducido por dieta (53)(54).

Se cree que el SRIS cuenta con genes HLA-DR problemáticos y se ha descubierto que la leptina puede estimular marcadores de superficie de monocitos, tales como el HLA-DR (55).

La leptina también puede aumentar las moléculas de superficie que estimulan el sistema inmune, como el CD86, CD83 o CD80 (56).

Por lo tanto, es muy probable que la leptina contribuya al estado inflamatorio de SRIS. Pero ésta no es tan mala para el SRIS ya que activa directamente las neuronas POMC y CART responsables de liberar la hormona estimulante de melanocitos alfa (a-MSH) (57).

Puede reducir las células T reguladoras (TREG)

Las TREG son una parte importante del sistema inmune porque crean tolerancia ante los agentes que desactivan nuestro sistema inmunológico. La leptina disminuye los niveles de células TREG en tu organismo (58).

Cuando tienes una reacción inflamatoria por ingerir o respirar algo, es probable que sea debido a niveles bajos de TREG.

Activa el eje HHA

El eje HHA (o HPA, por sus siglas en inglés) es un grupo complejo de Interacciones e influencias retroalimentadas entre la glándula adrenal, el hipotálamo y la glándula pituitaria. Este conjunto es responsable de regular las reacciones al estrés, entre otros procesos importantes.

Se ha encontrado que la leptina es capaz de aumentar la respuesta ante el estrés y la actividad del sistema nervioso simpático de lucha o huida (59). También puede activar el eje HHA y reducir la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) (60).

Promueve el desarrollo del cáncer

Se sabe que la leptina favorece el desarrollo y la propagación del cáncer. Esto es la razón por la que la obesidad es un factor de riesgo significativo para el cáncer (61).

También puede aumentar la angiogénesis al aumentar los niveles del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) (62).

Puede causar una enfermedad cardíaca

El corazón también cuenta con receptores de leptina (63). Estudios han encontrado una relación entre los niveles altos con un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular (64).

En pacientes con obesidad, los niveles de leptina son un indicador de niveles más altos de fibrinógeno, un factor de coagulación considerado uno de los factores de riesgo más importantes para la enfermedad cardíaca (65).

Los altos niveles de leptina también son asociados con la presión arterial alta (66). Aunque esto puede deberse a una resistencia a ésta, pues en estudios con ratas se observó que la leptina podía reducir la presión arterial (67).

También puede aumentar la producción de endotelina-1, un vasoconstrictor muy intenso (68). Al restringir los vasos sanguíneos, la relación entre la leptina y endotelina-1 puede ser un factor determinante en el desarrollo de una enfermedad cardíaca (69).

Aumenta la sensibilidad al dolor

Este aumento de sensibilidad se debe a que la leptina puede causarte inflamación, la cual juega un papel muy importante en el dolor (70).

En un estudio con tres pacientes con fibromialgia, todos reportaban sentir más dolor durante los días en que tenían aumento de leptina en la sangre. En otro estudio de cohortes de 5,600 mujeres posmenopáusicas se obtuvieron los mismos resultados (71).

Este aumento de dolor puede deberse a que la leptina activa los marcadores inflamatorios IL-1B, IL-6, e IL-18 o al evitar la señalización moduladora del dolor (72).

Lo bueno de la leptina

Al ser una hormona natural del cuerpo, la leptina es necesaria y buena para diferentes funciones del organismo. El problema está en la resistencia a la leptina que tienen ciertas áreas del cuerpo, como el hipotálamo, que dejan excesos de leptina en la sangre.

Puede reducir la depresión y la ansiedad

Diferentes estudios han demostrado que los niveles de leptina pueden disminuir la ansiedad y depresión.

Durante unas pruebas en roedores con síntomas de ansiedad y depresión, se descubrió que éstos también poseían niveles bajos de leptina. Cuando se les administraba, los síntomas disminuían considerablemente (73).

En contraste, la ghrelina, hormona responsable de causar hambre, puede inducir ansiedad y depresión (74). Ésta es la razón de por qué te sientes irritado al tener hambre.

El aumento de ghrelina y bajos niveles de leptina están asociados a la anorexia nerviosa, enfermedad conocida por causar depresión y ansiedad en mujeres regularmente (75).

También se observa una prevalencia mayor de ansiedad y depresión en mujeres de peso normal con amenorrea hipotalámica funcional (AHF), un trastorno que, al igual que la anorexia nerviosa, se caracteriza por una ghrelina alta y leptina baja (76).

Por otra parte, se ha relacionado la obesidad con un mayor riesgo de padecer ansiedad o depresión (77). Esto puede ser el resultado de la resistencia a la leptina.

En un estudio se encontró que los niveles altos contribuían a una disminución de los síntomas provocados por la depresión (78).

Los efectos contra la ansiedad de la leptina están relacionados en parte por sus acciones en la corteza prefrontal (PFC), el área tegmental ventral (ATV) y la sustancia negra (Substantia Nigra) (79).

También puede reducir la ansiedad al inhibir la orexina A en el núcleo supraquiasmático (NSQ) (80).

Viendo todos estos datos, es posible que los síntomas de la ansiedad y depresión disminuyan después de cada comida, sobre todo en las tardes, porque los niveles de leptina siguen aumentando conforme avanza el día.

Puede mejorar la función cognitiva

La leptina cuenta con algunos efectos positivos sobre nuestra función cognitiva.

Al igual que el factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC), la leptina facilita la plasticidad sináptica en el hipocampo (81) y la potenciación a largo plazo (LTP) (82), siendo que ambos procesos son importantes para la memoria.

Además ayuda al aprendizaje espacial (83) y aumenta el BDNF en el hipotálamo ventromedial (VMH) (84).

Investigaciones con animales que padecen enfermedad de Alzheimer, han demostrado que la administración habitual de leptina puede ser beneficiosa para este padecimiento, incluso mejorar el rendimiento cognitivo.

Esto es posible ya que reduce las proteínas beta-amiloide y tau, dos características propias de la patología del Alzheimer (85, 86).

Mejora la salud ósea y la fertilidad

Se ha demostrado que la leptina puede ayudar a mejorar la fertilidad y salud ósea en mujeres delgadas (87).

Mujeres que cuentan con poca grasa corporal son propensas a desarrollar amenorrea hipotalámica funcional (AHF). Un ejemplo de ello son las bailarinas y corredoras, al igual que las mujeres con trastornos alimenticios.

Esta condición provoca que los periodos menstruales cesen, desencadenando problemas graves como la osteoporosis o infertilidad (88).

Al no contar con leptina, el cuerpo se mantiene sin energía provocando que el periodo menstrual se detenga, y en consecuencia que las mujeres experimenten pérdida ósea aumentando el riesgo de una fractura (89).

Existe un tratamiento de leptina sintética que ayuda a reducir el riesgo de sufrir fracturas y que también puede ayudar a restaurar la fertilidad (90).

Esta es una de las razones del por qué la fertilidad es menor cuando se práctica el ayuno o la inanición (91).

La leptina aumenta la hormona luteinizante (LH) lo cual ayuda a la fertilidad, la hormona foliculoestimulante (FSH) y la gonadotropina coriónica humana (HCG) (92, 93).

Las personas delgadas y que sufren de ansiedad tienden a tener niveles muy bajos de leptina y altos de ghrelina. Esto, además de aumentar la ansiedad, provoca problemas de fertilidad puesto que la ghrelina inhibe la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) (94).

Fortalece el sistema inmune

Está demostrado que la disminución de la producción de leptina se asocia con un incremento en la susceptibilidad de una infección (95).

La leptina disminuye durante el ayuno, siendo esto uno de los principales factores por lo cual el ayuno reprime el sistema inmune (96).

Estimula las células NK

Las personas que sufren de infecciones crónicas por lo regular cuentan con un sistema inmune muy bajo. De la misma forma, sus análisis sanguíneos de células asesinas naturales (NK) y la actividad de estás a menudo son muy bajas.

La leptina ayuda a la activación, producción, maduración y función de las células NK que destruyen las células infectadas y cancerígenas (97). Aumenta la producción de IL-2, IL-12 y perforina en células asesinas naturales (NK) (98)(99).

También activa las células NK indirectamente incrementando IL-1, IL-6 y TNF- por monocitos y macrófagos (100).

Mejora tu sensibilidad a la insulina y disminuye el colesterol

Mejora la sensibilidad a la insulina gracias al receptor de melanocortina tipo 4 (MC4R) (101).

Las personas que nacen con una deficiencia genética de leptina son profundamente obesas por lo cual tiene niveles altos de colesterol e insulina (102).

Sustituir la leptina en estas personas puede ayudar a mejorar los niveles de colesterol LDL, triglicéridos e insulina (103).

Puede aliviar reacciones alérgicas

Gracias a que favorece una respuesta dominante de Th1, la leptina puede inhibir la producción de la inmunoglobulina E (IgE), un anticuerpo implicado en las alergias y respuesta inmune contra distintos agentes patógenos (104).

En otro estudio, se encontró que la deficiencia del receptor de leptina aumenta la anafilaxia provocada por la IgE (105).

Sin embargo, esta inhibición de IgE a través sólo se detectó en ratones con una respuesta dominante de Th1 (106).

Interacciones de la leptina con otras hormonas

  • Incrementa los niveles de estrógeno.
  • Disminuye los niveles de ghrelina. (107)(108)
  • Aumenta la producción de alfa-MSH. (109)(110)
  • Inhibe la progesterona en las células placentarias. (111)
  • Estimula la liberación de la hormona del crecimiento. (112)

En pruebas con ratas se notó que la leptina aumenta la hormona hipotalámica liberadora de corticotropina (CRH) en el núcleo paraventricular (PVN), pero disminuye la hormona adrenocorticótropa (ACTH) y el cortisol inducidos por el estrés (113).

Estimula la liberación de la hormona tiroidea (TRH, TSH, T4) (114)(115). Además, puede ser capaz de evitar la disminución de la hormona T3 por el ayuno (116).

Aumenta el factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1), pero no el libre, ya que también aumenta su proteína de unión. Al igual que con la hormona T3, la leptina puede prevenir la disminución de IGF-1 durante el ayuno (117).

Aumenta también la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), la hormona luteinizante (LH), la hormona foliculoestimulante (FSH), y la gonadotropina coriónica humana (HCG) (118)(119)(120).

La leptina también se asocia con una disminución de testosterona en hombres, incluso cuando se controla el índice de masa corporal (121). En contraste, la suplementación de leptina previene la disminución de la testosterona provocada por el ayuno en los hombres (122).

Esto nos podría indicar que la resistencia a la leptina es la responsable de la disminución de testosterona en hombres con sobrepeso.

Otras interacciones de la leptina

La leptina puede ayudarte a entrar en cetosis

En estudios realizados con ratones, se encontró que los que padecían una deficiencia de leptina no entraban bien en un estado de cetosis y tenían una respuesta pobre ante la dieta cetogénica (123).

Al aumentar la proteína hsp60, puede mejorar la función mitocondrial, lo que disminuye la resistencia a la insulina (124).

Impide la absorción de azúcar y ciertos aminoácidos

Diferentes estudios han encontrado que la leptina puede interferir en la absorción de ciertos nutrientes.

Puede inhibir la absorción de beta-alanina, prolina y glutamina, así como de la glucosa y galactosa (125)(126)(127).

Por otro lado, mejora la captación de butirato (128), el transporte intestinal de fructosa (129) y oligopéptidos (130).

Mientras este bloqueo en la absorción de glucosa y aminoácidos puede ayudarte a perder peso y aumentar la posibilidad de desarrollar sobrecrecimiento bacteriano intestinal (SIBO), o malnutrición.

Incrementa la producción de VIP

La leptina contribuye a la producción del péptido intestinal vasoactivo (VIP), una sustancia neurocrina con propiedades vasodilatadoras y actividades en el sistema nervioso periférico. Inhibe la secreción de enzimas gástricas y estimula la secreción de insulina (131).

¿Qué aumentan los niveles de leptina?

Estos factores pueden aumentar los niveles de leptina:

  • Proteínas del reloj circadiano como BMAL1 y CLOCK. (132)
  • Citocinas como la TNF o IL-1. (133)(134)
  • Glucosamina y hexosaminas. (135)
  • Endotoxinas. (136)(137)
  • Estrés emocional. (138)
  • Dexametasona. (139)
  • Estrógeno. (140)
  • Obesidad. (141)
  • Insulina. (142)
  • Cortisol. (143)

Regularmente, la leptina aumenta después de cada comida, más por los carbohidratos que por las grasas (144)(145). Este aumento es una respuesta a la secreción de insulina (146).

El estrés es otra causa común de liberación de leptina; mientras más produces, más ganas de comer tendrás (147).

Las lectinas son proteínas que se unen a las moléculas de azúcar. Los receptores de leptina contienen estás moléculas de azúcar y sí se unen a las lectinas, el rendimiento de los receptores empieza a disminuir (148).

La apnea del sueño en personas obesas, aunque esto disminuyó después de un tratamiento con CPAP (149).

Dormir de 8 a 12 horas en individuos no obesos puede aumentar la leptina a niveles normales (150).

¿Qué factores disminuyen la leptina?

  • El ayuno de 24 a 72 horas. (150)
  • Ejercicio. (160)
  • La adrenalina, dopamina y norepinefrina. (155)
  • Hormonas tiroideas T3 y T4. (154)
  • Testosterona (155) y andrógenos. (155)
  • Privación del sueño. (156)
  • Alcohol. (157)
  • AMP cíclico. (158)
  • Óxido nítrico. (160)
  • PPAR gamma y alfa. (160)
  • Interferón gamma y LPS. (161)

 

Ahora ya conoces la leptina, sus funciones y los efectos secundarios que sus niveles altos pueden provocarte.

Comparte estos datos con tus amigos ya que pocas personas conocen de la leptina y sus efectos en nuestro cuerpo. Si tienes alguna duda, déjanosla saber en la caja de comentarios de abajo.

Hasta pronto.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here