¿Para qué sirve el zinc? – 47 beneficios probados de tomarlo como suplemento

El zinc es un metal que pertence al gurpo 12 de la tabla periódica. Tiene substanciales importancias biológicas en las plantas y en los animales .

El zinc es importante en numerosas funciones del cuerpo humano entre ellas ayuda a estimular la función de más de 100 enzimas.

El zinc es un mineral esencial que tiene una gran variedad de beneficios para nuestra salud.

Es capaz de equilibrar nuestro sistema inmunológico, de mejorar nuestras funciones cognitivas, de disminuir la inflamación y muchas otras cosas más.

En este artículo conocerás para qué sirve el zinc y todos sus beneficios para nuestro cuerpo.

¿Cuáles son las propiedades del zinc?

El zinc se puede encontrar en todos los fluidos, tejidos y órganos del cuerpo (Referencia).

Es el segundo mineral esencial más abundante del cuerpo después del hierro y parte fundamental en una gran variedad de procesos biológicos (Referencia)(Referencia).

¿Para qué sirve el zinc?

El zinc es necesario en la actividad catalítica de más de 300 enzimas relacionadas con el metabolismo y la síntesis de grasas, proteínas, ácidos nucleicos, carbohidratos y otros micronutrientes (Referencia).

Este mineral también es importante en la estabilización de las estructuras de tus órganos y células, la cicatrización de heridas, durante el crecimiento, las funciones inmunes, la función tiroidea, el gusto, el olfato, la visión, la división celular y la coagulación de la sangre (Referencia).

Aunque el zinc es muy importante para todas estas funciones críticas, tu cuerpo no puede almacenarlo en grandes cantidades, por lo que necesitas consumirlo regularmente (Referencia).

¿Cuáles son los alimentosricos en zinc?

Algunas de las mejores fuentes alimenticias de zinc incluyen carnes rojas, productos lácteos, mariscos, legumbres, nueces y granos enteros (Referencia).

Tu cuerpo puede absorber más fácilmente el zinc que proviene de las carnes y proteínas animales. Por otra parte, las verduras no son una buena fuente de zinc ya que contienen fitato, un compuesto vegetal que impide la correcta absorción de zinc (Referencia).

Debido a que es muy importante para el sistema inmunológico, una deficiencia de zinc es un problema mundial ya que influye en el índice de enfermedades, convirtiéndola en un importante problema de salud pública (Referencia)(Referencia).

Los grupos de personas que tienen un mayor riesgo de desarrollar deficiencia incluyen a vegetarianos, alcohólicos, mujeres embarazadas, personas con enfermedades de células falciformes y personas con trastornos digestivos (Referencia)(Referencia).

Lee cuáles son los 25 alimentos más ricos en zinc

Beneficios para la salud del zinc

1.- El zinc mejora tu sistema inmunológico y reduce el riesgo de infecciones

El zinc es indispensable para el correcto desarrollo y funcionamiento de las células inmunes (Referencia).

Debido a su importancia para el sistema inmune, una deficiencia leve de zinc puede afectar tu sistema inmunológico de tal manera que tendrás un riesgo alto de contraer cualquier tipo de infección viral, bacteriana o parasitaria (Referencia).

En estudios clínicos asociados con la inmunodeficiencia (infección por VIH, síndrome de Down y drepanocitosis), la administración de suplementos de zinc puede mejorar la actividad de los glóbulos blancos, la resistencia a infecciones y la producción de linfocitos (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Sin embargo, los altos niveles de zinc pueden suprimir tu inmunidad.

En varios estudios de hombres jóvenes sanos se encontró que las altas dosis de zinc pueden reducir las funciones inmunes, incluyendo la activación de linfocitos y la fagocitosis de neutrófilos (mecanismo básico de defensa de todos los seres vivos) (Referencia).

Más estudios sobre los efectos del zinc en tu sistema inmunológico

Estudios en pacientes con VIH con bajos niveles de zinc en la sangre han demostrado que la administración de suplementos de por vida tiene relación con una reducción del riesgo de falla inmunológica y de infecciones oportunistas (Referencia)(Referencia).

Sin embargo, la suplementación de zinc debe ser cuidadosa ya que se corre el riesgo de que el exceso de zinc empeore los síntomas de la enfermedad (Referencia)(Referencia).

Por otra parte, las personas con acrodermatitis enteropática (un trastorno genético que perjudica la absorción de zinc) sufren de altas tasas de infección por un sistema inmunológico decadente.

En estos casos, cuando se administran suplementos de zinc se puede obtener una recuperación completa (Referencia).

Una gran variedad de estudios en niños y lactantes de poblaciones con bajos recursos, han descubierto que la administración de zinc puede disminuir la incidencia, duración y gravedad de infecciones agudas del tracto respiratorio interior, malaria, diarrea aguda y crónica (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

También se han encontrado beneficios similares con otros tipos de enfermedades infecciosas en humanos, como la tuberculosis, shigelosis, hepatitis C, leishmaniasis, lepra y el resfriado común, gracias a que el zinc aumenta los linfocitos Th1 (Referencia)(Referencia)(Referencia).

2.-El zinc puede prolongar tu esperanza de vida

Se cree que el estrés oxidativo puede acelerar el proceso de envejecimiento. El estrés oxidativo es básicamente el proceso de deterioro de una célula causado por los radicales libres o moléculas que provocan reacciones químicas que dañan las células de tu cuerpo (Referencia)(Referencia).

El zinc es un componente importante dentro de la Cu/Zn-SOD, la cual es una poderosa enzima que puede neutralizar los radicales de superóxido (Referencia).

Un estudio en ratones y gusanos manipulados genéticamente para tener altos niveles de SOD encontró que tendían a tener vidas más largas (Referencia).

Asimismo, las mutaciones del gen SOD están asociadas con una gran variedad de enfermedades relacionadas con la edad, como el cáncer, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer (Referencia).

La inflamación también está involucrada con el proceso de envejecimiento (Referencia)(Referencia).

Se ha descubierto que la suplementación con zinc en adultos mayores puede disminuir la inflamación, las tasas de infecciones y el estrés oxidativo (Referencia).

En consecuencia, debido a sus propiedades antinflamatorias y antioxidantes el zinc puede promover tu esperanza de vida, particularmente en edades avanzadas, ya que los adultos mayores a menudo  sufren de deficiencia de zinc (Referencia).

3.- El zinc puede prevenir problemas autoinmunes y el rechazo de un trasplanté

Existen muchos estudios que demuestran que el zinc puede suprimir las reacciones inmunes dañinas, como el rechazo de trasplantes y la autoinmunidad al inducir la producción de linfocitos T reguladores (Referencia)(Referencia)(Referencia).

En un estudio con hombres sanos se descubrió que el zinc puede reducir la tasa de rechazo de injertos al mismo tiempo que protege al cuerpo de infecciones producidas por un sistema inmune suprimido (Referencia).

En estudios en ratones con artritis y esclerosis múltiple, los suplementos de zinc fueron capaces de mejorar los síntomas de ambas enfermedades al reducir la inflamación, aumentar los linfocitos T reguladores y suprimiendo la proliferación de células T (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

En estudios con ratones, el zinc pudo reducir el rechazo de trasplante de corazón al evitar la muerte del tejido del injerto y por inhibición de la caspasa-3 (Referencia)(Referencia).

Además, después de ser tratados con zinc pacientes con artritis reumatoide obtuvieron cambios positivos respecto a la inflamación de sus articulaciones, tiempo de caminata y rigidez matinal (Referencia)(Referencia)(Referencia).

4.- El zinc puede reducir el estrés y mejorar tu ánimo

Estudios han demostrado que la administración de suplementos de zinc puede ser efectiva para el tratamiento de trastornos del estado de ánimo como la ansiedad y la depresión (Referencia)(Referencia)(Referencia).

El zinc también puede aumentar los niveles del factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC), los cuales son bajos en personas que tienen depresión.

Además, un estudio descubrió que la terapia con zinc fue capaz de mejorar el estado de ánimo general en personas con sobrepeso, probablemente debido al aumento de los niveles de BDNF (Referencia)(Referencia).

5.- El zinc puede prevenir el autismo

Diferentes estudios en ratas han encontrado que el tratamiento prenatal con zinc puede prevenir comportamientos autistas como la inflexibilidad cognitiva y conductas repetitivas. Esto puede indicar un posible vínculo entre el desarrollo del autismo y la deficiencia del zinc (Referencia)(Referencia).

Un estudio encontró que los individuos autistas cuentan con niveles de zinc más bajos en comparación con individuos no autistas (Referencia).

En dicho estudio, la gravedad de los síntomas del autismo como la hiperactividad, concentración, conciencia, atención, sensibilidad táctil, lenguaje receptivo, contacto visual y convulsiones disminuían después del tratamiento con vitamina B6 y zinc.

Además, en un estudio reciente, se descubrió que el zinc puede revertir los cambios en las células cerebrales en individuos autistas (Referencia).

6.- El zinc puede tratar el asma y las alergias

El polen es una causa importante de rinitis alérgica en muchas partes del mundo. En respuesta a este alergénico, el zinc aumenta los linfocitos T reguladores mientras disminuye la proliferación de células mononucleares de sangre periférica (CMSP) responsables de la alergia (Referencia).

En niños, los niveles bajos de zinc en la sangre están relacionados con síntomas más severos de asma (Referencia).

Un estudio demostró que los suplementos de zinc pueden mejorar los síntomas en niños con asma, como son las sibilancias, tos y dificultad para respirar (Referencia).

El zinc también fue efectivo para reducir la inflamación de las vías respiratorias y la hiperreactividad en ratones con asma e inflamación alérgica (Referencia)(Referencia)(Referencia).

En otros estudios con ratones sensibilizados con alérgenos, el zinc pudo detener la muerte de las células epiteliales dentro del tracto respiratorio al inhibir la caspasa-3 (Referencia).

7.- El zinc puede mejorar la reparación de tejidos y la cicatrización de las heridas

En estudios con pacientes diabéticos, el zinc logró mejorar la reparación de las úlceras cutáneas (Referencia).

En contraste, una deficiencia de zinc está relacionada con una cicatrización más lenta de las heridas (Referencia).

Estudios en humanos y animales demuestran que el consumo de suplementos de zinc puede acelerar el proceso de recuperación después de una cirugía, de curación de quemaduras y de otras heridas (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Cuando se aplica tópicamente en forma de óxido de zinc, el zinc puede mejorar la cicatrización, según estudios con ratas (Referencia).

8.- El zinc puede controlar la inflamación

El zinc puede inhibir la producción de una gran variedad de citoquinas responsables de la inflamación (Referencia).

En estudios con adultos mayores (quienes son más propensos a deficiencias de zinc) se ha visto que el zinc puede suprimir la inflamación al reducir diferentes tipos de marcadores inflamatorios, incluyendo las citoquinas (Referencia)(Referencia)(Referencia).

El zinc también es beneficioso para quienes padecen ciertas afecciones inflamatorias, incluyendo el asma, el acné y el síndrome del intestino irritable (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Un estudio con ratones envejecidos se encontró que la administración de suplementos de zinc da como resultado menos aumentos relacionados con la edad de marcadores inflamatorios (Referencia).

9.- El zinc puede proteger tus neuronas y aumentar tu cognición

La suplementación de zinc es capaz de mejorar la recuperación cognitiva de personas con deficiencia de zinc que han sufrido un accidente cerebrovascular isquémico (Referencia).

Además, estudios en niños han demostrado que la suplementación de zinc mejora su rendimiento neuropsicológico, especialmente en habilidades de razonamiento y atención (Referencia)(Referencia).

También se ha registrado un aumento en el desarrollo mental, la actividad y la calidad motora en bebés y niños que han tomado suplementos de zinc (Referencia)(Referencia)(Referencia).

En adultos mayores con enfermedad de Alzheimer, la terapia con zinc puede protegerlos del deterioro cognitivo al reducir los niveles de cobre en la sangre, que son potencialmente tóxicos para nuestro cerebro (Referencia)(Referencia)(Referencia).

En una gran variedad de estudios animales se ha visto que la suplementación de zinc en concentraciones moderadas puede preservar la función de la memoria, el aprendizaje y actuar como un neuroprotector (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

En estudios con animales, la suplementación de zinc redujo los factores patológicos relacionados con la progresión de la enfermedad. También mejoró la función mitocondrial y los niveles del factor neurotrófico derivado del cerebro en el hipocampo (FNFC) (Referencia).

Más estudios también demuestran que el zinc mejora el aprendizaje espacial y la memoria en crías de ratones, así como la supervivencia en ratones con ALS (trastorno neurológico terminal) con dosis moderadas de 12 miligramos por kilo (Referencia)(Referencia)(Referencia).

10.- El zinc puede tratar ciertos trastornos psiquiátricos

Estudios en pacientes que sufren de Trastorno Obsesivo-Compulsivo (OCD), demostraron que añadir zinc a la terapia con Fluoxetina puede reducir los síntomas del trastorno, según las evaluaciones de la escala de calificación obsesivo-compulsiva de Yale –Brown (Referencia).

La mejora de los síntomas de OCD es probablemente causada por la capacidad del zinc para inhibir la liberación y transmisión de glutamato (Referencia)(Referencia).

Además, al combinarse con el Metilfenidato (un medicamento psicoestimulante), el zinc puede reducir la impulsividad e hiperactividad en niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (Referencia)(Referencia).

Gracias a sus propiedades antidepresivas y antioxidantes el zinc puede, en combinación con la Risperidona, mejorar gran parte de los síntomas asociados con la esquizofrenia, como delirios, alucinaciones y agresión, según un estudio con hombres esquizofrénicos (Referencia).

11.- El zinc mejora la salud de tu piel

Está demostrado que el zinc puede ser beneficioso para una gran variedad de afecciones de la piel, como acné, eccema, rosácea, psoriasis, verrugas, caspa y el paño (Referencia).

En una investigación de personas con acné, los grupos que obtuvieron suplementos de zinc por vía oral mostraron una mejora significativa de sus síntomas en comparación con los grupos de control (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Ensayos clínicos en pacientes con verrugas encontraron que la mayoría de los individuos tratados con zinc lograron eliminar las verrugas por completo (Referencia)(Referencia)(Referencia).

El zinc también es eficaz en el tratamiento del herpes genital, que son verrugas genitales provocadas por el virus del herpes simple (VHS) 1 y 2 (Referencia)(Referencia).

Un estudio de personas con rosácea, enfermedad inflamatoria crónica caracterizada por vasos sanguíneos pequeños, protuberancias y enrojecimiento de la cara, encontró que el zinc por vía oral puede reducir los síntomas de la enfermedad (Referencia)(Referencia).

El zinc puede proteger tu piel

Los suplementos de zinc muestran una capacidad para el tratamiento de otros trastornos inflamatorios de la piel como el eccema y la psoriasis, probablemente gracias a las propiedades antioxidantes y antinflamatorias del zinc (Referencia)(Referencia)(Referencia).

El paño es un trastorno pigmentario de la piel que puede causar decoloración marrón. Se ha visto que el tratamiento con zinc puede reducir la gravedad de esta condición en pacientes afectados con efectos secundarios leves (Referencia).

La dermatitis seborreica conocida popularmente como caspa, es otra afección que puede ser tratada con zinc. Estudios demuestran que los champús con zinc pueden reducir notablemente la inflamación y descamación relacionadas con la caspa (Referencia)(Referencia).

El zinc también puede proteger tu piel del daño solar causante de envejecimiento y cáncer de la piel. De hecho, los suplementos orales de zinc son más efectivos que el óxido de titanio como protector solar contra la radiación ultravioleta (UV) (Referencia)(Referencia).

12.- El zinc puede controlar la muerte celular

Los niveles intracelulares, tanto demasiado altos como bajos de zinc pueden desencadenar la apoptosis o muerte celular en una gran variedad de tipos de células (Referencia)(Referencia)(Referencia).

13.- El zinc puede prevenir el cáncer

Una deficiencia de zinc puede aumentar en gran medida tu riesgo de desarrollar cáncer de esófago, de boca y de estómago. Los tejidos en tu tracto digestivo son los más susceptibles al cáncer debido a su alta exposición a toxinas externas (Referencia)(Referencia).

Niveles bajos de zinc en la sangre también están asociados con cáncer de cuello, de vesícula biliar, de cabeza, de ovarios y de próstata (Referencia).

Restaurar tus niveles de zinc puede mejorar la función de las células asesinas naturales necesarias para matar las células tumorales (Referencia)(Referencia)(Referencia).

El zinc también puede inhibir el crecimiento tumoral al prevenir el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, reducir la captación de glucosa e inducir la muerte celular de células cancerígenas (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

14.- El zinc puede eliminar bacterias

El zinc demuestra una actividad antibacteriana contra los organismos aeróbicos (que necesitan de oxígeno) y anaeróbicos (que no necesitan oxígeno) en los conductos radiculares (Referencia).

En grandes dosis, el zinc puede detener el crecimiento de diferentes especies bacterianas, especialmente de bacterias Gram-positivas (Referencia)(Referencia).

También puede inhibir la unión y crecimiento del Staphylococcus aureus (S. aureus) en el tejido cutáneo, así como los efectos antimicrobianos contra la flora común en heridas según estudios con ratas (Referencia)(Referencia)(Referencia).

15.- El zinc puede prevenir las convulsiones

Existe una gran cantidad de evidencia que señala una marcada disminución de los niveles de zinc en la sangre de pacientes con epilepsia intratable (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Un estudio en niños con epilepsia encontró que la terapia con zinc redujo considerablemente la frecuencia de convulsiones en el 31% de los niños tratados (Referencia).

Adicionalmente, la suplementación con zinc también demostró prolongar la latencia o periodos entre las convulsiones febriles (con fiebre) en ratas (Referencia).

16.- El zinc promueve el crecimiento

Diferentes estudios demuestran  que la administración de suplementos de zinc pueden mejorar la altura y peso de los niños, sobre todo en quienes tienen problemas de bajo peso y problemas de crecimiento (Referencia)(Referencia)(Referencia).

En un análisis sobre el crecimiento de niños se encontró que una dosis de 10 miligramos de zinc al día durante 24 semanas condujo a un aumento de altura de alrededor 0.37 centímetros en niños que tomaron suplementos de zinc, en comparación con el grupo de control (Referencia).

Como beneficio extra, el zinc puede aumentar la masa muscular en niños (Referencia)(Referencia).

17.- El zinc puede proteger tu estómago

El zinc ha demostrado efectos protectores sobre el revestimiento intestinal, tanto en animales como en humanos, para una gran variedad de enfermedades gastrointestinales como colitis, enfermedad inflamatoria intestinal, toxicidad por alcohol y cáncer (Referencia).

En estudios con ratas la administración de suplementos de zinc logró estabilizar la mucosa intestinal, reducir las lesiones estomacales y del intestino delgado mejorando así los procesos naturales de reparación intestinal (Referencia).

El zinc también logró proteger la mucosa intestinal del daño producido por el alcohol en ratones (Referencia)(Referencia).

Adicionalmente, el zinc puede prevenir la fístula gastrointestinal, lo que disminuye el riesgo de desarrollar una enfermedad inflamatoria intestinal (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Según un estudio en pacientes con dispepsia o indigestión, la inflamación causada por el cáncer de estómago producido por H. pylori puede estar relacionada negativamente con los niveles de zinc del paciente (Referencia)(Referencia).

Esto sugiere que el zinc puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de estómago al suprimir la inflamación estomacal.

18.- El zinc puede aliviar los síntomas de la enfermedad renal

La restauración de los niveles normales de zinc en pacientes con enfermedad renal crónica en hemodiálisis puede reducir gran parte de las complicaciones asociadas con la enfermedad y mejorar la función renal en general  (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Esto lo logra reduciendo el estrés oxidativo, la inflamación y el colesterol, así como mejorando la función inmune, hemoglobina y las hormonas sexuales testosterona y luteinizante (LH).

19.- El zinc puede mejorar la calidad del sueño

De acuerdo con diferentes estudios, los grupos de niños y mujeres con concentraciones más altas de zinc en la sangre tuvieron una mejor calidad de sueño (Referencia)(Referencia).

Además, un estudio en niños demostró que los suplementos de zinc pueden prolongar la duración del sueño (Referencia).

20.- El zinc es un poderoso antioxidante

Un estudio en adultos mayores encontró que los suplementos de zinc pueden reducir los peróxidos grasos en la sangre (Referencia).

En otros estudios, el zinc pudo reducir las roturas del ADN en mujeres. La rotura de ADN se usa como marcador paramétrico el daño producido a tus células por el estrés oxidativo causante del envejecimiento (Referencia)(Referencia).

El zinc también puede ayudar a disminuir el estrés oxidativo en los espermatozoides de hombres con aztenozoospermia o baja motilidad de los espermatozoides (Referencia).

Además, en un estudio se encontró que el zinc puede proteger a los ratones del estrés oxidativo producido por la radiación (Referencia).

La administración de suplementos de zinc también es efectiva para el tratamiento de la enfermedad de Wilson, trastorno en el cual el cobre se acumula en los tejidos (Referencia).

También se sabe que el zinc puede prevenir la muerte de las células de tu piel provocado por las toxinas bacterianas y el estrés oxidativo (Referencia)(Referencia)(Referencia).

21.- El zinc puede evitar la pérdida de cabello

Según un estudio, el zinc tópico es capaz de mejorar el crecimiento del cabello en hombres que sufren de calvicie (Referencia).

Es posible que los efectos del zinc para aumentar la densidad del cabello estén relacionados con sus capacidades antioxidantes, antimicrobianas, antiandrogénicas y antinflamatorias (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Estudios en mujeres con síndrome de ovario poliquistico (PCOS por sus siglas en inglés) encontró que la administración de suplementos de zinc  puede mejorar una gran variedad de síntomas, incluyendo la alopecia o pérdida de cabello (Referencia).

La suplementación de zinc también revirtió la caída de cabello en pacientes que se sometieron a engrapado estomacal o gastroplastía vertical en banda, una operación quirúrgica que puede provocar deficiencia de zinc (Referencia).

22.- El zinc puede ayudarte a perder peso

Diferentes estudios señalan que una cantidad deficiente de zinc puede conducir a una producción de leptina reducida. La leptina es una hormona importante en el control del peso y del apetito (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Restaurar los niveles de zinc en hombres que padecen una ligera deficiencia  de zinc puede aumentar los niveles de leptina en la sangre, probablemente gracias al aumento de las citoquinas IL-2 y TNF-alfa (Referencia).

23.- El zinc puede estimular tu apetito y tratar la anorexia

La pérdida de apetito es uno de los primeros signos en aparecer cuando sufres de una deficiencia de zinc (Referencia).

Un estudio con ratas encontró que la suplementación de zinc puede estimular rápidamente la ingesta de alimentos al aumentar el neuropéptido Y la orexina (Referencia).

Estudios en pacientes con anorexia nerviosa encontraron una relación significativa entre dicha enfermedad con niveles bajos de zinc en la sangre (Referencia)(Referencia).

Una gran cantidad de estudios con suplementos orales de zinc han informado de aumentos de peso, sensibilidad al sabor, apetito, ingesta de alimentos y masa muscular en pacientes con anorexia nerviosa (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

24.- El zinc fortalece tus huesos

Muchos estudios han demostrado que el zinc puede aumentar la resistencia y densidad ósea al prevenir la pérdida y mejorar la formación de huesos (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

En células de osteoblastos de ratones (responsables de la formación de hueso) el zinc demostró que puede estimular la actividad de formación de hueso (Referencia).

En otro estudio se descubrió que los suplementos de zinc pueden aumentar los marcadores de formación ósea en hombres sanos (Referencia).

El zinc también puede detener la degradación ósea en cultivos de médula ósea de ratones. Esto lo logra al inhibir los marcadores de degradación ósea como la PGE2 y la hormona paratiroidea (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Debido a su capacidad para fortalecer tus huesos, se ha descubierto que el zinc puede protegerte de muchas complicaciones relacionados con los huesos (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

25.- El zinc puede prevenir la enfermedad cardíaca

Diferentes estudios han demostrado que las personas que sufren aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), dolor de pecho, enfermedad cardíaca y ataque cardíaco tienden a tener bajos niveles de zinc (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

En un estudio se encontró que la deficiencia de zinc está relacionada con una mayor tasa de falla cardíaca (Referencia).

En otros estudios se ha encontraro que las dosis altas de zinc pueden llegar a prevenir y tratar la angina o dolor de pecho en pacientes con aterosclerosis (Referencia).

Según investigaciones en ratas y ratones, la suplementación de zinc también es capaz de proteger el corazón de daños provocados por ataques cardíacos (Referencia).

26.- El zinc puede aumentar tu sensibilidad a la insulina

Los iones de zinc tienen la capacidad de unirse a los receptores de insulina y activar las vías de señalización de la insulina (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Al simular a la insulina, el zinc puede reducir la secreción excesiva de insulina de las células pancreáticas, ayudando a proteger el tejido pancreático del daño provocado por el exceso de insulina (Referencia)(Referencia).

El zinc también es capaz de optimizar la solubilidad de la insulina en las células pancreáticas y así mejorar la unión de la insulina con los receptores del cuerpo (Referencia).

¿Cómo afecta una deficiencia de zinc a mis niveles de insulina?

Debido a la importancia del zinc en la secreción, procesamiento y almacenamiento de la insulina, una deficiencia de este mineral puede dar pie al desarrollo de una resistencia a la insulina (Referencia)(Referencia).

Según un estudio, los prediabéticos tienen más probabilidades de desarrollar una deficiencia de zinc (Referencia).

En otros estudios también se encontraron altos porcentajes de deficiencia de zinc, pero en pacientes con diabetes tipo 2 (Referencia).

Ensayos clínicos en mujeres demuestran que un mayor consumo de zinc en la dieta diaria puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 (Referencia)(Referencia).

La administración de suplementos de zinc puede reducir los niveles de azúcar en la sangre en ayunas y mejorar la sensibilidad a la insulina, de acuerdo a investigaciones en animales y humanos (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

El zinc también puede disminuir la gravedad de la neuropatía diabética, los niveles de colesterol y triglicéridos, así como el estrés oxidativo en pacientes con diabetes tipo 2 (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

27.- El zinc es beneficioso para el embarazo

Tener niveles bajos de zinc en la sangre puede provocar complicaciones durante el embarazo como preeclampsia, parto prematuro, embarazo prolongado, desarrollo fetal anormal y aborto espontáneo (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Estudios en mujeres embarazadas con deficiencia de zinc y bajo peso encontró que los suplementos de zinc pueden reducir el riesgo de parto prematuro y proteger del daño fetal por exposición al alcohol (Referencia)(Referencia).

En otro estudio con mujeres de la India se observó que la suplementación de zinc generaba períodos de gestación más largos y bebés con un peso más saludable (Referencia).

Además, la administración de 25 miligramos de zinc al día en mujeres embarazadas con bajos niveles de zinc en la sangre durante su segunda mitad de embarazo aumentó el peso y la circunferencia de la cabeza en los recién nacidos (Referencia).

Se piensa que tales efectos positivos son debido a la capacidad del zinc para evitar la muerte celular embrionaria, reducir el daño oxidativo y aumentar los factores de crecimiento. Siendo todos factores importantes para promover un desarrollo fetal saludable (Referencia)(Referencia)(Referencia).

28.- El zinc puede protegerte de la radiación

De acuerdo con estudios en ratones y células precursoras de médula ósea, el zinc puede protegerte de la toxicidad inducida por radiación (Referencia)(Referencia)(Referencia).

En un estudio, las ratas tratadas con zinc después de haber sido expuestas a yodo radioactivo demostraron una reducción del estrés oxidativo y una estabilización de las enzimas antioxidantes en los glóbulos rojos (Referencia)(Referencia).

El tratamiento con zinc también logró proteger a las células espermáticas en las ratas de la muerte celular inducida por radiación (Referencia).

29.- El zinc puede disminuir el olor corporal

El mal olor corporal o bromhidrosis es generalmente asociado con una mayor flora bacteriana en las axilas, que consiste mayormente de especies de Estafilococos y Corynebacterium (Referencia).

Gracias a sus propiedades antibacterianas, el zinc tópico ha demostrado ser eficaz para la reducción del mal olor en los pies y las axilas (Referencia)(Referencia).

30.- El zinc puede mejorar tu salud bucal

Tener una deficiencia de zinc puede contribuir a la formación excesiva de placa y empeorar el proceso inflamatorio de periodontitis (enfermedad de las encías) a partir del aumento en la producción de IL-1 (Referencia)(Referencia).

Se ha descubierto que los enjuagues a base de zinc son efectivos para disminuir el crecimiento de placa (Referencia).

Asimismo, estudios de niños en zonas con escasos recursos encontró que la ingesta diaria de 15 miligramos de zinc durante diez semanas logró reducir la formación de placa en los dientes (Referencia).

31.- El zinc puede proteger tu hígado

Estudios en animales con enfermedad hepática alcohólica han encontrado que la suplementación de zinc puede proteger el hígado de la mayoría de los mecanismos de daño hepático como el estrés oxidativo, incontinencia intestinal y muerte de células hepáticas (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

También se ha observado que la suplementación de zinc en personas con cirrosis hepática no alcohólica mejora la función hepática y evita la acumulación de cobre en la sangre responsable de daño al hígado (Referencia).

El zinc también puede mejorar los resultados de pacientes con hepatitis C, enfermedad capaz de provocar cicatrices hepáticas (Referencia)(Referencia).

32.- El zinc puede eliminar la fatiga

Estudios relacionan las bajas concentraciones de zinc en la sangre con síntomas del síndrome de fatiga crónica, como la depresión, la inflamación intestinal y dificultades de concentración (Referencia)(Referencia).

Además, la gravedad de los síntomas está relacionada negativamente con los niveles de zinc en la sangre.

El estudio también demostró que el zinc puede ser eficaz para atenuar los síntomas del síndrome de fatiga crónica por sus propiedades antinflamatorias y antioxidantes.

En otro estudio se observó que si se incluye zinc en el tratamiento de intestino impermeable en pacientes con síndrome de fatiga crónica junto a otras sustancias antioxidantes y antinflamatorias, se puede mejorar los síntomas significativamente (Referencia).

33.- El zinc puede controlar la coagulación de la sangre

Estudios demuestran que el zinc está involucrado en la regulación de factores antitrombóticos (que previenen los coágulos) y pro-trombóticos  (formadores de coágulos) derivados de las plaquetas y el lumen o interior de los vasos sanguíneos (Referencia)(Referencia).

Los altos niveles de zinc en la sangre (hipercincemia) pueden provocar coágulos sanguíneos, mientras que los bajos niveles de zinc en la sangre (hipozincemia) pueden conducir a tiempos prolongados de coagulación sanguínea (Referencia).

Ambas afecciones pueden causar agregación plaquetaria y sangrado anormal.

Estudios revelan que la restauración de los niveles de zinc en hombres con deficiencia puede normalizar el tiempo de agregación plaquetaria y de coagulación sanguínea (Referencia).

34.- El zinc es bueno para la función tiroidea

Diferentes estudios asocian la deficiencia de zinc con una disminución en la función tiroidea, debido principalmente a bajos niveles de tiroxina libre (T4) y triyodotironina (T3) en la sangre (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Está demostrado que el zinc puede tener varios efectos beneficiosos para la función tiroidea en seres humanos (Referencia)(Referencia)(Referencia).

En pacientes con hipotiroidismo bajo terapia anticonvulsiva y con deficiencia de zinc de leve a morada, el zinc es capaz de restaurar la función tiroidea y de normalizar los niveles de la hormona tiroidea (T3 y T4) en la sangre (Referencia).

Según un estudio con dos mujeres universitarias el consumo de zinc logró aumentar la tasa metabólica en reposo y los niveles de la hormona tiroidea (Referencia).

La suplementación con zinc también puede revertir los daños provocados por la radiación emitida de un monitor de computadora sobre los niveles de la hormona tiroidea (Referencia).

35.- El zinc beneficia la salud de la mujer

La deficiencia de zinc puede estar asociada con desequilibrios hormonales que causan problemas en la función ovárica, infertilidad e irregularidades en la menstruación (Referencia).

La administración oral de suplementos de zinc puede reducir la duración y gravedad del dolor menstrual en mujeres (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Es probable que dichos efectos se deban a la capacidad del zinc para inhibir el metabolismo de la prostaglandina dentro del útero, ocasionando así una disminución de los calambres en la parte inferior del abdomen (Referencia).

Uno de los principales problemas en mujeres con síndrome de ovario poliquístico (PCOS) es la resistencia a la insulina, la cual puede provocar un aumento en la producción de hormonas andrógenas como la DHEA y testosterona.

Esto puede provocar crecimiento del vello corporal, calvicie, infertilidad y períodos irregulares (Referencia).

Estudios han demostrado que los suplementos de zinc en mujeres con PCOS pueden reducir los niveles de insulina y mejorar los síntomas de la afección (Referencia)(Referencia).

La endometriosis es una condición en la que el tejido dentro del útero crece fuera del mismo y que está relacionada con bajos niveles de zinc en la sangre. El zinc puede ayudar a ralentizar el desarrollo de esta condición (Referencia)(Referencia).

36.- El zinc puede mejorar la salud reproductiva y fertilidad en hombres

El zinc es importante en la síntesis de la testosterona y se concentra en grandes cantidades dentro de los testículos y la próstata (Referencia)(Referencia).

La concentración de zinc seminal está relacionado positivamente con la motilidad, viabilidad y recuento de espermatozoides (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Este efecto probablemente se debe al papel que tiene el zinc en la estabilización de las membranas celulares y el ADN de los espermatozoides, así como en la mejora de la formación de nuevas células espermáticas (espermatogénesis) (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Además, se ha visto que una dosis de zinc de 12 a 120 miligramos por kilo puede mejorar las funciones reproductivas en ratas (Referencia).

Los hombres que tienen bajos niveles de testosterona en la sangre son infértiles. Si toman suplementos de zinc pueden aumentar sus niveles de testosterona, dihidrotestosterona (DHT) y el conteo de espermatozoides y así mejorar su fertilidad (Referencia).

El zinc también puede aumentar el libido y rendimiento sexual en hombres con disfunción eréctil (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Por último, el zinc también ha demostrado ser capaz de preservar la función testicular y proteger los testículos del estrés oxidativo provocado por el humo del cigarro (Referencia).

37.- El zinc puede aliviar el dolor

Varios estudios en animales han demostrado que el zinc tiene propiedades analgésicas (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Las inyecciones de cloruro de zinc aliviaron la hiperalgesia térmica (una mayor sensibilidad al dolor) en ratas con lesión del nervio ciático (Referencia).

También es posible que las sales de zinc puedan suprimir el dolor, según un estudio con ratones expuestos a estímulos dolorosos (Referencia).

Pacientes con enfermedad hepática crónica experimentaron una reducción de la gravedad y frecuencia de dolores por calambre muscular al tomar suplementos de zinc (Referencia).

La capacidad del zinc para aliviar el dolor puede deberse en parte a que se une al receptor NMDA que participa en la transmisión del dolor al cerebro (Referencia).

38.- El zinc puede aumentar la sensibilidad del gusto

La disminución en la agudeza o sensibilidad del sentido del gusto puede ser provocada por una deficiencia de zinc (Referencia).

La responsable puede ser la enzima anhidrasa carbónica VI dependiente del zinc, la cual no es muy activa cuando las concentraciones salivales del zinc son bajas (Referencia).

Estudios han encontrado que la suplementación de zinc puede mejorar la sensibilidad del gusto, según la evaluación de los umbrales de reconocimiento de la sal (Referencia).

39.- El zinc puede prevenir la ceguera

Es posible que la degeneración macular relacionada con la edad sea causada por el estrés oxidativo (Referencia).

Una gran variedad de estudios clínicos han demostrado que la administración de suplementos de zinc puede ralentizar la progresión de la degeneración macular, posiblemente gracias a que el zinc previene el daño oxidativo de la retina (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Es también posible que el zinc pueda protegerte contra la retinopatía diabética, capaz de provocar ceguera, al prevenir la muerte de células capilares de la retina y el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos (neovascularización) (Referencia).

Esto ocurre por la capacidad del zinc para reducir la inflamación y el estrés oxidativo (al inhibir la NF-kB y la NADPH) implicados en la progresión de la retinopatía diabética.

Por otra parte, la ceguera nocturna es uno de los primeros síntomas de una deficiencia de vitamina A.

Según un estudio, el zinc puede mejorar los efectos de la vitamina A referentes a la restauración de la visión nocturna en mujeres embarazadas que tenían bajos niveles de zinc (Referencia).

40.- El zinc puede tratar los trastornos de la audición

Los problemas de audición son otros de los síntomas comunes por deficiencia de zinc que se puede curar fácilmente con suplementos de zinc (Referencia)(Referencia).

Tal efecto es probablemente el resultado de las propiedades protectoras del zinc, que actúan contra las toxinas en las estructuras de las orejas al aumentar la producción de la enzima superóxido dismutasa (SOD) (Referencia)(Referencia)(Referencia).

El tinnitus es un zumbido en los oídos que está relacionado con niveles muy bajos de zinc en la sangre (Referencia)(Referencia).

En un estudio se observó que tomar 50 miligramos de zinc al día durante dos meses puede disminuir la gravedad del tinnitus en el 82% de los pacientes (Referencia).

Agregado junto a la corticosterona oral, el zinc puede aumentar la mejoría de los síntomas en personas con una pérdida auditiva neurosensorial repentina (sordera súbita por razones desconocidas) que con solo la corticosterona (Referencia).

En otro estudio, la suplementación de zinc demostró ser capaz de reducir considerablemente el riesgo de otitis media en niños sanos de áreas de bajos recursos. La otitis media es una infección del oído medio (Referencia)

41.- El zinc puede tratar el envenenamiento por arsénico

Según un estudio en pacientes con intoxicación crónica con arsénico, el zinc en combinación con el extracto de espirulina puede reducir los síntomas como la queratosis (enfermedad de la piel) y la hiperpigmentación (oscurecimiento de un área de la piel) (Referencia).

42.- El zinc puede reducir la adicción a los opioides

Las personas adictas a los opioides (medicamentos que alivian el dolor) tienen niveles de zinc más bajos que las personas comunes (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Estudios en animales han encontrado que el zinc puede reducir la intensidad de la dependencia a la morfina (un opioide famoso), mientras que los quelantes de zinc pueden intensificar los síntomas de abstinencia (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Estos efectos pueden deberse a la baja toxicidad del zinc y sus efectos analgésicos (Referencia).

43.- El zinc puede mejorar tu desempeño atlético

De acuerdo a un estudio con luchadores, el ejercicio intenso puede disminuir considerablemente tus niveles de testosterona y hormonas tiroideas, provocando el agotamiento (Referencia).

Sin embargo, esta pérdida se puede prevenir con la suplementación de zinc, por lo que la ingesta de zinc puede beneficiar tu resistencia o desempeño atlético.

En otro estudio pero con hombres sedentarios se encontraron resultados parecidos (Referencia).

44.- El zinc puede mitigar la fibrosis quística

La fibrosis quística es un trastorno genético capaz de provocar problemas respiratorios, incapacidad para aumentar de peso e infección pulmonar (Referencia).

La suplementación de zinc en pacientes con fibrosis quística puede mejorar los síntomas al aumentar la ingesta de energía, mejorar la función pulmonar y disminuir la tasa de infección (Referencia).

45.- El zinc puede reducir los efectos secundarios de la quimioterapia

La mucositis oral es una ulceración de las membranas mucosas que genera llagas en la boca. Es un efecto secundario común de la radioterapia y quimioterapia (Referencia).

Estudios en pacientes sometidos a radioterapia y quimioterapia encontraron que los suplementos de zinc pueden reducir significativamente la gravedad de la mucositis oral (Referencia)(Referencia).

Otros posibles efectos secundarios de la quimioterapia son la disosmia (distorsión del olfato) y la disgeusia (distorsión del gusto) (Referencia).

Un estudio descubrió que la ingesta diaria de 100 miligramos de zinc durante cuatro a seis meses puede mejorar los síntomas de disosmia y disgeusia en pacientes con deficiencia de anhidrasa carbónica VI (Referencia).

Este último beneficio se debe a que el zinc estimula la producción de anhidrasa carbónica VI, enzima que se encuentra en la saliva y que está involucrada con el crecimiento de la papila gustativa (Referencia).

46.- El zinc puede reducir tu riesgo de desarrollar síndrome metabólico

El síndrome metabólico está compuesto de diferentes condiciones como la resistencia a la insulina, la obesidad, el colesterol alto y la presión arterial alta, mismas que pueden inducir a un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca (Referencia).

Cierto estudio en niños con síndrome metabólico ha descubierto que los suplementos de zinc pueden disminuir los niveles de azúcar en la sangre, el estrés oxidativo, el colesterol, la resistencia a la insulina, el índice de masa corporal y la inflamación (Referencia).

47.- El zinc puede mejorar las funciones de las mitocondria

Un estudio en ratas encontró que el consumo de zinc puede mejorar la fosforilación oxidativa y el transporte de electrones en las mitocondrias del hígado, lo que aumenta la producción de energía en las células hepáticas (Referencia).

¿Cómo tomar zinc?

Lo mejor es obtener el zinc de los alimentos. Las mejores fuentes de zinc incluyen cordero, chocolate, carne de res, ostras, hígado de ternera y espinacas.

También se pueden tomar medicamentos o suplementos con zinc. Estos son más efectivos cuando se toman una hora antes o dos horas después de tu comida. Habla con tu médico sobre tus opciones si deseas tomar un suplemento de zinc.

Ahora ya sabes para qué sirve el zinc y su importancia en nuestro cuerpo. Si te gusto este artículo compártelo con tus amigos para que conozcan las propiedades de este mineral.

 

Dosis recomendada de zinc

Solo  una pequeña cantidad de zinc se requiere para obtener los beneficios que proporciona este mineral.

Se requiere 8mg/día en mujeres y 11 mg/día en hombres.

Ciertas personas cuentan con una mayor requerimiento como los bebés, los niños, personas con un grado importante de desnutrición, anorexia, las personas de edad avanzada,  enfermedad celíaca, las que tienen adicción por el alcohol, la personas vegetarianas, enfermedad de Chron o las que atravesaron una intervención quirúrgica gastrointestinal y las que padecen de una colitis ulcerosa necesitarán una mayor dosis, en este caso la dosis la determina el médico según sea ocupe en cada caso en particular.

Deficiencia de zinc

Tener niveles bajos de zinc se asocia a una mayor suceptibilidad a las enfermedades. La deficiencia de zinc es responsable de más de 800,000 muertes de niños al año.

 

Interacciones del zinc con otros medicamentos

Si estás consumiendo zinc con otros medicamentos que tengan una mala interacción, ya que ciertos medicamentos reducen su eficacia impidiendo que el zinc llegue a la sangre.

Interactúa de forma positiva mejorando la absorción de la vitamina A.

El sentido del gusto, de la vista y del olfato puede ser mantenido gracias a este mineral. Así como puede interesarte los alimentos ricos en calcio

Sin necesidad de recurrir a un suplemento en jarabe o tabletas puedes adquirir para que sirve el zinc a partir de la ingesta de mariscos, sardinas, carne de aves, ostras, hígado, carne de cordero, yema de huevo, carne de pescado, cereales integrales, soja, algas y levadura de cerveza.

 

Referencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here