Pólipos en el colon: causas, síntomas y tratamiento

Los pólipos de colon, colorrectales o colónicos, son una enfermedad cada vez más frecuente en la población.

Te invitamos a conocer lo que necesitas saber de ella y lo más importante, cómo prevenirla.

¿Qué son los pólipos en el colon (colorrectales}?

Los pólipos de colon son tumoraciones o crecimientos anormales que se desarrollan en su mucosa y se observan en la superficie.

El intestino grueso, como también se le conoce al colon, es un conducto membranoso al final del tracto digestivo, que inicia donde termina el intestino delgado y finaliza en el ano. Es responsable de fabricar y almacenar las heces como proceso final de la alimentación.

Los pólipos varían de tamaño y de número según cada persona. La medicina conoce tres de tipos de ellos.

Pólipos hiperplásicos. No hay riesgos de convertirse en cáncer.

Pólipos adenomatosos. Su forma más habitual. Aunque la mayoría no se volverá maligno, algunos tienen el potencial de desarrollarse como cáncer de colon.

Pólipos malignos. Tumoraciones con células cancerosas que se detectan con un examen microscópico.

Lee nuestra guía sobre el cáncer de colón: Causas, síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas de los pólipos en el colon?

Aunque pocas veces tienen síntomas, no se descartan. Estos son:

  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea o estreñimiento por más de una semana
  • Sangre en las heces o sangrado en el recto observado al defecar
  • Si el pólipo es tan grande dificultará el paso normal del contenido intestinal

Lo más responsable será que te practiquen un examen de rutina de detección de cáncer de colon, aun si no tienes síntomas. Con ello se descubriría oportunamente cualquier tipo de pólipo, haciendo de su eliminación una acción segura y sin riesgos de desarrollar células cancerígenas.

Lee nuestra guía sobre cuándo debes preocuparte por tu dolor abdominal

Causas de los pólipos del colon

Aunque la medicina aún no precisa la causa del desarrollo de los pólipos colorrectales, sí sabe que son el resultado de un crecimiento anormal de la mucosa del intestino.

El cuerpo desarrolla natural y periódicamente nuevas células que reemplazan a las viejas o dañadas, proceso en el que algunas de las reemplazantes comienzan a crecer y a dividirse antes de tiempo.

Este crecimiento anormal provoca el desarrollo de pólipos que se manifiestan en cualquier parte del colon.

¿Quién esta en riesgo de pólipos en el colon?

La medicina descubrió factores de riesgo que aumentan la posibilidad de desarrollar pólipos colónicos. Los siguientes son los más importantes:

  • Ser mayor de 50 años
  • Tener sobrepeso u obesidad
  • Tener antecedente de haber desarrollado pólipos
  • Historial familiar de desarrollo de pólipos o cáncer de colón
  • Tener enfermedad inflamatoria en el colon como la colitis ulcerosa
  • Haber desarrollado cáncer de ovario o de útero ante de los 50 años
  • Mantener niveles de azúcar en la sangre muy elevados o de diabetes tipo 2 no controlados
  • Tener una enfermedad hereditaria con alteración genética que predispone a la formación de pólipos, como el síndrome de Lynch

Los factores de riesgo en el estilo de vida son:

  • Fumar cigarrillos o ser fumador pasivo
  • Tener una dieta alta en grasas y comida rápida
  • Tener un estilo de vida sedentaria y sin ejercicio físico
  • Beber alcohol frecuentemente o en muchas cantidades

¿Cómo se diagnostican los pólipos en el colon?

Estas tumoraciones en la mucosa del colon se diagnostican con una colonoscopia, sigmoidoscopia, enema de bario, colonografía CT o prueba de heces.

Colonoscopia: exploración en la que el médico observa el estado del recto y del colon, a través de un endoscopio.

La intervención médica permite eliminar cualquier pólipo o tomar una muestra del tejido para su estudio.

Sigmoidoscopia: prueba similar a una colonoscopia para observar el recto y la parte inferior del colon. No se toman muestras para biopsias. De ser necesario, se necesitará una colonoscopia para eliminar pólipos.

Enema de bario: estudio de diagnóstico que consiste en tomar una radiografía del abdomen tras introducir bario líquido por el recto.

El elemento químico hace que los pólipos sean detectados fácilmente porque torna el interior del colon de color blanco.

Colonografía CT: prueba emprendida por una tomografía computarizada después de escanear el abdomen. La computadora combina las imágenes para un efecto en dos o tres dimensiones.

La colonografía o colonoscopia virtual muestra tejidos, masas, úlceras y la presencia de pólipos.

Prueba de heces: examen analizado en un laboratorio. Se toma una muestra de materia fecal y se evalúa microscópicamente la presencia de sangre.

La prueba determinará si hay sangramiento en las heces que advierta la presencia de un pólipo.

¿Cómo es el tratamiento de los pólipos en el colon?

Aunque el doctor sabrá cuál tratamiento será mejor para ti después de la evaluación médica, el mejor método de eliminación de pólipos es la colonoscopia.

Si son muy grandes y no pueden ser removidos con este procedimiento, el médico sugerirá una cirugía laparoscópica mínimamente invasiva.

El doctor introduce una pequeña cámara de video con instrumentos especiales a través de la pared abdominal, con los que elimina la tumoración.

Aunque en pocas ocasiones se recurre a una cirugía abierta para alcanzar y remover el pólipo, no se descarta.

Una vez extraído se examina microscópicamente para determinar a qué tipo pertenece y si hay o no presencia de células cancerosas.

Según el resultado, el médico precisará al paciente si necesita tratamiento extra para prevenir el desarrollo de nuevos pólipos o de cáncer de colon.

Lee nuestra guía sobre los síntomas del cáncer de colón: No esperes por ellos

¿Cuál es el pronóstico a largo plazo de los pólipos en el colon?

Los pólipos colónicos se consideran inofensivos. Raramente desarrollan cáncer de colon.

Si se detectan en fases tempranas su eliminación reduce o elimina cualquier síntoma y previene el desarrollo de cáncer de intestino grueso.

Si alguna vez has tenido pólipos, debes saber que estás en riesgos de volver a tenerlos. Por eso los médicos recomiendan exámenes de control cada 3 o 5 años o por el período que sugiera su médico personal.

¿Se pueden prevenir los pólipos colorrectales?

Sí, los pólipos se pueden prevenir. Hazlo con una dieta sana, haciendo ejercicio y realizándote exámenes médicos periódicamente.

Una dieta sana debe incluir la ingesta de frutas, vegetales, granos integrales y carne magra.

Los pólipos se previenen al aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, vitamina D y calcio, como el brócoli, el yogur, la leche y los huevos. A estos se suman:

  • Quesos
  • Hígado
  • Pescado

Complementa la comida sana con dejar de comer tantos alimentos altos en grasas, procesados y carnes rojas. También deja de fumar y baja la ingesta de alcohol.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores conozcan qué son los pólipos colorrectales, sus tratamientos y cómo se previenen.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here