Prueba De Esfuerzo Con Ejercicio: Objetivo, Procedimiento Y Riesgo

Una prueba de esfuerzo con ejercicio o prueba de tolerancia al ejercico se usa para comprobar la forma en que tu corazón responde al esfuerzo físico. 

Durante la prueba, se obliga a tu cuerpo a realizar trabajos que agiten tu ritmo cardíaco. Este ejercicio por lo regular se lleva a cabo sobre una cinta rodante para correr. Mientras corres, la forma en que te corazón trabaja es monitoreada a través de una máquina de electrocardiograma. 

¿Para qué se realiza una prueba de esfuerzo con ejercicio? 

Una prueba de esfuerzo con ejercicio ayuda a tu médico a averiguar si tu corazón recibe suficiente oxígeno y un flujo sanguíneo adecuado en los momentos de estrés de tu cuerpo, como cuando haces ejercicio.  

Por lo regular, este tipo de prueba se prepara para personas que han sufrido dolores en el pecho u otros síntomas relacionados a una enfermedad coronaria. 

También se te puede recomendar una prueba de esfuerzo con ejercicio si estas realizando un nuevo programa de ejercicios. Esto es para determinar tu nivel de salud. Con los resultados puedes saber qué nivel de ejercicios puedes realizar sin peligro para tu corazón. 

No es recomendable realizar una prueba de esfuerzo con ejercicio si eres un fumador con más de 40 años de edad, o si haz padecido enfermedades cardíacas. Si tienes alguno de estos factores te recomiendo hables con tu médico para que te aconseje si una prueba de esfuerzo es ideal para ti. 

Lee nuestra guía sobre por qué crece el corazón y las causas del agrandamiento del corazón

¿Cuáles son los riesgos de una prueba de prueba de esfuerzo con ejercicio? 

Este tipo de pruebas siempre son llevadas a cabo bajo supervisión de un profesional médico capacitado. Por esta razón son normalmente seguras. 

Sin embargo, pueden ocurrir algunos riesgos poco recurrentes, como: 

  • Dolor de pecho. 
  • Colapso. 
  • Desmayo. 
  • Ataque al corazón. 
  • Latido de corazón irregular. 

Es muy poco probable que algunos de estos riesgos ocurran durante la prueba, ya que tu médico estará monitoreando el ritmo de tu corazón y detendrá la prueba si detecta algún problema.

Una prueba de esfuerzo con ejercicio no se te recomendará si cuentas con alguna enfermedad coronaria o complicaciones de salud que puedan afectarte durante la prueba. 

¿Cómo te debes preparar para una prueba de esfuerzo con ejercicio?

Antes de la prueba, tu médico te aplicará un examen físico y te hará preguntas sobre tu historial médico. Es importante que describas todos los síntomas que tienes, especialmente sobre cualquier dolor en tu pecho o dificultad que tengas al respirar. 

Es importante también que informes sobre cualquier otro padecimiento que te pueda afectar durante el ejercicio. 

Si tienes diabetes es necesario que le informes a tu médico antes de realizar la prueba, ya que los ejercicios afectan los niveles de azúcar en la sangre. Tu médico deberá controlar los niveles de glucosa en tu sangre durante la prueba. 

En el día de tu prueba trata de vestir ropa cómoda y holgada. Si es ligero y transpirable, mejor. Usa también calzado especial para deporte o tenis cómodos. 

Tu médico te dará instrucciones completas sobre cómo prepararte. Estos pueden incluir: 

  • Evita comer, fumar o beber bebidas con cafeína durante tres horas antes de la prueba. 
  • Informa sobre cualquier dolor en el pecho u otras complicaciones que notes el día de la prueba. 
  • Solo debes dejar de tomar medicamentos si tu médico te indica que lo hagas. 

¿Cómo se realiza una prueba de esfuerzo con ejercicio? 

Antes de empezar con los ejercicios se te colocaran varias almohadillas en tu pecho, llamados electrodos. Estos estarán conectados a una máquina EKG para medir tus latidos.  

Tu médico controlará tu frecuencia cardíaca y respiración, al igual que evaluará la fuerza de tus pulmones haciendo que respires en un tubo especial. 

Comenzarás caminando lentamente sobre la máquina para correr. La velocidad y el grado de esfuerzo aumentarán gradualmente durante toda la prueba. 

Si en algún momento el esfuerzo empieza a crearte dificultades, específicamente dolores en el pecho, debilidad o fatiga, puedes pedir que suspendan la prueba. 

Por lo regular, el médico es quien decidirá cuándo detener la prueba. El monitoreo de tu ritmo cardíaco y respiración seguirán hasta después de que te hayas calmado. 

Abajo un video de cómo es la prueba de esfuerzo con ejercicio:

¿Qué pasa después de una prueba de esfuerzo con ejercicio? 

Podrás descansar y tomar agua después de la prueba. Si tu presión arterial aumentó durante el ejercicio, se te seguirá revisando la presión arterial para prevenir cualquier complicación.  

Un par de días después, tu médico examinará los resultados contigo. La prueba servirá para encontrar ritmos cardíacos irregulares u otros síntomas que demuestren una enfermedad arterial coronaria, como arterias bloqueadas.  

Con los datos obtenidos, tu médico puede iniciar el tratamiento de cualquier enfermedad que aparezca. O también se puede solicitar una prueba de esfuerzo nuclear para rectificar los datos. 

Cómo ves, una prueba de esfuerzo con ejercicio es una forma sencilla de encontrar posibles enfermedades coronarias sin medicamento. Comparte este artículo con tus amigos para que sepan los beneficios de esta prueba.  

¿Alguna duda? ¡Déjala saber por los comentarios!

Ver También:

Referencias: