Qué Puedes Comer Si Tienes Gastroenteritis Y Qué Tienes Que Evitar

La gastroenteritis es una inflamación de la pared interior o mucosa del sistema digestivo, incluidos estómago e intestinos delgado y grueso. Es una consecuencia de la ingestión de alimentos y bebidas contaminadas.

Los microorganismos causantes de esta inflamación son virus, bacterias o parásitos, siendo los primeros de estos los más responsables de la condición.

Los virus más frecuentes en adultos y niños son los norovirus y rotavirus, respectivamente.

Los síntomas de la gastroenteritis son similares para todos los microorganismos: diarrea, náuseas, vómito, cólicos y dolor abdominal con o sin fiebre.

La también conocida como “flu” estomacal puede curarse sin tratamiento, pero con base en una dieta adecuada.

Los siguientes son consejos sobre qué comer cuando se tiene gastroenteritis.

Lee nuestra guía sobre cómo se contagia la gastroenteritis y cómo prevenirla

Líquidos

El líquido perdido por el vómito y la diarrea será repuesto con suero oral en polvo, agua con limón, infusiones o tés de manzanilla, estafiate, hinojo, menta u otra planta medicina y jugos de fruta natural sin zumo como manzana, guayaba o pera.

El suero oral en polvo suma la cantidad necesaria de electrolitos y azúcar para reponer el líquido perdido. Se preparará en un litro de agua.

El suero casero se prepara añadiendo pequeñas cantidades de sal y azúcar a un vaso de agua. También se pueden ingerir bebidas deportivas con electrolitos que no deben ser administradas a menores de 12 años.

El agua natural no proporciona los electrolitos que demanda el cuerpo para revertir  la deshidratación. La azúcar es muy difícil de digerir cuando hay inflamación de la mucosa gastrointestinal.

Los líquidos serán ingeridos lentamente en un vaso, taza o botella, en sorbos pequeños cada 10 o 15 minutos. Tomarlos rápidamente aumentará el riesgo de vomitar.

Comidas sólidas

Aunque aún no se precisa por qué favorecen al organismo, las galletas saladas, la manzana, la pera, la guayaba y el caldo de pollo, son alimentos muy recomendados durante una gastroenteritis. A estos se suman arroz blanco cocido, papa, pechuga de pollo o carne magra, a la plancha o asada.

Comer lo más natural posible ayuda a desinflamar más rápido la mucosa intestinal.

Aunque no hay contraindicación sobre las cantidades a comer, conviene no excederse. Lo ideal serán pequeñas porciones.

Los alimentos crudos, cocidos al vapor o asados, condimentados solo con sal y limón, serán una alternativa por 2 o 3 días mientras el paciente esté enfermo.

La dieta astringente se mantendrá por al menos una semana tras haber superado los síntomas. Las porciones de comida y la variedad de los alimentos serán aumentados de a poco.

Probióticos

Los microorganismos dentro de los alimentos probióticos favorecen al funcionamiento normal de la pared interna del tracto digestivo y a digerir bien los alimentos sin riesgos de diarrea o estreñimiento.

La diarrea por la gastroenteritis acaba con estos microorganismos, por lo que es necesario reponerlos para mantener la salud del sistema digestivo. Los probióticos ayudan a combatir las bacterias, virus o parásitos que enferman.

Con los lactobacillus y los bifidobacterium, género de bacterias gram positivas halladas en farmacias en forma de tabletas, cápsulas y ampolletas que pueden ser ingeridas, se regenera la flora intestinal normal.

El yogurt, quesos elaborados con leche no pasteurizada, aceitunas y encurtidos, alimentos orientales, col fermentada, entre otros, son alimentos que proveen probióticos naturales al cuerpo.

Lee nuestra guía sobre los 10 alimentos probióticos que deberías comer

Lactantes y menores de edad

Ya se sabe que no hay necesidad de privar de comida a un lactante como ocurrió en el pasado durante el tratamiento de la gastroenteritis, en el que se le restringía la comida por 24 o 48 horas. Es conveniente seguir alimentando al bebé con leche materna.

La alimentación continuará después de una terapia de rehidratación oral en mayores de 6 meses, aun cuando el bebé continúe con el cuadro diarreico, pues la alimentación no empeora la gastroenteritis.

Recomendaciones

El vómito y la diarrea por la gastroenteritis podrían conllevar rápidamente a una deshidratación, por lo que el paciente asistirá o será trasladado al médico, si tiene resequedad en la boca y piel, hundidos sus ojos, dolor de cabeza, fiebre, debilidad, ausencia o disminución de orina.

Lo que tienes que evitar comer si tienes gastroenteritis

Las bebidas alcohólicas, con gas y supuestos remedios también con gas, no tienen ningún beneficio en el tratamiento de la inflamación de la pared interior del sistema digestivo.

La azúcar refinada es muy difícil de ser digerida con la mucosa intestinal inflamada y puede provocar más diarrea. Se evitarán los jugos, sodas y refrescos envasados muy dulces.

Las infusiones o tés serán endulzados con miel o se preferirán las bebidas sin endulzantes.

Se evitarán los sueros embotellados por contener mucha azúcar que disimula el mal sabor de los electrolitos.

No se comerá cualquier tipo de botanas o chips, embutidos o carnes grasosas, alimentos fritos o muy condimentados, ni picantes o ají.

Otras recomendaciones

Los antibióticos no curan la condición por ser un virus la causa más frecuente de la gastroenteritis. Solo serán administrados cuando el médico determine que la inflamación es consecuencia de una bacteria.

El paciente no tomará antidiarreicos, menos con una diarrea severa o con sangre. Este tipo de evacuación ayuda al cuerpo a eliminar los microorganismos que causan la gastroenteritis.

La infección no saldrá del organismo y la enfermedad podría empeorar, con medicamentos no recetados por el médico para detener el movimiento intestinal.

El paciente asistirá al doctor si no supera los síntomas o estos no reducen en 24 horas.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que también conozcan qué comer si se tiene gastroenteritis.

Ver También: