Gastroenteritis aguda: causas, síntomas y tratamiento

 

La gastroenteritis, también conocida como gripe estomacal, es un padecimiento muy común, especialmente en niños de preescolar, que se caracteriza por una inflamación en el tracto gastrointestinal.

Este proceso infeccioso es muy contagioso y su origen puede ser parasitario, bacteriano o viral, normalmente por el norovirus o el adenovirus, que se contagia por alimentos en mal estado o preparados en condiciones pobres de higiene.

Los alimentos a través de los que se propaga con más facilidad son:

  • Huevo.
  • Lácteos.
  • Pollo.
  • Carne.
  • Mariscos.

Se considera como una enfermedad autolimitante, es decir, los síntomas evolucionan hasta desaparecer por sí solos, con cuidados básicos y sin necesidad de tratamiento médico.

La evolución del proceso infeccioso inicia con el contagio del microorganismo, el cual se aloja en las paredes del tracto digestivo y del intestino, causando irritación e inflamación y alterando los movimientos intestinales, lo que trae como consecuencia vómito y diarrea.

Dependiendo de la severidad de los síntomas, la infección puede manifestarse pocas horas después del contacto con el agente contaminante, hasta varios días después.

Su duración puede ser de 1 a 2 días hasta varias semanas, pudiendo complicarse si no se trata de manera adecuada.

Causas

De todas las posibles causas que originan la gastroenteritis, el origen viral es el más común. Estos virus se diseminan a través de las heces y contaminan insectos, agua o alimentos, los cuales infectan a las personas que entran en contacto en ellos.

Desafortunadamente, estos virus logran sobrevivir aún en las condiciones de higiene y sanitarias de nuestra época.

Estos virus infectan o irritan las células de la pared intestinal, causando que las sales, los fluidos y los minerales abandonen al cuerpo en forma de diarrea que, de no ser controlada, puede llevar a la deshidratación.

Hay distintos virus que pueden provocar esta infección, entre ellos:

Norovirus: es el virus más común en las infecciones manifestadas niños y adultos, y puede transmitirse de persona a persona o por vía oral-fecal.

Rotavirus: Afecta a bebés de 3 a 15 meses de edad, provocando epidemias entre los pequeños en algunas épocas del año, por lo regular, de noviembre a mayo.

Astrovirus: Puede afectar a los adultos, pero la población más vulnerable son los niños pequeños y bebés. Puede manifestarse en cualquier época del año, pero predomina en los meses invernales.

Adenovirus: Normalmente afecta a niños menores de 2 años y puede presentarse en cualquier época del año.

En el caso de los bebés, el medio más común de infección son los pañales, pues sus heces pueden llegar a las manos de los padres o del mismo bebé, cuando se le cambia el pañal.

La infección provocada por la ingesta de alimentos contaminados se origina cuando las bacterias causantes de la enfermedad se alojan en el alimento que, junto con las toxinas que producen, dan origen a la infección.

La infección de origen bacteriano puede manifestarse pocas horas después de consumir el alimento contaminado hasta varios días después.

Lee nuestra guía de la gastroenteritis bacteriana

Lee nuestra guía de la gastroenteritis viral

Lee cómo se contagia la gastroenteritis

Síntomas

Los síntomas más característicos de la gastroenteritis son:

  • Diarrea.
  • Náuseas acompañadas de vómito.
  • Calambres abdominales constantes o intermitentes.
  • Fiebre elevada.
  • Fatiga.
  • Dolor muscular y de cuerpo.

Cuando el norovirus llega a presentar síntomas, duran alrededor de 24 horas y después desaparecen.

Tanto el rotavirus como el norovirus comienzan a manifestar síntomas de 1 a 3 días después de haber contraído la infección y la mayoría de las personas se recupera en un lapso no mayor a 2 o 3 días sin presentar complicaciones.

En el caso del rotavirus, puede manifestarse de manera más agresiva en niños pequeños, provocando diarrea acuosa severa, que puede llevar a la deshidratación. Además puede ir acompañada de vómito y fiebre elevada.

Por su parte, el adenovirus puede afectar con diarrea hasta por dos semanas a niños pequeños, con presencia de fiebre moderada y vómitos ocasionales. Puede tardar hasta una semana para que se manifiesten los síntomas después de contraer la infección.

En el caso de alimentos contaminados, generalmente se presentan:

  • Náuseas.
  • Sensación de cansancio y debilidad.
  • Dolor de cabeza.
  • Diarrea o vómito abruptos.
  • Calambres o dolor abdominal.

Si los síntomas duran más de 48 horas, el médico puede recomendar estudios de laboratorio para determinar si es necesario algún tratamiento.

Algunos pueden resultar asintomáticos a pesar de haber contraído el virus.

Los síntomas se presentan de manera más severa en los niños pequeños que en los adultos.

Lee cómo se diferencia entre una gastroenteritis y una intoxicación alimentaria

Complicaciones

No es indispensable que los adultos acudan al médico para recibir tratamiento, a menos que la diarrea o el vómito sean excesivos, exista alguna condición médica específica o los síntomas no desaparezcan en 2 días.

No obstante, en niños pequeños y bebés, siempre es necesario consultar a un profesional de salud cuando se presenten vómito, diarrea o fiebre.

Es necesario conseguir ayuda médica inmediata cuando los síntomas se acompañan de:

  • Heces con sangre o moco.
  • Sensación de debilidad excesiva.
  • Resequedad extrema en piel, mucosas y lengua.
  • Ojos hundidos y palidez en la piel.

Tratamientos

No existe una cura para la gastroenteritis, ya que los síntomas desaparecen solos. Lo más importante es mantenerse bien hidratado con soluciones o suero oral.

Lo ideal es no ingerir alimentos durante el primer día de la infección, pues es muy probable que se vomiten. Se recomienda mantenerse con abundantes líquidos o, en caso de no tolerarlos, masticar hielo para hidratarse.

Conforme el cuerpo vaya reteniendo líquidos, se pueden introducir comidas caldosas en pequeñas porciones e ir agregando arroz, plátanos, galletas y avena. Todo conforme y hasta donde el paciente lo vaya tolerando.

Se recomienda una dieta blanda hasta que los síntomas desaparezcan.

Evita alimentos grasosos, irritantes y muy condimentados.

Usualmente el paciente se recupera con cuidados básicos, sin embargo, el uso de sustancias como la loperamida, ayudan a reducir la frecuencia de las evacuaciones.

Esta medicina no deberá ser empleada por más de 5 días ni en niños menores de 12 años.

Prevención

La higiene es una de las formas más eficaces para evitar la propagación de esta enfermedad. Lavarse las manos frecuentemente, en especial después de:

  • Ir al baño.
  • Cambiar un pañal.
  • Tratar con enfermos.
  • Manejar basura o desperdicios.
  • Convivir con mascotas.
  • Manipular alimentos y utensilios de cocina.

Esto se debe a que una exposición mínima al microorganismo es suficiente para provocar la enfermedad. El virus puede sobrevivir en objetos inanimados como perillas de puertas, excusados, lavabos y en alimentos por periodos prolongados de hasta 12 días.

A manera de prevención, se recomienda el lavado adecuado de manos siguiendo estos consejos:

  1. Moja tus manos con agua tibia.
  2. Frótalas con jabón el tiempo suficiente para generar espuma.
  3. Continúa frotando por 20 segundos, cubriendo todas las áreas por delante, por detrás, entre los dedos y debajo de las uñas.
  4. Enjuaga tus manos.
  5. Cierra el agua con ayuda de una toalla de papel para evitar el contacto con la perilla.
  6. Seca tus manos con una toalla limpia.
  7. Utiliza gel antibacterial constantemente, el cual puede conseguirse en farmacias y tiendas de autoservicio.

Para evitar la propagación de la enfermedad:

  • Permanece en reposo en tu hogar.
  • Evita asistir a lugares públicos, la escuela o el trabajo.
  • Lava y desinfecta todas las superficies con las que el paciente haya tenido contacto.
  • Evita alimentos crudos o lugares donde existan bajas condiciones de higiene.
  • Toma agua embotellada, de filtro o hervida.
  • Evita colocar hielos en tu bebida, si desconoces el origen del agua con que fueron congelados.

Sigue con nosotros.

Hasta la vista.

Ver También:

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here