10 Recetas Para Hacer Jabón Casero Que Cualquiera Puede Hacer

Además de ser una actividad sumamente divertida, relajante y práctica, elaborar jabón casero nos permite fabricar innumerables combinaciones de los más diversos ingredientes.

Al emplear ingredientes 100% naturales que favorecen la salud de nuestra piel, los jabones hechos a mano están enriquecidos con minerales, vitaminas y aceites esenciales que no resecan tu piel y están libres de químicos peligrosos.

Así que, si siempre has tenido interés en fabricar tus propios jabones, este artículo es justo lo que necesitas.

 

Guía Rápida Para La Elaboración De Jabones Caseros

En esencia, la fabricación de jabones implica la combinación de uno o varios tipos de grasa vegetal o animal con un alcalino fuerte, tal como la lejía. Así se da el proceso conocido como saponificación, que es la mezcla de ambos elementos.

Para aquellos que se inician en el proceso de la fabricación de jabón, la forma más sencilla de iniciar es a través del proceso de derretir y vaciar.

Se puede emplear una base de jabón prehecha, la cual simplemente se debe fundir ya sea en la estufa o el microondas, y después se pueden añadir toda clase de minerales, colores, fragancias, hierbas o cualquier ingrediente que se desee.

Después se debe colocar esta mezcla en varios moldes y se deja secar por algunas horas. Una vez que está completamente seca y sólida, el jabón está listo para usarse.

Un proceso más avanzado de fabricación implica un proceso en frío, que consiste en mezclar varios aceites con una solución base, como la lejía.

Debido a que la lejía es cáustica, puede dañar tu piel si no se toman las precauciones adecuadas, por ejemplo:

  • Usar lentes protectores para los ojos.
  • Utilizar guantes gruesos resistentes al calor.
  • Emplear recipientes de vidrio resistentes al calor y que sean para uso exclusivo de la fabricación de jabones.

Las ventajas de este proceso es que se tiene un mayor control sobre los ingredientes y el jabón adquiere una mejor consistencia que los jabones elaborados con una base prehecha.

Sin embargo, una desventaja es que, para lograr obtener una consistencia más firme en las barras, deberás esperar entre 4 y 6 semanas para que el jabón quede totalmente curado y listo para usarse.

Lo Que Necesitarás Para La Elaboración De Los Jabones

Dependiendo del proceso de elaboración que elijas, deberás contar con los siguientes ingredientes base y herramientas:

  • Una báscula de cocina y tazas medidoras para calcular con precisión.
  • Recipientes para mezclar, ya sea de acero inoxidable o vidrio templado, que se usen exclusivamente para la elaboración de los jabones.
  • Cucharas medidoras de acero inoxidable.
  • Moldes de silicón.
  • Diversos aditivos como hierbas secas, aceites esenciales, aceite vegetal y colorantes naturales.
  • Base de jabón para el proceso de derretir y vaciar. Puede ser de leche de cabra, de manteca de karité o de glicerina.
  • Algún alcalino para el proceso en frío, como lejía o cenizas de madera.
  • Termómetro de lectura rápida.

Recetas De Jabón Casero

1. Jabón De Miel Y Leche

Este jabón es muy sencillo de preparar y en tan solo 10 minutos puedes tener una excelente opción para regalar, que traerá innumerables beneficios para la piel.

Su fragancia es muy agradable y tiene propiedades antibacteriales, suavizantes, humectantes y limpiadoras de la piel. Por lo cual es un excelente aliado para combatir problemas de acné, signos de la edad, y mejorar el brillo y la complexión de la piel.

Ingredientes

  • Base de jabón de leche de cabra.
  • Miel orgánica cruda.
  • Colorantes amarillo y rojo (opcional).
  • Molde de silicón con forma de panal.
  • Taza medidora de vidrio Pyrex.

Procedimiento

Coloca 500 gramos de base para jabón de leche de cabra en un recipiente de vidrio resistente al calor y derrítela en el microondas por intervalos de 20 a 30 segundos, removiendo la mezcla entre cada intervalo hasta que quede totalmente derretida.

Una vez que esté derretida, agrega 3 cucharadas de miel y unas cuantas gotas de colorante amarillo. También puedes agregar 1 gota de colorante rojo para darle un tono ligeramente dorado.

Vacía la mezcla en los moldes con forma de panal de abeja y déjalo enfriar. Este proceso puede llevar de 30 minutos a 2 horas, dependiendo de las condiciones ambientales de temperatura y humedad.

Una vez que esté completamente seco, se debe retirar del molde y el jabón estará listo para usarse.

2. Jabón De Té Verde Y Carbón

Los productos que contienen carbón como las mascarillas, los jabones y las bombas de baño, parecen estar de moda en todos lados.

Y se ha comprobado que el carbón posee propiedades extraordinarias para la salud de la piel, como la limpieza profunda de los poros, extrayendo la suciedad y la grasa, dejando la piel limpia y fresca.

Es por esto que los productos fabricados con base de carbón son magníficos para el cutis graso.

El jabón que te presentamos a continuación está pensado para piel mixta o grasa. Pues además del carbón, contiene varios aceites esenciales en pequeñas cantidades, que favorecen la suavidad e hidratación de la piel.

Ingredientes

  • Molde de silicón rectangular para 12 barras.
  • 5 gr de aceite de ricino.
  • 250 gr de aceite de coco.
  • 400 gr de aceite de oliva.
  • 250 gr de aceite de palma.
  • 5 gr de aceite de Tamanu.
  • 140 gr de lejía de hidróxido de sodio.
  • 290 gr de agua destilada.
  • 5 gr aceite esencial de árbol de té.
  • 2 cucharadas de carbón activado.
  • 2 cucharaditas de lactato de sodio (opcional).

Procedimiento

Lentamente y con precaución, añade la lejía al agua y mezcla hasta que se disuelva por completo y la apariencia del líquido sea completamente clara.

Para este procedimiento se recomienda tener precaución y utilizar guantes resistentes al calor y también anteojos protectores, pues la mezcla adquiere temperaturas altas.

También se recomienda hacer la mezcla en un lugar bien ventilado.

Coloca aparte y deja reposar. Derrite y mezcla los aceites de ricino, coco, oliva, palma y Tamanu.

Una vez que ambas mezclas estén frías, añade la mezcla de agua y lejía a la de los aceites e intégralas con ayuda de una varita.

Si quieres que la barra quede con consistencia más sólida y se desprenda con mayor facilidad del molde de silicón, puedes añadir lactato de sodio a la mezcla fría de lejía y agua.

Posteriormente, añade el carbón activado, mezclando un poco con la varita, antes de usar la batidora, para evitar que el polvo de carbón vuele por todos lados.

A continuación, añade el aceite esencial de árbol de té y mezcla bien con ayuda una batidora eléctrica o manual. Una vez que esté muy bien integrada, vacía la mezcla dentro del molde de silicón.

Coloca la mezcla sobre una almohadilla térmica a temperatura media por alrededor de 30 minutos, retira del calor y deja reposar por 24 horas.

Finalmente conserva los jabones dentro del molde por lo menos de 3 a 4 días o 1 semana, hasta que se encuentre completamente seco. Una vez fuera del molde se deben dejar curar de 4 a 6 semanas.

Lee también sobre las propiedades y beneficios para tu salud del té verde

3. Jabón De Aceite De Coco Puro

Este pudiera ser el jabón más sencillo que llegues a preparar y, por si fuera poco, requiere tan solo de cuatro ingredientes. No obstante, limpiará e hidratará tu piel de manera suave y eficaz.

Ingredientes

  • 935 gr de aceite de coco.
  • 137 gr de lejía.
  • 355 gr de agua.
  • de 14 a 28 gr de algún aceite esencial (opcional).

Procedimiento

Coloca el agua en un recipiente de vidrio mediano y, con precaución, vierte lentamente la lejía revolviendo la mezcla con una cuchara de madera. Esta mezcla estará muy caliente, así que se debe dejar reposar hasta que enfríe por completo.

Por otro lado, derrite el aceite de coco en la estufa dentro de una olla mediana y una vez derretido, colócalo dentro de una olla de cocción lenta. Añade la mezcla de lejía y agua, y mezcla con la cuchara de madera.

Con ayuda de una batidora manual, integra bien los ingredientes, hasta lograr una consistencia similar a la de un pudín. Posteriormente, tapa la olla y calienta a temperatura baja por alrededor de 40 minutos a una hora.

Durante el proceso, el aceite tiende a elevarse de los lados, así que te recomendamos estar revisando la mezcla y bajarla de los lados con ayuda de una espátula para evitar que se desborde.

La mezcla estará lista cuando se vea con apariencia de vaselina transparente, sin rastros de aceite en la parte central. Si deseas añadir algún aceite esencial, deberás esperar a que la mezcla enfríe por completo para evitar que pierda su fragancia.

Finalmente, vacía la mezcla en moldes y déjalos enfriar. Si deseas cortar las barras en trozos más pequeños deberás hacerlo en cuanto su textura sea fresca y firme, de otro modo, el jabón endurecerá demasiado y será muy difícil de cortar.

Deja reposar las barras cortadas de 2 a 3 semanas antes de usar.

Lee también nuestra guía sobre como hacer aceite de coco virgen en casa

4. Jabón De Aloe Vera

Gracias a su capacidad para aliviar heridas, quemaduras de sol, tratar el acné, humectar y combatir los signos de envejecimiento, el aloe vera es uno de los ingredientes favoritos en la elaboración de jabones.

Puedes mezclarlo con otros aceites esenciales para añadir más propiedades a tu barra de jabón.

Ingredientes

  • 212 gr de agua mineral.
  • 85 gr de lejía.
  • 680 gr aceite de oliva extra virgen.
  • 11 gr de cera de abeja.
  • 51 gr de jugo de aloe vera.
  • 5 gr de aceite esencial de menta.

Procedimiento

Utilizando unos guantes y lentes protectores, vacía el agua mineral en un recipiente grande y poco a poco ve añadiendo la lejía, mezclando lentamente hasta que los ingredientes queden bien integrados.

Te cuidado de que esta mezcla no salpique, pues podría provocarte quemaduras. En otro recipiente calienta el caite de oliva a una temperatura entre 48ºC y 60ºC y añade lentamente la cera de abeja.

Retira el aceite del fuego y añade la mezcla de agua con lejía mezclando suavemente. Deberás remover la mezcla 15 minutos hasta que adquiera la apariencia de una mayonesa ligera.

Una vez integrados los ingredientes, añade el jugo de aloe vera y el aceite esencial y revuelve con suavidad durante 1 minuto. Vacía la mezcla dentro de uno o varios moldes, golpeando ligeramente para evitar que se formen burbujas.

Cubre con un paño y deja reposar por dos días, posteriormente retira el paño y deja reposar por un día más. Retira el jabón del molde y espera un día más antes de cortar en barras más pequeñas. Deja secar las barras durante 1 mes antes de usar.

5. Jabón De Lavanda Y Avena

Este jabón es un excelente auxiliar para tratar la piel seca, irritada o sensible, pues combina los increíbles efectos de la lavanda con las cualidades regeneradoras de la avena.

Este es un jabón sumamente fácil de elaborar y puede utilizarse para dar un lindo regalo muy útil, artesanal y completamente natural.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas secas de lavanda orgánica.
  • De 250 a 280 gr de base para jabón de leche de cabra.
  • ¼ de cucharadita aceite esencial de lavanda francesa.
  • ¼ de taza de hojuelas de avena orgánica.

Procedimiento

Corta la base para jabón en trozos pequeños y añade las hojas de lavanda y las hojuelas de avena. Derrite la mezcla en el microondas alrededor de 1 minuto. Añade el aceite esencial de lavanda y mezcla muy bien hasta que se integren bien los ingredientes.

Coloca la mezcla en moldes y deja secar completamente antes de desmoldar. Puedes enfriar las barras dentro del refrigerador, pero sin congelarse.

6. Jabón De Plátano Y Yogur

Este jabón, elaborado con plátano en polvo, aceite de linaza y yogur en polvo, es una bomba de potasio, vitaminas E, A y B6, ácido láctico y grasas esenciales.

Todo esto resulta en un excelente tratamiento para la piel reseca, pues además contiene varios aceites.

Ingredientes

  • 45 gr de aceite de coco refinado.
  • 45 gr de aceite de ricino.
  • 136 gr de aceite de babassu.
  • 90 gr de manteca de cacao.
  • 500 gr de aceite de olivo.
  • 45 gr de manteca de karité refinada.
  • 45 gr de aceite de linaza orgánico.
  • 276 gr de agua destilada.
  • 120 gr de lejía.
  • 28 gr de lactato de sodio.
  • 11 gr de polvo de yogur.
  • 17 gr de polvo de plátano.
  • 53 gr de aceite esencial con la fragancia que elijas (opcional).

Procedimiento

Lo ideal es que conozcas la elaboración de jabones con el proceso en frío para hacer esta receta. De lo contrario, te sugerimos iniciar con una receta más simple para familiarizarte con el proceso y el uso de la lejía, y que la receta resulte exitosa.

Recuerda que con este proceso debes tener varias precauciones con el manejo de algunos ingredientes.

Para empezar, coloca la cantidad de agua indicada en la receta en un recipiente apto para calor y, con cuidado, añade poco a poco la lejía en un área con suficiente ventilación. Remueve la mezcla hasta que la lejía quede completamente disuelta y reserva.

Posteriormente, en otro recipiente, derrite los aceites y las mantecas mezclando muy bien y reserva. Deja enfriar ambas mezclas hasta que lleguen aproximadamente a 35ºC, y una vez que alcancen esta temperatura, estarán listos para preparar el jabón.

Vacía el lactato de sodio en la mezcla de agua y lejía y, por otra parte, vacía el polvo de plátano y de yogur en la mezcla de aceites e integra bien los ingredientes. A continuación, vacía la mezcla de agua dentro de la mezcla de los aceites y revuelve muy bien con un batidor manual.

Cuando la mezcla esté bien integrada, vacía en uno o varios moldes y cubre con película autoadherente. Transcurridos uno o dos días, dependiendo de la dureza de tu jabón, saca los jabones del molde y déjalos curar por 4 a 6 semanas antes de utilizar.

7. Jabón De Sal Rosa Del Himalaya Y Toronja

Una excelente manera de aprovechar los increíbles beneficios de la sal rosa del Himalaya es la elaboración de este jabón, muy fácil de elaborar y que incluye solo tres ingredientes.

Ingredientes

  • 453 gr de base para jabón de leche de cabra.
  • ¼ de taza de sal rosa del Himalaya.
  • 10 – 15 gotas de aceite esencial de toronja.

Procedimiento

Coloca la base de jabón en un recipiente con doble compartimiento apto para hervir y derrítela. Por otra parte, engrasa ligeramente tus moldes con aceite de coco.

Una vez derretido completamente, retira la base para jabón del fuego y añade el aceite esencial de toronja. Agrega después la sal rosa del Himalaya y de inmediato vacía la mezcla dentro de los moldes.

Deja que el jabón se endurezca por al menos 2 horas antes de retirar del molde.

8. Jabón De Semilla De Amapola

Aquí te presentamos dos versiones distintas del jabón de semilla de amapola:

  1. Se prepara con limón y es un aliado excelente para retirar olores de la piel de las manos al cocinar como el del ajo y la cebolla.
  2. Se mezcla con almendras y constituye una excelente opción para preparar un jabón que suavice la piel.

Ambas versiones tienen un efecto exfoliante, gracias a la acción de las semillas de amapola.

Ingredientes

  • 283 gr de base para jabón, puede ser de glicerina, leche de cabra o manteca de karité.
  • 8 a 12 gotas de esencias de almendras y limón.
  • 4 gotas de colorante vegetal.
  • Cáscara de 1 limón rallada.
  • 1 cucharada de semillas de amapola.

Procedimiento

Corta la base de jabón en cubos pequeños y colócalos en un recipiente para microondas. Derrite la base dentro del microondas, alternando por periodos de 30 segundos, mezclando y volviendo a calentar hasta completar 90 segundos.

Añade alguna de las esencias, gota a gota, hasta alcanzar la fragancia deseada. Agrega entonces el colorante, la cáscara de limón y las semillas de amapola.

Puedes colocar el molde sobre una charola para usarlo como base para transportarlo al refrigerador.

Vacía la mezcla dentro de los moldes, rociando antes el molde con un poco de aceite de cocina para facilitar que el jabón pueda desprenderse cuando esté seco.

Una vez que hayas vaciado la mezcla puedes ponchar las burbujas de la superficie con un palillo de dientes. Coloca los jabones en el refrigerador por 15 minutos o hasta que estén totalmente sólidos, y posteriormente retira del molde con cuidado.

9. Jabón De Café

Con un exquisito aroma, esta sencilla receta emplea la técnica de mezcla y vacía utilizando una base de jabón de leche de cabra junto con un aceite de almendras, granos de café que sirven como exfoliantes y cualquier fragancia que quieras agregar.

Esta increíble mezcla resulta en una excelente forma de iniciar tu día con una fragante ducha o un excelente regalo para los amantes del café.

Ingredientes

  • 680 gr de base para jabón de leche de cabra orgánica.
  • 1 cucharada de café molido fresco.
  • 1 cucharada de aceite de almendras.
  • 1 – 1½ cucharaditas de fragancia de café, vainilla o canela (opcional).

Procedimiento

Prepara la olla o recipiente en el que vas a derretir la base para jabón, procura que sea para uso exclusivo de la preparación de jabones. Coloca tus moldes sobre una charola para hornear que puedes cubrir con papel encerado o película para protegerla de los derrames.

Corta la base para jabón de leche de cabra en cubos pequeños y colócala en tu recipiente a fuego lento para derretirla.

Una vez que esté derretida, retira del fuego y añade el café molido, el aceite de almendras y la fragancia mezclando con precaución para integrar los ingredientes antes de que la mezcla se enfríe.

Vacía la mezcla dentro de uno o varios moldes y, si lo deseas, le puedes rociar un poco de alcohol para evitar la formación de burbujas. Deja secar los jabones durante varias horas o colócalos dentro del refrigerador durante una hora para acelerar el proceso.

Antes de sacar los jabones del molde, asegúrate de revisar bien su consistencia para cerciorarte de que ya están sólidos y compactos. Una vez que los retires de los moldes los puedes conservar en recipientes bien tapados.

No es necesario añadir tiempo de curación, los jabones estarán listos para usar o para envolver para regalo.

Lee también nuestra guía sobre los antioxidantes que posee el café

10. Jabón De Caléndula

Este jabón es rico en antioxidantes y está elaborado con flor de caléndula, la cual ha sido empleada durante siglos para sanar, hidratar y proteger la piel.

Aprovechando la técnica del proceso en frío, esta receta utiliza lo siguiente:

Ingredientes

  • 226 gr de lejía.
  • 500 gr de agua destilada.
  • 470 gr de aceite de coco.
  • 500 gr de aceite de oliva.
  • 650 gr de aceite de salvado de arroz.
  • Pétalos de caléndula.

Procedimiento

Coloca los pétalos de flor de caléndula en una olla de cocción lenta junto con el aceite de salvado de arroz por dos horas.

Posteriormente, cuela las hojas de caléndula vaciando el aceite de salvado de arroz a un recipiente que contenga el aceite de coco y de oliva, e integra bien mezclando con suavidad.

Por otra parte, coloca el agua en un recipiente apto para calor y añade, lentamente y con mucha precaución, la lejía. Mezcla con cuidado, pues la mezcla estará muy caliente.

Deja entibiar ambas mezclas, después vacía la mezcla de agua con lejía dentro del recipiente de los aceites. Revuelve con una batidora manual hasta integrar bien los ingredientes.

Por separado, muele otra porción de pétalos de caléndula dentro de un molinillo de café. Una vez que estén pulverizados, añádelos a la mezcla anterior e integra bien todos los ingredientes.

Vacía la mezcla en uno o varios moldes de silicón o vidrio, engrasados y protegidos con papel para hornear y coloca algunos pétalos de flor de caléndula enteros sobre la mezcla. Envuelve el refractario con una toalla gruesa y deja reposar por uno o dos días.

Una vez que los jabones tengan una consistencia sólida y firme, se pueden retirar del molde y cortar en cubos más pequeños.

Como puedes ver, fabricar tus propios jabones es sencillo y puedes hacerlos de lo que se te ocurra.

No olvides decirnos cuáles son tus combinaciones favoritas y compartir este artículo con todos los amantes de los productos caseros.

Hasta la vista.

 

Ver También: