Remedios naturales para la gripe: 12 formas de quitarla

 

De acuerdo con reportes estadísticos oficiales, la incidencia de gripe y de resfríos sigue un patrón estacional que se eleva drásticamente en los meses invernales, particularmente noviembre, diciembre y enero.

Los diferentes tipos de cepa que pueden afectarte dependen de la inmunidad que ya hayas generado y de la zona geográfica en la que te encuentres, pues a veces aparecen epidemias de ciertas mutaciones del virus.

Esa es precisamente una de las razones de que la gripe sea una enfermedad tan común; dado el virus está mutando todo el tiempo, es imposible desarrollar una inmunidad general hacia él.

Las personas con un sistema inmunológico deprimido, o que padecen deficiencias nutricionales, pueden ser más propensas a contagiarse de gripe o a contraer un resfriado. El estrés, la falta de sueño y la exposición a altos niveles de toxinas y patógenos en el medio ambiente pueden hacer que los síntomas empeoren.

Los resfríos son también una de las principales causas de absentismo laboral, sin mencionar que pueden ser desde solo molestos hasta completamente incapacitantes.

Si no eres partidario de medicarte demasiado, puedes utilizar algunos de los siguientes 12 remedios naturales para el resfriado.

¿Qué es la gripe?

La gripe es una enfermedad respiratoria muy contagiosa que es causada por el virus de la influenza.

Este virus tiene muchísimas variedades, algunas más agresivas que otras, y se transmite de persona a persona con simplemente estar cerca de una que ha sido infectada, pues puede sobrevivir cierto lapso en el aire mientras ingresa a las vías respiratorias de otro huésped.

Los síntomas más comunes de la gripe incluyen:

• Fiebre.
• Dolor de garganta.
• Nariz congestionada.
• Flujo nasal.
• Dolores de cabeza.
• Tos.
• Fatiga.
• Dolor en las articulaciones.
• Vómito.
• Diarrea.

Cualquier persona puede contagiarse, pero los niños, las mujeres embarazadas y los adultos mayores están en un riesgo mayor de desarrollar complicaciones derivadas del virus.

Tratamiento convencional

El tratamiento convencional para la gripe incluye una serie de drogas antivirales y de fármacos para paliar los síntomas previamente mencionados.

También se ha popularizado el uso de vacunas contra las cepas estacionales.

Sin embargo, a menos que éstas sean verdaderamente agresivas y sea inminente evitar el contagio, los médicos no suelen recomendarlas porque presentan una serie de efectos secundarios negativos, y pueden aparecer potenciales reacciones alérgicas severas.

Recomendaciones generales contra la gripe

Hay algunas medidas que puedes tomar en época de gripe para evitar contagiarte, sanar más rápido y evitar esparcir más el virus:

• Quédate en casa cuando estés enfermo.
• Quédate en casa si has estado expuesto a algún familiar enfermo.
• Cúbrete perfectamente la nariz y la boca cuando estornudes.
• Usa pañuelos desechables.
• Lava tus manos o usa gel antibacterial siempre que entren en contacto con tu nariz o tu boca.
• Utiliza un cubrebocas.

Implementar estas acciones puede ayudar a que una epidemia de gripe no sea tan grave en una comunidad.

12 remedios naturales para la gripe

¿Cómo te deshaces de la gripa? En primer lugar, ve a ver a tu médico. Cuando lo que está involucrado es un proceso infeccioso bacteriano, probablemente necesites antibióticos.

Si se trata de un proceso vírico, a menos que éste sea demasiado intenso, bastará con medicamentos paliativos o con remedios naturales.

Recuerda nunca automedicarte, pues solo un médico puede determinar a ciencia cierta qué tipo de enfermedad tienes. Los siguientes remedios naturales puedes aplicarlos conjuntamente con medicamentos o solos:

1. Aliméntate correctamente

Cuando estás enfermo, es importante que consumas alimentos ligeros y fáciles de digerir, así le permitirás al cuerpo enfocar sus energías en luchar contra la enfermedad. Los caldos y las sopas de verduras y pollo son muy recomendados para las personas resfriadas.

Además, mantenerte hidratado y tomar bastante agua es una de las claves principales para ayudarte a salir de una gripe. Los fluidos le ayudan a tu cuerpo a empujar las bacterias y los virus fuera de tu sistema, así que debes duplicar su ingesta durante estos episodios.

Puedes tomar jugos bajos en azúcar o té, como el té negro y el verde, que son poderosos antioxidantes, pero lo mejor será que tomes también mucha agua simple.

Algunas recetas que tienen eficacia comprobada ayudando con los síntomas de la gripe, pues potencian el sistema inmune, son:

• Té de limón, canela y miel.
• Té de jengibre y miel.
• Sopa de Ajo y cebolla.

2. Vitamina C

La vitamina C está directamente involucrada en muchas de las funciones vitales del cuerpo. Entre sus funciones más conocidas está la de promover el correcto funcionamiento del sistema inmunológico a través del aumento de las células blancas en la sangre.

Cuando estés enfermo o sientas que te vas a enfermar, toma de 1.000 a 4.000 miligramos de vitamina C. Esta saturación de vitamina C en la sangre te ayudará a deshacerte mucho más rápido del virus.

Lee nuestra guía sobre los 33 beneficios probados de la vitamina C

3. Vitamina D

La vitamina D se produce en el cuerpo a través de la síntesis metabólica de luz solar, ésta regula la expresión de más de 2.000 genes, incluyendo los del sistema inmunológico.

Investigaciones recientes han mostrado que una deficiencia de vitamina D se vincula con un mayor riesgo de contraer gripes y resfriados, junto con una amplia gama de infecciones respiratorias.

Si estás enfermo de gripe o sientes que vas a enfermarte, procura consumir suplementos de vitamina D por al menos tres días, de esta manera fortaleces tu sistema inmunológico y disminuyes el riesgo de volverte a enfermar.

Si te enfermas con demasiada frecuencia, puedes realizarte un sencillo examen de sangre para determinar junto con tu médico, si podría ser el resultado de niveles bajos de esta vitamina.

4. Mantente a una temperatura estable

Los cambios drásticos de temperatura son una de las causas principales que nos hacen vulnerables a los resfriados y a la gripe.

Si sientes que te vas a enfermar o ya estás enfermo, debe ser una de tus prioridades no exponerte a cambios drásticos de temperatura. Recuerda que las corrientes frías de aire y el sol directo pueden hacerte daño.

5. Toma algo de aire fresco

Los ambientes cerrados en el invierno pueden ser una fuente concentrada de toxinas y de gérmenes. El aire seco que inhalamos cuando calentamos nuestro hogar en el invierno puede hacer que nuestras vías respiratorias se vuelvan más sensibles a los virus.

Cuando salgas, procura abrigarte muy bien y recibir algo de luz solar, aunque también evita acalorarte, pues los cambios bruscos de temperatura no son buenos.

6. Equinácea

La equinácea es una hierba con grandes propiedades anti inflamatorias y que también puede ayudar a tu cuerpo a combatir infecciones. Estas propiedades la hacen muy útil para combatir todo tipo de enfermedades respiratorias, desde sus causas hasta sus síntomas.

Se considera que una dosis de equinácea es igual de efectiva, sino es que más, que una de cualquier antigripal, ya que además ataca directamente las levaduras y otros tipos de hongos.

Puedes encontrar esta hierba en varias presentaciones, que varían desde las cápsulas hasta el té.

7. Extracto de saúco

Se cree que esta hierba tiene la propiedad de “desactivar” al virus de la gripe y de potenciar el sistema inmunológico. Las flores y bayas del saúco también se utilizan para tratar algunos síntomas de la sinusitis.

No existen muchos estudios al respecto, pero esta planta se ha utilizado por años para tratar los resfriados.

Investigaciones preliminares indican que sí parece ser efectiva desinflamando los bronquios y reduciendo la intensidad y duración de los síntomas si se consume al inicio de la enfermedad.

8. Aceite de orégano

El aceite de orégano tiene poderosas propiedades antivirales, y algunas personas lo incluyen en el té para ayudar a tratar los resfriados.

9. Zinc

El Zinc es importante para la función del sistema inmunológico y tiene efectos antivirales, pero funciona mejor cuando se consume durante los primeros signos de la enfermedad.

Aunque puede ayudar a disminuir los síntomas, es importante no excederse con la dosis, que no debe superar los 100 miligramos por día. También, opta por la versión en polvo antes que por las píldoras.

Lee nuestra guía sobre los alimentos con zinc

10. Levadura

La levadura es alta en vitaminas de complejo B, cromo y proteínas. Puede usarse para tratar la gripe, el resfriado y otras enfermedades del tracto respiratorio.

La levadura estimula las enzimas intestinales para ayudar a controlar la diarrea, además lucha contra las bacterias del intestino y mejora la respuesta inmune ante los virus que afectan los pulmones.

Algunas investigaciones han encontrado que la levadura podría disminuir el riesgo de contraer un resfriado, y ayuda a que los síntomas se disipen más rápido.

11. Aceites esenciales para la gripe

Algunos aceites esenciales, como la menta y el eucalipto, son muy útiles para ayudar a despejar las vías respiratorias cuando se sufre de congestión.

Pueden frotarse directamente en el pecho, pero también podemos utilizar un vaporizador y diluir algunas gotas de este aceite en el agua. Esto cumplirá la doble función de despejar los alvéolos y de combatir la resequedad en las vías respiratorias.

El aceite de clavo puede proteger al cuerpo contra infecciones y acelerar la recuperación cuando se padece un resfriado.

12. Probióticos

Restaurar la flora intestinal benéfica puede ayudarte a potenciar tu sistema inmunitario de forma considerable. Puedes consumir suplementos con probióticos, pero los alimentos fermentados también promueven una flora intestinal saludable.

Lee cuáles son los mejores jarabes para quitar la tos

¿Cómo mantenerte lejos de la gripe todo el año?

Hay varios hábitos saludables que pueden ayudarte a evitar contagiarte con la gripe durante todo el año. Te mencionamos los más simples:

1. Aliméntate bien

Aunque no lo creas, alimentarte adecuadamente y no enfermarte de gripe, tienen mucho que ver.

Somos lo que comemos, y si constantemente estamos llenando nuestro cuerpo de comida chatarra, lo único que lograremos será engordar, pero al mismo tiempo no podremos contar con los nutrientes esenciales para tener un sistema inmunológico saludable.

Como ya vimos, las vitaminas son indispensables para esto, y una de las características de la comida procesada y rápida es precisamente una carencia importante de vitaminas y nutrientes.

2. Haz ejercicio

El ejercicio no sólo nos ayuda a bajar de peso, tonificar el cuerpo y vernos bien, sino que también tiene una función real para mantener saludable el sistema inmunológico.

Las personas que hacen ejercicio de forma regular padecen muchas menos enfermedades infecciosas que aquellas que llevan un modo de vida más sedentario.

Lee nuestra guía sobre el ejercicio Aeróbico y Anaeróbico y los beneficios para tu salud

3. Duerme suficiente

La falta de sueño afecta el sistema inmunológico de manera directa, así que, si no estás durmiendo lo suficiente, dejarás tu organismo vulnerable ante virus y bacterias.

Cuando estás enfermo, además, tu cuerpo está utilizando gran parte de sus energías en combatir al patógeno, por lo cual se vuelve el doble de importante que guardes reposo y descanses todo lo que necesites.

4. Mantén a raya la depresión y el estrés

La depresión y el estrés son condiciones del estado de ánimo que tienen un impacto directo y comprobado en nuestro sistema inmunológico.

Si quieres tener defensas fuertes y efectivas, debes de preocuparte porque tu estado de ánimo y tus emociones se encuentren en un equilibrio óptimo.

5. Cuida tu higiene

Acciones tan sencillas como cubrirnos la boca al estornudar, lavarnos las manos con frecuencia, utilizar un tapabocas cuando estamos entre una multitud concurrida y mantener limpio y ordenado nuestro hogar, pueden ayudar a disminuir bastante el número de veces que nos enfermamos al año.

6. Toma vitaminas

Una alimentación balanceada te proveerá de todas las vitaminas, minerales y nutrientes que necesitas, pero nunca está de más apoyar a nuestro sistema inmunológico con un complejo multivitamínico en épocas de amplia incidencia viral, como medida preventiva.

7. Evita el azúcar

Hay muchas razones por las cuales deberíamos limitar nuestra ingesta de azúcares refinadas lo más posible.

Pero aquí está una que quizá no conocías: ¿sabías que el azúcar debilita el sistema inmune y promueve que las bacterias crezcan? Si quieres ayudar a tu cuerpo, disminuye la cantidad de azúcar que consumes.

Precauciones

Es importante que todos podamos distinguir entre los síntomas normales de una gripe y síntomas más graves que indican que la condición es más severa. Lo mejor que puedes hacer es consultar a tu médico en cuanto comienzas a sentirte mal.

Si la fiebre es persistente y no cede, o se eleva demasiado, experimentas dificultades para respirar o excesiva debilidad muscular, ve a urgencias de inmediato.

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here