Tripofobia: qué es, causas, síntomas y tratamiento

La tripofobia consiste en el miedo o repulsión a los patrones geométricos creados por la naturaleza. Las personas con esta condición pueden sufrir ataques de pánico al solo observar una imagen que muestre muchos orificios.

¿Qué causa la tripofobia?

Investigadores de la Universidad de Essex, en Inglaterra, descubrieron que el miedo no es exactamente hacia los huecos y sí a una posible asociación mental de peligro que estos representan.

Los científicos determinaron que lo que le producía miedo a un paciente al ver una imagen de un pulpo con anillos azules en la piel, no eran los orificios, sino que el animal era extremadamente venenoso. Dedujeron que el miedo estaba relacionado con el peligro que representaba el molusco.

Los investigadores concluyeron que los huecos o fotografías de orificios estimulan una porción primitiva del cerebro, que asocia la imagen con algo peligroso.

A diferencia de las personas capaces de reconocer situaciones sin riesgos, quienes padecen tripofobia no pueden controlar sus reacciones que son consecuencias de un reflejo inconsciente.

Lee nuestra guía sobre los ataques de ansiedad: Síntomas, signos de alarma, duración y tratamiento

¿Por qué se produce la tripofobia?

Las personas no saben que sufren de tripofobia hasta que ven imágenes con orificios que les producen miedo o repulsión.

Investigaciones apuntan a que los orígenes de la fobia se hallan en problemas emocionales vinculados a recuerdos de la infancia, que desencadenan traumas asociados a agujeros como, por ejemplo, picadas de insectos con inflamación severa de la piel y poros abiertos.

Otras potenciales causas son la asociación de orificios con situaciones como ampollas o erupciones en la piel, ocurridas tras enfermedades eruptivas como varicela o sarampión.

La medicina no descarta una causa hereditaria por circunstancias que en el pasado eran motivo de muerte. A esto se suma el contacto directo con gusanos y otros animales que podrían penetrar la piel y causar inflamaciones.

Tipos de tripofobia

Además de miedo a los agujeros, la tripofobia también causa repulsión o fobia a patrones geométricos unidos entre sí, como un panal de abejas, hormigueros o burbujas de jabón.

Se conocen tres tipos de tripofobia.

Tripofobia humana: miedo hacia patrones y figuras de tipo geométrico en humanos.

Tripofobia en la piel: fobia a imágenes de lesiones cutáneas con patrones definidos como infecciones y erupciones de la piel. Ocurre con más frecuencia en imágenes de animales.

Tripofobia en perros: repulsión a las gusaneras en la piel de perros enfermos. Este patrón desagrada a la vista. Quienes padecen este tipo de tripofobia no pueden siquiera curar esta dolencia en sus mascotas.

Lee nuestra guía sobre las manchas en la piel:Cómo quitarlas y tratamientos naturales

Síntomas de la tripofobia

Algunos síntomas de la tripofobia son aumento en la frecuencia cardiaca, en la sudoración, dificultad para respirar, manchas rojizas en la piel por tensión emocional y en casos menos comunes, erupciones cutáneas. El miedo puede provocar desmayo, mareos, náuseas y vómitos.

Piel de gallina, pérdida de coordinación, aumento de nerviosismo, sentimiento de rechazo, incomodidad, ataques de pánico, fatiga de la vista, distorsiones de lo que se observa, trastorno obsesivo compulsivo, angustia y negación a salir de un lugar, se suman a los síntomas.

¿Qué dice la ciencia sobre la tripofobia?

La ciencia discute sobre cómo clasificar a la condición.

De acuerdo con estudios emprendidos, la tripofobia puede ser una amplificación de un temor de origen biológico a objetos o situaciones que puedan ser perjudiciales.

Estos concluyen que aunque quienes padecen la condición no son conscientes de la asociación entre imágenes básicas con organismos peligrosos, la fobia surge porque los estímulos visuales comparten características con situaciones de peligro.

Una investigación emprendida este año apunta que la incomodidad que se siente hacia las imágenes tripofóbicas, podría ser una respuesta instintiva a sus características visuales, más que a una asociación aprendida y no consciente con animales venenosos, por lo que no debe ser catalogada como una fobia verdadera.

La Asociación Americana de Psiquiatría tampoco le otorga a la tripofobia características de una fobia oficial. Sus voceros argumentan que es necesario más investigación para comprender la condición.

Se cree que será cuestión de tiempo e investigación para que la tripofobia sea incluida en la literatura médica como una fobia, una capaz de interferir en la vida de las personas que la padecen, lo que le convierte en una condición verdadera con síntomas nocivos.

Factores de riesgo para padecer de tripofobia

Aunque la medicina no conoce mucho acerca de los factores de riesgos para sufrir tripofobia, el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de Suráfrica halló una potencial relación entre esta condición y el trastorno depresivo mayor y de ansiedad generalizada.

Los investigadores concluyeron que como las personas con tripofobia padecen morbilidad y comorbilidad clínicamente significativas, este padecimiento amerita mayor atención por parte de la medicina.

Una investigación emprendida en Japón concluyó que existe una relación entre la ansiedad social y la tripofobia, responsable de inducir incomodidad cuando se observan imágenes tripofóbicas.

Estos investigadores también sugieren que son necesarios más estudios para comprender por qué algunas personas desarrollan aversión a dichas imágenes y otras no.

Diagnóstico de la tripofobia

Como no es oficialmente una fobia, no hay un método diagnóstico preciso de la tripofobia. El médico hará preguntas al paciente sobre la sintomatología, revisará su historia clínica, psiquiátrica y social.

Un diagnóstico válido es mediante un análisis psicológico o psiquiátrico que identifique el miedo patológico o la aversión a objetos con patrones irregulares de orificios, como colmenas y hormigueros, entre otros.

Tratamiento de la tripofobia

El tratamiento más indicado es la psicoterapia que de a poco libera al paciente de sus miedos. Las siguientes son otras terapias a emplear:

Terapia de exposición: se fuerza al paciente a enfrentar sus temores. Es efectiva pese a ser desagradable.

Terapia cognitiva conductual: se emplea la terapia de exposición combinada con la desensibilización, para ayudar a controlar la ansiedad y evitar pensamientos angustiantes.

  • Terapia de conversación con especialista.
  • Medicación con beta bloqueadores, sedantes, entre otros fármacos, para disminuir la ansiedad y la crisis de pánico.
  • Yoga, ejercicios respiratorios y otras técnicas de relajación.
  • Control de la ansiedad por medio de ejercicios físicos.
  • Programación neurolingüística.
  • Hipnoterapia.

Terapia psicosensorial: basada en la aplicación de un toque sensorial para producir respuesta electroquímica y alterar positivamente la mente. Las siguientes son sus métodos:

Terapia de campo de pensamiento (TFT)

Tipo de acupuntura sin agujas. Los puntos o meridianos energéticos son estimulados en un orden predeterminado según el problema.

La estimulación es por medio de toques con la punta de los dedos mientras el paciente se enfoca mentalmente en el problema que padece, lo que desbloquea el flujo de energía, elimina las perturbaciones en su campo mental y acaba con la carga emocional negativa asociada al problema.

Técnica de libertad emocional (EFT)

Método derivado de la TFT pero en un primer nivel de la misma. También es una forma de acupresión psicológica que utiliza pequeños toques en los mismos meridianos energéticos que emplea la acupuntura tradicional.

Estos contactos con la punta de los dedos se utilizan para la entrada de energía cinética en meridianos específicos de la cabeza y pecho, mientras el paciente piensa en su problema específico, en este caso, la tripofobia.

Técnica de desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR)

Basada en una activación de los recuerdos traumáticos con ejercicios oculares que producen estimulación bilateral, que ayudan a tener acceso a estos y a los hemisferios cerebrales donde se reprocesan los sucesos negativos.

Havening (ADT)

Terapia más novedosa que mezcla patrones terapéuticos y táctiles que permiten que los pacientes venzan sus fobias. Su meta es desligar la emoción de las imágenes que desencadenan la tripofobia.

En esta técnica es importante seguir estrictamente las instrucciones del terapeuta para liberar las hormonas del bienestar como serotonina u oxitocina. Esto alterará bioquímicamente el nivel cerebral para cambiar sensaciones inmediatas y permanentes.

La técnica ADT se emprende con los siguientes pasos:

  • Activación de un evento emocional recordándolo brevemente, paso que puede ser obviado de ser necesario.
  • Toques en brazos, rostro y palmas de las manos que produzcan un aumento significativo en lo que se conoce como ondas Delta, que dispararán reacciones electroquímicas hacia el cerebro, liberando sustancias químicas y hormonas que producirán bienestar. Esto quitará potencia al receptor en la ruta neuronal codificada y desvinculará la memoria codificada de la respuesta emocional negativa.
  • Utilización de técnicas de distracción para prevenir respuestas negativas posteriores, ante el estímulo que significa la imagen tripofóbica y crear en su lugar sensación de calma y seguridad.
  • Finalmente se realiza una puntuación en una escala determinada para que tanto el paciente como el terapeuta, puedan tener una medida de los efectos del tratamiento. Esto se hace durante varias rondas sin necesidad de recordar el evento, hasta que los efectos negativos hayan desaparecido.

Otras acciones que pueden resultar de utilidad para el tratamiento de la tripofobia son:

  • Adecuado descanso.
  • Alimentarse de forma saludable y equilibrada.
  • Evitar la cafeína y otras sustancias que aumenten la ansiedad.
  • Socializar con familiares, amistades o un grupo de apoyo de personas con la misma condición.
  • Enfrentar circunstancias que causen miedo tan frecuentemente como sea posible.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que también conozcan qué es la tripofobia, cuáles son sus causas y síntomas.

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here